Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Catapulta (3-7-1940)

El éxito de las fuerzas alemanas en Polonia y Francia puso nervioso al Almirantazgo Británico.  Pensaban los ingleses que Hitler podría romper su palabra y utilizar la flota francesa, la que por el momento permanecía bajo el mando de Vichy.  Lo cierto era que Hitler necesitaba que Francia pudiera defender sus territorios de ultramar y en consecuencia le permitió a la Francia Ocupada mantener su flota intacta.  El temor británico se basaba en que las flotas combinadas de Alemania, Italia y Francia compondrían una fuerza a la cual los británicos no podría oponerse.

Mers-el-Kebir

Mers-el-Kebir en el Golfo de Orán

El Almirantazgo propone la creación de la Fuerza H con el portaaviones HMS Ark Royal, el acorazado HMS Hood y buques menores de apoyo, que debían dirigirse a Mers-el-Kebir y pedir la rendición de la flota francesa o destruirla.  Al mando estaría el Almirante Sommerville, quien dirigiría la Operación Catapulta.

Mers-el-Kebir

Almirante Gensoul

Almirante Marcel-Bruno Gensoul

El día 2 de julio de 1940, salieron de Gibraltar los acorazados HMS Hood, HMS Resolution y HMS Valiant, el portaaviones HMS Ark Royal, los cruceros HMS Arethusa y HMS Enterprise y una flotilla de diez destructores.

Al llegar a la base francesa de Mers-el-Kebir (Mazalquivir), en el Golfo de Orán, conminaron al almirante Marcel-Bruno Gensoul, jefe de la misma, a que entregara sus efectivos de combate, compuestos por cuatro acorazados, cuatro cruceros, una división de súper destructores y una flotilla de destructores.   En caso de no rendirse, serían bombardeados.

Sommerville cede el mando al Almirante Cunningham quien se prepara para comenzar el ataque ante la negativa de los franceses de rendir la flota.

Se inicia el ataque

A las 5:55pm los británicos abren fuego.  El Hood, Resolution y Valiant apuntan sus baterías hacia los buques franceses y las baterías de tierra responden.  Los buques franceses, que obedecen las órdenes de Pétain, presentan batalla, intentando salir a mar abierto, pese a que la mayoría tenían apagados los motores, y sólo el Strasbourg consigue salir, junto con la mayoría de los buques ligeros que también logran salir de la bahía..

HMS Ark royal

HMS Ark Royal

Los británicos lanzan cortinas de humo para dificultar los disparos de las baterías francesas.  El Ark Royal se mantiene a distancia mientras el Resolution y el Valiant tratan de detener al Strasbourg, que finalmente decide poner rumbo a Tolón ante la desventaja numérica, pues los demás buques no logran salir a mar abierto.

Minas en el golfo

Mientras las fuerzas navales francesas resisten el ataque británico dentro de la bahía, la aviación inglesa siembra de minas magnéticas el puerto para impedir la salida del resto de la flota.

HMS Hood

HMS Hood

Falla el ataque al Hood

A la 7:34pm un destructor francés ataca al Hood pero el torpedo no da en el blanco.   Los aviones del Ark Royal interceptan un acorazado y seis destructores en un ataque que dura más de una hora.  El mayor problema para la flota francesa era su imposibilidad de maniobrar dentro de la bahía.

Mers-el-Kebir

Mers-el-Kebir bajo fuego británico

Pérdidas francesas

Como resultado del combate, los acorazados Dunkerque y Provence resultan muy dañados y el destructor Mogador queda detenido. Sin embargo sólo el acorazado Bretagne resulta hundido.

Junto al Strasbourg logran escapar los destructores Volta, Tigre, Lynx, Kersaint y Le Terrible, quienes llegan a Francia al día siguiente.

El Provence en primer plano,
detrás el Strasbourg y en llamas el Bretagne

Reacción alemana

Los daños en la flota británica son leves, pero los franceses encerrados en la trampa pierden 1147 hombres en el Mogador, Dunkerque y Bretagne.  Hitler explota en furia ante el ataque traicionero y artero de los británicos.   La propaganda alemana presentó la acción como un "golpe bajo muy propio de Churchill."

Se divide la flota francesa

Sin embargo, varios buques franceses si dirigieron a Inglaterra con lo que la flota francesa quedaba dividida.  A puertos ingleses llegaron un acorazado, tres destructores, trece torpederas, 6 submarinos y otros barcos menores.   El resto de la flota se mantuvo leal al gobierno de Vichy.


Publicado: 25 noviembre/2001