Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación U-Go - Batalla de Imfal/Kohima (6-3-1944)

Birmania estaba en manos japonesas desde 1942.  El comandante de las Fuerzas japonesas en ese hostil territorio, desde 1943, era el General Renya Mutaguchi quien estaba convencido que Imfal (Imphal) debía ser ocupado, no sólo para ayudar a los indios en su lucha por su independencia, sino porque era una amenaza para toda Birmania.  El objetivo era que con esa ofensiva se impediría lo que parecía inminente, una invasión de Birmania por las fuerzas británicas, pero además, se establecerían defensas en las montañas fronterizas entre Birmania e India sirviendo de protección ante cualquier intento británico de atacar desde la India.

Mapa
Click en el mapa para ampliar

Para el efecto, los mandos japoneses consideraban que era necesario aplastar primero a las fuerzas británicas en Arakan con todas las reservas que existían en el este bengalí y en abril, Kohima e Imfal podrían ser conquistadas sin mayores problemas.  Luego del monzón del mes de mayo, las fuerzas del Dainippon Teikoku Rikugun (Ejército Imperial Japonés) junto al Ejército Nacional Indio podrían tomar Assam y el este de Bengala.  Chandra Bose y su ejército, tendrían entonces la oportunidad de entrar a India para iniciar la lucha por su independencia.  Pero, en un momento de irreflexiva decisión, producto de su inexperiencia, Bose ordenó llevar el mínimo de equipo y abastecimientos, pues creía que la campaña sería corta y podrían usar las reservas de abastecimientos que los británicos tenían en Imfal, una vez que la meseta fuera capturada.

General Mutagushi

Teniente General Renya Mutaguchi

Imfal es una altiplanicie casi sin bosques dentro de la frontera de India, que se eleva a 900 metros sobre el nivel del mar y que está rodeado por montañas de 600 a 1200 metros de altura.  La jungla que rodea la zona es hostil e inhabitable.  El acceso por el norte sólo es posible por la Carretera de Kohima, una vía muy empinada y tortuosa que es difícil de recorrer hasta por vehículos motorizados, pues circulaban por un paraje que no tiene protecciones contra los ataques aéreos.  Desde Dimapur se podía llegar por vía férrea de una sola vía, por lo que el tren era un vital objetivo militar.  Para Bose, Imfal también era importantísimo, como punto de partida para la liberación de India, pues de no ser así tendrían todo el tiempo a los ingleses en las espaldas.  Pero tendrían que vencer primero al General William Slim, quien preparaba su 14º Ejército, en cuyas filas se incluían numerosas divisiones indias, para irrumpir por el río Chindwin iniciando así la reconquista de Birmania.

Operación Ha-Go

El principal objetivo era pues Imfal, pero los mandos japoneses prepararon una operación de diversión para engañar a los británicos.  Sin embargo, la Operación Ha-Go no tuvo todo el éxito esperado por los japoneses pues la reacción británica evitó la sorpresa moviendo dos divisiones indias en dirección a Imfal.  La falta de un número importante de tanques japoneses no pudo detener a la fuerza de tanques de la división india que movilizó 2500 blindados y suministros por la carretera Kohima-Imfal.

General Slim

General William Slim

Operación U-Go

El alto mando japonés bautizó la campaña en Imfal con el nombre de Operación U-Go, y los planes operativos habían comenzado a ponerse en marcha desde el 7 de enero de 1944.  Una unidad india fue bautizada Regimiento Subhas para acompañar a los japoneses en el inicio de la campaña, que duró desde el 15 de marzo, hasta el 9 de julio de 1944.  El río Chindwin circula por el borde de la frontera Indo-Birmana y al ser cruzada por las fuerzas de Bose, significaría el comienzo de la lucha por la liberación de India.  La Operación U-Go comenzó el 6 de marzo de 1944 con la ofensiva de las divisiones japonesas 15 y 31 que tratarían de cortarle la retirada a las fuerzas británicas que se replegaban hacia el norte en dirección a Imfal y Kohima escapando de la ofensica de la 33ª División de Infantería japonesa.

Pero las fuerzas blindadas indias eran superiores a las japonesas y detuvieron el ataque japonés.  El General Yanagida, tomó la decisión impensable para un general japonés ordenando detener el ataque, lo que provocó la reacción inmediata del General Mutaguchi que destituyó a Yanagida por el Mayor General Tanaka.  Con gran ímpetu, Tanaka reanudó el ataque e hizo retroceder a las divisiones indias que se replegaban a toda velocidad por la carretera que une a Kohima con Imfal, tratando de salvar a los 2500 vehículos blindados y 3500 mulas cargadas con suministros.

