Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Ariel

Antes de empezar la guerra, la Fuerza Expedicionaria Británica contaba con dos divisiones en Francia, la 1ª División Blindada y la 51ª División Highlanders.  Además, entre civiles y militares, unos 150.000 hombres empleados en las bases y en comunicaciones, los cuales al momento en que el Gabinete de Guerra Británico tomó la decisión de evacuar a todas las fuerzas y la mayor cantidad de equipo posible, ya no eran necesarios y por tanto fueron los primeros en ser retirados del continente.   En cambio, para apoyar la evacuación de todas sus fuerzas, los británicos enviaron a la 52ª División.

Dunkerque

"Dunkerque".  Acuarela de C. Cundall

Concluida la Operación Dynamo, mediante la cual el grueso de la Fuerza Expedicionaria Británica más efectivos franceses y polacos fueron evacuadas de Dunkerque, los mandos militares británicos hicieron un balance de las tropas Aliadas en la costa francesa.  Siendo muy numerosas, el Gabinete de Guerra tomó la decisión de intentar el rescate del mayor número de rezagados que fuera posible, antes de que se vieran forzados a rendirse.  Era parte de la operación incentivar mediante coacción psicológica, la evacuación del mayor número posible de empleados y obreros especializados de las bases, astilleros y puertos franceses, los cuales eran necesarios para reforzar el esfuerzo de guerra británico, evitando que fueran utilizados por los franceses y alemanes después del armisticio.  El inicio de la operación fue fijada para el día 15 de junio de 1940.

Operación Ariel

El 14 de junio París fue ocupado por fuerzas alemanas.  La Operación Ariel comenzó el 15 de junio de 1940 en el puerto de Cherburgo y continuó durante 10 días.  Con la enorme flota mercante y pesquera británica y de los barcos de guerra y cargueros franceses que pudieran escapar de Francia, fueron evacuados los rezagados desde las playas cercanas a los puertos de Saint-Malo, Brest, Sainte-Nazaire y La Pallice, en la costa atlántica francesa, hasta la frontera con España.  Incluso se utilizaron trasatlánticos que sólo meses antes transportaban turistas, como el SS Arandora Star, SS Strathaird, SS Otranto, SS Lancastria, el SS Ettrick y los polacos Batory y Sobieski, además de otros

Las fuerzas navales de superficie alemanas no eran suficientes como para tomar el control de las aguas del Canal Inglés (Canal de la Mancha) y eso era algo que les permitiría a los británicos intentar la evacuación de las fuerzas rezagadas.  Hoy se sabe que apenas había 7 submarinos alemanes operando en la zona y estaban en desventaja al no poder maniobrar con facilidad en aguas poco profundas.   Por otro lado, los británicos sabían que el Gran Almirante Raeder no arriesgaría los grandes buques de la Kriegsmarine para impedir la evacuación, porque en Dunkerque tampoco tomó ese riesgo.  Difícilmente podrían haber salido de puertos alemanes sin ser detectados por las patrullas británicas y en Scapa Flow, la Flota Metropolitana estaba lista para intervenir si ello hubiera ocurrido.

Le Havre

Le Havre

Al mando del General Charbonneau, los franceses establecieron dos líneas de defensa en el Puerto de Brest.  La primera línea formaba un semicírculo a 30 Km. del puerto y la segunda se hallaba en otro semicírculo de entre 12 y 15 Km. del centro de Brest.  Para evitar un inútil derramamiento de sangre, el Mariscal Petain había ordenado cesar el fuego, mientras negociaba el armisticio con los alemanes.

Las unidades británicas rezagadas al mando del Coronel W.B. Mackie, eran asistidas por personal del destructor HMS Broke para destruir todo el material y estructuras de los puertos, mientras oficiales navales supervisaban la evacuación.  Para el 17 de junio todas las tropas que estaban fuera de la línea del frente habían sido evacuadas.  Desde el puerto de Brest hasta el 18 de junio embarcaron 28.145 británicos y 4439 soldados franceses, polacos y canadienses.  Los franceses estaban muy molestos por la huida de las tropas británicas, y en los meses y años siguientes esos sentimientos se harían sentir en los altos mandos de ambos países en Londres.

La línea del frente se encontraba inexplicablemente detenida a más de 250 Km. de la costa, pero el ataque de la Luftwaffe continuaba en el puerto de Brest, mientras las aguas del puerto eran minadas por los aviones alemanes.   Sin embargo los franceses lograron embarcar 900 toneladas de oro y divisas del Banco de Francia zarpando rápidamente rumbo a Canadá y las colonias francesas de África.  Terminada la evacuación fueron incendiados los depósitos de combustible en los puertos.

Jean Bart

Acorazado Jean Bart en Casablanca

Durante la tarde del día 18 de junio el Almirante Laborde ordenó que todas las unidades navales francesas, más de 70 buques de la armada y 28 mercantes, zarparan rumbo al África.  Al mando del General Béthouart, en todas las naves se embarcaron el mayor número de las derrotadas fuerzas procedentes de Noruega.  En los puertos franceses quedaron dos buques británicos, el mercante Dido de 3500 toneladas y el barco de cabotaje Luffworth de 279 toneladas.  Para los británicos el nuevo acorazado francés Jean Bart que estuvo en dique seco fue una preocupación y enviaron al Vicealmirante T.J. Hallet en el destructor HMS Vanquisher para asegurarse que la nave no cayera en manos de los alemanes.  Trabajando aceleradamente el personal del dique seco logró terminar los trabajos y el día 19 salía del dique.  Hubiera querido Hallet que el Jean Bart se dirigiera a un puerto inglés, pero una vez en la bahía se aproximaron destructores franceses para escoltarlo a Casablanca.  Hallet se quedó con los crespos hechos esperando en la Bahía Quiberon pero impotente al ver que la flotilla francesa tomaba rumbo al sur para dirigirse a Casablanca.

