Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Combate de Cabo Matapán (28-3-1941)

Iachino

Almirante Angelo Iachino

El 25 de Marzo de 1941, a pedido de los alemanes, la Regia Marina comenzó a realizar reconocimientos aéreos al sur y oeste de Grecia y de la isla de Creta, además que diariamente hacían incursiones en el importante puerto de Alejandría, Egipto.  El Alto Mando Naval italiano hizo planes para atacar los convoyes británicos que se dirigían a Grecia con el propósito de abastecer a las fuerzas británicas.

Almirante Iachino

Para comandar dichas operaciones fue designado el Almirante Angelo Iachino, poniéndole a su disposición una flota que incluía al acorazado Vittorio Veneto y una importante fuerza de ocho cruceros acompañados por un número suficiente de buques de apoyo, entre los que habían 17 destructores.

Lo que no sabía el Almirante Iachino era que los británicos estaban enterados de los movimientos de los buques italianos gracias a la labor de los agentes británicos infiltrados en Italia.  Por otro lado los informes de la inteligencia alemana decían que la flota británica estaba minimizada porque aseguraban que la Fliegerkorps había hundido a los acorazados británicos HMS Warspite y HMS Barham, noticia que le daba tranquilidad a los mandos navales italianos.

Lo que preocupaba a los mandos militares italianos era el enorme gasto de combustible que significaba poner en movimiento a una flota de esa envergadura.  No les faltaba razón, pues las reservas de petróleo del país, aunque asignadas a la Reggia Marina, eran muy limitadas y a largo plazo crearían un problema que afectaría a todas las fuerzas motorizadas italianas.

Almirante Cunningham

Cunningham

Almirante Andrew Cunningham

Para impedir el ataque italiano, el Almirantazgo le ordenó al almirante Andrew Cunningham que se dirigiera a Alejandría con los acorazados HMS Warspite, HMS Valiant, HMS Barham y el portaaviones HMS Formidable, después de haber ordenando con anticipación a la Fuerza B, al mando del Vicealmirante Pridham-Wippell, a estacionarse al suroeste de la Isla de Gavdo, adonde debía llegar el día 28 procedente desde su posición en el Mar Egeo, en Grecia.

Avistada la flota italiana

En esos momentos había un solo convoy transportando tropas al Pireo, pero le ordenaron la noche del 27 de Marzo regresar a puerto una vez conocidas las noticias de la salida de la flota del almirante Iachino rumbo a Creta.   Otro convoy británico, que debía salir esa misma noche fue retenido en el puerto de Alejandría.  Medida acertada pues no podían poner en riesgo la seguridad de los convoyes que transportaban fuerzas y equipo necesarios con suma urgencia. 

Como consecuencia de la medida tomada por el mando naval británico, los vuelos de exploración de alemanes e italianos no encontraron ningún buque en las posibles rutas que los dirigirían hacia Grecia.  Por su parte, los británicos iniciaron la cacería de la flota italiana y cerca del medio día, del mismo día 27, un hidroavión inglés avistó a las naves italianas a unas 80 millas al este de Sicilia.

Avistada la flota británica

El almirante Iachino dispuso que la fuerza de cruceros que navegaba más al norte se uniese al grupo principal antes de entrar en contacto con el enemigo.   Al amanecer del día 28, el Vittorio Veneto se encontraba al sur de la punta oeste de Creta rumbo al sureste con una escuadrilla de tres cruceros y destructores, por delante del Veneto y el grupo del norte compuesto por 5 cruceros y destructores de escolta a 25 millas hacia el este.

En esos momentos, los aviones de exploración del HMS Formidable descubrieron al grupo de cruceros italianos, mientras un hidroavión del Veneto divisaba a la Fuerza B británica quienes simultáneamente descubren a la fuerza de cruceros italiana.  La batalla parecía ya inminente.

