Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

El Problema Escandinavo

La importancia estratégica de escandinavia se hizo patente al final del siglo 19, siendo el factor más relevante, la apertura de enormes yacimientos de hierro en el norte de Suecia.  Otro factor, fue la unificación de Alemania, que mostraba síntomas de convertirse en una potencia con ambiciones geopolíticas continentales.  Otro aspecto importante fueron las minas de hierro suecas, que eran una fuente de mineral de alta calidad, muy importante para la industria pesada alemana en plena expansión.   Por otro lado, Suecia y Noruega eran potenciales focos de discordia entre Gran Bretaña y Alemania, por cuanto que esos países escandinavos, geográficamente, eran la puerta de entrada al norte de Rusia y al Mar Báltico.

Planes Alemanes

Los planes navales de Alemania, desde el siglo 19, consideraban la apertura de bases en puertos daneses y noruegos, para evitar verse bloqueados por la flota de guerra británica.  Por supuesto que políticamente eran importantes las rutas terrestres usadas para transportar otros recursos materiales desde Noruega, Suecia y Finlandia, además de las vías que desde los puertos en el norte de Noruega eran cubiertas con una buena red ferroviaria.

Planes británicos

Las ambiciones británicas tenían exactamente las mismas razones y en consecuencia, en 1939, el Almirantazgo Británico planificó el minado de las aguas noruegas, que se deberían llevar a cabo con o sin la autorización del gobierno noruego.  De esa forma, se pretendía bloquear el tráfico marítimo alemán, militar y de transporte, obligándoles a navegar en aguas internacionales, ruta que los ponía al alcance de la flota británica.  Simultáneamente, los medios diplomáticos intentaban forzar al gobierno de Suecia a no vender, o al menos restringir, la venta de hierro a Alemania y del mismo modo, presionaban al gobierno de Noruega para que restringiera el tráfico alemán por las vías terrestres.

Nadie estaba preparado

Después de la invasión de Polonia y antes que el conflicto desembocara en una guerra mundial, Alemania no estaba lista para pelear una batalla decisiva con los Aliados y a su vez, estos no estaban muy dispuestos a comenzar otra guerra como la de 1914.  Para Gran Bretaña, el paso inmediato era el bloqueo para detener el tráfico marítimo alemán, lo que era menos costoso que un enfrentamiento directo con la poderosa maquinaria de guerra alemana.  El bombardeo selectivo fue considerado por Gran Bretaña como una buena opción, pero Francia se opuso, por ser ella el blanco primario de una posible retaliación germana.

Operación Catherine

Al asumir funciones en el gabinete, Winston Churchill mostró inmediatamente su interés en la importancia estratégica de Escandinavia.  En abril de 1939, sin mucho recato, Churchill le manifestó al gobierno sueco que si Gran Bretaña entraba en guerra con Alemania, se vería forzado a considerar a Suecia como un enemigo y tomaría medidas para detener la exportación de hierro hacia Alemania.

Cinco meses después, Alemania invadía Polonia y dos días más tarde los Aliados, Inglaterra y Francia, le declaraban la guerra al Tercer Reich.  No pasó mucho tiempo, a mediados de setiembre, para que Churchill presentara los planes de la Operación Catherine a su Gabinete de Guerra.  Esa operación tenía como objetivo meter una gran flota de buques mayores en el Mar Báltico, a más tardar en el invierno de 1940.  La invasión del Mar Báltico se haría introduciendo acorazados de 26 mil tn de la Clase Royal Sovereign, navegando por los bajos entre la Isla Fyn y Suecia.  Para disminuir el calado de los barcos, Churchill sugirió aumentar la flotabilidad adicionando compartimientos estancos a ambos lados de los cascos, lo que aumentaría la manga de los buques de 31 metros a 43 metros de ancho, pero les permitiría navegar por esas aguas bajas.  La operación fue cancelada.

Directiva Nº 6 de Hitler

En octubre de 1939, Hitler firma la Directiva Nº 6, que ordenaba la preparación del plan para la invasión de Francia pasando por los Países Bajos.  Inmediatamente el Gran Almirante Raeder discutió con Hitler la conveniencia de tener bases en Noruega y también el peligro que significaba, que Gran Bretaña por su parte, las estableciera en ese país.  Sin embargo, Raeder se resistía a una operación de gran envergadura pues consideraba que la Kriegsmarine no estaba preparada para ello.

