Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación LIla (10-12-1940)

Después de la rendición de Francia y firmado el Armisticio, los principales buques franceses de la Flota de Alta Mar quedaron fondeados en la bahía o acoderados en los muelles de la Base de Toulon en la Francia de Vichy.  Muchos otros se encontraban en puertos de las colonias.   Después del ataque británico a Mers el-Kebir, el 3 de julio de 1940, con los que lograron escapar del ataque, sumaron en la base unos 80 buques capitales y alrededor de 55 buques menores.  La flota francesa era pues un bocado apetecido por los Aliados y el Eje.

Click para ampliar
Fotografía aérea tomada por la RAF
(Click para ampliar)

El 10 de diciembre de 1940, la OKW diseñó un plan para ocupar la Francia de Vichy en caso de una sublevación en las colonias francesas de África o una potencial amenaza de invasión Aliada desde ese mismo continente, que hiciera peligrar la seguridad de la Francia de Vichy.  La Operación Lila tenía como propósito evitar que la flota francesa cayera en manos de los Aliados.  Mientras tales amenazas no existieran las operaciones Attila, Anton y Lila quedaban archivadas.

Las Armada Francesa en Toulon tenía tres mandos: Las "Forces de Haute Mar" (Fuerzas de Alta Mar) bajo el mando del Almirante Jean De Laborde, las Fuerzas de la 3ª Región Naval al mando del Vicealmirante André Marquis y los Buques en Custodia del Armisticio, desarmados y con tripulación mínima, de acuerdo con el documento firmado en Compiègne.  Durante dos años, esa flota estuvo inactiva, pero mantenida en buen estado operativo.  De Laborde era anti británico y no les perdonaba a los ingleses el ataque a Mers el-Kabir, ni la captura de los buques franceses fondeados en puertos egipcios al momento de la firma del Armisticio.  El Almirante De Laborde estaba bajo las órdenes del Almirante Darlan, Comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas Francesas, pero no del Vicealmirante André Marquis, quien era Prefecto Naval de Toulon.

Al ocurrir la invasión Aliada en el Norte de África, en noviembre de 1942, el OKW ordenó la ejecución de la Operación Anton y la Operación Lila.  El Almirante Darlan había viajado a Argelia para visitar a su hijo enfermo cuando se enteró de la noticia de la invasión Aliada.  En Toulon el personal de oficiales comenzó a manifestar sentimientos encontrados, unos pensaban que debían unirse a los Aliados y otros que tenían que pelear para rechazar la invasión.   El Almirante De Laborde consideró que la invasión era una afrenta a la neutralidad de Francia y un atentado a su soberanía.  Inmediatamente solicitó permiso para zarpar y atacar a la flota invasora.  En Vichy, el Secretario de Marina, Contralmirante Auphan contestó que esa era una cuestión que estaba fuera de cualquier posibilidad y que en todo caso, tal decisión le correspondía al gobierno del Mariscal Petain y no a la Marina.   En lo personal, Auphan era degaullista y pensaba que la flota debía zarpar, pero no para combatir a los Aliados sino para luchar al lado de ellos contra los alemanes e italianos.

El Almirante De Laborde ordenó terminar cualquier tipo de discusión sobre el asunto entre el personal y arrestar a todos los que hicieran demostraciones en favor o en contra.  La mayoría de los oficiales eran leales a Francia y dejaron de lado sus preferencias personales obedeciendo las órdenes del legítimo Comandante en Jefe y prestos a acatar las órdenes procedentes de Vichy.  Los comandantes de todos los buques también rechazaron discutir el asunto con sus oficiales acatando la orden del Almirante De Laborde.

En África, el más alto jefe militar francés, General Juin, había pactado con el Cónsul de Estados Unidos y el Servicio Secreto Británico traicionar a su gobierno, pero en esos momentos Darlan, como Comandante de las Fuerzas Armadas Francesas era el oficial de más alto rango en África y ordenó resistir a la invasión Aliada.  En complot con el Cónsul Murphy, representante de EEUU y el Servicio Secreto Británico, Juin le tendió una trampa a Darlan y lo tomó prisionero.  No se sabe lo que ocurrió exactamente en las colonias francesas en África durante esos días.  Por tanto, no hay testimonios, ni documentos oficiales que rebelen lo que aconteció.   Sólo por las memorias de Churchill se sabe, que cuando Darlan se dio cuenta que había caído en una trampa, le dijo a Murphy: “Sabía que los ingleses son unos inescrupulosos, pero sólo hasta este momento, pensé que los americanos eran mejores."

