Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Hundimiento del HMAS Sydney (19-11-1941)

El 01 de diciembre y el 03 de diciembre de 1941, el Primer Ministro australiano hizo público un escueto comunicado oficial informando el hundimiento del HMAS Sydney ocurrido dos semanas antes.

HMAS Sydney

En Australia comenzaron a correr las especulaciones sobre cómo ocurrió el hundimiento del crucero Sydney.  La gente no podía creer que un poderosos buque como el Sydney, que había sido construido en 1933 con el nombre HMAS Phaeton y puesto en servicio como HMAS Sydney después de ser modernizado en 1935, que además era el orgullo de la Armada Australiana, tanto como lo fue el Hood para los británicos, pudiera haber sido hundido por un mercante armado.   Los australianos no podían entender, cómo un mercante armado con cañones obsoletos podía ganarle una batalla al Sydney, y peor aún que en plena guerra, el Capitán Burnett ingenuamente se hubiera acercado a corta distancia de un barco no identificado, sin estar en alerta de combate.

Sidney
Planos del HMAS Sidney

El Sydney tenía un buen historial.  Su primera misión de combate fue como escolta de un convoy que llegó a Colombo el 8 de mayo de 1940.   El 18 de mayo fue enviado al Mediterráneo, arribando a Alejandría el día 26 para unirse al 7º Escuadrón de Cruceros de la Royal Navy.  Entró en combate al lado del HMS Orion, el HMS Neptune, el acorazado francés Lorraine y los destructores Dainty, Decoy, Hasty y Stuart, en el primer bombardeo de Bardia el 21 de junio de 1940.

El día 26 de junio de 1940, el escuadrón se encontró con una flotilla italiana hundiendo al destructor Espero.  Los demás buques italianos lograron evadir a los británicos.  El 01 de julio de 1940, el Sydney fue a Alejandría para escoltar convoyes a Malta.  Se unió a la Flota de Batalla del Mediterráneo sufriendo varios ataques aéreos de los que salió bien librado.  El día 9 de julio, nuevamente entró en combate contra la flota italiana.  Esta vez, acompañando a los acorazados HMS Royal Sovereign, HMS Warspite, HMS Malaya, el portaaviones HMS Eagle y los cruceros HMS Liverpool, HMS Neptune y HMS Orion, hundieron al acorazado italiano Giulio Cesare.

El 19 de julio de 1940, el HMAS Sydney y el destructor HMS Havock avistaron a los cruceros italianos Bartolomeo Corleoni y Giovanni de le Bande Nere.   En el combate, el Sydney recibió una granada en la chimenea delantera con pocas bajas y pocos daños.  El Bartolomeo Corleoni quedó fuera de combate, a cinco millas de Cabo Espada y luego fue rematado hundiéndose en pocos minutos.

En agosto de ese mismo año, el Sydney participó en el segundo bombardeo de Bardia y en setiembre, fue a reparaciones en Alejandría hasta el día 24.  En octubre, operó en el Adriático, en noviembre protegió convoyes en las costas de Grecia y participó en operaciones de escolta en los Estrechos de Otranto, repitiendo las mismas operaciones en noviembre y diciembre.  Días antes de Navidad, fue a reparaciones en dique seco en Malta donde permaneció hasta el 8 de enero, para después emprender viaje de regreso a Australia.  Realizó misiones de patrullaje bajo el mando del Capitán Burnett y enviado después a Singapur, donde estuvo poco tiempo, antes de regresar a Australia para realizar escoltas de convoyes a Nueva Zelanda y el Océano Indico.  En resumen, una muy buena hoja de servicios.

Última misión del Sydney

La tarde del 5 de noviembre de 1941, el HMAS Sydney se encontró con el HMAS Adelaide y el transporte de tropas Zealandia en la Gran Bahía Australiana.  El Zealandia se dirigía a Singapur procedente de Sydney con 1000 soldados de refuerzo para la 8ª División Australiana.  El HMAS Sydney relevaba en la escolta al HMAS Adelaide para cruzar el estrecho de la Sonda entre Sumatra y Java.  Después de dejar la Bahía del Rey Jorge, pusieron rumbo a Fremantle adonde llegaron el 9 de noviembre a las 06:50.  Dos días después zarparon rumbo a Sonda donde el HMAS Sydney transfirió la escolta al HMAS Durban.  Cumplida su misión, el Sydney cambió de rumbo al sur nuevamente, para dirigirse a Fremantle a donde debía llegar el 20 de noviembre.