Presión diplomática alemana

El 16 de octubre de 1939, Hitler conversa con Sven Hedin —reconocido geógrafo, explorador y escritor sueco— manifestándole su decepción por la posición de los países escandinavos que, según el Fuehrer, en especial en la Liga de Naciones, siempre contrariaban los intereses alemanes, además de la posición antifascista del periodismo y las dificultades que Alemania tenía para llegar a los acuerdos comerciales a que aspiraba con esos países.

Operación Wilfred

A fines de 1939, Churchill propone poner en ejecución el plan de minado de las aguas noruegas.  Su proposición es rechazada, porque Chamberlain y Halifax temen la reacción de EE.UU. y otros países de los cuales Gran Bretaña afirma ser protectora.   Sin embargo, la preparación de los planes para la operación prosigue en el Almirantazgo, con el nombre de Operación Wilfred.

La Guerra de Invierno

En noviembre de 1939, la URSS ataca a Finlandia y la situación europea cambia sustancialmente.   Los Aliados creen que es el momento para forzar a los escandinavos a plegarse a su causa, considerando que ellos necesitarían de su protección, teniendo en cuenta además que Alemania es aliada de la URSS en esos momentos.  En diciembre, Gran Bretaña firma un acuerdo con Suecia, permitiéndole exportar a Alemania sólo 10 millones de toneladas de hierro anualmente.   Hitler se reúne con el líder nacionalsocialista noruego Vidkun Quisling, para considerar la ayuda que pudiera prestar desde su país, en caso de una ocupación alemana de Noruega.

Preparación de la Operación Weserübung

El 14 de diciembre de 1939, por orden de Hitler, el General Jodl, jefe del OKW, inicia la preparación de los planes para la Operación Weserübung.   En esos momentos, la Liga de Naciones expulsa a la URSS por el ataque a Finlandia e insta a los miembros a prestar ayuda a los fineses.  Aprovechando la ocasión, los británicos hacen planes para enviar una fuerza expedicionaria de ayuda a Finlandia, que desembarcaría en el puerto Noruego de Narvik y se dirigiría a Finlandia, pero pasando por los yacimientos de hierro suecos con el propósito de destruirlos para detener las exportaciones de hierro a Alemania.  Simultáneamente, los británicos planifican operaciones de desembarco en el sur de Noruega para contrarrestar cualquier movimiento alemán en Escandinavia.

Los planes de Francia

El 19 de diciembre, la propuesta francesa para desembarcar una fuerza en el norte de Noruega le daría una serie de beneficios al país galo.  Primero, con el fin de ayudar a Finlandia, aunque estratégicamente resulta irrelevante para los Aliados, pero es importante para su prestigio internacional y para que sigan apareciendo como protectores de los países pequeños y adicionalmente para impactar a la opinión pública.   Segundo, para hacer que Alemania quite su atención de Francia y la dirija a Escandinavia.  Tercero, y el más importante, para proteger los yacimientos metalúrgicos de Suecia, en beneficio de los Aliados.  El plan daba por descontado la cooperación de Noruega y Suecia.

Resistencia de Chamberlain

Aunque Chamberlain y Halifax no estaban de acuerdo con el plan de minar las aguas noruegas, se sentían más dispuestos a apoyar el plan de la fuerza expedicionaria.   En consecuencia el plan de Churchill fue relegado, al menos momentáneamente.

Churchill insiste

El 12 de enero de 1940, nuevamente el gabinete británico rechaza la Operación Wilfred, con el argumento de que arriesgaría la cooperación de Suecia y Noruega, en caso de envío de la fuerza expedicionaria a Narvik.  A los pocos días, Churchill utiliza la radio para fustigar a los países beligerantes y neutrales.  La dura crítica a los países neutrales causa la reacción negativa de varias naciones y Chamberlain amonesta a Churchill, por tomarse atribuciones que en esos momentos no le competían.

Nueva propuesta francesa

A fines de enero de 1940, Francia propone el desembarco en Petsamo, al norte de Finlandia, lo que evitaría una reacción negativa de Suecia y Noruega.  Gran Bretaña se opone, porque el plan descarta el objetivo principal, que también para sus propios intereses, son los yacimientos de minerales en Suecia, que en esos momentos eran el principal proveedor de hierro para Alemania.

