Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Batalla del Fuerte Bir Hacheim (9-6-1942)

1 al 8 de junio de 1942

La situación es crítica, el DAK se encuentra entre el 8º Ejército de Ritchie y la Línea de Gazala, mientras que el Fuerte Ualeb ocupado por la 150ª Brigada británica cierra el camino hacia el oeste.   El 01 de junio Rommel envía todo lo que tiene contra los "Boxen" tratando de romper las líneas británicas.   Los alemanes pierden 12 carros y los Stukas llegan a destiempo bombardeando las propias líneas.   Rommel ataca con el 3º Batallón de Transmisiones abriendo una brecha.  Sorpresivamente, Rommel grita que agiten pañuelos blancos mientras él lo hace.   Ante la sorpresa, psicológica dos mil soldados británicos se rinden y las fuerzas cercadas persiguen a los ingleses, acabando con la 8ª Brigada británica que perdió 170 tanques, mientras la 5ª División india fue destrozada.   El 10 de junio Auchinleck comunicaba a Londres que las pérdidas eran de 10 mil hombres de los cuales 8 mil fueron hechos prisioneros, más la 5ª División india.

Observadores italianos

En Bir Hacheim observador de la artillería italiana dirige el fuego

Batalla del Fuerte Bir Hacheim

Desde la Línea Gazala hasta el Fuerte de Bir Hacheim, el General Koening sigue defendiéndose del acoso de la División italiana Trieste y la División Ariete que los embolsa.  . La defensa de la 1ª Brigada de voluntarios franceses con 3000 hombres y 1000 voluntarios judíos es feroz.  Rommel decide atacar con la 90ª División Panzer y algunos carros de la 33ª Sección de Batidores.  Rommel trató de repetir el truco del pañuelo, pero esta vez sólo recibió como respuesta un nutrido fuego por parte de los defensores. Ordenó un ataque con Stukas, pero aparecieron cazas británicos ante los cuales los Ju 87 nada podían hacer.   El General von Waldaw de la Luftwaffe se quejó ante el Mariscal Kesselring, por la falta de apoyo de las fuerzas terrestres.   Kesselring fue inmediatamente al frente y protestó ante Rommel por reservar las fuerzas terrestres dejando a los Stukas sin apoyo artillero y diciéndole que ataque el fuerte con todo de una buena vez.  Entonces, Rommel decidió emplear más fuerzas para abrir la brecha por tierra enviando todos los temibles antiaéreos 88.

Sin embargo la defensa no cede y parece infranqueable, pese al ataque combinado.   Dos batallones de infantería italiana, al mando del coronel Ecker, atacan decididos a perforar la línea. Caen tres de los seis jefes de compañía, de los 11 carros italianos seis son puestos fuera de combate y cuatro más volados por las minas.   Pero con gran decisión el último carro apoyado con los infantes italianos logra abrir la brecha.   Por toda la línea del cerco sólo se escucha ¡Avanti! ¡Avanzate! ¡Non fermare!   No pararon los italianos, pero la artillería enemiga y las minas causaron estragos en sus líneas perdiendo tres de los seis jefes de compañía en poco tiempo.   De once tanques de la escuadrilla Kiehl, seis son destrozados y cuatro vuelan por las minas.

9 de junio

Los Stukas deben atacar temprano y muy concentrados para apoyar a los italianos, pero los aviones no aparecen cuando levanta el sol.   El coronel Ecker es atacado por la artillería apenas se hace de día y debe desviarse del rumbo chocando con una mina.   Rommel está furioso por las pérdidas y decide movilizar al 115º Regimiento Blindado urgiéndole a Kesselring que colabore y ordena que se dirijan a África 76 aviones Ju 88 desde Creta y Grecia.   Esa misma tarde, atacan los Ju 88.   Al día siguiente el ataque aéreo cuenta con 124 Ju 87, 76 Ju 88 y 168 cazas Me 109 de escolta.  Son lanzadas 140 tn de bombas contra el fuerte seguido por el ataque de la infantería con pistolas y bayoneta calada.   Franceses y judíos resisten sin ceder posiciones pero los batallones de Baade, los zapadores y los cazadores de montaña de Hacker logran llegar a lo que queda de la muralla del fuerte y penetran de manera incontenible.   El comandante del fuerte, General Koening le comunica al General Ritchie que ya no pueden aguantar más.  Ritchie le ordena que traten de salir del cerco.

La noche del 10 de junio, una patrulla toma prisionero a un zapador inglés que estaba desactivando minas.   Por el interrogatorio Rommel se enteró que los británicos intentaban abandonar el fuerte por corredores seguros en los campos de minas.   En la mañana blindados británicos se acercarían por el sur para apoyar el escape.

Los alemanes prepararon la recepción distribuyendo bengalas en todos los puestos que cubrían el perímetro y dirigieron todas las ametralladoras y 88 en dirección de los corredores en los campos de minas.   Fueron tendidas líneas telefónicas para coordinar el fuego.   Las órdenes eran estrictas de no abrir fuego hasta recibir la señal con la bengala blanca seguida de la verde.   Por primera vez la ametralladora MG 42 sería usada en combate por el 606º Batallón antiaéreo que se había aprovisionado del arma mediante el transporte hecho por los soldados de franco que regresaban al frente.

11 de junio

Pasada la medianoche aparecieron los primeros vehículos británicos que no fueron perturbados aunque comenzaron a lanzar bombas de humo para formar una cortina de protección.   Poco después apareció la bengala blanca seguida de la verde y se desató el infierno.   Por primera vez se escuchó el cadencioso disparo de la MG 42 en el frente africano.

Los británicos corrían como alma que lleva el diablo y los zapadores tuvieron que calar bayonetas para detenerlos.   La lucha cuerpo a cuerpo se desató en toda la línea en la salida de los corredores del campo de minas.   Sólo lograron escapar la mitad de las fuerzas británicas mientras la otra mitad quedaba regada en los corredores del campo de minas.

Al amanecer del 11 de junio, en los restos de la guarnición de Bir Hacheim ondearon banderas blancas.  Cuando las unidades alemanas ocuparon el asolado campo de batalla, encontraron más de quinientos heridos y una pequeña retaguardia.

Con la caída del fuerte de Bir Hacheim, la línea de Gazala era ya insostenible para el general Ritchie.  Se había conquistado el objetivo previo para el ataque de Rommel a Tobruk. Rommel parecía invencible.


Bibliografía

Zorros del desierto
Paul Carell, Die Wüsten Füchse (Zorros del Desierto), Nannen Verlag GMBH
(Este libro, en todos los idiomas está agotado)


Publicado: 8 agosto/2007