Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Guerra de Invierno
La URSS ataca Finlandia (30-11-1939)

Antecedentes

Después de firmada la cláusula secreta, para el reparto de Polonia, y consumado éste,  la Unión Soviética se vio con las manos libres para poner en su mira a los países vecinos.

Letonia, Lituania y Estonia recuperaron su independencia luego de la Revolución Bolchevique en 1917.   Seguidamente el Gran Ducado de Finlandia se convirtió en República independiente, con el apoyo de la Liga de Naciones.    El Báltico se convertía así en un problema para los soviéticos y Finlandia no dejaba de ser apetecida además de que la joven república tenía también ambiciones sobre territorios que formaban parte de la Unión Soviética.

Los tres pequeños nuevos países, que gozaron de la protección germana se encontraban desamparados, al menos en lo que a las ambiciones de la URRS respecta.  Por el lado de Finlandia, Suecia, a pesar de los lazos ancestrales que unían a los dos países, tenía también sus problemas fronterizos con los fineses, pues en el caso de la isla Aland, la Liga de Naciones falló a favor de los fineses.

Molotov Demanda Concesiones

El 30 de Octubre de 1939, los ojos del mundo se posaron sobre el Kremlin.   Molotov daba un discurso donde explicó la repartición de Polonia y el costo reducido en vidas, apenas 374 muertos y cerca de 2000 heridos.   Antes de finalizar su discurso, y después de alabar la amistad germano-rusa, de atacar verbalmente a Estados Unidos, Inglaterra y Francia y asegurar que la Unión Soviética no tenía pretensiones sobre territorios finlandeses, lanzó lo que era una verdadera bomba.  Dijo que sólo le preocupaba la cercanía de la frontera finesa, la cual tenía al alcance de sus cañones a la ciudad de Leningrado.   Manifestó que sólo pedía una extensión de unas decenas de kilómetros en territorio finlandés para retirar la frontera y que a cambio la URSS estaba dispuesta a ceder un territorio el doble de grande.

La Verdadera Razón

La realidad era, que la Unión Soviética estaba preocupada por el acceso marítimo a Leningrado que comprende un pequeño estrecho dominado por Finlandia lo que incluye las apetencias por Carelia de parte de los fineses.   Tanto Finlandia como Estonia, Letonia y Lituania habían mejorado enormemente su nivel de vida, que estaba muy por encima de los niveles de la URSS.

La Península de Hanko

El momento para echar mano de los territorios finlandeses ha llegado, para la Unión Soviética.  Las acusaciones del Kremlin sobre amenazas finlandesas contra Leningrado están llegando a su límite.  En lo que parecía un ultimátum, Molotov le pide a Finlandia la cesión del puerto de Hanko para instalar una base naval y de unas islas frente a Leningrado, el derecho de entrada de los barcos soviéticos en la Bahía de Laponia y la eliminación de las líneas fortificadas a lo largo de la frontera.

La Posición Finlandesa

Finlandia no quiere ceder y obtiene el apoyo de los países de occidente, hasta que el 26 de Noviembre de 1939, la artillería rusa mata a siete soldados soviéticos en la frontera del Istmo de Carelia.  Molotov le pide al Primer Ministro Ryti que retire sus tropas 25 kilómetros de la frontera.   El gobierno de Helsinki replica que los cañonazos fueron hechos por el Ejército Rojo y no por ellos, pero que accedería a retirar las tropas si el Kremlin ordenaba hacer lo mismo con las suyas.  No hay acuerdo y estalla la guerra.


LIBRO

A Frozen Hell: The Russo-Finnish Winter War of 1939-1940 por William Trotter


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 3 junio/2008 - Actualizado:   27 agosto/2013