Strasbourg

Acorazado Strasbourg

Esa misma noche fueron cursadas órdenes, supuestamente firmadas por Darlan, para que las fuerzas francesas cesaran de combatir a los Aliados.   De igual forma en Toulon, el Almirante De Laborde recibió una orden de Darlan para que enviara a la flota a Dakar.  Las noticias llegaron a oídos de Hitler, quien ordenó poner en marcha la Operación Antón y la Operación Lila para neutralizar a la flota francesa.

En Vichy, el Presidente Petain desautorizó a Darlan pero el Secretario de Marina Auphan presionó al Presidente para que enviara la flota a Dakar a lo que Petain se negó pues eso significaba una inmediata represalia alemana.  Demás está decir que Petain sabía que habría una reacción alemana a la captura de la flota francesa y la invasión en el norte de África.

El Gran Almirante Raeder intercedió por la Marina Francesa, diciéndole a Hitler que capturar la flota en Toulon era un error pues la oficialidad francesa era en su mayoría leal a Vichy y eran hombres de honor que no traicionarían la tradición naval.  Le sugirió que en cambio obligara a ponerlos en estado de beligerancia contra los Aliados, aprovechando los sentimientos anti británicos de la gran mayoría de los oficiales de carrera franceses.

Cuando estaba en marcha la Operación Anton, el 11 de noviembre, Hitler envió un emisario a comunicarle al Almirante De Laborde que los términos del Armisticio relacionados con la Marina Francesa serían honrados, sugiriéndole poner a la flota en Toulon en estado de alerta y aprestarse a repeler cualquier intento de ataque Aliado.  Auphan tuvo que acceder y ordenó no realizar ningún tipo de movimiento ofensivo en el mar.

El 12 de noviembre las fuerzas ítalo-alemanas detuvieron su avance a 15 kilómetros de Toulon.  El Almirante De Laborde cursó órdenes para que no se permitiera a ningún extranjero abordar las naves de guerra.  Advirtió que las naves no caerían en manos alemanas o italianas, pero tampoco debían hacerse intentos de salir del puerto puesto que con la superioridad aérea y las fuerzas ítalo-alemanas tan cerca de la base, sería imposible cualquier intento.  Ordenó comparecer a los comandantes de división para dar su palabra de que los buques no caerían en manos extranjeras.  Sólo el capitán Vaisseau Mathieu Pothuau del destructor Tartu rechazó prometer nada y fue relevado del mando.  Igualmente lo hizo el segundo oficial del Destructor Verdun, a quien le ordenaron bajar a tierra para quedar detenido en el comando.

Algerie

Crucero Algerie

Esa tarde, Darlan envió por radio una exhortación a la flota francesa a zarpar y dirigirse a Gibraltar para ponerse a disposición de los Aliados, una propuesta disparatada que no fue aceptada por ningún comandante.  El 13 de noviembre el Gran Almirante Raeder le envió un telegrama a Auphan reafirmándole que se respetaría a la flota francesa de acuerdo a los términos del Armisticio.

Lo que quedaba del Ejército Francés, una fuerza de 50.000 hombres se atrincheró alrededor de Toulon.  El día 14 de noviembre el Almirante De Laborde recibió al comandante alemán de la zona y de acuerdo a los Términos del Armisticio le entregaron detalles de las defensas de Toulon y la disposición de fuerzas para evitar un ataque Aliado desde el norte.  El Almirante De Laborde envió órdenes a todos los comandantes a prepararse a barrenar los buques y destruir máquinas y armamento mayor, si los alemanes intentaban capturarlos.

El 15 de noviembre, el Almirante De Laborde voló a Vichy para entrevistarse con el Presidente Petain, entrevista que duró muy pocos minutos y luego fue recibido por el Secretario de Marina Auphan, quien tratando por todos lo medios de convencer a De Laborde, finalmente le sugirió que tratara de escapar con la flota al norte de África.  El Almirante De Laborde se indignó y advirtió que como oficial de honor de la Marina Francesa sólo seguiría órdenes escritas del gobierno.  Auphan vio que le quedaban dos caminos, dirigir un golpe de Estado o renunciar, y optó por lo segundo.  Después de terminada la entrevista con De Laborde, Auphan se dirigió donde el Presidente Petain y le presentó su renuncia.

