Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Preludio en Alemania

Preludio en Alemania

Es más que evidente, que Adolf Hitler no tuvo intenciones de hacerle la guerra a Gran Bretaña y menos invadirla.  Se sabe que nunca, antes de 1940, en sus discursos o escritos, ni tampoco en los círculos allegados al Führer, se mencionó la posibilidad de un enfrentamiento armado con Gran Bretaña.  Más bien, Hitler abrigó la esperanza de que los ingleses "entrarían en razón", aceptando y adhiriéndose al "Nuevo Orden", en el que Alemania sería el gran líder de Europa, en una corte donde Italia e Inglaterra jugarían un papel importante, pero secundario y dejándose dirigir por el "Gran Reich de los mil años".

Pero, las ilusiones de Hitler quedaron frustradas cuando el 18 de Junio de 1940, la BBC irradió el discurso que Winston Churchill pronunció en la Cámara de los Comunes, dejando bien en claro que:

Discurso de W. Churchill 18/6/40

"...lo que el General Weygand ha llamado La Batalla de Francia, ha terminado.   La Batalla de Bretaña está por comenzar.  De esta batalla dependerá la supervivencia de la civilización cristiana.  De ella dependerá nuestra propia vida británica y con ello la continuación de nuestras instituciones y nuestro Imperio.  Toda la gloria y el poder de nuestro enemigo pronto se volverá contra nosotros.  Hitler sabe que él debe aniquilarnos en esta isla, o perderá la guerra..."

Respuesta alemana

La respuesta alemana fue una incursión aérea de ejercicio de navegación, compuesta por 9 bombarderos Heinkel He 111 del Grupo de Combate (KG) 26.  El líder de la formación se mantuvo a 6000 metros de altura, mientras que los 8 aparatos restantes bajaban hasta 1400 metros sobre Londres.  Como no podía ser de otra forma, los 8 aparatos fueron derribados por la artillería antiaérea y sólo el líder del escuadrón regresó ileso.

Heinkel 111

Heinkel He 111

Para Alemania, en ese momento Francia y los Países Bajos, eran la base de operaciones para realizar la invasión de las islas británicas y lo único que se interponía entonces entre las fuerzas alemanas y las defensas británicas era el Canal Inglés o Paso de Calais, que en el lado más estrecho tiene apenas unos 40 Kms de mar.

Luftwaffe vs RAF

El primer paso necesario para asegurar el éxito de una invasión era mantener la supremacía aérea destruyendo a la Real Fuerza Aérea Inglesa.  En Junio de 1940, por demás evidente, que la Luftwaffe era mucho más poderosa que la RAF.  Es cierto también que Inglaterra no arriesgó su fuerza aérea durante la Campaña de Francia, porque para los británicos la medida lógica era reservar los magros recursos militares para la defensa del suelo inglés.  Por esa razón también, uno de los misterios de la guerra es, por qué los alemanes no aniquilaron a la Fuerza Expedicionaria Británica (FEB) en Dunkerque; para algunos historiadores no fue sino una prueba más, de que Hitler quería evitar un enfrentamiento con los británicos, para otros, la incompetencia de Goering que no supo como acometer una acción de esa naturaleza.

Plan de Raeder

Los únicos planes militares, para una eventual invasión a Inglaterra, los elaboró el jefe supremo de la Kriegsmarine, el Gran Almirante Raeder en 1939.  El plan de Raeder más que alentar a la invasión, lo que pretendía era advertir al Mando Supremo sobre las dificultades que se presentarían en caso de que fuera necesario acometer tal operación.   Al culminar la invasión de Francia y los Países Bajos, Raeder pensó que era el momento de presentar su plan a Hitler.

Gran Almirante Raeder

Gran Almirante Raeder

Raeder estaba consciente del costo que tuvo para la Kriegsmarine la invasión a Noruega donde la Armada llevó en sus espaldas todo el peso de la operación.   En su plan contra Inglaterra el Gran Almirante, por el contrario, pretendía que la Wehrmacht asumiera mayor responsabilidad en las acciones.  Sin embargo, por razones obvias, la operación tendría que ser marítima por sobre todas las cosas.  El 21 de mayo, Raeder presentó a Hitler el plan y logró el efecto deseado, pues el Führer dispuso que no se adoptase ninguna medida de preparación para una posible invasión a Inglaterra.

"¿Y ahora, qué?"

El 20 de Junio, a vísperas de capitulación de Francia, Raeder volvió a hablar con Hitler sobre el tema y advirtió, que la superioridad aérea era imprescindible para el éxito de tal empresa y acotó, que a Luftwaffe era muy inferior a la RAF.  De cualquier forma, en los mandos militares, a partir del 22 de Junio de 1940, surgió la pregunta, "¿Y ahora, qué?"  Europa continental estaba en manos del Eje. ¿Se quedaría Inglaterra como pasiva espectadora?

Opinión de Jodl

El General Jodl, Jefe del Estado Mayor de la Wehrmacht, manifestaba en las reuniones de Estado Mayor, que la victoria final sobre Inglaterra era sólo cuestión de tiempo.

General Alfred Jodl

General Jodl
Foto autorizada del:
Deutsches Historisches Museum, Berlin

Decía Jodl: "Ya no son posibles las operaciones ofensivas en gran escala del enemigo, debido a que ya no puede luchar por la victoria sino por preservar sus posesiones y su prestigio mundial.  De acuerdo a todas las predicciones, se inclinarán por hacer la paz cuando comprendan que pueden lograrlo a un costo muy pequeño.  Por eso, invadir a Inglaterra debería ser el último recurso contra ese país, que ya se encuentra debilitado militar y económicamente y sin capacidad ofensiva en el aire."

Hitler cambia de parecer

Sin embargo, el 2 de Julio de 1940, el Comando General de la Wehrmacht (OKW) señalaba, que el Fuehrer había dispuesto que bajo determinadas condiciones, siendo lo más importante la supremacía aérea, se podría plantear un desembarco en Inglaterra y que, a pesar de no estar decidido, debían elaborarse los planes necesarios para tal eventualidad.

¿Y el material?

Lo que temía Raeder estaba por suceder.  Ante esa orden de preparar planes de invasión y sabiendo él, que los ingleses no se dejarían amilanar fácilmente, estaba seguro que a la orden de preparación le seguiría la orden de ponerla en práctica.  Su gran temor era, que las fuerzas alemanas no habían realizado anteriormente una operación de tal envergadura y por tanto no había precedentes.  Tampoco existían los transportes adecuados, ni la Luftwaffe estaba preparada para dar un apoyo aéreo adecuado y por último, la Kriegsmarine no tenía la capacidad numérica para poder defender a las fuerzas de desembarco contra toda la flota inglesa que acudiría al Canal Inglés apenas se conociera la inminencia de la invasión.

Improvisar

No cabía otro camino que la improvisación y para ese efecto se recolectaron desde barcazas hasta vapores, a todo lo largo de la costa francesa, belga y holandesa.  Todo lo que flotara y tuviera un motor, serviría después de recibir algunas modificaciones imprescindibles.  El Plan León Marino, del Mariscal de Campo von Brauchitsch estaba en marcha.


LIBROS

Luftwaffe Fighters in the Battle of Britain (Images of War) Paperback – February 19, 2017 por Andy Saunders

<
Ver detalles en Amazon US/International

Battle of Britain July to October 1940 - RAF Operations Manual: Insights into how science, technology and defence systems helped the RAF win the Battle of Britain Hardcover – October 1, 2015 por Andy Saunders (Author)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 22 setiembre/2005