Tres buques fueron hundidos por acción de las minas magnéticas, el Capitán Maurice Eugene de la Société Les Cargos Algériens con una carga de vinos en las bodegas se hundió cerca al arrecife de Vandée después que sus 39 tripulantes lograron ponerse a salvo.   El remolcador Provençal se hundió luego de la explosión de una mina y la corbeta francesa Amiens de la Clase Vauquois de 850 toneladas, sucumbió de igual forma.

HMS Arethusa

HMS Arethusa

Ese mismo día 18 empleados de la embajada británica junto con el embajador Sir Ronald Campbell procedentes de Burdeos embarcaron en el HMS Arethusa.  Campbell se quedó unos días más embarcándose finalmente en el HMS Galatea buque insignia del Almirante A. T. B. Curteis comandante del 2º Escuadrón de Cruceros.  El HMS Arethusa regresó a Londres el día 20 llevando al Presidente de Polonia y parte de su Gabinete.

El día 19 el Almirante Nasmith envió a Bayonne los transatlánticos Batory y Sobieski, Ettrick y Arandora para embarcar tropas polacas que se sabía se aproximaban a ese puerto.  En los dos días siguientes fueron evacuados unos 9000 efectivos polacos y civiles en los buques polacos, moviendo el resto de las naves a St Jean-de-Luz donde había mejores facilidades para la operación de evacuación.  Las operaciones continuaron hasta el 24 cuando las autoridades francesas ordenaron cesarlas el día 25 debido a la firma del armisticio.  Esa tarde el Almirante Curteis había cambiado su bandera al crucero antiaéreo HMS Calcutta cuando chocó con el destructor canadiense HMCS Fraser causando un gran número de víctimas.

Playa de Crozon

Playas de Crozon

Al finalizar el día 19, las fuerzas alemanas ocuparon Crozon.  Las primeras tropas alemanas entraron en Brest a las 21:30 horas tomando prisioneros a los últimos soldados franceses que quedaban en armas.  Algunas tropas francesas todavía intercambiaban fuego con los alemanes cerca a Landivisau, pero en Brest los alemanes demandaron la rendición de la plaza o someterse al bombardeo por la Luftwaffe y tres divisiones Panzer.  El Vicealmirante Traub, el General Picard-Claudel y el General Charbonneau recibieron la autorización para rendir las armas en Bretaña.  El cese al fuego se hizo efectivo a las 19:00 en el norte y las 20:30 en el sur.  Al día siguiente el Contralmirante Lothar von Arnauld de la Perière tomó el mando de la Base Naval de Brest, mientras el Capitán de Vaisseau Le Normand se hizo responsable del personal francés.

La Tanche

Arrastrero La Tanche

En los demás puertos se sucedieron escenas similares.  El 18 de junio en Lorient, 15 buques de guerra y 35 barcos mercantes lograron escapar.  El arrastrero La Tanche tocó una mina y se hundió cerca a la boya de Truis que marca la entrada a Lorient.  Ese viejo buque oceanográfico (1918) convertido en pesquero llevaba 30 tripulantes y 200 personas más a bordo, incluyendo soldados polacos, aviadores franceses, mecánicos y marineros.  Después de la explosión sólo quedaron con vida 12 personas.  El Almirante de Penfenteny rindió el puerto de Lorient el 21 de junio y al día siguiente, 22 de junio de 1940, Francia firmó la rendición.

La mayor catástrofe marítima ocurrió en Saint Nazaire donde el SS Lancastria abarrotado de tropas británicas fue hundido por aviones Dornier Do 17.  No se ha podido determinar el número de tropas que llevaba el barco pero al menos se tiene la certeza que pasaban de 6000 efectivos.  El capitán Sharp, comandante del barco junto con algunos supervivientes fue llevado a Londres donde después de las investigaciones, que quedaron en absoluto secreto "para no mellar la moral británica", recibió el mando del SS Antonia y luego el de otro barco de la misma naviera, el SS Laconia, barco que el 12 de setiembre de 1942, fue hundido por el submarino U-156.  El capitán Sharp, presunto responsable de la tragedia del Lancastria, se hundió con su barco.

Lancastria

SS Lancastria

Mediante las operaciones Ariel y Cycle fueron evacuados 144.171 británicos, 18.246 franceses, 24.352 polacos, 4.938 checos y 163 belgas.  Esas fuerzas sumadas a las 27.936 evacuadas de Dunkerque y 337.829 evacuadas mediante la Operación Dynamo hacen un total de más de medio millón de efectivos, además de un número incalculado de civiles, muchos de ellos expertos en diferentes especialidades.  Fueron embarcados también 310 cañones, 2292 vehículos y 1800 toneladas de suministros.   Alemania había derrotado a Gran Bretaña, Francia y los Países bajos, pero ese resultado le daba un victoria moral a los Aliados.  La decisión de Hitler de detener la ofensiva a 250 Kms de la costa, dejando escapar medio millón de fuerzas experimentadas en combate más equipo, presagiaba el fracaso del intento de invadir las islas británicas.


LIBROS

WAR AT SEA 1939-45: Volume III Part 2 The Offensive 1st June 1944-14th August 1945 OFFICIAL HISTORY OF THE SECOND WORLD WAR por Captain S.W.Roskill, D.S.C., R.N.


Ver detalles en Amazon US/International

The Sinking of the Lancastria: The Twentieth Century's Deadliest Naval Disaster and Churchill's Plot to Make It Disappear Hardcover - por Carroll & Graf


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 28 julio/2006