Aunque preocupado, Petain se alegró por la dimisión de Auphan y puso en el cargo al Almirante Abrail, enviándolo a Toulon para entrevistarse con el Almirante De Laborde y el Comandante de la 3ª Región Naval en Toulon.  Abrail ratificó las órdenes del gobierno de Vichy dejando en claro que si los alemanes intentaban apoderarse de las naves deberían impedirlo a cualquier costo, barrenándolas, destruyendo las máquinas, los cañones y todos los dispositivos sensibles.  Los planes De Laborde era barrenar los barcos para escorarlos y volcarlos en el fondo del mar, pero a pedido de los ingenieros navales ordenó que los buques fueran hundidos verticalmente de manera que fuera más fácil reflotarlos después.

Colbert

Crucero Colbert

El 18 de noviembre la situación en Toulon no había cambiado. Las fuerzas francesas estaban en estado de alerta alrededor de Toulon y los alemanes comenzaron a demandar que el ejército francés fuera retirado a sus cuarteles.  Todo el territorio francés se encontraba ocupado por las fuerzas ítalo-alemanas, por lo que al día siguiente 19 de noviembre, los franceses comenzaron a abandonar sus posiciones dirigiéndose a sus cuarteles, dejando a la marina resolver su problema por sí sola.   Los mandos navales enviaron a la marinería a ocupar las posiciones en las baterías costeras y antiaéreas.  Ese mismo día Hitler ordenó ejecutar la Operación Lila.

El inicio de la operación se atrasó hasta el día 27 debido a problemas logísticos.  Los alemanes enviaron oficiales y 800 marineros incluyendo suboficiales de la Kriegsmarine para participar en el abordaje de los buques y 1500 hombres para tomar las baterías costeras.  Los acorazados, cruceros y destructores serían transferidos a la Regia Marina Italiana y los demás buques menores, pasarían a la Kriegsmarine.  Los mandos navales alemanes advirtieron que no sería posible capturar ningún buque, pues la operación fue concebida como si se trataran de objetivos terrestres, pero no fueron escuchados.  Mientras tanto, el 22 de noviembre, ordenaron que todos los aviones franceses abandonaran Vichy y que se dirigieran a bases en el norte para disolver las unidades.   La orden se cumplió y aviones alemanes ocuparon los campos aéreos en todo el sur de Francia.

La Fuerza de Alta Mar constaba del buque insignia acorazado FS Strasbourg, 5 cruceros pesados (uno de ellos en dique seco) y 13 destructores, todos dotados en esos momentos con media capacidad de combustible.  Las Fuerzas Navales de la 3ª Región consistían de 6 destructores, 3 corbetas y 20 lanchas patrulleras.  Bajo el mismo comando se encontraba la flotilla escuela con el acorazado FS Provence, el porta aeroplanos Commandant Teste, 2 corbetas, 5 patrulleras y los viejos acorazados Condorcet y Ocean fondeados como pontones y baterías inmóviles.  En la dársena del arsenal de Le Mourillon se encontraban también 6 submarinos armados.

Dunkerque

Acorazado Dunkerque

Los Barcos en Custodia del Armisticio eran el acorazado FS Dunkerque (en dique seco), dos cruceros, 14 destructores y varios buques de apoyo y transporte.   Todos estos buques estaban desarmados y contaban con una tripulación mínima, pero incapaces de navegar.

El día 27, pasada la medianoche las fuerzas alemanas avanzaron hacia Toulon.  La Luftwaffe lanzó minas en las aguas externas de la bahía para bloquear la salida a alta mar.  La península al oeste de la base fue tomada y se emplazaron cañones de campaña para evitar la salida de buques al mar.  Un grupo de asalto tomó las fortalezas de Mont-Faron y Grand-Saint-Antoine, alturas que dominan la bahía, junto con los cuarteles de Sainte Anne.  Un tercer grupo de asalto capturó la estación de radio en los cuarteles de Le Mourillon al este de la base.   El cuarto grupo se dirigió al arsenal y preparó el abordaje de las naves.  Sin embargo a las 3:45 un mensajero francés logró evadir a los alemanes y dio avisó en el arsenal.

El Vicealmirante Marquis fue capturado, pero su Jefe de Estado Mayor logró escapar llamando por teléfono al Cuartel de la Prefectura Naval y luego a las 04:40 llegó al buque insignia el acorazado FS Strasbourg.  De Laborde dio orden de barrenar los buques y abrir fuego contra cualquiera que intentara ingresar a la base.

Comandant Teste

Porta Aeroplanos Comandant Teste

Cuando los alemanes llegaron a las puertas de la base naval, el oficial de guardia empleó todo tipo de artimañas para retardar la entrada.   La guardia le pidió órdenes escritas para ingresar e identificación de los portadores.  Los alemanes quedaron un poco confusos y en las discusiones consumieron 10 minutos, luego de lo cual cruzaron las entradas, en el momento en que la Luftwaffe lanzaba minas en la rada y canales de navegación entre las dársenas y diques.

