Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Marita
Invasión de los Balcanes [Grecia] (6-4-1941)

El ataque a Grecia comenzó simultáneamente con el ataque a Yugoslavia el día 6 de abril de 1941.   En la mañana de ese día, unidades del 12º Ejército alemán, estacionado en Bulgaria, cruzan la frontera griega y se adentran en tierra helena.  Los Grupos orientales y centrales se aproximaban a toda velocidad hasta las cercanías de la llamada Línea Metaxas.   Al sur de esta línea se concentraba la "Fuerza W" británica compuesta de ingleses, australianos y neozelandeses, al mando del General Wilson


Click en el mapa para ampliar

La Línea Metaxas

La Línea Metaxas era una fortificación integrada por bunkers, que recorría unos 100 kilómetros a lo largo de parajes casi inexpugnables, montañosos, difíciles de alcanzar desde la planicie y defendidos por los griegos con todo su empeño.  En definitiva, el ataque alemán que pretendía abrir una brecha en la Línea Metaxas quedó, por el momento, detenido.

Ataque a El Pireo

Las unidades procedentes de más al norte lograron, sus objetivos, la 2ª División Panzer rodeó la Línea Metaxas al oeste del lago Dojran y prosiguió hacia el valle del Vardar.  El llamado Grupo occidental, integrado por una división Panzer, otra de Infantería y la unidad blindada Leibstandarte Adolf Hitler, penetró hasta cerca de Skoplje, para luego proseguir hacia el sur.  En la tarde del 7 de abril, la 4ª Luftflotte, que el día anterior había bombardeado Belgrado, se dirigió hacia su nuevo objetivo, el puerto de El Pireo.

Las fuerzas alemanas entran en Salónica

El episodio del Glen Fraser

El puerto se encontraba lleno de buques británicos que formaban parte de una gran operación de transporte para abastecer a las tropas británicas y griegas.  Entre los buques se encontraba el carguero Glen Fraser, de 12.000 toneladas, que había llevado a Grecia gran cantidad de municiones y que no había descargado totalmente.

El Glen Fraser estaba acoderado al muelle todavía con 250 toneladas de explosivos en sus bodegas, cuando aparecieron los bombarderos alemanes de la 4ª Luftflotte.  La primera serie de bombas alcanzó de lleno al buque.  La explosión fue de tal intensidad que trepidaron puertas y ventanas en Atenas, a 15 kilómetros de distancia.  En pocos minutos otros diez buques se encontraban en llamas o parcialmente hundidos, con un total de 41.500 toneladas, y las instalaciones portuarias quedaron totalmente destruidas.   El Pireo era hasta ese momento el único puerto griego que podían utilizar las tropas británicas.

Cazadores de montaña en la agreste geografía helena.

Resistencia de la Línea Metaxas

Mientras tanto, en el desfiladero de Rupel, ante la Línea Metaxas, continuaban detenidas las tres divisiones del Cuerpo de Montaña XVIII.  Durante tres días las fuerzas alemanas debieron emplear todo su poderío para quebrar la resistencia griega que finalmente debió ceder ante la acción de los Stukas, lanzallamas y piezas de artillería de montaña.

Avance hacia Atenas

Mientras los cazadores de montaña atacaban la Línea Metaxas, el resto de las fuerzas alemanas progresaban rodeándola sin mayor resistencia por ambos extremos de la línea.  La 2ª División Panzer llegó a Salónica el 9 de abril, continuando hacia el valle del Vardar.

Autoridades civiles se rinden

Los griegos comienzan a rendirse

Simultáneamente las divisiones procedentes del sur de Bulgaria alcanzaban el curso bajo del río Nestos dejando así totalmente rebasada a la Línea Metaxas y las líneas griegas en Macedonia y Tesalia separadas de la retaguardia.  Ante tal circunstancia, las tropas griegas comenzaron a rendirse el día 9 de abril.  A partir de ese momento las fuerzas alemanas se concentraron en rodear a las fuerzas británicas que se encontraban aisladas de las fuerzas griegas.  Sin embargo, los griegos se mantenían fuertes en el frente albano contra las tropas italianas.

Bitola

El Cuerpo de Ejércitos XL llegado de Skoplje, en Yugoslavia, avanzó velozmente contra Bitola en el sur.  El día 9 de abril cayó Bitola, y al día siguiente cruzaban la frontera greco-yugoslava.  Un día después las cuñas de carros acorazados alemanes aparecían por primera vez cerca de Florina y presionaban sobre la enérgica resistencia greco-británica, por su parte la presión del 1º Ejercito griego contra el 11º Ejército italiano cedió, lo que les permitió pasar a la ofensiva.  La resistencia greco-británica finalmente fue vencida el día 12 de abril.

Guarda griego y soldado alemán

Repliegue británico

El 1º Ejército griego quedó rodeado por los ejércitos italianos al norte y la cuña del XL Panzer Korps que a toda velocidad se dirigió en dirección general a Loannina.  El día 21 los griegos capitularon en esa zona.  Sin embargo, fracasó el intento de rodear a los británicos.  El General Wilson logró sacar al grueso de sus tropas hacia el sur, justo antes que las fuerzas procedentes de Salónica cerraran el cerco, alrededor del frente británico.

Capitulación griega

Los británicos trataron de defender el Paso de las Termópilas, pero perdieron la localidad de Larissa que con el puerto de Volos cayeron intactos en manos alemanas el día 21 de abril.  Ese día Grecia firma la capitulación en Larissa.  El día 23 los griegos firman la capitulación con Italia en Salónica.

Firma del Acta de Rendición

El Paso de las Termópilas

Con la resistencia en Las Termópilas, que se mantuvo desde el día 21 hasta el 25, Wilson había logrado replegar sus fuerzas que escapaban en cuanta embarcación estuviera a su alcance, rumbo a Creta.  Finalmente las fuerzas germano-italianas terminarían con la resistencia el día 24 de abril.

El puente de Corinto

Los alemanes desplegaron un ataque con dos batallones de paracaidistas para tomar el puente de Corinto cuya guardia no pudo reaccionar lo suficientemente rápido para evitarlo.  Sin embargo, al tratar de desactivar las cargas de demolición los zapadores fueron detenidos por un antiaéreo Bofors que les impidió continuar con los trabajos de desactivación.  En esas circunstancias y de manera fortuita, los proyectiles del antiaéreo hicieron impacto en una de las cargas y el puente voló.  Los paracaidistas ocuparon Corinto, pero no hubo fuerzas suficientes para detener a los británicos que escapaban hacia el sur en dirección a los puertos de Kailame y Monenvasia en el sur del Peloponeso.

El Peloponeso

Cuando las fuerzas alemanas lograron llegar al la costa sur del Peloponeso, el día 29 de abril, las fuerzas británicas ya habían embarcado incluso con el equipo rumbo a Creta.  Con esa acción, terminaba la Operación Marita.   El día 01 de mayo se forma un nuevo gobierno griego presidido por Tesolakoglu y el 11 de mayo se completa la ocupación de todo el territorio griego.


LIBRO

Perilous Commitments: The Battle for Greece and Crete 1940-1941 por Matthew Willingham


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 16 febrero/2002