Combate entre blindados

Mientras tanto, una vez que la situación en Arakan estuvo controlada por los japoneses, la tercera columna del Mayor General Yamamoto continuaba hacia el norte tratando de llegar a Shenan Saddle con el grueso de los tanques y artillería del 15º Ejército.   Esta zona era importante para los británicos pues en ese lugar se encontraban dos campos aéreos que permitían operaciones en todo tiempo.  En este lugar se registraron fieros combates y fue escenario del los únicos combates entre tanques de la campaña.

Tanque ligero japonés

El General Mutaguchi decidió que el Día-D para la Operación U-Go fuera el 15 de marzo iniciando las acciones contra Imfal con el desplazamiento de 120 mil soldados a lo largo del río Chindwin en un frente de 200 kilómetros de extensión.  El desplazamiento fue muy bien planificado y pasó desapercibido por los espías británicos que se encontraban en la zona.  Mientras eso ocurría, Bose recibió una buena noticia.  La ofensiva japonesa en Arakan había cortado la comunicación entre las 7ª División India y las fuerzas británicas que juntas defendían la zona del valle del Mayu.

Los británicos salvan el equipo

La ofensiva japonesa tomó a los británicos por sorpresa, las fuerzas indo-japonesas fueron echando a los británicos a medida que avanzaban en dirección al norte.  Antes de atacar Imfal, el Coronel Saligal abrió una brecha en las líneas británicas en el sector de Arakan y el acceso a Imfal estaba allanado.  Pero los británicos lograron evacuar a las fuerzas indias y llevadas a Imfal con ayuda de aviones de transporte estadounidenses proporcionados por Lord Louis Mountbatten Supremo Comandante Aliado en el Sureste Asiático.  En previsión de las operaciones que se avecinaban, de regreso evacuaron de Imfal a los civiles para ahorrar alimentos y agua ante los días de fuerte lucha que se avecinaban.

Un efectivo británico transporta un herido

Kohima fue ocupado el 6 de abril e Imfal se encontraba rodeado.  Bose comenzó inmediatamente a realizar conversaciones con el gobierno japonés sobre la administración de los territorios indios liberados y Tojo declaró que todos los territorios indios ya ocupados serían puestos bajo la administración del Gobierno Provisional que dirigía Chandra Bose.  Entusiasmado Bose nombro al Ministro de Finanzas Mayor General A.C.  Chatterjee, como Gobernador de la Zonas Liberadas.  La bandera de India Libre ondeaba en Kohima y los primeros héroes eran condecorados.  La caída de Imfal estaba cerca.

Las fuerzas de Bose pisan tierra india

Las fuerzas de Bose se dirigieron a Coxrown en la frontera con India.  Una emotiva escena sucedió cuando las tropas indias ingresaron al primer territorio indio libre.  Muchos soldados besaron la tierra, gritando "Dehli Chalo" (Vamos a Dehli) algunos pusieron tierra en sus cabezas y otros lloraban de felicidad.  Estaban dispuestos a desalojar a los británicos de la India, pero primero debían conquistar Imfal.  Mientras tanto el Regimiento Assan, al mando del Coronel Hugh Richards, tomó posiciones al este de Kohima y fue reabastecido por aire para detener el ataque japonés de la 31ª División del General Sato.  Los indios de Richards desertaron, pero fueron reemplazados por reservas británicas lanzadas en paracaídas y resistieron casi hasta la inanición.  Muchas veces los aprovisionamientos que les lanzaban por aire, caían detrás de la líneas japonesas.

La atención al transporte animal era tan importante como el cuidado del armamento

Mientras las fuerzas combinadas continuaban el asedio de Imfal la superioridad aérea británica cobró fuerza y prepararon su contraofensiva.  En esos momentos la artillería británica que fue transportada durante la evacuación resultó decisiva.  Los cañones de la 24ª Brigada de Artillería fueron colocados en las alturas de Jotsoma y cubrían entre 3 y 5,5 kms más alla de Kohima.  Los soldados indios libres comenzaron a sufrir las inclemencias del clima y las enfermedades y lo que era peor, las dificultades del transporte de suministros se hicieron evidentes.  Sin embargo, debido a las deficiencias en las comunicaciones, en la retaguardia Bose no se enteró lo que estaba ocurriendo en el frente.  Eventualmente la ofensiva japonesa se detuvo y el frente se estabilizó.  A mediados de abril, el balance militar comenzó a inclinarse del lado de los británicos cuando la RAF se adueñó de los cielos e hizo colapsar las líneas de abastecimientos.  Las fuerzas británicas cercadas en Imfal fueron abastecidas por aire y nuevas fuerzas fueron enviadas a Kohima por aire y ferrocarril.

