Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Fall Weiss (01-09-1939)

El plan alemán inicial de la Invasión de Polonia (Plan Fall Weiß o Fall Weiss) consistió en la utilización de aproximadamente las tres cuartas partes de ejército alemán y cerca del 85% de las unidades de primera línea de la Luftwaffe, dejando sólo reducidos contingentes encargados de proteger las fronteras occidentales de Alemania.

El Plan Fall Weiss fue desarrollado por los generales Günther Blumentritt y Erich von Manstein, quienes para entonces formaban parte del Estado Mayor del General Gerd von Rundstedt comandante del Grupo de Ejércitos Sur en Silesia.

General Gunther Blumentritt

General Günther Blumentritt

General von Manstein

General Erich von Manstein

Plan Fall Weiss

Las fuerzas alemanas del Heeres se dividieron en dos Grupos de Ejércitos, como figuran en el Mapa Nº 1.   El Grupo de Ejército Norte estaba al mando del Coronel General von Bock y el Grupo de Ejército Sur estaba bajo el mando del Coronel General von Runstedt.

El Grupo von Bock estaba compuesto por dos Ejércitos. Uno al mando del General von Kluge, que estaba formado por 20 divisiones, divididas en dos por el corredor de Danzig, con un cuerpo en Pomerania y un cuerpo en Prusia Occidental, pero bajo un solo mando.   El otro ejército estaba en Prusia Oriental, al mando del General von Kuechler que contaba con ocho divisiones de infantería, una división de caballería y una división Panzer.

El Grupo de Ejércitos de Von Runstedt estaba constituido por 35 divisiones de infantería, cuatro divisiones Panzer, dos o tres divisiones de montaña y la famosa Legión Cóndor, con veteranos de la Guerra Civil Española.  Este Grupo de Ejércitos estaba solapado alrededor de la esquina suroeste de Polonia, su posición de agrupamiento se encontraba en parte en la Silesia prusiana y en parte en Eslovaquia.

Click para ampliar Click para ampliar

Click en los mapas para ampliarlos

Plan Zachód

El plan polaco de defensa (Plan Zachód), diseñado por los generales Waclaw Stachiewicz, Tadeusz Kutrzeba, Leon Berbecki, Juliusz Rómmel, Tadeusz Kasprzycki y Wladyslaw Bortnowski, databa de comienzos de los 30 y estaba diseñado bajo la premisa de que el ataque alemán vendría de Pomerania y Prusia.  Sin embargo, este plan fue cambiado a fines de la década, considerando que era más factible un ataque desde Silesia, habida cuenta del cambio de fronteras con la disolución de Checoslovaquia.

El segundo plan se basó en el uso de destacamentos avanzados dilatorios 1 y 2 en Prusia Oriental, 3 al norte de Pomerania, 4 en Posen, 5, 6 y 7 en Silesia. Esas unidades en gran parte estaban conformados por unidades de caballería más algunas de infantería de reserva procedentes de localidades fronterizas. Detrás el agrupamiento de tres Grupos de Ejércitos llamado A, B y C, según se ve en el Mapa No. 1. El Grupo de Ejércitos A se estacionó en el sureste del Vístula próximo a Thorn, el Grupo de Ejércitos B al sureste de Lodz y del Grupo de Ejércitos C en el río Nida al noreste de Cracovia.

El objetivo de estos Grupos de Ejército, más los destacamentos avanzados, era actuar como tropas de apoyo para cubrir la principal posición defensiva polaca en las líneas de los ríos Narew, Bug, Vístula y San, a las que tenían que replegarse, retrasando el avance alemán y haciendo contraataques cuando se presentara la oportunidad.   Mientras tanto, las divisiones de reserva polacas debían agruparse detrás de estas líneas, especialmente las procedentes del este de Polonia cuya movilización, debido a la falta de buenas comunicaciones, les tomó más tiempo que el previsto, que las que procedían de los distritos más densamente poblados del oeste.

Teóricamente los Grupos de Ejércitos A, B y C que incluían la mayor parte de las 30 divisiones polacas de primera línea y con los destacamentos avanzados sumaban también 14 brigadas de caballería y algunas unidades de tropas blindadas.   Se suponía que también se utilizarían treinta divisiones de reserva, de las cuales aproximadamente la mitad estaban más o menos completamente equipadas.

