Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Avalanche - Salerno (9-9-1943)

Luego de la invasión de Sicilia y la rendición de Italia, la inteligencia alemana llegó a la conclusión que el siguiente paso enemigo sería un desembarco en las playas de Salerno.  Sin embargo, al Alto Mando Aliado le encargó al General Montgomery que realizara un desembarco de diversión en Reggio di Calabria frente a Sicilia, tal vez por presiones de Churchill para mejorar la imagen de su protegido que en Sicilia quedó muy desairado.

Salerno
Click para ampliar

Para entonces, Kesselring había ordenado el desarme de los italianos y había replegado sus fuerzas para hacer frente a la invasión.  Hitler ordenó el traslado de 16 divisiones del Frente del Este a Italia aflojando la presión que ejercía contra el Ejército Rojo.

9 de setiembre de 1943

La invasión de Salerno llamada Operación Avalanche, al mando del Almirante Hewitt, la realizó el 5º Ejército comandado por el General Mark Clark, un general hasta entonces sin experiencia en desembarcos anfibios.  Las fuerzas la componían una División Ranger, una División Comando Británica, la 7ª División de Tanques, la 5ª División de Reserva Flotante, la 82ª División Aerotransportada, aproximadamente 500 buques y bombarderos con bases en Sicilia y África.

Salerno

Playa de Salerno mirando al norte

Material Aliado

Se usaron 20 transportes, 120 LST y 90 LCT, que desembarcaron tropas en dos playas separadas 12 Km. entre sí, en el Golfo de Salerno.  Apoyaron al desembarco cruceros (incluyendo 3 norteamericanos), dos monitores, 35 destructores y una fuerza de 5 portaaviones de escolta con 10 destructores.  La Marina Real proporcionó una fuerza de protección de cuatro acorazados, los portaaviones HMS Illustrious y HMS Formidable, con 20 destructores de escolta.

Los objetivos inmediatos fueron el puerto y ciudad de Salerno, el campo de aviación de Montecorvino y los pasos a través de las colinas que conducen a Nápoles.  Estos objetivos estuvieron asignados a las fuerzas británicas y a los Rangers.  Otras fuerzas estadounidenses cubrieron el flanco sur y enlazaron con el 8º ejército de Montgomery que tomó Reggio di Calabria un día antes, mediante la Operación Baytown.

HMS Illustrious

HMS Illustrious

Defensas alemanas

Las fuerzas alemanas defendieron el lugar con la 16ª División Panzer al mando del General Vietinghoff que contaba con 17 mil hombres y 100 Panzers, pero sin los modernos Tigre cuyas tripulaciones recién estaban siendo entrenadas en Alemania.  Se sumaron a estos efectivos las divisiones Panzer 29ª y la 15ª evacuada del sur de la bota italiana y de Sicilia.

Estas unidades tenían que defender 48 kilómetros de playas, lo cual resultaba una tarea imposible para tan pocas fuerzas.  La bahía de Salerno fue fuertemente minada.   Sin embargo, el plan de Kesselring adolecía de una grave falla.   El Alto Mando se negó a enviarle más divisiones cerca de Nápoles.  La recomendación de Rommel fue que la defensa debía hacerse al norte de Roma, porque entendiendo bastante de guerra naval, veía claramente que el Mediterráneo no constituía una barrera para la fuerza naval.  Por el contrario, los Apeninos, elevándose desde el Adriático al Golfo de Génova, se prestaban a la defensa con relativamente pocas tropas.  Hitler tomó una decisión intermedia y dio pocas fuerzas a Kesselring para resistir en Salerno.

Debido a las minas, los transportes debieron mantenerse a unos 18 Km. de la costa, desde donde embarcaron las tropas en las lanchas de desembarco.  A bordo del Ancón un general de aviación comandó un equipo de dirección de combate aéreo, y se dispusieron de dos barcos para la dirección de fuego naval.  El señalamiento de objetivos a los cañones navales mejoró con el apoyo de los nuevos cazas P-51, con pilotos adiestrados por aviadores de la armada.

Oleada de desembarco

Las tácticas del Pacífico en el Mediterráneo

Hubo controversias entre los comandantes que pidieron un desembarco sorpresivo sin bombardeo naval previo, pero como los alemanes estaban prevenidos —como lo demostraban los bombardeos alemanes del puerto de embarque en Bizerta— Hewitt decidió usar los métodos del Pacífico con el bombardeo de ablandamiento previo.

