Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Crusader (18-11-1941)

La Operación Battleaxe del 15 de junio de 1941, terminó con la derrota inobjetable de las fuerzas británicas.   Sin embargo, Rommel comenzaba a sufrir las consecuencias de la falta de suministros, debido a dos causas principalmente; primero porque el Alto Mando Alemán estaba dándole los últimos preparativos a la Operación Barbarossa que, a pesar de las postergaciones se llevaría a cabo indefectiblemente el 22 de junio; y segundo porque la Royal Navy navegaba a su antojo en el Mediterráneo, hundiendo sistemáticamente a cuanto convoy zarpaba de los puertos italianos rumbo a África.   Por otro lado, Rommel tenía otro problema: Tobruk.   No podía iniciar una ofensiva contra Egipto teniendo el flanco amenazado.   Por tanto, para iniciar una nueva ofensiva debía primero capturar el Puerto de Tobruk, donde las fuerzas australianas se mantenían firmes y recibiendo todo tipo de suministros.

Auchinleck

General Auchinleck

Deutsches Afrikakorps (DAK)

Desde su llegada al continente africano, Rommel vio incrementadas sus fuerzas y el Grupo Afrikakorps, que inicialmente contaban apenas con la 5ª División Panzer Ligera y que fue reforzado con la 15ª División Panzer y otras unidades, que entonces estaban llegando, formándose el Deutsches Afrikakorps (DAK).   Rommel, decidió entonces planear la captura de Tobruk, que se llevaría a cabo apenas se completaran las unidades, que en esos momentos llegaban al África con mucha dificultad.   Prácticamente, el 75% de los embarques eran hundidos en el Mediterráneo.

Tormenta en el desierto

Por el lado británico, a insistencia de Churchill, el General Auchinleck preparó la Operación Crusader que comenzaría recién el día 18 de noviembre, porque los británicos estaban esperando que se llevara a cabo la ofensiva de Rommel, sin que ésta llegara a producirse.   Ese día, en medio de una torrencial lluvia que destruye todas las defensas del Paso de Halfaya, los británicos desencadenan su ofensiva, que debe liberar Tobruk y expulsar a los alemanes, de una vez por todas, de Cirenaica y del África toda.

Mapa de la Operación Crusader
Click en el mapa para ampliar

18 de noviembre de 1941

Casi mil carros y tropas de infantería motorizada británica se dirigen al Paso de Halfaya.   Esta vez, los británicos utilizan una táctica que parece aprendida de Rommel.   No irrumpen por el Paso de Halfaya sino que el General Cunningham, (hermano del Almirante Cunningham, Comandante de la Flota del Mediterráneo) ataca rodeando por el sur, con el XXX Cuerpo acorazado británico, haciendo luego un giro al noroeste para atacar a las fuerzas que tiene cercado a Tobruk y liberarlo.  Por su parte el General Freyberg con la División Neozelandesa trata de capturar Sollum rodeando y sobrepasando el inundado Paso de Halfaya, mientras por delante la 4ª División India ataca desde un amplio frente entre la costa, El Paso de Halfaya y Sidi Omar.

19 de noviembre

El día 19, Cunningham logra romper el cerco de la División Italiana Bologna con 156 carros Mark IV, pero la 3ª Sección de reconocimiento italiana logró contener la penetración con 100 carros M13/40 italianos.  El saldo del combate fue, 79 Mark VI destruidos, con la pérdida de 57 M13/40 por parte de los italianos.   Rommel concentró su ataque en una sola dirección en vista de su inferioridad numérica (al iniciarse la batalla, 736 carros británicos contra 390 carros del Eje, 240 Panzers y 150 carros italianos M13/40), contando con que Cunningham forzaría su ataque con todas sus fuerzas, una tras otra, para romper el cerco de Tobruk.