Movilización de las fuerzas

La movilización alemana y el agrupamiento de tropas en las áreas de concentración indicadas en el Mapa Nº 1 procedió sin interrupción durante el período del 20 de agosto al 01 de setiembre.   Mientras tanto, la movilización general polaca se retrasó desde el primer día a día, no sólo por la renuencia del Gobierno de Polonia para dar el paso final y por lo tanto hacer que la guerra fuera casi inevitable, sino también por la imprevisión de los aliados occidentales de Polonia que no se percataron del concentramiento de tropas alemanas en la frontera y lo más grave, que pensaron que en todo caso Alemania se contentaría con recuperar Danzig, el Corredor polaco y la parte polaca de Silesia.

En el último minuto, la segunda fase de la movilización polaca fue detenida durante 36 horas debido, según un informe, por la presión Aliada.   Las consecuencias de ese retraso en la movilización fueron desastrosas para los polacos, que se vieron en gran parte impedidos de utilizar adecuadamente sus divisiones de reserva, de las cuales sólo fragmentos llegaron a estar disponibles, mientras que muchas unidades de primera línea se vieron obligadas a operar con cuadros reducidos.

La razón de eso fue que mientras ocurría la ofensiva alemana, la movilización polaca recién estaba en marcha y el rápido avance de las unidades mecanizadas alemanas y, por sobre todo, los ataques aéreos muy bien calculados sobre las comunicaciones polacas, interrumpieron el progreso de la movilización y concentración de manera determinante.   Los polacos nunca fueron capaces de mostrar su máxima capacidad militar, en particular gracias al número y tuvieron que enfrentar al total poderío alemán con fuerzas dispersas y con escaso apoyo.

También el plan asumía la neutralidad de la URSS, porque era impensable que Moscú hiciera una alianza militar con Berlín.  No descartaron un ataque de Lituania, que estaba ansiosa por recuperar la disputada ciudad de Wilno.  Siendo así los polacos pensaron que podrían contener a Alemania varios meses, hasta que los aliados, honrando la Alianza Franco-Polaca y el Pacto Polaco-Británico de Defensa, pudieran montar una contraofensiva en el oeste, que obligaría a los alemanes a sacar fuerzas de Polonia.  En ese momento los polacos pensaron que estarían en condiciones de lanzar una contraofensiva.

El plan polaco y el plan alemán, fueron bien calculados para lograr sus objetivos.   El objetivo alemán fue la destrucción del ejército polaco en el menor tiempo posible, haciendo un esfuerzo máximo, con la convicción de que podría llevarse a cabo, antes que en occidente los aliados pudieran intentar una represalia.   El objetivo polaco fue mantener su Ejército con vida, conteniendo al poderoso ejército alemán en Polonia hasta la llegada del mal tiempo y que finalmente sus aliados llegaran en su ayuda.

Ofensiva alemana

El 01 de septiembre los ejércitos alemanes cruzaron la frontera polaca, y procedieron a operar como se muestra en el Mapa Nº 2.   En el norte, el ejército del General von Kluge irrumpió desde Pomerania y Prusia Oriental, en un ataque convergente contra Bromberg para cortar el Corredor Polaco.   Desde el sur de Prusia Oriental el ejército del General von Kuechler golpeó directamente hacia Varsovia.   En el sudoeste el Grupo de Ejércitos del general von Runstedt realizó dos ataques convergentes, uno dirigido a Czestochowa y uno desde Eslovaquia en dirección a Cracovia.   Mientras que la Legión Cóndor fue la punta de lanza de un ataque directo frontal contra las fuerzas polacas ante Kattowitz (como se muestra en detalle en el Mapa Nº 3).   Esto fue un ataque experimental para determinar si esas fortificaciones podían romperse mediante una acción combinada de la Luftwaffe y las fuerzas Panzer, táctica ya probada en España.   En cualquier otro sentido, tal acción no era necesaria ya que los dos principales ataques en torno a los flancos de Polonia habrían alcanzado los objetivos puramente militares de la operación sin que ese ataque se realizara.

Click para ampliar Click para ampliar

Click en los mapas para ampliarlos

Volviendo al Mapa Nº 2, se ve que los ataques sobre el Corredor y en la Alta Silesia estaban destinados a convertirse en un gran ataque convergente dirigido sobre Varsovia lo que, se esperaba, pudiera cortar la retirada de una gran parte de los ejércitos polacos.

