Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operaciones en el lado británico

Las operaciones en el lado británico

Para los británicos la Batalla de Gran Bretaña comenzó el 10 de Julio de 1940, cuando comenzaron los ataques a los barcos mercantes en el canal y más tarde, al recibirse informes de inteligencia sobre actividades militares en las costas de Francia y los Países Bajos que indicaban que algo se estaba preparando.

Más que recursos había coraje

Para esa fecha, la defensa de caza de la RAF apenas contaba con 591 aviones Spitfires y Hurricanes, para enfrentar las oleadas de bombarderos protegidos por cazas monomotores y bimotores alemanes que azotaban el tráfico marítimo y las instalaciones militares en la costa sur de Inglaterra.

Spitfire

Supermarine Spitfire

El equipo era escaso, pero las tripulaciones eran capaces de efectuar dos o más salidas diarias demostrando gran valor y entrega.

El Fighter Command

El Fighter Command (Comando de Caza), estaba bajo el mando del Mariscal del Aire Sir Hugh Dowding, un veterano de 60 años, que peleó en la Primera Guerra Mundial.  Su Cuartel General estaba ubicado en una mansión en Bentley Priory, cerca de Londres.  Antes de la guerra, desde 1936, tuvo bajo su responsabilidad el Servicio de Investigación y Suministros, cargo que le permitió conocer de cerca, las necesidades de los grupos de caza.  Lo más importante para Dowding eran los pilotos y los aviones, pero el arma más eficaz con que contaba, era el sistema de alerta temprana.

El Sistema de Alerta

El sistema de alerta consistía de instalaciones costeras de radar con antenas montadas en torres de 110 metros de altura.  Unas casetas al pie de las torres albergaban los equipos y al personal de guardia.  Los operadores de las estaciones de radar estaban comunicados, por medio de radio y teléfono, con los centros de alerta temprana donde se presentaban en una mesa las posiciones de los aviones, amigos de color negro y enemigos de color rojo.

Sala de Alerta

Unas etiquetas mostraban la altitud a la que volaban los aviones y su número aproximado.  Una vez que los aviones pasaban sobre las instalaciones de radar, eran seguidos por cuerpos de vigías, diseminados en toda la campiña inglesa.  Ellos comunicaban al centro de operaciones la ruta, el número y tipo de aviones enemigos.  Estos equipos funcionaban con una gran coordinación, producto de las horas de entrenamiento y de la disciplina con que realizaban su trabajo.  Los datos eran transmitidos al Comando de Caza, desde donde se alertaban a los grupos de caza que debía salir a efectuar la interceptación.

Lord Beaverbrook

El otro aspecto que favorecía a los británicos, era la producción de aviones y equipos de reemplazo.  Churchill nombró a Lord Beaverbrook, un hombre de prensa, para hacerse cargo del Ministerio de Producción de Aviones.  A pesar del escepticismo con que los ingleses tomaron ese nombramiento, el tiempo demostraría que ese hombre era capaz de hacer el trabajo que le encomendaron.  La producción de aviones llegó a sobrepasar el número de tripulaciones entrenadas.

Los Grupos de Caza

El Grupo de Comando de Caza fue dividido por Dowding en cuatro grupos. El 11º Grupo, en el sureste de Inglaterra, con base en Londres; el 10º en el suroeste, el 12º en el centro y el 13º en el norte.  Cada grupo estaba subdividido para cubrir su área por sectores.   En todo momento en los centros de comando de estos grupos se sabía la posición, rumbo y fuerza de las escuadrillas atacantes y en consecuencia se enviaban las escuadrillas de caza en el número y lugares precisos.   En esta primera etapa de la guerra, el 11º Grupo de Caza comandado por el Vicemariscal del Aire Sir Keith Park de 44 años, llevó el mayor peso de la defensa pues los alemanes al comienzo de las operaciones se concentraron en el sur de Inglaterra.

Los pocos...