El HMAS Sydney de 6830 tn, 172 metros de eslora y 17 metros de manga, contaba con 8 cañones de 152mm y 4 cañones de 101mm, contra los seis cañones de 150mm del Kormoran.  La nave continuaba al mando del Capitán Joseph Burnett, quien había asumido el cargo 6 meses antes.  Burnett ignoraba que se trataba de un crucero armado y se acercó al Kormoran para identificarlo.  Cuando apenas se encontraba a 1000 metros de distancia, el buque aún no identificado abrió fuego.  Ambos buques comenzaron a disparar con todo lo que tenían hasta que ambos quedaron en muy mal estado.  El buque mercante que ya enarbolaba bandera alemana recibió un impacto en la sala de máquinas y se detuvo.  El Sydney también dejó de disparar por lo que se supone estaba quedando a la deriva y separándose de la nave corsaria.  Los alemanes prácticamente ya no podían seguir combatiendo y comenzaron a abandonar el buque.

Sorpresivamente, mientras los alemanes hacían esfuerzos por reunir a los tripulantes para dirigirse al Sydney que parecía inmovilizado, estalló un torpedo en el costado del crucero australiano que se prendió en llamas y rápidamente se volcó desapareciendo de la superficie del mar.  Poco después estallaba el Kormoran.  Pasada la medianoche, el 20 de noviembre de 1941, a las 0035, el buque alemán se hundió.

¿Dónde está el HMAS Sydney?

El 21 de noviembre un día después de la programada llegada del Sydney a Fremantle, el Distrito Naval Occidental envió un telegrama a Melbourne informando que el Sydney no había llegado.  Pensaron que los problemas reportados por el Zealandia en sus máquinas que navegaba erráticamente a velocidades entre 7 y 13 nudos, podían haber retrasado el viaje.  De hecho el Zealandia llegó a Singapur con 24 de retraso.  Al día siguiente, sábado, decidieron darle al Sydney 12 horas más pues era probable que el capitán Burnett no deseara romper el silencio de radio.  El domingo decidieron llamar por radio para pedirle su hora de llegada.  El día lunes 24 de noviembre 6 aviones Hudson salieron para patrullar la posible ruta del Sydney que ya tenía 4 días de retraso.  A las 16:10 recibieron un informe del buque tanque Trocas que informaba haber rescatado a 25 marinos alemanes en una lancha de 30 pies.  Media hora después se daba por terminada la búsqueda del HMAS Sydney.

Según el testimonio del capitán Theodore Detmers del Kormoran, de los 395 tripulantes, lograron salvarse 315 oficiales y tripulantes y 80 murieron en la acción.  Todos los supervivientes fueron más tarde rescatados para ser internados en el Campo Graytown de prisioneros, del cual no salieron hasta 1947.  El HMAS Sydney se hundió y ninguno de los 645 tripulantes quedó vivo, ni jamás se encontró un solo cuerpo.

El 24 de noviembre, el Alto Mando Naval Australiano, llegó a la conclusión, aunque sin tener ninguna prueba, que un submarino japonés de la clase I, estuvo operando en equipo con el Kormoran y que había hundido al Sydney disparando el torpedo.  Ese fue el informe que enviaron al Almirantazgo Británico.  El Almirantazgo, según las noticias de prensa publicadas en Australia el 18 de diciembre de 1941, manifestó que aunque consideraban que los informes de prensa eran valiosos, en este caso, no podían asegurar que buques alemanes estuvieran operando en equipo con naves japonesas y que ellos sólo se basaban en informes oficiales.

Incluso hasta el 10 de diciembre circulaban rumores en toda Australia de que el HMAS Sydney había sido encontrado y que fue remolcado a la Bahía de Sydney con 200 supervivientes a bordo y otras versiones decían que eran 400.   Por supuesto que todo era falso y el Ministro de Marina, Makin, tuvo que condenar tales rumores por ser malintencionados y crueles sobre todo, al decir que habían sobrevivientes.   Añadió que lamentablemente el HMAS Sydney había sido hundido con toda su tripulación.  Dijo además que los que escuchaban esos rumores eran idiotas y los que los difundían eran traidoresa a Australia.   La situación tomó tal dimensión que las autoridades tuvieron que imponer multas de 100 libras o seis meses de cárcel o ambas los que difundieran tales rumores.

El único bote salvavidas encontrado del Sydney estaba acribillado por muchas perforaciones de balas, sugiriendo, que los supervivientes fueron ametrallados en el agua para asegurarse que no hubiera testigos del incidente, pero hay que recordar que el Sydney recibió impactos de todas las armas a bordo del Kormoran, no sólo los cañones sino también de las ametralladoras antiaéreas. El bote embarrancó en las playas de la Isla Christmas, el 6 de febrero de 1942.  En el bote había un cadáver en descomposición, al que le faltaban los ojos, la nariz y el brazo derecho.  El cuerpo no tenía identificación y se cree que era un tripulante del Sidney.  Un segundo bote vacío y al que le falta la mayor parte del fondo fue encontrado poco después del hundimiento del crucero británico y actualmente se encuentra en el War Memorial en Canberra.  Desde noviembre de 1941 hasta después de terminada la guerra, no se volvió a hablar del HMAS Sydney.

