Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Cóndor (11-5-1942)

11 de mayo de 1942

A pesar del fracaso de la Operación Salam, el capitán László Almásy decide volver a intentarlo, pero esta vez fijando una nueva ruta.   Para resolver una de las causas del fracaso anterior, los no acostumbrados a los rigores del desierto no forman parte de la expedición que comienza el día 11 de mayo.   También lo acompañan los alemanes John Eppler y Hans Sandsteade.

Laszlo Almásy

László Almásy, capitán de la Fuerza Aérea Húngara, solicitado por la Abwehr fue asignado a la Luftwaffe por su experiencia como explorador de África y conocimientos sobre Egipto.

Al sexto día de marcha, la columna alcanzó un campo pedregoso de basalto sobre el que el explorador alemán Friedrich Horneman había escrito ya en 1798, que se trataba de uno de los panoramas más desolados del mundo.   Sin poder avanzar a más de 10 kilómetros por hora, los vehículos emprendieron la lucha contra los elementos.   Poco más tarde los expedicionarios se encontraron frente al Gilf Kebir.   Almásy había sido el primer europeo que lo escaló, en 1932.   Ahora debe buscar el paso que utilizó en 1937.   Almásy termina por encontrarlo, y da también con un depósito de agua almacenada en esa oportunidad.  El agua está en buenas condiciones y puede ser utilizada todavía.

Click en el mapa para ampliar
Click para ampliar

Operación Cóndor

En la noche del 22 de mayo, la columna descubre a sus pies las luces del oasis de Charga, que de seguro está ocupado por las tropas británicas.   En total oscuridad, permanecen ocultos toda la noche, antes de acercarse.   A la mañana siguiente un vehículo con seis hombres se dirige al oasis y comprueban que efectivamente se encuentra ocupado por el enemigo.  Sin otra cosa qué hacer, deciden atacar a unos soldados que se encuentran descansando bajo unas palmeras.

Continúan su marcha y un guardia egipcio hace detener los autos.   En perfecto árabe, Eppler le dice que es la vanguardia del Estado Mayor de la División.   El guardia saluda y deja pasar los autos.   A primeras horas de la tarde los dos autos han cruzado el paso de Japsa y por primera vez, ven el verdor del valle del Nilo.   Más adelante, a 10 km de distancia llegan al pueblo de Assiut donde comienza la Operación Cóndor de los dos agentes Eppler y Sandsteade.   Ambos sacan del auto sus ropas civiles, que llevan todas etiquetas de El Cairo, así como permiso de conducir egipcio, cuentas de hotel y un calendario del Automóvil Club Egipcio de El Cairo.   En el maletín de Eppler hay además 20.000 libras en billetes de banco, unos 400.000 marcos.   El aparato transmisor va en una maleta.

Fahmi

Hekmet Fahmi

Regreso de la caravana

Más de 2000 kilómetros tienen que recorrer los hombres de von Almásy en su regreso para evitar los puestos británicos de vigilancia, y terminan por encontrar un depósito inglés de abastecimiento del Long Range Desert Group británico.   Almásy tomó lo necesario en víveres y combustible y destruyó el resto, incluyendo 15 vehículos que allí se encontraban.   A principios de junio Almásy llegó al Cuartel General de Rommel en Bir Hacheim.

El error de Rommel

Almásy fue ascendido a comandante, pero la alegría le duró poco.   Rommel le comunicó que días antes había tenido que salir huyendo con sus tropas desde la línea de Gazala y había perdido el vehículo de radio y los dos operadores, Aberle y Weber, quienes tenían en su poder toda la documentación de la Operación Cóndor, incluyendo un ejemplar de la novela Rebeca de Daphne du Maurier, en su edición inglesa, de la que Sandsteade había extraído las frases claves para sus partes.   El Abwehr se había hecho en Londres con tres ejemplares del libro para uso de la Operación "Cóndor."   Rommel acababa de poner en peligro el feliz desarrollo de la operación Cóndor al permitir que fueran al frente los dos radiotelegrafistas llevando consigo tan importante documentación.

Buena vida en El Cairo

Eppler

Eppler en El Cairo

Después de un largo viaje, Eppler y Sandsteade han llegado a El Cairo y se han instalado sin dificultad.   Eppler se ha convertido en el joven y rico egipcio de familia acomodada Hussein Gaafar, y Sandsteade pasa por ser un extravagante estadounidense, irlandés de nacimiento, llamado Peter Monkaster.   Los dos han alquilado una embarcación lujosa en el Nilo y allí han montado su emisora, procurando entrar en contacto con los grupos de la resistencia egipcia.

