Campaña de Crimea (24-9-1941)

En cumplimiento de las Instrucciones de Hitler, el Grupo de Ejércitos Sur, al mando de von Rundstedt, reforzados con divisiones del Grupo de Ejércitos Centro, prosigue su ofensiva contra Ukrania desde los pantanos de Pripet en la Galitzia Oriental, teniendo como objetivos inmediatos Kiev y Odessa.

Exitos en Ukrania

La campaña de Ucrania es una de las más exitosas del ejército alemán.   Se suceden victorias tras victorias.  En brillante operación, el 24 de agosto, la 22ª División de Infantería aproximándose por la orilla occidental del Dnieper, ataca Berislav donde el cauce tiene más de 700 metros de ancho.  El día 25 el teniente coronel Boddien entra en la ciudad y luego es ocupada por el 16º Regimiento de Infantería tras 36 horas de lucha.

Los rusos estaban atrincherados en la otra ribera dispuestos a impedir que los alemanes crucen el río.  Durante 3 días los alemanes acumulan el material necesario para la operación que comenzó el día 30 de agosto por el Regimiento de Zapadores al mando del coronel Ritter von Heigl.  Luego de la barrera de artillería y tras 48 horas de lucha se consolida así la cabeza de puente de 6 km de ancho por 4 km de profundidad.  Inmediatamente comienza la construcción del puente por donde cruzará el 11º Ejército.

General Manstein

General Manstein

Manstein toma el mando

El 12 de setiembre de 1941, el 11º Ejército es encomendado al General Manstein quien recibe el mando de manos del general Busch y se le encarga iniciar la ofensiva contra Crimea y llegar hasta Rostov.  Manstein sabía que tal empresa era demasiado para el agotado 11º Ejército, pero se prepara para iniciar la campaña con el cuidado que tal empresa requiere.

El principal objetivo en Crimea es la fortaleza de Sebastopol.  Como parte del 11º Ejército opera en ese sector las fuerzas rumanas al mando del Conducatorul de Rumania, Mariscal Ion Antonescu, integrado el 3º Ejército rumano al mando del general Petre Dumitrescu y el 4º Ejército rumano al mando del capitán general Constantinescu.  Las fuerzas rumanas son casi medievales comparadas con el modernísimo ejército germano.  Sus oficiales azotan a los soldados y no se preocupan en lo más mínimo por el estado de las tropas.  Su armamento es insuficiente, carecen de armas antitanque, les tienen un temor desmedido a los rusos y como consecuencia sufren enormes bajas.

Mapa de la Campaña de Crimea

Las "tumbas de los tártaros"

Ambos objetivos, Crimea y Rostov, son demasiado para el 11º Ejército y por tanto Manstein decide concentrar primero todas sus fuerzas en Crimea para continuar después hacia el norte.  La conquista de Crimea sólo se puede lograr por el istmo de 7 kilómetros de anchura, en Perekop.   A la derecha se encuentra el Sivash, o Mar Pútrido, un pantano de sal infranqueable para los vehículos terrestres y anfibios.  A la izquierda está el Mar Negro.  A lo largo de la lengua de tierra hay unas fosas de unos 12 o 15 metros de anchura, cavadas en 1851 y conocidas como las "tumbas de los tártaros", cuya función era defender la península de un ataque proveniente del continente.

24 de setiembre de 1941

El 24 de setiembre de 1941, esas trincheras fueron usadas por los rusos como parte de su línea defensiva y constituían una auténtica trampa para los carros.   El 11º Ejército de Manstein, quien era uno de los mejores tácticos Panzer, al iniciar la ofensiva acercandose al istmo de Perekop, carecía de carros y sólo disponía de algunos vehículos blindados y de dos docenas de cañones de asalto.  La carencia de tanques era más de lamentar por cuanto que el camino hacia Perekop y en dirección a Rostov, atravesaba las estepas de Nogaish, una estepa sin una sola colina, sin un árbol, sin un arbusto, es decir, un terreno ideal para una batalla de tanques.