Sin embargo la gente en toda Australia comenzó a aportar dinero en una cuenta bancaria como fondo para la construcción de un nuevo HMAS Sydney.  También se hicieron trámites para adquirir un crucero en Gran Bretaña.

La saga del misterio

Desde el día 03 de diciembre de 1941 cuando el Primer Ministro australiano anunció el hundimiento del Sydney hasta 1957, no hubo otra comunicación oficial sobre el hundimiento de la nave.  Las investigaciones sobre el crucero terminaron en 1942.  En 1957 la Royal Australian Navy publicó la historia oficial de la marina durante la Segunda Guerra Mundial, pero respecto al Sydney ninguna de las preguntas que se hacía la gente fue respondida: ¿Por qué se salvaron los tripulantes del Kormoran y ninguno del Sydney?  ¿Cómo el Sydney con superior armamento, velocidad y blindaje, pudo ser hundido por el Kormoran?   ¿Por qué el Sydney no se comunicó por radio con su comando?  ¿Por qué el Sydney no lanzó el avión de reconocimiento antes de acercarse?  ¿Por qué el Capitán Burnett se acercó tanto a un barco desconocido?   ¿Por qué el Sydney, con la artillería apuntando al Kormoran no pudo disparar primero al momento que la nave izó la bandera y descubrió sus cañones?

Los interrogatorios a los más de 300 prisioneros alemanes, aparte de pequeñas incongruencias producto de la situación, no dejan lugar para ninguna duda sobre lo que ocurrió, por lo que los propios australianos están convencidos que hubo encubrimiento por parte del gobierno.  La historia oficial fue escrita por el Teniente Comandante Hermon Gill, oficial de enlace de censura pública durante la guerra, quien en octubre de 1945 expresó que nada debía ser publicado sobre el asunto del Sydney.

Documentación

A falta de la historia oficial, los vacíos existentes son llenados por publicaciones privadas, como el libro del Capitán Detmers, comandante del Kormoran en 1959, Detmers, T and Brennecke, J, "Hilfskreuzer Kormoran", Herford, Koehlers, 1959, republicado como "The Raider Kormoran". Kimber, London, 1975.  Lo escrito por Geoffrey Scott en 1962: "Geoffrey Scott, HMAS Sydney". Horwitz, Sydney, 1962 y lo publicado por el Vicealmirante Sir John Collins en 1965 y 1971. John Collins, "As Luck Would Have It": Angus & Robertson, Sydney, 1965, and HMAS Sydney. Naval Historical Society of Australia.  Garden Island, NSW, 1971 y los archivos nacionales abiertos al público en 1972 por el Primer Ministro McMahon en 1972.

La historia del Sydney de Montgomery 1972 Montgomery, Michael, "Who Sank the Sydney?". Cassell Australia, 1981 que insiste en que hubo encubrimiento, Winters en 1984 Winter, Barbara, "HMAS Sydney. Fact, Fantasy and Fraud".   Boolarong Press, Brisbane, 1984, está convencido de la veracidad de los testimonios de los prisioneros alemanes.  Y Frame 1993 Frame, Tom, "HMAS Sydney.  Loss and Controversy". Hodder & Stoughton, Sydney, 1993 aunque reconoce que la mayor parte de la historia es desconocida e indescubrible rechaza la historia oficial por seriamente defectuosa, inconsistente y contradictoria.

1999

En 1999, el senado Australiano ha estado investigando este episodio recomendándole al gobierno una partida presupuestaria de 2,1 millones de dólares australianos, para llegar a la verdad de lo que ocurrió.  Pero, desde entonces y hasta que se formó la "Fundación para Encontrar al Sydney", no han aparecido los fondos para la investigación.  La Fundación ha logrado recibir donaciones de organismos privados, pero de parte del gobierno, solamente otorgó su deducción del pago de impuestos.  Según el Senado Australiano, la investigación acumuló una enorme cantidad de documentos que llega a tener 21,6 km de estantería, pero sin llegar a ninguna conclusión.

2001

El 28 de junio de 2001 hubo rumores de haberse encontrado al HMS Sydney y posiblemente al Kormoran, aguas afuera de Geraldton.  El Departamento de Defensa mediante un comunicado dijo que posiblemente habían encontrado las tumbas de ambos buques.  Daban como supuesta posición de las naves a 170 km de Geraldton y a 4800 metros de profundidad.  Pronto esa especulación quedó descartada.

