Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Ocupación de Albania (8-4-1939)

Mientras Hitler exitosamente recompone el mapa de Europa recuperando para Alemania el Valle del Rin y los Sudetes para luego ocupar Bohemia y Moravia, independizar Eslovaquia y entregarle la Rutenia a Hungría, Mussolini se siente animado a adelantar el momento de ejecución de un proyecto que lleva en estudio largo tiempo: la ocupación de Albania.

El pequeño estado balcánico, que comía y vestía productos italianos, figuraba en la esfera de influencia italiana a pesar de la ambigua política del Rey Zog, un monarca corrompido y malquerido por sus propios súbditos que veían en Italia un ejemplo de Estado protector.  Pese a que Italia controlaba la economía y las fuerzas armadas albanesas, desde comienzos del año 1939, el Rey Zog había manifestado claramente su intención de cambiar de "protector".  Circularon rumores diciendo que quería apoyarse en los ingleses o en los yugoslavos o, más probablemente, en los alemanes.  Es precisamente esta última hipótesis la que anima a Mussolini a actuar.  "Se trata", dijo, "de una cuestión de prestigio y no puedo permitir que me ganen con un golpe de mano la tutela de Albania."

italia

Fuerzas italianas desembarcan en Albania

Según las costumbres diplomáticas de la época, el gobierno italiano envía a Albania un ultimátum con términos absurdos que nadie aceptaría y en consecuencia el 6 de abril de 1939 se inician las operaciones militares.  En realidad, la mayoría de los albaneses favorece la ocupación italiana que viene a librarlos del desgobierno de Zog.  Por consiguiente, la situación no hace necesario que se recurra a bombardeos aéreos o acciones de violencia.  Al cabo de pocas horas los intentos del gobierno albanés por organizar una simbólica resistencia, resultan estériles, ante una población que sale a recibir a los italianos con ramos de flores y la pasividad de los militares que no ven las horas que los italianos ocupen Tirana.

Zog y la familia real huyen a Londres llevándose las reservas en oro del país, mientras el palacio de gobierno era asaltado y saqueado por hordas de gitanos.  El día 6 de abril, las fuerzas italianas al mando del General Messe restablecen el orden en Tirana.  Más tarde aparece también el Ministro de Asuntos Exteriores italiano, Galeazzo Ciano, y en seguida se procede a la constitución de un gobierno albanés encabezado por Xha-fer Ypi.  A la ceremonia acuden personalidades albanesas de todos los niveles para ponerse a disposición de los ocupantes.

La ocupación de Albania fue totalmente incruenta y apoyada por el pueblo albanés.  En una semana la situación quedó bajo el control de las fuerzas italianas y de las nuevas autoridades albanesas.   El día 16 de abril, en Roma, junto al Quirinal, se celebra la ceremonia de entrega de la corona albanesa a Víctor Manuel III, que desde ese momento tendrá el título de Rey de Italia y Albania y Emperador de Etiopía.  Un mes después el 16 de mayo, se celebra en Milán una reunión entre Galeazzo Ciano y el Ministro de Asuntos Exteriores de Alemania Joachim von Ribbentrop para formular los lineamientos de una alianza italoalemana.


Publicado: 30 setiembre/2005