Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Batalla de Cabo Esperanza (11-10-1942)

La derrota japonesa en la Batalla de Sierra Sangrienta causó un gran efecto en la estrategia japonesa.  Para entonces, Tokio tuvo la sensación que perdería la isla de Guadalcanal, aunque insistió en que se siguiera intentando su recaptura.

El Expreso de Tokio continua operando

El Expreso de Tokio se mantuvo en operaciones trasladando unos 900 soldados diarios a la Isla de Guadalcanal, mientras que una división llegada de las Shortlands se preparaba a desembarcar también en la isla.

Los estadounidenses se refuerzan

El almirante Ghormley ordenó el traslado de 3000 soldados del ejército apostados en Nueva Caledonia para reforzar a los infantes de Vandegrift.  El Hornet y el Washington despejaron el camino al convoy con una fuerza de cuatro cruceros y cinco destructores al mando del contralmirante Norman Scout.  Su misión era enfrentar y destruir al Tokio Express.

Bombardeos japoneses

Los japoneses prepararon una serie de bombardeos navales sobre Guadalcanal concentrados en Henderson Field.  Sin embargo la escuadra japonesa compuesta de tres cruceros, Aoba, Furutaka y Chitose escoltados por los destructores Hatsuyuki y Fubuki al mando del contralmirante Aritomo Goto, se tropezó con las naves de Scott la medianoche del día 11 de Octubre de 1942 al norte de Cabo Esperanza.

Se encuentran las fuerzas

A las 23:30 la fuerza de Goto bajaba por el Slot en tres columnas.  Recién habían cambiado de rumbo los estadounidenses en formación en columna, cuando cruzaron la T de la escuadra japonesa, tal como dicta el libro de entrenamiento naval.  A las 23:55 el Helena abre el fuego antes que Scott diera la orden y se desató el caos que rompió la perfecta formación estadounidense.  Una mala maniobra de Scott puso a sus destructores de cola delante de los cruceros interponiéndose entre éstos y los buques japoneses.

Los japoneses llevan la peor parte

Los cruceros siguen el ejemplo del Helena y abren fuego.  El Fubuki fue hundido, el Aoba y el Furutaka quedaron averiados mientras el Kinugasa y el Hatsuyuki se echaron encima del Duncan quien se había separado del grupo.  El Duncan pago cara su temeridad yéndose a pique poco después.

Las pérdidas

Scott ordenó una cacería al noroeste pero se encontró en la línea de fuego de sus propios cruceros.  Eso obligó a Scott a ordenar el alto al fuego, pero su orden no llegó a los otros buques quienes continuaron disparando.  El Caoba y el Kinugasa se encontraron con el Boise y lo echaron a pique.  Finalmente Scott logró reunir su flota rompiendo el contacto a las 00:20.  Para satisfacción de Scott, nuevamente los estadounidenses pensaron que habían hundido cuatro cruceros y cuatro destructores, cuando en realidad sólo hundieron al Furutaka y al Fubuki, quedando el Aoba averiado solamente.  El único barco estadounidenses perdido fue el Duncan, aunque el Farenholt y el Boise quedaron averiados.

Continúan los bombardeos

A pesar de las pérdidas, las noches subsiguientes continuaron los bombardeos navales contra Campo Henderson.  El Kongo y el Haruna apareció el 13 de octubre destrozando la pista y destruyendo la mitad de los aviones, cuando los refuerzos de Nueva Caledonia llegaban a la isla.  El Chokai y el Kinugasa el 14 de Octubre y el Mioko y el Maya el día 15 de Octubre, desembarcaron 4500 soldados japoneses para reforzar a la guarnición que alcanzo la cifra de 22 mil hombres.  Para entonces, las fuerzas estadounidenses contaban con 23 mil efectivos.

Buques hundidos

EEUU:
USS Duncan 12 Oct 1942

Japón:
Crucero pesado Furutaka, 12 Oct 1942
Destructor Fubuki, 12 Oct 1942


Publicado: 5 julio/2001