Manstein, a falta de carros, situó en el istmo todos sus efectivos antiaéreos, artillería y zapadores al mando del general Hansen, al que encomendó también el 54º Cuerpo de Ejército.  Una fuerza más que suficiente para el istmo de sólo 7 kilómetros de ancho.  Manstein sabía que para penetrar en la península eso bastaba, pero no para conquistar toda Crimea, cuya extensión es parecida a la de Bélgica.  Para ello necesitaba más tropas, y sobre todo mecanizadas y rápidas.

Proyectaba conquistar, tras una rápida penetración, la fortaleza de Sebastopol mediante un golpe de mano de gran efecto.  Así decidió, cuando aún el general Hansen libraba duros combates en las tumbas tártaras, que avanzasen hacia el norte dos divisiones de montaña y el Leibstandarte Adolf Hitler, mejor armado y con mayor capacidad de movimiento, haciéndoles abandonar el frente.  Su misión era la de dar un rodeo para despistar al enemigo y luego a toda velocidad penetrar en territorio enemigo, desplegarse rápidamente y ocupar la gran península.  Un buen plan, desde luego, pero también algo temerario.  Sin embargo, salió bien.  Las unidades del general Hansen lograron avanzar, después de tres días de encarnizada lucha en las tumbas tártaras.  El camino de Crimea quedaba expedito.

Flak 20mm

Antiaéreo contra objetivos terrestres

Contraataque ruso

Pero ocurrió lo que era de temer.  El general Kuznetsov, en la otra parte, tuvo noticias de que Manstein había dejado al descubierto prácticamente su flanco norte en las estepas de Nogaish, y esto le movió a presionar con sus tropas.  Fue un ataque en profundidad.   Los ejércitos 9º y 18º soviéticos causaron un hundimiento de 20 kilómetros en el frente alemán y amenazaron con atacar por la retaguardia al Ejército 11º de Manstein.  La situación se tornó amenazadora.  Aún con poca suerte que tuviese, Kuznetsov tenía posibilidades de arrojar al Mar Negro, a una parte del 11º Ejército, y hasta aniquilarlo.

Kleist acude en ayuda de Mainstein

Manstein no permaneció desde luego con los brazos cruzados.  Dispuso que por cualquier medio se contuviese la operación del enemigo y para ello empleó el Leibstandarte Adolf Hitler y el Cuerpo de Montaña Kehrt.  Movilizar a un tiempo, dos divisiones y una brigada, en plena marcha, no era tan sencillo.  En consecuencia, la situación del 11º Ejército se hizo aún más crítica.  Sin embargo, una guerra de movimientos tiene sus propias normas.   En el sector central terminaba al mismo tiempo la batalla decisiva del cerco de Kíev.  El 1º Panzergruppe, al mando del general von Kleist, quedaba disponible para otros cometidos y recibió inmediatamente una nueva misión: Kleist tenía que partir hacia el sur y atacar a los dos Ejércitos rusos que comprometían la seguridad de Manstein por la retaguardia.

Kuznetsov cae en su propia trampa

Con ello se invirtieron los papeles: el 11º Ejército ya no se encontraba entre los rusos y el mar, sino que ahora era Kuznetsov quien se hallaba entre Kleist y Manstein.  Durante cinco días, hasta el 10 de octubre, se desarrollaría una batalla en círculo en las estepas de Nogaish, al norte del mar de Azov.  Los Ejércitos de Kuznetsov fueron aniquilados.   Un total de 65.000 soldados soviéticos cayeron prisioneros y perdieron a manos de los alemanes 212 carros y 672 cañones.

Cerco de Sebastopol

Aquel giro favorable para los alemanes costó, empero, un alto precio.  En ese momento se convencieron los Mandos supremos del Ejército de Tierra y de la Wehrmacht de que el 11º Ejército era demasiado débil para acometer la doble misión de conquistar Crimea y Rostov.  El ataque contra Rostov se encomendó al Panzergruppe de Kleist, reforzado con el "Leibstandarte Adolf Hitler" y el 49º Cuerpo de Montaña.   Al fin podría Manstein concentrar en Crimea todas las fuerzas de su 11º Ejército, pero aquella operación por sorpresa para la conquista de Sebastopol, que habría sido posible tres semanas antes, ahora aparecía como irrealizable.