Los tripulantes de los aviones, eran al comienzo pilotos auxiliares de la Real Fuerza Aérea y de la Real Reserva de Voluntarios de la Fuerza Aérea, poco experimentados en su mayoría, reforzados con pilotos polacos con experiencia en combate y checoslovacos refugiados.  Los reemplazos eran pocos y muchas veces con apenas horas de vuelo en un Spitfire o un Hurricane.  Quizá, la única ventaja que tenían sobre los alemanes, era que volaban menos tiempo en cada misión y siempre o casi siempre sobre suelo inglés.   Los alemanes por su parte debían volar largas distancias, permanecer en territorio enemigo apenas con el tiempo suficiente para cumplir la misión y escapar para tener combustible suficiente para llegar a su base.  El tiempo pues para entablar combate era limitado y muchas veces debían escapar con los británicos persiguiéndolos.  Un trabajo agotador que les exigía un mayor tiempo de descanso entre vuelo y vuelo, pero que no lo tenían en realidad.

Home Guards

El gobierno británico hizo un llamado a la defensa del país, convocando el 14 de Mayo a la creación del "Local Defense Volunteers", que se debían unir a las fuerzas regulares.  Una semana después, se habían enrolado 250 mil voluntarios.

Voluntarios

Esta foto de estudiantes británicos voluntarios fue motivo de burla en la prensa alemana.

Estos "Locals" fueron luego convertidos en la "Home Guard" que ese mismo mes llegaron a contar con una fuerza de 1 millón de voluntarios.   Se inició también una recolección de armas, la mayoría de caza, con poco o ningún valor militar, pero que llegaron a sumar unas 20 mil piezas, que fueron a pasar a equipar a la Home Guards.

Los preparativos

A la falta de armas, no se sumó la falta de ingenio.  Lord Hankey propuso perforar los oleoductos marinos al momento de la invasión para incendiarlos.   Otros perfeccionaron la fabricación de cócteles Molotov, empleados por aquellos voluntarios que fueron a España durante la Guerra Civil y quienes enseñaron a usarlos, para detener a los tanques.

Obstáculos a los lados de las carreteras para impedir el aterrizaje de aviones de transporte.

Los campos ingleses se sembraron de obstáculos, usando técnicas perfeccionadas según la experiencia en Holanda y Francia, artefactos que fueron un dolor de cabeza para los alemanes.  Sin duda, los ingleses estaban convencidos, que la invasión caería del cielo debido al éxito que tuvieron los paracaidistas en Polonia, Francia y los Países Bajos, pero por tratarse de fuerzas de apoyo, no era factible que el grueso de la invasión viniera del aire.  Aparte de estos grupos de defensa improvisados, el General Colin Gubbins estuvo encargado de la preparación de soldados profesionales, que se encargarían de las operaciones de guerrillas luego de la invasión.

Servicios Civiles

Desde 1937 se implementaron servicios de civiles para casos de emergencia.  El Servicio de Precaución de Incursiones Aéreas fue uno de los más efectivos durante la amenaza de invasión y sobre todo durante los bombardeos.   Al comenzar las hostilidades se estableció el Servicio Auxiliar contra Incendios que estaba compuesto del personal permanente más unos 60 mil voluntarios, los cuales más tarde se enrolaron en las Fuerzas Armadas.   El Cuerpo de Ambulancias fue exigido al máximo.  En puestos de emergencia atendían a los heridos un médico y tres enfermeras.  Los choferes de las ambulancias, la mayoría mujeres, los transportaban a los hospitales apenas terminaba la cura de primeros auxilios.  Muchas veces lo hacían en medio de un bombardeo por calles llenas de escombros y en algunas oportunidades llevando algunos heridos encontraron el hospital bombardeado.

Se extienden las operaciones

El mes de agosto fue de febril actividad.  A mediados de ese mes, hubo muy mal tiempo y las oleadas de bombarderos alemanes debían recorrer mayores distancias para alcanzar los blancos en el norte de las islas británicas.  Eso les obligaba a usar la protección de los bimotores Me 110 en vez de los maniobrables Me 109m lo que significaba una ventaja para los cazas británicos.

1000 aviones diarios

Durante la última semana de agosto y la primera de setiembre, los alemanes enviaron mil aviones diarios lo que puso en serio predicamento al mando de caza.   El día 26 de Agosto ocurrió un raid sobre Londres, que mató a civiles y en consecuencia, Churchill ordenó al Mando de Bombarderos a efectuar una misión sobre Berlín.  A partir de ese día se inició una campaña de bombardeo de 9 semanas sobre la capital alemana, retaliación por lo que fue tal vez un error de los bombarderos alemanes y no un ataque premeditado, pues hasta ese momento habían seleccionado escrupulosamente blancos estrictamente militares.

Londres en llamas

Cuando las fuerzas del Mando de Caza estaban llegando a su límite y parecía que se encontraría en serias dificultades para enfrentar a los bombarderos, súbitamente cesaron las operaciones alemanas contra los blancos militares de la fuerza de defensa británica.  Comenzaba entonces el bombardeo de las ciudades, como respuesta a las operaciones contra Berlín.  Eso le dio un respiro al Mando de Caza y en especial al 11º Grupo de Caza.

Londres después de un bombardeo

Londres después de un bombardeo

El día 7 de Setiembre, los bombarderos alemanes se concentraron en bombardear Londres con 320 bombarderos y una escolta de 600 cazas.  Ese día, en la tarde, las oleadas de bombarderos llegaron a la ciudad, y continuaron toda la noche, hasta las 4:30 de la mañana.  Los bombardeos prosiguieron durante 56 días.  El más violento de todos fue el ocurrido el día 15 de Setiembre que fue a plena luz del día.  Fueron derribados 56 aviones.

Caerán del cielo

Se creía que la invasión ocurriría el día 20 de setiembre y para ello se habían preparado las fuerzas de defensa que seguían asegurando que del cielo caerían cientos de miles de paracaidistas y de planeadores, tal cual ocurrió en Francia y los Países Bajos.

Noticia de Policía
Peligro de incursión aérea
Cubra sus Luces

Dice el Aviso de la Policía:

Todas las ventanas, luces del techo, puertas de vidrio, etc., en casas particulares, talleres, fábricas, y otros lugares, desde hoy día, deben estar completamente cubiertas al obscurecer, de forma que ninguna luz sea visible desde el exterior.  Deben usarse cubiertas oscuras de forma que la presencia de luz en el lugar no pueda ser detectada desde el exterior.
Todos los avisos de publicidad, señales y luces exteriores de todo tipo deben permanecer apagadas, excepto cualquier luz de señalización de tráfico o ferrocarril especialmente autorizada o cualquier otra luz especialmente exenta de prohibición. 
Las luces de todos los vehículos en los caminos deben ser atenuadas y apantalladas.  La policía emitirá folletos describiendo las restricciones a ser observadas.

Estas medidas son necesarias para su protección en caso de ataque aéreo.

Disminuyen los bombardeos

Para Octubre empezaron a disminuir las incursiones sobre el canal y se comenzó a pensar que la esperada invasión no se llevaría a cabo, sólo proseguían los bombardeos a las ciudades, los cuales fueron disminuyendo en intensidad.  Desde el día 5 de Octubre los aviones alemanes no volaron más de día sobre Gran Bretaña.

Terminó la batalla

El 12 de Octubre de 1940, es cuando se pudo decir que la Batalla de Inglaterra había terminado, el saldo según los británicos fue, de 1500 a 1700 aviones alemanes derribados y 900 aviones ingleses perdidos.


LIBROS

Luftwaffe Fighters in the Battle of Britain (Images of War) Paperback – February 19, 2017 por Andy Saunders

<
Ver detalles en Amazon US/International

Battle of Britain July to October 1940 - RAF Operations Manual: Insights into how science, technology and defence systems helped the RAF win the Battle of Britain Hardcover – October 1, 2015 por Andy Saunders (Author)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 22 setiembre/2005