Era, por supuesto, necesario desarrollar esos movimientos con gran rapidez.   El ataque de von Kuechler sobre Varsovia desde el norte se realizó entre Plonsk y Pultusk.   Por otro lado el ataque de von Kluge fue un éxito total, llegando a la línea del Vístula entre Graudenz y Bromberg y luego girando hacia Varsovia.   En el suroeste la ofensiva de von Runstedt fue igualmente exitosa en la consecución de sus objetivos.   Siguió avanzando con sus divisiones Panzer, manteniendo la mayor parte de sus reservas frescas a su izquierda para desarrollar su línea de avance hacia Varsovia.   A su derecha las divisiones de montaña cruzaron un terreno muy difícil y avanzaron hacia Tarnów.

Defensa polaca

Los polacos, por su parte no tenían ninguna intención de permitir los rápidos movimientos de su enemigo que pudieran cortar cualquiera de las grandes concentraciones polacas.   Nunca hubo una objeción en los planes polacos a la desesperada resistencia en la frontera.   La situación que esperaban alcanzar (figura en el Mapa Nº 2) fue un Grupo de Ejércitos que ocuparan el puesto clave en torno a Varsovia y las confluencias de los ríos Narew, Bug y Vístula, con el Grupo de Ejércitos B en el curso medio del Vístula y el Grupo de Ejércitos C en el San.   Mientras tanto, la línea debía prolongarse hacia el noreste por traer divisiones de reserva hasta la línea del río Narew (Grupo de Ejércitos D en el Mapa Nº 2).

Sin embargo, el fracaso del General Bortnowski, comandante del Grupo de Ejércitos A, para llevar a cabo su retirada tan rápidamente como se había planeado, desbarató el esquema, incluso más de lo que ya se habían desbaratado por la rapidez del desplazamiento alemán.   Bortnowski quedó embolsado sin que el grueso de su ejército llegara a cubrir el oeste de Varsovia.  Lo que pasó se muestra en el Mapa Nº 4.

El Grupo de Ejércitos B se vio obligado a cambiar la dirección de su retirada más al noreste de Varsovia cubriendo el área de operaciones del Grupo de Ejércitos A.   El Grupo de Ejércitos C también tuvo que girar a su izquierda para mantenerse en contacto con el Grupo de Ejércitos B y terminó en el Vístula central con once divisiones.   Eso dejó a sólo dos divisiones a su disposición para mantener la línea del río San.

Plena retirada polaca

Mientras tanto el Grupo de Ejércitos A, después de cruzar el Vístula, se retiraba al sur de dicho río hacia Varsovia, en momentos en que von Kluge presionada apresuradamente para cortarle el camino y las divisiones Panzer de von Runstedt a toda velocidad desde el sur procedía a interceptar al resto de las fuerzas polacas.   Algunas de esas tropas Panzer llegaron a los suburbios de Varsovia encontrándose en peligro de ser divididas por la vanguardia de Bortnowski y los elementos del Grupo de Ejércitos B, que seguían al oeste del Vístula.   Mientras tanto Von Kuechler había desarrollado un avance hacia su izquierda, forzando el cruce del débilmente defendido Narew y fue avanzando hacia el Bug.   En el sur, el río San, igualmente mal defendido, fue cruzado por una fuerte columna mecanizada, que estaba presionando rápidamente hacia Lwów con la esperanza de cortar la línea principal de suministro de los polacos abierta al exterior, es decir, el ferrocarril a Rumania.   Debe quedar claro que mientras todo eso ocurría los alemanes tenían el completo dominio del aire con cerca del 85% de la capacidad de la poderosa Luftwaffe.

Blitzkrieg

La Luftwaffe comenzó una serie de bombardeos que se concentraron en los tres grandes sistemas de los ferrocarriles norte-sur de Polonia, como se muestra en el Mapa No. 5.   Empezaron en el Oriente (Ferrocarril Nº 1) para interrumpir el transporte de las reservas y machacaron las líneas de los Ferrocarriles 2 y 3.   Mediante ese plan dieron a los pilotos de bombardeo objetivos fáciles de identificar y cubrieron con bombas cada importante nudo ferroviario en el país.   Los lugares bombardeados eran ocupados rápidamente por veloces unidades Panzer.   Fue eso, lo que acabó con la movilización polaca.   Cada uno de los ejércitos alemanes tenían adscritas unidades de la Luftwaffe que cooperaban directamente con ellos, y no sólo fueron capaces de dar apoyo inmediato a las unidades de tierra, sino que los comandantes alemanes contaban con información completa sobre los movimientos del enemigo, mientras que los polacos tenían poca o ninguna información de los movimientos alemanes.