Superioridad aérea de los británicos

Sin una fuerza aérea capaz de enfrentar exitosamente a los británicos y sin los adecuados suministros, las fuerzas japonesas comenzaron a mermar hasta llegar a apenas un 40%.  Lo que fue una ofensiva se convirtió en una batalla defensiva tratando de mantener las posiciones conquistadas.  Luego llegó el monzón, cortando las vías haciendo bajar ríos de lodo desde las cumbres.  Los ríos se desbordaron llevándose tanques y equipos a su paso.  Una epidemia de cólera, malaria, disentería, y beriberi diezmó las fuerzas indo-japonesas.  Para sobrevivir, se alimentaban con arroz mezclado con hierbas de la jungla, mientras la 33ª División hizo esfuerzos desesperados durante 40 días para romper las defensas de Imfal, sin lograrlo.  El 8 de julio, por recomendación de los generales Kawabe y Mutaguchi, Tojo ordenó suspender la operación.

El avión Dakota (DC-3) de  la RAF embarcando un jeep.
Soldados indios y oficiales británicos atienden la operación.

Las fuerzas combinadas comenzaron a replegarse convirtiéndose en una odisea de miseria, hambre y muerte a través de montañas, selvas y valles inundados.  Delante iban los comandantes en vehículos y caballos, seguidos por suministros, comunicaciones y unidades médicas.  Detrás marchaban los rezagados, enfermos, heridos, hombres famélicos por meses de lucha y malnutrición, la mayoría con fiebre y delirando iban cayendo uno a uno dejando una estela de muerte en la jungla.  De los 220 mil japoneses que iniciaron la campaña, las bajas sumaron 92 mil entre muertos, heridos y desaparecidos.  La mitad de los indios asignados a la Operación U-Go, dieron sus vidas intentando liberar a su país.

La causa de la derrota

La armada japonesa dejó de ser una fuerza gravitante en el Asia y no pudo brindar el apoyo adecuado a la campaña de Birmania, que por otro lado dejó de ser importante para el Alto mando Japonés, agobiado por las pérdidas en las batallas del Mar de Coral, Midway y el Golfo de Leyte.  Los reemplazos fueron mínimos y los abastecimientos totalmente insuficientes por falta de transportes.  En los cielos de Birmania los Aliados tenían la supremacía total con 392 cazas y 150 bombarderos, mientras que los japoneses apenas contaban con medio centenar de aviones en condiciones operacionales.

Oficial japonés rinde las armas. 
Una escena poco común, quien sabe si es un montaje para la foto.

Al enterarse de las noticias sobre el fracaso de la Operación U-Go, Bose quedó atónito, pero pronto se recuperó y aseguró que proseguirían la lucha.  Para unos, el problema fue la falta de superioridad aérea, para otros la dispersión de fuerzas y Bose consideró que fue el monzón.  Nadie tomó en cuenta que para entonces los británicos estaban más fuertes que en 1941 y que la superioridad aérea y naval en Asia, ya no le pertenecía a los japoneses.

Últimos Combates

Durante los últimos meses de 1944, los japoneses se replegaron en Birmania hasta llegar al Irrawaddy donde trataron de establecer una línea de defensa.  Bose ofreció la reorganizada 1ª División India que se unió a la 15ª División Japonesa.  Se hicieron fuertes en Nyaungu por un tiempo hasta que los británicos cruzaron el Irrawaddy en varios puntos y rodearon a los indios.  Pese a que Bose estaba en esos momentos en Birmania, hubo algunas deserciones y actos de heroísmo, con Bose presente en el frente de batalla.  Finalmente la gradual reconquista de Birmania por los británicos los hizo retroceder poco a poco hasta hacerse fuertes en Mandalay donde resistieron largo tiempo.  Luego de mantenerse en el último bastión en Nyaungu, rindieron las armas ante la imposibilidad de seguir combatiendo.  Después de la rendición, los indios fueron puestos en un campo de concentración mientras enjuiciaban a los más destacados oficiales.  Los abusos contra los prisioneros indios a saber por los relatos de los supervivientes fueron indescriptibles.  Tiempo después, ante la presión del pueblo indio, los prisioneros fueron liberados.

La saga de la lucha en Birmania

Durante años, numerosos grupos de japoneses aislados unos de otros, lucharon sin rendirse, incluso cuando oficialmente la guerra había concluido.  Totalmente aislados del mundo exterior cumplieron al pie de la letra la orden del General Mutaguchi de no rendirse ni retroceder.  La mayoría murió de inanición y el resto fue capturado cuando ya no tenían fuerzas para levantar un arma.  El General Slim les rindió tributo, cuando dijo, "Todos nosotros dijimos que había que luchar hasta el último hombre y hasta la última bala, pero eso sólo lo hicieron los soldados japoneses."


LIBRO

Cassell Military Classics: Burma Victory: Imphal and Kohima March 1944 to May 1945 por David Rooney


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 23 junio/2000