Al norte, los británicos tuvieron la suerte de que los alemanes abriesen fuego contra los LST antes de anclar en posición para lanzar sus LCVP.  Automáticamente entró en acción el bombardeo naval.  El contralmirante Richard L. Connolly, al mando de los anfibios de su sector, estuvo preparado para esa contingencia apostando tres destructores a una milla de distancia brindando apoyo de artillería.  Con cohetes cubrieron a la primera ola de asalto que desembarcó a las 3:30.   Halló fuerte resistencia, excepto en el extremo del flanco izquierdo, donde desembarcaron los Rangers estadounidenses y los comandos británicos, que toparon con ligera oposición y avanzaron para capturar los pasos en las colinas, los demás atacantes hallaron igual resistencia en el flanco norte y en el sur.  Aunque al final del día el 5º ejército había ocupado todas las playas designadas, la posición era endeble en ambos sectores, pues la resistencia opuesta por los alemanes fue enorme.

La Luftwaffe hundió varios barcos, y luego los alemanes comenzaron a empujar de tal manera que el día 13 Clark estaba listo para ordenar el repliegue, pero al día siguiente el contraataque alemán fue detenido, debido a los fuertes bombardeos aliados y a los refuerzos recibidos.

LST

LST

Contacto entre las fuerzas invasoras

Los Aliados encontraron apoyo aéreo cercano, cuando la pista de aterrizaje de Paestrum fue capturada, lo que les daba ya una clara ventaja en el aire.   La Luftwaffe entonces atacó a las fuerzas de invasión sin aceptar combate, pero haciendo daño y retirándose rápidamente en vista de la desventaja numérica.  Por tanto, la cabeza de puente aliada no estaba totalmente asegurada y era amenazada por los Panzer que se encontraban a 8 kilómetros de distancia.  El día 16 las fuerzas invasoras hicieron contacto con las fuerzas de Montgomery. 

19 de setiembre de 1943

La noche del 17 al 18 de setiembre, Kesselring no tenía ya fuerzas suficientes para contener la invasión y corría el riesgo de quedar encerrado por las fuerzas de Montgomery subiendo por el sur.  En esos momentos una o dos divisiones le hubieran bastado para echar a los invasores al mar.   El mando alemán ordenó replegar las fuerzas.  Una operación de paracaidistas impidió un último contraataque alemán y para el día 20, las fuerzas Aliadas tenían las playas de Salerno aseguradas y pasaban a la ofensiva rumbo a Nápoles.   Kesselring comenzó a abandonar Salerno y Nápoles para establecer una línea defensiva más al norte en el río Volturno.

Experiencia Aliada

Las cabezas de playa aliadas se salvaron por el apoyo naval.  Los cruceros ligeros Philadelphia y Savannah, un monitor británico y cuatro destructores frente a las playas de los estadounidenses, silenciaron repetidas veces las baterías móviles alemanas destruyeron nidos de ametralladoras y dispersaron concentraciones de tanques y de infantería.  Seis destructores y tres lanchas con lanzacohetes apoyaron en el sector norte, acercándose alguna vez a las playas al alcance de los rifles.

Bajas Aliadas

Durante el fin del mes de setiembre, todo el sur de la bota italiana estaba en poder de los Aliados.  El 01 de octubre cayó Nápoles y en una semana los Aliados se encontraba en la ribera del río Volturno.  El costo para los aliados fue de 6200 muertos y desaparecidos y 7400 heridos.

Blitz

Fritz-X1, bomba planeadora alemana controlada por radio

Destino de la flota italiana

La mayor parte de la flota italiana estaba en manos aliadas, aparte de los buques que se rindieron en Tarento, 3 acorazados, 6 cruceros y 10 destructores salieron de Génova y la Spezzia para entregarse según los términos del Armisticio.  Sólo las bombas deslizadoras alemanas lograron hundir frente a Cerdeña al acorazado Roma, buque insignia de la flota.  El 11 de setiembre el Almirante Cunningham informaba al Almirantazgo Británico que la Flota Italiana se encontraba bajo control aliado en Malta.


Publicado: 26 marzo/2004