9 de octubre de 1941

Manstein pasa a la ofensiva y encierra en una bolsa a las fuerzas rusas que sufren una derrota fulminante.  Van al cautiverio 65 mil prisioneros rusos y capturan 125  tanques 500 cañones.  La flota rusa se refugia en Batum ante la frontera turca y los alemanes capturan los pozos petrolíferos de Grozny y Bakú

16 de noviembre de 1941

Se suceden una serie de batallas de persecución, llamadas Batallas del Mar de Azov, con los alemanes pisándoles los talones a los rusos que no pueden soportar la embestida.  El 16 de noviembre, toda Crimea está en manos alemanas, exceptuando a Sebastopol,

26 de diciembre de 1941

Los rusos desembarcan dos divisiones en la península de Kerch en momentos en que en ese lugar, las únicas fuerzas alemanas eran las de la 46ª División de Infantería a las órdenes del General Hans von Sponeck, quien solicita permiso al Alto Mando para evacuar las posiciones en el paso de Parapach.  Hitler deniega la petición.  El día 29 von Sponeck anuncia la retirada cuando los rusos desembarcan en Feodosia.  Este episodio le costará la vida al ser fusilado en 1944, luego del atentado contra la vida de Hitler el 20 de julio de ese año.  Para fines de diciembre los rusos tienen 3 frentes en Crimea: Sebastopol, Feodosia y Kerch poniendo en riesgo al 11º Ejército de Manstein.  Esta situación se complica más el día 5 de enero cuando desembarcan en  en Eupatoria un nuevo contingente ruso apoyado por los partisanos.  Las fuerzas alemanas logran despejar la zona después de dos días de combates.  Los partisanos pierden 1200 hombres.  El 13 de enero las fuerzas alemanas recapturan Feodosia con grandes pérdidas para los soviéticos.

Los rusos envían grandes cantidades de refuerzos por el puente de hielo formado en el estrecho de Kerch hasta lograr acumular 9 divisiones de infantería más 2 brigadas de infantería y 2 brigadas de tanques.

Operación Trappen Jagd

Dejando a Sebastopol cercado, Manstein se dirigió a la reconquista de Kerch en el extremo oriental de Crimea donde le esperaban los 2 ejércitos rusos bien atrincherados en el estrecho cerca a Parapach.  Era muy difícil que las fuerzas de Manstein pudieran abrirse camino a través de las defensas rusas que contaban con unos 200 mil hombres.  El extremo de la península estaba protegido por un foso contracarros de 10 metros de ancho y 5 metros de profundidad que corría de norte a sur, entre el Mar Negro y el Mar de Azov, en la parte más estrecha de la península cerca a Parapach.

Reconquista de Kerch

El 8 de mayo de 1942, a las 3:15 de la madrugada, la artillería alemana rompe el fuego y escuadrillas de Stukas caen del cielo contra las posiciones rusas.  Los morteros machacan las posiciones rusas mientras que al este de Feodosia se preparan decenas de lanchas de desembarco cuyos motores se hacen imperceptibles ante el estruendo del bombardeo.

Las lanchas de desembarco transportan tropas de infantería y de zapadores, que ingresan por la entrada sur del foso que desemboca en el mar.  La sorpresa es total y en minutos los alemanes tienen una cabeza de puente por donde comienzan a meter tropas de asalto y zapadores que consolidan posiciones y preparan el ingreso de las fuerzas de la 22ª División Panzer.  La punta de lanza se dirige a Kerch y luego giran al oeste para cercar a los tres ejércitos rusos.  El 11 de mayo las fuerzas de Manstein completan el cerco y después de 8 días los soviéticos son aniquilados.  Un total de 169.198 prisioneros marchan al cautiverio y son capturados 1397 cañones y 284 carros.  Con 6 divisiones alemanas y 3 rumanas, Manstein ha destruido 3 ejércitos rusos.  Sin embargo el costo ha sido inmenso y el el cercado Sebastopol todavía sigue resistiendo, pero no por mucho tiempo.  Para el 18 de noviembre, las puertas del Cáucaso están abiertas y los pozos petrolíferos están al alcance de la mano de los alemanes. 

Sebastopol - (3 jul 1942)


Publicado: 5 setiembre/2003 - Actualizado: 12 abril/2014






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido