Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operaciones en el lado alemán

Para el General de la Luftwaffe Werner Kreipe —quien prestó servicios en Francia en la unidad de bombarderos KG2 en 1939 y desde Junio de 1940 fue Jefe de Operaciones de la 3ª Luftflotte— la fecha de inicio de la Batalla de Inglaterra es el 28 de Mayo de 1940.  Para otros autores es el 10 de Mayo de 1940.

General Werner Kreipe

General Werner Kreipe

Cuando las fuerzas francesas y aliadas estaban prácticamente vencidas, la 3ª Ala del Grupo de Bombarderos Nº 2, tuvo la misión de efectuar ataques contra las fuerzas diezmadas a todo lo ancho de la campiña francesa.  El 27 de Mayo, ya no hubo oposición y el comandante recibió la orden de atacar a las Fuerzas Expedicionarias Británicas (FEB) en Dunkerque.   Al día siguiente 8 de Mayo, el enemigo era la Royal Air Force (RAF), que en ese momento estaba protegiendo la evacuación de los cercados ingleses en las playas de Dunquerke.

Ataque a las FEB en Dunkerque

Un escuadrón de 27 aviones Dornier 17 sobrevolaron Dunkerque temprano en la mañana y vieron el caos que había en la playa.  Pero antes de iniciar el ataque, aparecieron los primeros Spitfires que los aviadores alemanes tuvieron oportunidad de ver.  Los Dornier debieron retirarse en vista de la oposición, abortando la misión de bombardeo.  Como resultado del ataque se perdió un avión y dos más resultaron averiados.  Inmediatamente después del aterrizaje se les ordenó dirigirse a Nieuport, esta vez con protección de caza.  Luego de completada la misión, las bajas fueron 11 del total de 27 aparatos. Por primera vez desde la invasión de Polonia, la Luftwaffe encontraba seria oposición en el aire.

me 109

Messerchmitt Me 109

Armisticio en Francia

El día 22 de Junio de 1940, cuando se firma el armisticio en el Bosque de Compiegne, los rumores entre las fuerzas alemanas, era que la guerra estaba virtualmente terminada.  Sin embargo, la Luftwaffe recibió la orden de reponer las bajas de material y humanas y aprestarse lo antes posible para reanudar los combates.

Reorganizar las unidades

Las fuerzas de la Luftwaffe estaban compuestas por 1300 Messerschmitt Me 109, dos grupos de 180 caza-bombarderos Messerschmitt Me 110, diez grupos de 1350 bimotores Heinkel He 111, Junkers Ju 88 y Dornier Do 17.   La moral de los pilotos era muy alta y el adiestramiento el mejor.

Heinkel He 111

La Luftwaffe organizó dos flotas aéreas, la 2ª Luftflotte al mando del Mariscal Kesselring, con base en Bruselas y la 3ª Luftflotte al mando del Mariscal Sperrle en París.  Ambos dependían directamente del Jefe Supremo de la Luftwaffe, el recién ascendido, Mariscal del Reich, Herman Goering.  Más tarde pondrían en operación la 5ª Luftflotte que operaría desde Noruega y Dinamarca, al mando del General Hans-Jurgen Stumpff.

Orden de preparar la invasión

El 2 de Julio de 1940, llega la orden de prepararse para la posible invasión de Inglaterra.  Las órdenes eran simples: 1) Eliminar la navegación de mercantes por el Canal Inglés, en cooperación con las fuerzas navales, sembrando minas, atacando puertos y destruyendo convoyes. 2) Destruir a la Real Fuerza Aérea británica.

Ataque a los mercantes en el canal

El 10 de Julio, se inició el ataque a los mercantes que circulaban por el Canal Inglés.  Esta vez todos los bombarderos llevaban sus escoltas de cazas y el resultado fue favorable para la Luftwaffe.  La aviación alemana cruzaba los cielos del canal sin oposición alguna.  Comenzaba a observarse que la RAF estaba llegando al límite de sus posibilidades.

Stuka en picada lanza una bomba.

Directiva de Hitler #16: Unternehmen Seelöwe (Operación León Marino)

El 16 de Julio, Hitler emitió su Directiva Nº16 al Comando Supremo de las Fuerzas Armadas, OKW, para la Unternehmen Seelöwe (Operación León Marino).  Decía: "Como Gran Bretaña, a pesar de su situación militar, se muestra reacia a llegar a un compromiso, he decidido comenzar los preparativos de la invasión de Inglaterra, con el objeto de evitar que Gran Bretaña continúe la guerra desde la isla."

Guerra entre caballeros

Era claro que la Marina alemana no estaba preparada para iniciar una invasión en gran escala, pero al menos la moral de la Luftwaffe era elevada y el óptimo entrenamiento daba sus frutos.  La lucha era encarnizada, pero se mantenían los códigos de caballerosidad en el aire.  Como ejemplo está el caso del comandante de escuadrilla inglés Douglas Bader, que había perdido sus dos piernas, pero que con ortopédicas de aluminio se reincorporó al servicio.  Bader fue derribado en St. Omer y sus piernas artificiales quedaron inservibles.  Recibió un homenaje de los aviadores alemanes, quienes solicitaron a Londres que les fueran enviadas unas piernas ortopédicas de reemplazo para el prisionero.  Ellas aterrizaron en paracaídas, luego de un bombardeo por la RAF al campo aéreo de St. Omer.

La sombra de la duda

A medida que pasaba los días, los mandos militares comenzaron a expresar sus dudas sobre la Operación León Marino. Goering, apasionado del protagonismo, interfería en las operaciones inmiscuyéndose hasta en los más mínimos detalles casi siempre con resultados desastrosos.   Los mandos militares del ejército creían que la operación no era factible y Hitler dudaba.

Aprestos para la invasión

Mientras en el aire las operaciones se realizaban sin mayores contratiempos, las fuerzas terrestres se ocupaban febrilmente en la preparación de la invasión.  Los puertos franceses, belgas y holandeses estaban abarrotados de barcos de todos los tipos.  Los generales del ejército seguían pensando que la operación no tendría éxito, sin embargo el General Jodl expuso su plan como si fuera una operación fluvial de amplio frente.  Para el ejército las operaciones fluviales eran muy conocidas y formaban parte de la estrategia utilizada desde la invasión de Polonia.   La idea de Jodl era que se debía transportar 40 divisiones y desembarcarlas en un frente de 200 Kms que abarcaría la costa desde Dover hasta Bournemouth, para enfrentar a las 20 divisiones británicas, que según los informes de inteligencia estaban acantonadas en el sur de Inglaterra.

Lancha de asalto

Barcaza alemana oculta en los bosques

La Kriegsmarine da la alerta

En poco tiempo, los mandos alemanes se percataron que era una ilusión realizar la operación en vista de los escasos medios de transporte disponibles.   Era imposible poder transportar las 40 divisiones en un sector tan amplio y con la flota inglesa intacta esperando el momento para caerles encima.  La Kriegsmarine, en memorando de 15 páginas, advertía de los peligros que correrían los transportes en las aguas del canal.

Fuerzas de desembarco en prácticas en la costa belga

Directiva de Hitler #17: Atacar a la RAF

El 01 de Agosto de 1940, Hitler imparte su Directiva Nº 17 mediante la cual ordenaba a la Luftwaffe que atacase cuanto antes a la fuerza aérea británica con todos los efectivos posibles, con el objeto de destruirla, incluyendo sus instalaciones terrestres.  Establecía la fecha de los ataques, en un lapso de 8 a 14 días a más tardar, y por tanto los ataques debían empezar entre el 5 y el 8 de Agosto.  En otra Directiva, la Wehrmacht recibía como probable fecha de la invasión el día 15 de Setiembre de 1940.  Más tarde en el Alto Mando se decía, que de acuerdo a los resultados, el Fuehrer decidiría si la invasión se llevaría a cabo ese año o el siguiente.  Todo dependía de la Luftwaffe de Goering, quien estaba seguro que "aniquilaría a los ingleses con golpes exterminadores en tres o cuatro días."

Altercado entre los mandos

Mientras tanto seguían los forcejeos entre la Kriegsmarine y el Heeres (Ejército de Tierra).   La fuerza de invasión se redujo de 40 divisiones a sólo 13 y la Kriegsmarine solicitaba reducir el frente de 200 Kms a unos 70 Kms, desde Folkestone hasta Beachy Head, propuesta no aceptada por el ejército.  El 7 de Agosto se realizó una reunión que terminó en un grave enfrentamiento entre el General Halder, Jefe de Estado Mayor del Ejército y el Almirante Schniewind Jefe de Estado Mayor de la Kriegsmarine.  Halder mantenía, que planear tan angosto frente sería igual que meter a las tropas en una máquina de moler carne y Schniewind, por su parte, sostenía que ampliar el sector era sacrificar a las tropas, que se encontrarían desprotegidas en tan amplio frente.  La decisión quedaba pues en manos de Hitler.  El Fuehrer dispuso que se haría lo que fuera más conveniente, llegado el momento.

La suigéneris flota de invasión

Los puertos desde donde partirían las fuerzas de invasión estaban abarrotados con 2000 embarcaciones de los más diversos tipos: gabarras, lanchones, barcazas, grandes y pequeños vapores.  Los almacenes estaban hasta el tope de suministros.  En más caos que orden, las fuerzas hacían prácticas de embarque y desembarque y los ánimos decaían a medida que transcurría el tiempo.

Bote a remos

Botes inflables

Gabarra desembarcando un vehículo artillado.

Éxitos de la Luftwaffe

Entre el 24 de Agosto y el 6 de Setiembre, la Luftwaffe puso en el aire 1000 aviones diarios que estaban destruyendo sistemáticamente la capacidad operativa de la RAF.  El 25 de Agosto, durante un bombardeo, probablemente por error de navegación, la Luftwaffe arrojó algunas bombas sobre un suburbio de Londres.  En represalia, al día siguiente, Berlín sufre un bombardeo británico en gran escala.

"...se preguntan ¿Por qué no vienen? —Iremos... Iremos... "

El 4 de Setiembre, en un discurso en el Reichtag Adolf Hitler dijo: "El pueblo inglés está desconcertado y se pregunta: ¿Por qué no vienen? - iremos iremos". —se contestó el Fuehrer.  Luego fatídicamente manifestó: "Si ellos anuncian que intentan llevar a cabo fuertes ataques contra nuestras ciudades, nuestra respuesta será aniquilar las suyas."

Me 110

Punto de quiebre

El 7 de Setiembre, Goering ordena derivar los ataques a las ciudades inglesas en represalia por el ataque a Berlín.  Comete el error de desviar la atención de las bases aéreas británicas y las fábricas de aviones a las ciudades.  Este error estratégico es el punto de quiebre en la Batalla de Inglaterra.  Los ataques aéreos no se llevaban a cabo con criterio estratégico.   De hecho, no se podía pedir que Goering actuara como un estratega, pero interfería en las decisiones de quienes sí sabían lo que debían hacer.  A partir de ese momento, los británicos toman un respiro y lograran recuperar las pérdidas sufridas por la RAF durante los ataques de la Luftwaffe.

Postergada la invasión.

El 15 de Setiembre ocurrió una de las batallas aéreas más intensas sobre Inglaterra.  La Luftwaffe perdió 56 aviones.  El 17 de Setiembre, Hitler retrasó una vez más la fecha de la invasión.  Goering, finalmente accedió a que los ataques aéreos se efectuaran de noche para evitar las fuertes pérdidas.  Para completar el panorama, la RAF comenzó a bombardear los puertos de embarque causando graves daños, que obligaron a que se ordenara, el 19 de Setiembre, a esconder los transportes bajo tierra.

Suspendida la invasión

El 12 de Octubre de 1940, Hitler suspendió la invasión para ese año, aclarando que su decisión era solamente temporal hasta la primavera de 1941, y que por el momento se usaría solamente como una forma de presión contra los británicos.  Así, los ingleses tuvieron un respiro y se puede decir que ganaron el primer round, teniendo desde ese momento tiempo suficiente para organizarse.

Todos respiraron aliviados.

La Kriegsmarine respiró aliviada, pues sabían que era imposible que los buques disponibles pudieran dar apoyo adecuado a las fuerzas de desembarco, considerando además que la flota inglesa los superaba en número de manera contundente.  La Wehrmacht respiró aliviada, porque los 2000 transportes improvisados no eran adecuados para la invasión y porque sabían que una vez en medio del canal, no sólo se enfrentarían a la aviación y la marina británicas, sino también al poder del mar abierto.  La Luftwaffe, respiró, al verse librada de la presión ejercida por Goering y sus "estrategias" que llevaron al fracaso las operaciones, que en un momento estuvieron a punto de lograr la destrucción de la RAF.   Sin embargo Goering ya hace un tiempo que se había mudado a Alemania con su Estado Mayor.

Las pérdidas

En tres meses, desde el 1º de Agosto, al 1º de Octubre, Alemania perdió 500 aviones y la RAF, según los cálculos de la Luftwaffe, habían perdido 1100 aeronaves.


LIBROS

Luftwaffe Fighters in the Battle of Britain (Images of War) Paperback – February 19, 2017 por Andy Saunders

<
Ver detalles en Amazon US/International

Battle of Britain July to October 1940 - RAF Operations Manual: Insights into how science, technology and defence systems helped the RAF win the Battle of Britain Hardcover – October 1, 2015 por Andy Saunders (Author)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 22 setiembre/2005