Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Desintegración de Checoslovaquia (15-3-1939)

Ocupación de los Sudetes

El día 28 de setiembre de 1938, Mussolini propone una reunión en Munich entre los representantes de los gobiernos de Francia, Gran Bretaña, Alemania e Italia.  En Roma, el Papa Pío XI hace un llamamiento de paz al mundo.  Reunidos en Munich el día 30 de setiembre, firman el Acuerdo de Munich que, en aras de la paz, le deja mano libre a Alemania para recuperar los Sudetes.  El día 01 de octubre de 1938, las fuerzas alemanas cruzan la frontera checoslovaca y ocupan los Sudetes siendo recibidos por la población que los aclama como los liberadores después de 20 años.   En Praga, el día 5 de octubre, incapaz de controlar la crisis dimite el Presidente Benes.  El día 30 de noviembre, Emil Hacha en nombrado Presidente de Checoslovaquia.

Sudetes

Desfile de Panzers ligeros en Praga

Después del éxito de Munich, que en buena parte Hitler se la debió a Mussolini por la participación auspiciosa que tuvo el Duce, el próximo paso era la independencia de Eslovaquia, la formación del Protectorado de Bohemia y Moravia y como era de esperarse, la exigencia de Hungría para que le devolvieran Rutenia, que era un clamor de su población desde hace mucho tiempo.  Checoslovaquia, creada por los vencedores de la Primera de la Primera Guerra Mundial, iba en camino al desmembramiento.

A partir de ese momento, Berlín comienza a presionar política y diplomáticamente al Presidente Hacha.  Los diferentes grupos étnicos de todos esos territorios toman parte en el debate exigiendo la disgregación de los territorios que desde 1918 conformaron el país.    Checoslovaquia está a punto de volverse un caos por la gran cantidad de partidos políticos que surgen exigiéndole al Presidente Hacha una solución, posibilidad que esta muy lejos de las posibilidades de él y su débil gobierno.

Bohemia

La población de los Sudetes recibe con euforia a los alemanes

La disgregación del Estado es inminente y tanto Francia como Gran Bretaña ven con preocupación, temor e impotencia, lo que está ocurriendo.  No se atreven en Londres y París a terciar en el asunto.  En Londres, Chamberlain no vacila en anunciar en el Parlamento que, a causa de la disgregación interna, Checoslovaquia ya no existe y que, por consiguiente, Gran Bretaña se considera desligada de todos los compromisos anteriores para garantizar su integridad territorial.  En esos momentos los checos están solos frente al poderío político y militar de Hitler.  El 13 de marzo, los periódicos alemanes están llenos de violentos titulares contra "el régimen terrorista de Praga".

Independencia de Eslovaquia

El 14 de marzo de 1939, monseñor Josef Tiszo o Tisso, proclama la independencia de Eslovaquia bajo la protección de Alemania.  Tisso, nacido en 1887 y capellán militar durante la Primera Guerra Mundial, se había adherido a las ideas de Hlmka y al partido popular o populista, fue diputado en 1925 y rompió relaciones con los checos, con quienes no compartía ni nacionalidad ni ideas políticas.  El nuevo estado de Eslovaquia quedó constituido sobre un territorio de unos 37.000 km2 y con una población de más de 2,5 millones de habitantes.   Podía movilizar casi un cuarto de millón de hombres en armas.   Tisso se manifestó de acuerdo con las políticas nacionalsocialistas.

Praga

Hitler llega a Praga

El Presidente Hacha, hace un último intento desesperado por salvar a su gobierno pidiendo una entrevista personal con Hitler.  Hacha está enfermo del corazón y como se recomendaba en esos tiempos, una persona en sus condiciones no podía viajar en avión, Hacha, acompañado por su hija y el Ministro Asuntos Exteriores Chvalkovsky, llegan en tren a Berlín el 14 de marzo de 1939 a las 8:40 de la noche.

Praga

No todos estaban contentos.
Protesta ante el paso de los alemanes

Presidente Hacha llega a Berlín

Recibido con todos los honores queda hospedado en el gran Hotel Adlon, el Presidente Hacha no es recibido por Hitler hasta ya entrada la noche.  No sabe el mandatario checo aún, que en esos momentos el Gobierno húngaro por intermedio de su embajador en Praga, ha enviado un ultimátum a la Cancillería checa exigiendo la retirada inmediata de todas las tropas checas estacionadas en Rutenia, y tampoco sabe el viejo presidente que unidades alemanas, a la misma hora, han pasado la frontera ocupando Moravská-Ostrava.

Conferencia entre Hitler y Hacha

La llegada de Hacha a la Cancillería del Reich es muy diferente.  Hitler, acompañado de Goering y Keitel, le increpa su falta de tino para resolver la crisis.  El intérprete de Hitler, el doctor Schmidt, reveló que "Hacha y Chvalkovsky estaban sentados inmóviles, como si se hubiesen vuelto de piedra.  Sólo sus ojos indicaban que se encontraban vivos".  La entrevista duró una hora.  En vano Hacha culpa a Masaryk y Benes, fundadores de la República Checoslovaca; en vano se declara dispuesto a desarmar al ejército checo; en vano suplica al Führer que permita al pueblo checo seguir siendo independiente.  Hitler le informa que las tropas alemanas entrarán en Checoslovaquia en horas de la mañana y depende del gobierno checo que el ingreso de las tropas sea pacífico o que se desate una guerra.  Hitler insta al Presidente Hacha a tomar una decisión y ponerse en contacto con los funcionarios de su gobierno en Praga.

Praga

Hitler anuncia "Checoslovaquia ha dejado de existir"

Hacha capitula

Abrumado por la emoción, el presidente checo se desmaya desplomándose sobre una silla.  Por un instante los presentes creen que ha muerto ("y así todo el mundo diría que había sido asesinado en la Cancillería", comentó más tarde el intérprete Schmidt).  El doctor Morell, el médico de Hitler, interviene y le aplica una inyección para recuperar el ritmo cardíaco del presidente.   Hacha se recupera como para poder telefonear a Praga y dar instrucciones para no oponer resistencia.  Poco antes de las cuatro de la mañana, Hacha y Chvalkovsky firman ante Hitler el documento que autoriza la entrada de las tropas alemanas y la renuncia a su cargo.

Ocupación de Bohemia y Moravia

A las 6 de la mañana del 15 de marzo de 1939, las fuerzas alemanas entran en Bohemia, Moravia y Eslovaquia para brindarle protección.   Simultáneamente tropas húngaras entran en Rutenia.  En la tarde, Hitler hace acto de presencia en Praga y en el Castillo de Hradcany anuncia que Checoslovaquia ha dejado de existir y proclama el Protectorado de Bohemia y Moravia con el Barón Konstantin von Neurath como Protector.

Después de la derrota de Alemania, en junio de 1945, monseñor Tisso fue detenido por los estadounidenses y entregado a los rusos.  Fue procesado en Praga en diciembre de 1946.  Acusado de traición fue declarado culpable, condenado a muerte en abril de 1947 y ejecutado el día 18 de ese mismo mes.


Publicado: 01 octubre/2005