Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Conquista de las Indias Orientales Neerlandesas
(17-12-1941)

La defensa de Bataan y Corregidor, fue inútil desde el punto de vista militar, pues nada ganaban los Aliados con retrasar su caída.  Sin embargo, tuvo un gran efecto en la moral de la tropa y de los civiles en sus respectivos países porque por primera vez las fuerzas defensoras oponían tenaz resistencia al ejército japonés que hasta ese momento sólo se apuntaba victoria tras victoria.

No obstante, en la práctica, no retrasó en lo más mínimo el avance japonés que seguidamente apuntaba hacia las Indias Orientales Neerlandesas.  El 17 de diciembre los japoneses habían desembarcado en Borneo apoderándose de los campos petrolíferos, y tres días después, en las Filipinas, habían desembarcado en el Golfo de Davao, en Mindanao, que se convirtió en importante base aeronaval para las futuras operaciones en el Sur.

Nishimura

Almirante Shoji Nishimura

Así, en menos de dos semanas, desde que estalló la guerra, los japoneses habían llegado a las Filipinas y la ocupación de las Indias Orientales era sólo cuestión de tiempo.  Tres puntas de lanza partían, una desde Indochina hasta Malaya y Singapur, extendiéndose a lo largo de la costa asiática; una segunda punta de lanza seguía la costa oeste del sur de Borneo hacia Sumatra; y la tercera desde Davao avanzaba por los estrechos de Macasar y de las Molucas, tomando puntos importantes a lo largo del camino.  El objetivo final era Java, la más rica y más desarrollada de las Indias Orientales, con una población casi mayor que la de Inglaterra.

Los japoneses avanzaron mediante una serie de desembarcos anfibios, saltando de isla en isla, de modo que era decisivo el dominio del mar y del aire.  Su método consistía en capturar un punto clave desde donde pudiesen despegar los aviones o construir rápidamente un campo de aviación que permitiese el apoyo aéreo para el próximo salto.  Una especie de salto de rana que después sería copiado por el Almirante Nimitz, con mucho éxito por cierto, para desarrollar la contraofensiva estadounidense en el Pacífico.  Pero, las defensas aliadas se hallaban tan dispersas que los japoneses tuvieron pocas dificultades en imponer su superioridad en hombres y equipo.  La mayoría de las veces emplearon únicamente reducidas pero bien equipadas fuerzas y raramente necesitaron apoyo de portaaviones.

A principios de enero de 1942, la flota asiática de los Estados Unidos se había retirado a las Indias Orientales holandesas.  El día 10 de ese mes, el general británico Sir Archibald P. Wavell llegó a Java para tomar el mando supremo de las fuerzas estadounidenses, británicas, holandesas y australianas (ABDA) en la región.  Al almirante Hart le encomendaron el mando naval, mientras los mandos del aire y del ejército correspondieron a los británicos y a los holandeses, respectivamente.   Pero ABDA, abrumado por las deficiencias y las dificultades, nunca tuvo capacidad para funcionar eficientemente, por ello no pudo elaborar una estrategia unificada y se encontró imposibilitado de enfrentar al poderoso y bien equipado ejército japonés.  Finalmente, Java se encontró aislada y los japoneses se dedicaron a cortar las últimas vías de comunicación que le quedaban con Australia.

Primero ocuparon Timor, donde los aliados habían estado estacionando aviones de combate, llevados desde Australia para ser usados finalmente en Java.  Luego, el 19 de febrero, los portaaviones del almirante Nagumo hicieron una incursión sobre Darwin, puerto principal del norte de Australia.  Los japoneses hundieron una docena de barcos en el puerto, incluyendo el torpedero estadounidense USS Peary, y virtualmente destruyeron los muelles y los almacenes.  La bombardeada ciudad fue evacuada a la caída de la noche y el puerto de Darwin fue abandonado también como base naval.


Bibliografía

La Flota de Alta Mar Japonesa, Richard Humble
La Guerra en el Mar, Almirante Nimitz


Publicado: 22 octubre/2005 - Actualizado: 22 octubre/2010