Acelerar la Operación Weserübung

El 27 de enero de 1940, Hitler ordena acelerar los planes para la ocupación de Noruega y Dinamarca, dividiendo la operación en dos partes, Weserübung Nord y Weserübung Sud .

Churchill sigue forzando la situación

El 2 de febrero Churchill declara a un periodista sueco que no le desagradaría que la guerra se extendiera a los países nórdicos, con evidente alusión a los intereses británicos.

Los Aliados se deciden

El 5 de febrero de 1940, los Aliados deciden en París, enviar la fuerza expedicionaria a Finlandia, desembarcando en Narvik, para tomar seguidamente el control de los yacimientos suecos.  Se emplearían cuatro divisiones y se requería la cooperación inicial de Suecia y Noruega.  Lo cierto es, que en esos momentos no había señales de tal cooperación.   Los militares consideran que sería necesario enviar fuerzas a Trondheim y Namsos también.  Se establece que la fuerza de ataque deberá estar lista para el 20 de marzo de ese año.

El episodio del Altmark

El 16 de febrero de 1940, Churchill ordena, que el destructor HMS Cossack aborde al carguero alemán Altmark en aguas noruegas, liberando a 300 prisioneros capturados por el Graf Spee en el Atlántico.  Un destructor noruego que patrulla la zona, no interfiere en la operación.  Alemania declara, que Gran Bretaña no respeta la neutralidad noruega, utilizando sus aguas para agresiones militares.

Churchill insiste con la Operación Wilfred

El 18 de febrero de 1940, Churchill nuevamente pide el minado de las aguas noruegas.   Esta vez se le permite que el Almirantazgo haga los planes necesarios para llevar a cabo la operación.

Afinando la Operación Weserübung

El 21 de febrero, el General Falkenhorst es nombrado Jefe de Estado Mayor en la preparación del Plan Weserübung.  De acuerdo  a los informes de inteligencia, en esos momentos, el objetivo es dar el golpe en Noruega, antes que lo hagan los británicos, para asegurar los suministros de hierro y establecer bases navales y aéreas en Escandinavia.  Noruega sería invadida, pero se buscaría la cooperación de Suecia para usar sus campos aéreos.

Finlandia pide ayuda

El 23 de febrero Finlandia solicita autorización a Noruega y Suecia para el tránsito de tropas extranjeras, petición que es denegada el día 27.

Alemania descubre los preparativos Aliados

En esos días y las semanas que siguen, la inteligencia alemana insiste en la inminencia de una ataque Aliado en Escandinavia, esta vez con evidencias sobre la constitución de una fuerza de ataque en bases navales escocesas.

Orden definitiva Weserübung

El primero de marzo, Hitler emite la Directiva final para la Operación Weserübung, ordena la ocupación de Dinamarca (Weserübung Sud) y Noruega (Weserübung Nord), las que deben llevarse a cabo de la manera más rápida e incruenta, con el menor número factible de tropas, para que sea lo más pacífica posible.

Nueva negativa de ayuda a Finlandia

En esos días, Finlandia solicita una vez más la ayuda de los Aliados pidiendo 50 mil hombres y 100 bombarderos.  Chamberlain rechaza la solicitud, pero Daladier promete considerarlo.

Suecia y Noruega rechazan incursión Aliada

El 2 de marzo Francia e Inglaterra solicitan autorización a Noruega y Suecia para el tránsito de la fuerza expedicionaria.  Sorprendidos por el atrevimiento de los Aliados, ambos países rechazan tajantemente la solicitud.

Finlandia busca la paz con la URSS

El 5 de marzo, al ver que no recibe ayuda de los Aliados, el gobierno de Finlandia se ve forzado a iniciar conversaciones de paz con la URSS.

La Operación Weserübung lista.

El 10 de marzo la Operación Weserübung está lista para iniciarse en 10 días más, pero a Jodl le preocupa que la finalización de la guerra ruso-finlandesa interfiera en los planes germanos.

Luz verde a la fuerza expedicionaria Aliada

El 12 de marzo, los británicos deciden enviar inmediatamente la fuerza expedicionaria, antes de que Finlandia y la URSS hagan la paz y desaparezca la justificación para alcanzar el objetivo principal que es Suecia y Noruega.  Los comandantes son instruidos para no ejercer un exceso de fuerza, pero con la esperanza que una vez desembarcadas las tropas en Narvik, puedan convencer a los suecos y noruegos a cooperar y permitirles el tránsito de las tropas.  Para los británicos era de capital importancia mover las tropas los más rápidamente posible para ocupar las minas de hierro suecas, antes que hubiera una reacción de Alemania o de Suecia.

Orden y contraorden

El 13 de marzo, se inicia el embarque de las tropas que constituyen la fuerza expedicionaria británica que desembarcaría en Narvik,  pero ese día, la guerra ruso-finlandesa llega oficialmente a su fin y el Gabinete de Guerra británico ordena a la fuerza británica a regresar y desbandar a las tropas, hasta nuevo aviso.  El pretexto de la ayuda a Finlandia había desaparecido junto con la firma del alto al fuego entre Finlandeses y soviéticos.

Operación Royal Marine

El 18 de marzo, Churchill propone la captura, mediante un ataque con portaaviones, del puerto sueco de Luleä, por donde se embarca el hierro a Alemania y además acciones de sabotaje y minado fluvial de los principales ríos de Alemania, en especial el Rin.  Dos días después, en Francia cae el gobierno de Daladier y asume funciones Paul Reynaud, quien reaviva la posibilidad de un ataque a Narvik para distraer la atención de Alemania sobre Francia.

En esos momentos, Chamberlain y Halifax consideran que es necesario tomar la iniciativa en la guerra y nuevamente se discute el minado de las aguas noruegas.  Churchill va más allá y propone el minado de las aguas alemanas en el Báltico con el nombre de Operación Royal Marine.   El Primer Ministro Chamberlain sugiere que ambas operaciones sean llevadas a cabo simultáneamente, para demostrar que los Aliados están combatiendo a Alemania con firme decisión.

Operación R4

El 28 de marzo en el Consejo de Guerra, los Aliados deciden fijar la fecha de la Operación Royal Marine para el día 4 de abril y la Operación Wilfred para el día siguiente.   El día 29, los británicos deciden que la Operación Wilfred se realice conjuntamente con la Operación R4, la ocupación de los puertos noruegos de Stavanger, Bergen, Trondheim y Narvik.  Una vez más, los franceses manifiestan que no apoyarán una operación contra territorio alemán para evitar la retaliación alemana contra ellos.

Hitler fija la fecha de la invasión

El 2 de abril, Hitler decide que la fecha para iniciar la Operación Weserübung sea el 9 de abril, al igual que los Aliados, sin previa declaración de guerra.

Churchill trata de convencer a los franceses

El Gabinete de Guerra británico decide llevar a cabo las operaciones Wilfred y Royal Marine, aún sin la cooperación de Francia y envían a Churchill a París para tratar de convencerlos.  En esos momentos, el primer barco alemán, el Hansestadt Dantzig, con tropas camufladas y equipos de comunicaciones, para establecer un puesto de avanzada, zarpa con dirección a puertos noruegos.

Fecha Aliada definitiva

El 5 de abril, Churchill le dice a Chamberlain que los franceses aceptan retardar la Operación Royal Marine y los británicos deciden que la operación Wilfred se inicie el día 8 de abril.

Se inicia la Operación Weserübung Nord

El día 7 de abril, de incógnito parte hacia Oslo el General Kurt Himer quien instala su cuartel general a abordo del carguero Hansestadt Dantzig, ya anclado en la bahía, las tropas y equipo camuflado están listos para capturar Oslo.

Los británicos empiezan a minar las aguas

El día 8 de abril, los británicos inician la Operación Wilfred; destructores británicos siembran minas en aguas al sur de Narvik y en Escocia las fuerzas expedicionarias se embarcan en los transportes.

Se ejecuta la Operación Weserübung

El día 9 de abril, las tropas alemanas cruzan la frontera de Dinamarca iniciando la Operación Weserübung Sud y como parte de la Operación Weserübung Nord desembarcan tropas en los más importantes puertos noruegos.  Los británicos se ven forzados a desembarcar apresuradamente a las fuerzas expedicionarias y cambiar la orden de batalla de la flota, para poder atacar a las unidades de invasión alemanas.  La Operación Wilfred fracasa y la ocupación de Noruega por los alemanes es cuestión de días.


Publicado: 31 enero/2002