2003

El investigador David Mearns estuvo tras las pistas del Sydney desde el 2003, sumándose a docenas de investigadores submarinos que no han podido hallar rastros de los dos buques.  Entre los documentos estudiados por Mearns se encuentran una caja con documentación escrita a máquina con declaraciones de Detmers sobre la batalla y un documento codificado de 12 páginas propiedad la hija del capitán John Hehir, oficial que interrogó al Capitán Detmers al ser internado en el campo de prisioneros.  Mearns hizo descodificar el documento por el capitán Peter Hore experto en sistemas de codificación y autor del libro HMAS Sydney II: "The Cruiser and the controversy in the archives of the United Kingdom".

El hundimiento del HMAS Sydney que desapareció con toda la tripulación después de recibir más de mil impactos de 150mm, 75mm, 37mm, 20mm y 7,92mm, constituye uno de los oscuros episodios ocurridos antes del ataque a Pearl Harbor, cuando Churchill hacía esfuerzos desesperados para mantener la cooperación australiana y esperando la decisión de Roosevelt para unirse a la guerra.

El HSK Kormoran y el HMAS Sidney fueron encontrados.

El 16 de marzo de 2008, Kevin Rudd, Primer Ministro de Australia, anunció el descubrimiento del casco de HSK Kormoran, después de consultar con el Primer Ministro de Alemania y acordar la protección de los restos de la nave.   Después de dos semanas de iniciada la exploración de 5 millones dólares para la búsqueda del HMAS Sidney, Davis Mearns, jefe de la operación a bordo del SV Geosounder, informó que el 12 de marzo de 2008 encontraron el casco del HSK Kormoran en la posición 26° 14’ 37” S 111° 13’ 03” E, a 128 millas de Punta Steep, cerca a Denharm en la costa occidental de Australia. El casco del buque se encuentra a 2560 metros de profundidad.

HMAS Sidney

Imagen del sonar del HMAS Sydney

Después, el 16 de marzo fue descubierto el casco del HMAS Sidney. Ambos buques se hundieron entre sí durante la batalla ocurrida el 19 de noviembre de 1941.   Los restos del casco del HMAS Sidney se encuentra en la posición 26° 05' 49.4" S 111° 04' 27.5" E, a 2468 metros de profundidad sobre el lecho marino que en el lugar es totalmente plano y arenoso.

El sitio del hallazgo se confirma con las declaraciones dadas por algunos de los 317 supervivientes del Kormoran.   El Sidney fue visto por ellos con rumbo al oeste, escorado e incendiándose.

El Sr. Mearns fue el mismo que encontró los restos del HMS Hood hundido por el Bismarck en 1941.

Galería fotográfica y galería de video de la Finding Sydney Foundation.


COPYRIGHT © Exordio
PROHIBIDA LA REPRODUCCIÓN TOTAL O PARCIAL

Bibliografía

Lamentablemente todos los libros escritos sobre el HMAS Sydney y el Kormoran están agotados.  Sólo se encuentran en bibliotecas.

-The Raider Kormoran por Theodor Detmers (London: Tandem Publishing Ltd, 1975. Edward Fitzgerald.  ISBN: B0007JJ5XC . (traducción del original en alemán).

-Los resultados de la investigación fueron publicados por el "Sea Power Centre - Australia en el 2001 como "Papers in Australian Maritime Affairs No 9: HMAS SYDNEY II - The Cruiser and the Controversy" en los Archivos del Reino Unido. 

-’Who sank the Sydney?" - por Michael Montgomery - 1981, ISBN: 0726954764 . Cuenta la historia de la acción y hace una serie de suposiciones sobre lo que debió ocurrir con el Sudney, sin llegar a ninguna conclusión.

-"H.M.A.S. Sydney: Fact, fantasy, and fraud" - por Barbara Winter, 1984.  ISBN: 0908175728. Cuenta la acción y contradice las suposiciones de Montgomery.

-"H.M.A.S. Sydney - Loss and Controversy" - por Dr Tom Frame, 1993,   No agrega nada nuevo a lo que ya se sabe.   Tampoco llega a ninguna conclusión, excepto que critica a Montgomery por su parcialidad con el Sydney y Winter con el Kormoran.

-"Bitter Victory, The death of H.M.A.S. Sydney" - por Wesley Olson, 2000.   Cuenta la historia y repite las teorías más factibles.

-Artículo de John Moroso publicado por el corresponsal de la Associated Press of America el 3 de marzo de 1943, basado en entrevistas al capitán Detmer y otros tripulantes prisioneros en Australia.


Publicado: 9 octubre/2005 - Actualizado 12 setiembre/2013