Recién a las 05:37 las unidades de avanzada alemanas dieron aviso para que la fuerza principal ingresara a la base.  El segundo grupo procedente del oeste se retrasó.  Pasó otra media hora antes que los mandos alemanes recibieran informes sobre la operación, cosa que recién ocurrió a las 06:30 cuando todas las unidades reportaron haber alcanzado los objetivos y tomado posiciones.  A las 06:45 la compañía que tomó el arsenal informó que había disparos cerca al FS Strasbourg en los muelles Milhaud y otra unidad reportó disparos cerca al FS Foch en el Dársena Castigneau.  Pocos minutos antes de las 6 de la mañana los Panzers se apostaron a 50 metros del FS Strasbourg.   No se sabe quien abrió fuego primero pero los tanques dispararon hacia la popa e impactaron la torreta de 130mm matando al teniente Vaisseau Dominique Fay e hiriendo a cinco marineros que ponían cargas de demolición en los cañones.  Los sirvientes de la batería apuntaron a los tanques pero el disparo impactó en un edificio; rápidamente los tanques salieron de la línea de tiro y un oficial se aproximó a la nave pidiendo su rendición intacta.  El Almirante De Laborde respondió que la nave se estaba hundiendo.

El buque lentamente se asentó en el fondo cuando el capitán Vaiseau Seyeux hizo sonar la sirena indicando que se activaran las cargas de demolición.  Enormes explosiones remecieron los muelles.  El Almirante De Laborde rehusó abandonar la nave negándose a parlamentar con los oficiales que trataron de convencerlo.  A las 08:45 el Almirante De Laborde recibió la llamada del Presidente Petain quien le autorizó a abandonar la nave.

Provence

Acorazado Provence

En toda la base de Toulon se escucharon explosiones tras explosiones y grandes llamaradas enrojecían el cielo con los incendios en los buques.  Ochenta buques fueron hundidos, entre ellos 3 acorazados, 7 cruceros, 28 destructores y 20 submarinos junto con docenas de naves menores de varios tipos.  Murieron 12 franceses y 26 quedaron heridos.  Sólo un soldado alemán resultó con heridas leves.  Fueron capturados intactos los destructores Tigre, Panthère y Lion, los submarinos Galathee y Euridyce más los submarinos Espoir y Vengeur que se encontraban en dique seco, los dos primeros detrás del Dunkerque.  Además fueron capturados una escampavía, el Condorcet, el Ocean, dos cisternas y un barco de pasajeros.

Las fuerzas ítalo-alemanas ocuparon la base mientras trabajadores civiles franceses saqueaban lo que podían.  Las tripulaciones compuestas por 78.888 oficiales, suboficiales y marineros fueron disueltas bajo juramento.   El gobierno de Vichy se comprometió a que el personal civil regresara para iniciar las obras de recuperación de las naves e instalaciones destruidas.  La mayoría de las naves hundidas fueron entregadas a la Marina Italiana como 212.500 toneladas de chatarra y la Kriegsmarine recibió 24.500 toneladas.  Los destructores y un submarino pasaron a manos de los italianos.   Los italianos reflotaron otros cinco destructores y otro submarino que pasaron a la Armada Italiana.

Cuando Italia firmó la capitulación los alemanes confiscaron los barcos franceses en servicio bajo bandera italiana y los entregaron a los franceses.  En 1944, la base de Toulon se rindió a los Aliados después de ser destruida.  Muchos de los barcos fueron recuperados y reconstruidos por la Marina Francesa.  Durante la posguerra Francia reconstruyó su flota y actualmente es una de las más poderosas flotas de guerra en el mundo.

El Almirante Jean De Laborde fue juzgado después de la guerra y condenado a muerte.  El General de Gaulle conmutó la pena por prisión perpetua, pero fue finalmente liberado en 1957.

Charles DeGaulle

La moderna flota de guerra francesa cuenta con buques con propulsión nuclear como el Portaaviones Charles DeGaulle


LIBROS

The French Navy in World War II, por P. Auphan (Inglés)


Ver detalles en Amazon US/International

Das Ende der französischen Flotte im Zweiten Weltkrieg: Toulon 1940-1944 por Hannsjörg Kowark. (Alemán)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 7 julio/2006 - Actualizado: 10 setiembre/2013