Uno de los intermediarios es un teniente de una unidad informativa llamado Mohamed Anwar el Sadat.   Sadat, que fue años después presidente de Egipto, representa a su amigo, el entonces también teniente Gamal Abdel Nasser, que se encuentra en misión de servicio en Sudán y que desempeña un papel importante en la resistencia egipcia.   Por intermedio de una red secreta de la señora Amer en su conocido club nocturno Kit-Kat, Sadat hace llegar valiosas informaciones a los dos agentes, procedentes de El Masri, cuyo viaje a Alemania terminó en un estrepitoso fracaso.   Pero sin duda el más valioso informante de que disponen Gaafar y Monkaster es Hekmet Fahmi, la popularísima intérprete de la danza del vientre.

El Kit-Kat

Hekmet Fahmi realiza actuaciones en el Kit-Kat, que despiertan gran entusiasmo, tanto en los oficiales ingleses que se encuentran de paso, como entre los habitantes egipcios.   Hekmet odia a los ingleses y está dispuesta a todo con tal de hacerles daño.   Gracias a sus buenas relaciones con los oficiales británicos, Hekmet se encuentra siempre al corriente de todos sus planes.   Por ella se enteró Gaafar del traslado de una parte del 10º Ejército británico desde Palestina y Siria a Egipto y de la colocación de 100.000 minas en el frente de El-Alamein, mucho antes de que los alemanes supieran siquiera que se pensaba establecer allí una línea de defensa.   También se enteró por la bailarina, del traslado a Marsa Matruh de la 2ª División neozelandesa.

Mohamed Anwar el Sadat

Mohamed Anwar el Sadat

Fin de la Operación Cóndor

Peter Monkaster tiene material en abundancia; sólo necesita transmitirlo.   Pero todos los intentos son vanos: la central no contesta.   El "Cóndor" sólo puede recitar un monólogo.   Hay dos versiones que tratan de explicar la situación, una procede del mismísimo Anwar el Sadat, quien escribe en su "Libro secreto de la revolución egipcia" que Monkaster le había confiado sus dificultades para emitir y que él, Sadat, se había preocupado de examinar detenidamente los aparatos encontrándolos en perfecto estado; por ello llegó a la conclusión que los agentes no tenían el menor interés en transmitir, para evitar ser descubiertos y tuvieran que poner fin a la alegre vida que ambos llevaban en El Cairo.

La otra versión procede del campo alemán y su autor fue jefe de todos los comandos especiales que operaron en el Oriente Próximo, conocido como "Ángelo" quien dice que después que los dos operadores Aberle y Weber fueron hechos prisioneros por los ingleses, cabía la posibilidad que terminaran hablando.   Con las claves que habían caído en sus manos, los británicos estaban en condiciones de participar en el diálogo con el "Cóndor" induciendo a las tropas germanas a caer en toda clase de trampas.   Cualquier información del "Cóndor" carecía de valor a partir de ese momento.   El Abwehr cursó la orden a todos los puestos de radio de suspender sus contactos con los agentes en Egipto y de no responder a sus llamadas.   Por tercera vez los intentos del Abwehr en El Cairo se saldaban con un gran fracaso.

En El Cairo, desde antes de la guerra, los famosos salones de danza Badia de un conocido bailarín y coreógrafo llamado Badia Masabni, que se encontraban en la calle al-Dinar de Emad, la plaza de la ópera y las alturas de Tabouleh, eran considerados parte de la cultura de la ciudad.   

Hekmet Fahmi

Hekmet Fahmi en el Kit-Kat

Estos locales, como el Kit-Kat por ejemplo, eran el lugar de lanzamiento para muchos bailarines, cantantes y actores.   En los salones de Badia surgieron las bailarinas del vientre como la también actriz Samia Gamal, Beba Ezzedine, la no menos famosa Tahiya Karioka, la bailarina y espía Hekmet Fahmi y Safia Helmi.

Operación Pascha (7-6-1941) 

Operación Salam (29-4-1942)


Bibliografía

  • Diary of "Operation Salaam" por László Almásy, Imperial War Museum, London
  • "Operation Condor" de John Eppler, McDonald & Jane's, London 1977

LIBRO

Paul Carell, Die Wüsten Füchse (Zorros del Desierto), Nannen Verlag GMBH
(Este libro, en castellano está agotado).  Fue publicado por Librería Editorial Argos S.A., Barcelona - 1961.

Amazon

Foxes of the Desert por Paul Carell


Ver detalles en Amazon US/International

With Rommel's Army in Libya por Laszlo Almasy y Janos Kubassek

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International

Secret Life of Laszlo Almasy por John Bierman

Amazon
Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 13 junio/2002 - Actualizado: 22 agosto/2013