Detector de minas, imprescindible en el desierto

20 de noviembre

Nuevamente, cuando parecía que los británicos cercarían al DAK, fue el DAK que cercó a los británicos.   El Teniente General Crüwell, al mando de la 15ª División Panzer avanzó hacia el este, por el flanco sur de las fuerzas de Cunningham y con la 21ª División Panzer cercó a los británicos que atacaban con todo lo que tenían intentando romper el cerco de Tobruk.

22 de noviembre

El día 22, la Sección I, del 8º Regimiento Panzer, al mando del Comandante Feuski, explora el terreno en busca del enemigo.   Intempestivamente la 4ª Brigada Acorazada británica surge en la oscuridad.   Se trata de tanques y vehículos blindados.   Todo el mundo se queda petrificado, pero Feuski con enorme sangre fría avanza con su carro a toda velocidad metiéndose por el centro de la formación británica e iluminando el cielo con bengalas.   Por radio ordena a sus tanques rodear a los británicos mientras el avanza por el centro de la formación.   Ordena contener el fuego para evitar que en pánico todo el mundo comience a disparar, pero indica que deben disparar a cualquier vehículo que intente escapar el cerco.  Luego ordena que los comandantes de los carros, tomen sus subametralladoras y se aproximen a los vehículos británicos para tomar prisioneros.   Son capturados un general de Brigada, 17 oficiales, 150 suboficiales más personal de tropa.   Un total de 35 carros y vehículos blindados pasan a manos alemanas.   Así termina el día 22.

Blindados del Afrikakorps en combate nocturno

Batalla del Día de Difuntos

Es el domingo Día de Difuntos.   La batalla se generalizó todo el día con fuertes bajas por ambos bandos.   Las unidades cercadas de Cunningham se defendieron hasta la desesperación pues a las fuerzas de Crüwell se les unió la División Acorazada "Ariete" con la que aniquilaron a los británicos.

Error de Rommel

En el este, los neozelandeses de Freyberg que rodearon Halfaya, resistían como fieras y la 4ª División India se mantenía firme al otro lado.   El General Cunningham trata de mantenerse a la defensiva y decide retirarse en dirección al Nilo salvando lo que se pueda para presentar una línea de defensa.   Rommel decide retirar todas las unidades mecanizadas de Tobruk, para liberar el acoso de los británicos en Halfaya y Sollum.

La artillería italo-alemana castiga
a las fuerzas de Wavell en Sollum

Destitución de Auchinkeck

Enterado Auchinleck, sobre lo que acontecía, decide tomar un avión y aterrizar en la primera base avanzada de Maddalena.   Luego de un cambio de palabras con Cunningham, en pleno campo de batalla decide reemplazarlo por el General Ritchie, su segundo en su Estado Mayor.   Su orden era no retroceder, ni defenderse, sino atacar con todas sus fuerzas.

Rommel en la boca del lobo

Rommel no contaba con eso.   Mientras avanzaba con las fuerzas Panzer en dirección a la frontera egipcia por el sur de Sidi Omar, a sus espaldas las fuerzas del XXX Cuerpo Acorazado Británico se reorganizaba para pasar a la ofensiva, dirigiéndose nuevamente hacia Tobruk.   Rommel en su carro Mamut de mando, llamado Max por la tropa, se iría a encontrar con el flanco de la 4ª División India.   Pero lo peor era, que para entonces los alemanes habían perdido la supremacía en el aire y todo el día se veían hostigados por aviones británicos, que informaban además las posiciones y los movimientos alemanes e italianos.

Rommel en el vehículo Mamut,
llamado "Max"por la tropa.

¿Dónde está Rommel?

Rommel perdió el contacto con sus unidades, su carro de mando sufrió una seria avería al norte de Sidi Omar y debió quedarse en pleno desierto toda la noche.   Por su parte el Mamut de Crüwell, se perdió esa misma noche en el desierto.  A duras penas y por suerte, Crüwell se encontró en una carretera con Rommel quien abordó el vehículo.  Tratando recuperar el contacto con sus fuerzas, durante la noche, dos veces se metió entre las filas de carros británicos.  Finalmente encontrarían fuerzas alemanas.

