Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Guerra de Invierno (2)

Las negociaciones entre la URSS y Finlandia se llevaron a cabo durante muchos meses.   La presión soviética comenzó cuando la URSS invadió Polonia y se radicalizó al asumir el control de Lituania, Letonia y Estonia.   Por razones obvias, las demandas soviéticas no fueron publicadas, pero en los medios de prensa y los círculos políticos se especulaba que comprendían los siguientes puntos:

- Un pacto de asistencia mutua, al cual Finlandia se oponía porque iba en contra de su política de absoluta neutralidad.

- La frontera soviética en el Istmo de Carelia (al este de Viborg) debía ser movida a considerable distancia, al noroeste de Leningrado.   En compensación Finlandia obtendría el doble del área desde la Carelia soviética, pero Finlandia sólo accedería a parte del istmo.

- Una base naval en la Isla de Hango, a la entrada del Golfo de Finlandia, demanda de plano rechazada por Finlandia.

- Intercambio de territorio cerca a Petsamo.   El puerto de Petsamo era el único puerto finlandés en el Mar Ártico y no estaba dispuesto a ceder territorios en sus alrededores, aunque aceptaba llegar a algún tipo de compromiso.

- La URSS demandaba desfortificar la isla Aaland, situada en la entrada del Golfo de Botnia (Pohjanlahti), pero en esas islas Suecia y Finlandia habían acordado hacer fortificaciones conjuntas.

En medio de las negociaciones, que más que ello eran presiones y exigencias del lado soviético, la URSS invadió Finlandia aunque negaron que fuerzas del Ejército Rojo hubieran cruzado la frontera.   El comunicado oficial anunciado por radio por el comisario de Asuntos Exteriores Vyacheslav Molotov informaba sobre el endurecimiento de las relaciones diplomáticas.   Declaró: "La política hostil del gobierno finlandés nos obliga a tomar medidas de salvaguarda de la seguridad externa del Estado.   El Ejercito Rojo y la Marina deben estar preparados para cualquier eventualidad".   Dijo también que "el Gobierno Soviético debe buscar una solución a la disputa en amistosa colaboración con el pueblo finlandés".   Esta declaración fue interpretada como que los soviéticos estaban decididos a eliminar al Gobierno Finlandés.   Molotov agregó: "Denunciamos a los delincuentes finlandeses y a los sucios políticos, que pagarán caro por sus acciones".   En otra declaración dijo: "Castigaremos a todos los que se opongan al indetenible progreso de la Unión Soviética ".

En Estados Unidos, el apoyo a Finlandia era masivo.   La disposición a mediar en el conflicto llegó a la Embajada de ese país a poco de comenzado el enfrentamiento armado.   En el resto de América los estados latinoamericanos manifestaron su apoyo a Finlandia y en Europa ocurrió lo mismo, a excepción de Alemania que mantuvo silencio para luego manifestar que era "el último intento de Rusia por alcanzar la paz".

La prensa italiana calificó a Stalin de agresivo y los franceses, heridos en su amor propio por los fracasados intentos de firmar un pacto con Moscú, discutían el "cobarde imperialismo" de Moscú.   Los países nórdicos tímidamente apoyaron a Finlandia temerosos de la ira de Stalin.  Para los suecos el peligro que se cernía sobre Finlandia era el mismo peligro que se cernía sobre Suecia.

Las fuerzas armadas finlandesas sumaban 300.000 hombres, pero como sucedía con todos los países pequeños, con un muy limitado poder industrial, las reservas de armamento no se correspondían con el número de hombres en reserva.   Pero sus fuerzas, de una población de 4 millones de habitantes, eran insuficientes para cubrir los 1600 kilómetros de frontera con la URSS.