Era imposible que los polacos concentraran fuerzas de recambio para cualquier propósito, sin que los comandantes alemanes se enteraran de inmediato de los movimientos y tomaran las acciones correspondientes.   Otra de las medidas iniciales de la Luftwaffe fue el ataque a todos los aeródromos polacos conocidos y muchos aviones polacos, que no tuvieron tiempo para moverse a sus bases secretas de guerra, fueron destruidos en tierra.   Superados en número, los que despegaron fueron irremediablemente derribados en el aire.

El final

A pesar de todas esas dificultades y desastres, el ejército polaco logró ocupar parte de sus líneas defensivas en los ríos y lograron percatarse del movimiento principal del avance alemán.   Sin embargo, dependían enteramente del apoyo, tanto en la forma de suministros y refuerzos, en las áreas al este de Polonia adonde los ejércitos alemanes aún no habían penetrado.   Fue la ofensiva en esa zona por los rusos, sin ninguna advertencia, que dio el golpe de gracia a la resistencia polaca (ver Mapa Nº 6).   A partir de entonces se desvanecieron todas las esperanzas de los polacos.

Click para ampliar Click para ampliar

Click en los mapas para ampliarlos

Ante el éxito fulgurante del ataque alemán con la táctica para entonces conocida como Blitzkrieg o guerra relámpago, con veloces avances de las fuerzas Panzer apoyadas por la Luftwaffe, les quedaba a los polacos sólo la guarnición de Varsovia para resistir hasta el final.

Distribución de fuerzas

Alemania contaba con 60 divisiones, 4 brigadas, 9,000 cañones, 2,750 tanques, 2,315 aviones, más 3 divisiones eslovacas.   La Unión Soviética participó desde el 17 de setiembre, con 33 divisiones, 11 brigadas, 4959 cañones, 4736 tanques y 3300 aviones.   El número de hombres sumaba 1.500.000 alemanes, 466.516 soviéticos y 51.300 eslovacos.   En total más de 2.000.000 de efectivos.

Las fuerzas polacas estaban constituidas por 39 divisiones, 16 brigadas, 4300 cañones, 880 tanques, 400 aviones, para un total de 956.000 efectivos.

Las bajas alemanas fueron 16.343 muertos, 3500 desaparecidos, 30.300 heridos.   Las bajas polacas fueron enormes, contando 66.000 muertos, 133.700 heridos y 694.000 prisioneros.   Por su lado los soviéticos tuvieron 1475 muertos y desaparecidos, más 2383 heridos.

La Operación Fall Weiß, fue sin duda una operación brillantemente planificada y ejecutada.   Marcó el fin de la guerra estática practicada hasta la Primera Guerra Mundial poniendo en práctica la Blitzkrieg, que con veloces ataques con unidades mecanizadas, apoyadas por la aviación, proseguían el avance sin detenerse, dejando las zonas conquistadas en manos de la infantería para su consolidación.   Hasta fines de los años 30, el Ejército Polaco fue sin duda uno de los más importantes del mundo, al menos por el número, no tan grande como el alemán, pero era totalmente obsoleto e incapaz de reaccionar y desplazarse con la velocidad necesaria.


Bibliografía

The German campaign in Poland (1939) por Robert M Kennedy
Ver detalles en Amazon

Revista Life, 9 de octubre de 1939.  Volumen 7, número 15, pag. 39.
"How the Germans overran the poles en four weeks" por George Fielding Elliot

George Fielding Elliot, nacido en EE.UU., fue segundo teniente en el ejército australiano durante la Primera Guerra Mundial, participando en la Campaña de Gallipoli, el Somme, Passchendaele, Arras, y Amiens.   Luego fue miembro de la Real Policía Montada del Canadá y finalmente como Mayor perteneció a la reserva de la Inteligencia Militar de Estados Unidos.   Es el autor de 15 libros y escribió sobre temas políticos y militares para varias publicaciones, entre ellas la Revista Life, y fue analista de radio y televisión en la CBS durante la Segunda Guerra Mundial.   También fue editor militar de la Enciclopedia Collier.   Fue amigo confidente del Secretario de Estado George Marshall y sus escritos fueron considerados como representativos del punto de vista del Departamento de Estado de EE.UU.   Elliot murió en Connecticut el 21 de abril de 1971

Publicado: 08 junio/2010 - Actualizado 25 agosto/2013