Warspite

Warspite buque insignia de Cunningham

Si inician las acciones

Pridham-Wippell movió la Fuerza B para acercarse a la escuadra de Cunningham, en una carrera de una hora, en medio de disparos, sin que ninguna de las partes hiciera blanco.  Cerca de las 9:00AM, Iachino ordena a la fuerza de cruceros italianos romper el contacto debido a que estaban acercándose al área de cobertura de los aviones basados en Creta.  La Fuerza B pierde un destructor debido a averías en las máquinas y es ordenado poner rumbo a Alejandría.

Vittorio Veneto

Vittorio Veneto buque insignia del almirante Iachino

Atacan los aviones del HMS Formidable

Para evitar que la Fuerza B caiga en una trampa, Cunningham ordena un ataque de los aviones del Formidable al grupo de cruceros, pero estos se encontraban a demasiada distancia del portaaviones.

Error de la inteligencia italiana

El almirante Iachino comete el error de presumir que la flota de acorazados de Cunningham, no existía o que simplemente no podía estar en los alrededores.   Si bien es cierto que los buques italianos eran más veloces y con mayor poder de fuego, los británicos contaban con un número mayor de acorazados y un portaaviones.

Swordfish

Los torpederos del HMS Formidable

El Veneto ataca a la Fuerza B

Como a las 10:00AM, la Fuerza B divisa al Veneto, quien abre fuego inmediatamente.   Al encontrarse encerrado entre los cruceros y el acorazado italiano, Pridham-Wippell vira al sur cubierto por una cortina de humo.  En esos momentos llegaron a la zona de combate los aviones del Formidable.  Los torpederos atacaron al acorazado italiano, pero no hicieron blanco.  Aparte de los aviones del Formidable, se unieron a la cacería aviones basados en tierra, mientras que la fuerza aérea italiana y la Luftwaffe brillaban por su ausencia.  El Almirante Iachino consideró que lo correcto era poner rumbo a puerto cuanto antes, iniciándose la persecución de la flota italiana.

La importancia de la aviación naval

Con el objeto de retrasar su huida y permitir que llegaran los acorazados de Cunningham, los aviones del Formidable atacaron repetidamente a la flota italiana, pero cada vez que despegaban o aterrizaban los aviones, la flota tenía que enmendar el rumbo para ponerse en posición adecuada respecto al viento y como consecuencia toda la escuadra de Cunningham debía mantener la formación retrasando su acercamiento a las Fuerza B.  A las 15:20 una torpedo detuvo al Vittorio Veneto, pero los marinos italianos se las arreglaron para retomar el rumbo en hora y media, pero a escasos 19 nudos.  Otro ataque de los aviones del Formidable averió al crucero Pola.  Iachino no se enteró del ataque al Pola sino hasta media hora después, cuando dispuso que fueran en su ayuda a los cruceros Fiume y Zara con una escolta de cuatro destructores.

Saldo trágico

Después de sobrepasar al averiado Pola, la Fuerza B cometió un error al pensar que era británico uno de los cruceros italianos que regresaba para socorrer al Pola, pero luego enmendó el error y se entabló el combate a las 10:20PM que dio como resultado tres cruceros italianos (incluyendo el Pola) y dos destructores hundidos.

Después de navegar toda la noche, al día siguiente, el resto de la flota italiana entró a puerto.   Los aviones de la Luftwaffe, llegaron tarde a la zona de combate y así una vez más, al igual que en Tarento, el "portaaviones" que según Mussolini era la propia Italia, no funcionó, dejando a la escuadra de Iachino a merced de los aviones británicos.  A partir de entonces, la flota italiana no hizo más incursiones en el Mediterráneo.   El enorme consumo de combustible menguó las escasas reservas italianas de petróleo.


LIBRO

The Battle of Matapan 1941 por Mark Simmons - The Trafalgar of the Mediterranean.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 16 mayo/2001 - Actualizado: 4 mayo/2016