Las fuerzas armadas de Finlandia consistían en tres divisiones de infantería, una brigada de caballería, una compañía de tanques y unos 200 cañones.   El servicio militar era obligatorio a la edad de 21 años pero eran elegibles todos los hombres desde los 17 años.   Todos los jóvenes que prestaban el servicio militar obligatorio lo hacían en la Guardia Cívica que contaba con una fuerza de 100.000 efectivos.   El entrenamiento era adecuado a las características del territorio finlandés haciendo énfasis en las tácticas y los deportes, especialmente los invernales.   Esta conjunción de los deportes con las tácticas militares era la verdadera fortaleza del ejército finés.   Las mujeres podían prestar servicio en el Lotta Svard, contraparte de la Guardia Cívica, compartiendo la defensa nacional, atendiendo a enfermos y heridos, cocinando y apoyando a sus hijos y hermanos en varias formas, en especial en los servicios de suministros y realizando labores tras las líneas, liberando así a los hombres de tareas que ellas desempeñaban con gran diligencia.

El 01 de diciembre Moscú rompe relaciones con Helsinki y ordena a su embajador abandonar el país.   En el primer sobrevuelo de la aviación roja no fueron lanzadas bombas contra la capital finesa.   En el segundo fueron lanzados miles de panfletos, pero en el tercero cayeron las bombas causando un estimado de 200 muertos y gran número de heridos.   Se desataron numerosos incendios por las bombas incendiarias y algunos aviones soviéticos fueron derribados por los antiaéreos.

Cuando Molotov anunció el rompimiento de las relaciones, declaró: "Ese es el resultado de la política hostil del gobierno finlandés que obliga a la URSS a tomar medidas en salvaguarda de su seguridad interna".

El comisario Molotov dijo: "He negociado pacientemente sobre algunas propuestas que ofrecen la garantía mínima para la seguridad del país, en particular de Leningrado.  Pero Finlandia ha adoptado una actitud irreconciliable, actuando en los intereses de imperialistas extranjeros y los belicistas".

"Han habido provocaciones abominables hechas por el Ejército finlandés en la frontera soviética, dando lugar a numerosas bajas, sobre todo cerca de Leningrado".

"Los esfuerzos de Rusia para evitar una repetición de las provocaciones quedaron sin respuesta, pero incluso provocaron una actitud hostil en los círculos oficiales de Finlandia".

"Esa posición no podía ser tolerada.  Si la actitud finlandesa hubiera sido amistosa, la Unión Soviética habría hecho concesiones territoriales".

"La oferta del gobierno de los Estados Unidos para mediar en nuestras negociaciones ha llegado demasiado tarde".

La respuesta del Gobierno finlandés a la Nota soviética fue recibida tres horas después de la ruptura de las relaciones.   En ella ofreció el retiro de la frontera rusa de todas las tropas, excepto las patrullas habituales de frontera y los funcionarios de aduanas y de aceptar un mediador neutral o una comisión de conciliación conforme a lo dispuesto en el Tratado de No Agresión que puso fin a la guerra ruso-finlandesa de 1934".

Estalla la Guerra

El 30 de noviembre las noticias que llegaban a todas las redacciones del mundo desde Helsinki eran alarmantes.   "La situación es candente.   A las 08:30 los aviones rusos sobrevuelan la ciudad; hay fuego antiaéreo.   Suenan las alarmas y la gente que se encamina a sus trabajos corre a los refugios".   Las estaciones de radio propalan música interrumpida por boletines llamando a la calma.   A esa hora llega la confirmación de que se ha iniciado la invasión soviética.   El Ministerio de Asuntos Exteriores anuncia: "La guerra a comenzado".

Con un número total de 140 mil efectivos y 1500 carros, los soviéticos cruzaron la frontera en Rajajoki, Joutselkä y Lipola, después de un ataque de artillería con 900 cañones que comenzó a las 6:50AM.   En el Istmo de Carelia se concentra el ataque soviético con 120 mil efectivos y a las 9:00 ocurre el bombardeo de Viipuri y le siguen 16 ciudades más, incluyendo Helsinki a las 9:20.


LIBRO

A Frozen Hell: The Russo-Finnish Winter War of 1939-1940 por William Trotter


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado:   25 abril/2011