Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Trappenjagd (8-5-1942)

Dejando a Sebastopol cercado, el General Erich von Manstein se dirigió a la reconquista de Kerch en el extremo oriental de Crimea donde le esperaban los 2 ejércitos rusos bien atrincherados en el estrecho cerca a Parapach.  Era muy difícil que las fuerzas de Manstein pudieran abrirse camino a través de las defensas rusas que contaban con unos 200 mil hombres.  El extremo de la península estaba protegido por un foso contracarros de 10 metros de ancho y 5 metros de profundidad que corría de norte a sur, entre el Mar Negro y el Mar de Azov, en la parte más estrecha de la península cerca a Parapach.

Erich von Manstein

General Erich von Manstein

Dmitry Kozlov

Teniente General Dmitry Kozlov

La operación Trappenjagd estuvo lista para comenzar el 8 de mayo de 1942 después que la 4ª Luftflotte de la Luftwaffe atacó las líneas de abastecimientos soviéticas de manera tan contundente que para finales de abril las fuerzas soviéticas habían agotado los abastecimientos de guerra y boca.

Antes que eso ocurriera, el Teniente General Dmitry Tifomevich Kozlov, Comandante en  Jefe del Frente de Crimea, consideró que lo mejor que podían hacer era retirarse de Kersch, pero Stalin se opuso tajantemente y más bien el 21 de abril le ordenó que se preparara una ofensiva contra Crimea.

Sin embargo, las evidencias del mal estado de la líneas soviéticas eran tantas que Stalin cedió, cambiando la orden el día 6 de mayo, pero disponiendo que Kozlov iniciara una ofensiva limitada a la vez que creaba una línea defensiva, aunque negándole el envío de unidades de refuerzos que había solicitado.   Kozlov no podía objetar la orden, pero a pesar de las deficiencias en los suministros, tenía que aceptar el argumento de Stalin cuando decía que los alemanes no atacarían por tener el Ejército Rojo una superioridad numérica de dos a uno y en el sur el Ejército Rojo estaba protegido por los pantanos.

Operación Trappenjagd

Las fuerzas soviéticas estaban conformadas por el 51º Ejército en el norte compuesto por 3 brigadas de fusileros, dos brigadas de tanques y 8 divisiones de fusileros.   Como reserva contaban con el 47º Ejército conformado por 4 divisiones de fusileros y una división de caballería.

El General Erich von Manstein contaba con 5 divisiones de infantería, la 22ª División Panzer, más dos y media divisiones de infantería rumanas.

Manstein decidió irrumpir de frente contra las unidades soviéticas confiados en su mejor equipamiento y preparación, además de contar con la superioridad aérea que le otorgaba la Luftwaffe que estaba recibiendo como refuerzos a la 8ª Fliegerkorps bajo el mando de Wolfram Freiherr von Richthofen.

La orden de iniciar la ofensiva soviética fue un error porque en los momentos que Manstein iniciaba la Operación Trappenjagd, en vez de estar preparados para la defensa, el Ejército Rojo iniciaba un ataque mal organizado.

La operación Trappenjagd comenzó a las 04:15 del 8 de mayo con el 8º Fliegerkorps atacando las comunicaciones y los campos aéreos soviéticos.   En pocas horas las comunicaciones soviéticas fueron destruidas y la mayoría de los 410 aviones con que disponían los soviéticos fueron derribados o destruidos en tierra.  Junto con el ataque aéreo alemán, el 902º Comando de Botes desembarcó tras la líneas soviéticas a la 132ª División de Infantería.  Al comenzar el ataque de Manstein la ofensiva soviética intentaba reorganizarse en una desordenada línea de defensa.

El bombardeo de ablandamiento previo al asalto duró apenas 10 minutos pero fue suficiente para hacer colapsar al 47º Ejército soviético.

En el primer día de la operación fueron capturados 4.514 soldados soviéticos con la pérdida de apenas 104 soldados alemanes muertos y 284 heridos.

Al día siguiente Manstein ordenó a la 22ª División Panzer atacar por el norte acorralando al 51º Ejército soviético contra el Mar de Azov.   El desorden y la desbandada soviética fue incontenible cayendo fácilmente en manos alemanas la mayoría de las unidades del 51º Ejército, los que escapaban hacia Marfovka fueron perseguidos por las fuerzas mecanizadas alemanas.

La 132ª División de Infantería en persecución de los soviéticos capturó varios aeródromos y 30 aviones que no pudieron alzar vuelo.  Los alemanes capturaron 29.000 hombres, 220 cañones y unos 170 tanques.

El día 20 de mayo Kersch estaba en manos alemanas.   Los soviéticos pudieron evacuar 116.045 efectivos pero fueron abandonados 162.282 soldados que finalmente fueron muertos o capturados.   Según las fuentes más acreditadas el número de bajas soviéticas fue de 176.500 entre los que se encontraban civiles, para un total de 162.282 muertos.

Las bajas alemanas fueron 3.397, de los cuales 2.797 fueron heridos y 600 perdieron la vida.   Las perdidas alemanas de material fueron 9 piezas de artillería, 3 cañones de campaña y 8 tanques.   En cambio había destruido tres ejércitos soviéticos.

Después de esta inobjetable y aplastante victoria el General Manstein estaba listo para reanudar el asalto a la cercada fortaleza de Sebastopol.


LIBRO

Sevastopol 1942: Von Manstein’s triumph (Campaign) Paperback – January 22, 2008 por Robert Forczyk (Author), Howard Gerrard (Illustrator)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 26 setiembre/2013