Westphal decide retirarse

Mientras eso ocurría, en Tobruk el General Westphal, que perdió contacto con el mando de Rommel, decidió ordenar un repliegue hacia el oeste.   Cuando Rommel se enteró, estalló en furia, pero revisando el mapa, finalmente aprobó la orden y se fue a dormir.   Las fuerzas británicas rompieron el cerco por donde estuvo la Primera Div. Westphal, reuniéndose con los neocelandés.

En plena batalla, británicos se agazapan tras un tanque.

Las proviciones escasean

A la mañana siguiente Rommel ordenó atacar con todo y los neozelandeses fuero nuevamente expulsados de Sidi Rezegh.   Tobruk quedó nuevamente aislada, pero los alemanes se quedaban sin provisiones, sin posibilidad de recibir refuerzos, sin aviación y contando sólo con el material capturado.   Auchinleck por su parte seguía recibiendo convoyes de suministros en Alejandría.

Sollum y Halfaya al borde del colapso

Las fuerzas alemanas que defendían Sollum y Halfaya se encontraban casi sin comida ni agua, por lo que debieron iniciar un repliegue frente al enemigo que los superaba en número.  Auchinleck viaja nuevamente al Cuartel General en Maddalena e informaba a Churchill en Londres, que el enemigo se encontraba en plena retirada hacia el oeste.

Soldado británico inspecciona
la tumba de soldado alemán.

Retirada alemana

Los quince días que siguieron, los alemanes siguieron retrocediendo sin dejar de combatir.   El General Crüwell insistía tratando de detener la presión de los británicos, logrando hacer que se replegaran.  Crüwell le pidió la colaboración de las Divisiones Ariete y Trieste. Cuando habló con el Comandante Gambara, simplemente contestó que sus divisiones estaban fuera de combate.  Crüwell insistía una y otra vez con Rommel, por radio: "¿Dónde está Gambara?"  Pero Gambara no apareció por ningún lado.  La frase "¿Dónde está Gambara?" se hizo famosa en el desierto.

Rommel decide retirarse hasta El Agheila

En Bir El-Gobi el atascamiento de carros alemanes sin combustible dificultaba la ordenada retirada hacia El-Agheila.   Rommel decidió continuar la retirada.   Perdió al General Revenstein que cayó prisionero y al General Neumann-Silkow que murió en su tanque.   La retirada se convirtió en una operación más complicada que el ataque de los días anteriores, debido al constante asedio de la aviación británica.

Italianos y alemanes atrincherados en El-Agheila

Presión italiana para defender Cirenaica

De Roma llegó el Mariscal Conde Cavallero, que le exigía a Rommel defender la Cirenaica, pero Rommel estaba decidido a salvar al Afrikakorps a costa de la Cirenaica.   El repliegue continuó hasta que en El Agheila, Rommel ordenó formar una línea de defensa.    A fines de diciembre el Afrikakorps se encontraba en el mismo lugar donde inició su ofensiva nueve meses antes.

Caída de Halfaya y Sollum

El 12 de enero capitulaban las fuerzas que defendían Sollum después de disparar el último tiro y hasta las bengalas, aunque en realidad fue la falta de agua y alimentos lo que los rindió.  En el Paso de Halfaya, el comandante Bach llamado "El Pastor del Purgatorio" soportó el asedio 7 días más rindiéndose al encontrarse sin agua.   La Operación Crusader era una completa y justa victoria británica, la primera derrota del Afrikakorps.


Bibliografía

Zorros del desierto
Paul Carell, Die Wüsten Füchse (Zorros del Desierto), Nannen Verlag GMBH
(Este libro, en todos los idiomas está agotado)


Publicado: 22 mayo/2002