Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Operación Corkscrew [1] Pantelleria (13-5-1943)

Pantellería es una isla volcánica, de apenas 83 Km cuadrados, que se encuentra a el Mediterráneo entre Sicilia y Túnez.  La isla está cubierta de pequeños volcanes con una altitud máxima de 836 metros (Montagna Grande).  No hay actividad volcánica importante, pero sí muchas explosiones secundarias, fumarolas y aguas termales.   Pantellería, tiene una rica historia que se remonta en el tiempo.   Fue colonia de los fenicios (Yrnm), de los cartagineses, luego de los romanos, pasó a manos de los árabes en el siglo VIII y 4 siglos después fue ocupada por los normandos (Cossyra), terminando finalmente en manos de Italia.  Se le conoció como Pantalarea, Pantelarea, Pantalaria etc. adornada por sus ciudades, casi todas con nombres árabes, Kamma, Gadir, Bugeber, Kaddiuggia, Mueggen.

Pantelleria

¿Primero Sicilia o Pantellería?

Antes de la guerra Pantellería fue fortificada por los italianos, según el proyecto del arquitecto Nervi, debido a su situación estratégica, pues dista apenas 70 km de Cabo Mustafá en África y 110 km de Cabo Granitola en Sicilia.  Durante la Conferencia de Casablanca, los Aliados acuerdan iniciar la ofensiva contra Europa en Italia, mediante bombardeos estratégicos continuos, día y noche, contra Alemania.  Los jefes militares incluyendo al General Eisenhower deciden que deben atacar a Europa por el sur, conquistando primero Sicilia y las islas del Mediterráneo, pero que eso sólo se puede hacer después de desalojar a los alemanes e italianos de África.  Los jefes de las fuerzas combinadas aliadas, concluyen que la Operación Husky para la invasión de Sicilia, facilitarán las operaciones contra la península italiana.

Eisenhower

General Dwight Eisenhower

Opinión del Mando Aliado

Pero este plan no es apoyado por todos los jefes militares, pues el General George C. Marshall, Comandante en Jefe del Ejército de Estados Unidos, no quiere esperar, recomendando atacar Sicilia antes que las fuerzas del Eje sean derrotadas en África para evitar que esas fuerzas sigan recibiendo abastecimientos.  Marshall le dijo a Eisenhower que en este caso estaba optando por una solución demasiado conservadora y que carecía de audacia y adaptabilidad a las circunstancias.  Para complicar más las cosas, Churchill opinaba que era mejor atacar directamente a Europa en Italia desde Túnez, obviando Sicilia y las islas italianas en el Mediterráneo.

Un aspecto de la volcánica isla de Pantellería

Cambio de opinión de Marshall

Pero en febrero de 1943, el General Marshall tuvo que reconocer que mientras persistieran los combates en el norte de África, la marina no podría suministrar el apoyo aéreo necesario para la Operación Husky, recomendándole a Eisenhower que los Aliados procedieran primero contra la isla de Pantellería debido a sus poderosas defensas.  Con Pantellería en manos aliadas, Marshall razonó que la aviación aliada operando desde el campo aéreo de Marghana podría proporcionar el apoyo aéreo necesario para la Operación Husky.

Aprobada la Operación Corkscrew

Los planificadores de Eisenhower concluyeron que el ataque a Pantellería sería muy duro y en vista de ello recomendaban no tomar esa opción, posponiendo la invasión hasta que los Aliados tuvieran un número de fuerzas suficientes para garantizar la victoria ante las fuerzas del Eje en Sicilia.

En mayo, Eisenhower había llegado a la conclusión de que la captura de Pantellería tenía más ventajas que desventajas, para las ulteriores operaciones en Italia.  En especial, porque brindaba la posibilidad de permitir la cobertura aérea en Sicilia y eliminaba la amenaza del Eje desde esa isla.  El 13 de mayo de 1943, fue aprobada la Operación Corkscrew (Sacacorchos) para la invasión de la isla.

General Marshall

Isla de Linosa

Planes Operacionales

Eisenhower apoyó la teoría del Teniente General Carl A. Spaatz, de que se debía aprovechar Pantellería para experimentar los efectos de bombardeo aéreo pesado, concentrado sobre una fuertemente defendida línea costera.  Eisenhower le dio las instrucciones a Spaatz para que usara todo lo que tuviera disponible de manera que los defensores perdieran la capacidad de enfrentar la invasión.  De esa forma, el éxito de la operación recaía sobre la aviación reduciendo el riesgo para las tropas de asalto al mínimo posible.  Eisenhower quería repetir el éxito del bombardeo naval de Corregidor, para ver si la aviación era capaz de lograr el mismo efecto.

Oposición de Coningham

El Vice Mariscal del Aire Arthur Coningham, comandante de la Fuerza Aérea Táctica del Norte de África, no estaba de acuerdo con la decisión de Eisenhower, pues consideraba que el bombardeo aéreo no sería capaz de destruir las formidables defensas italianas.  Coningham se oponía abiertamente al proyecto de Spaatz recomendándole que cambiara de actitud.   Los reconocimientos aéreos ordenados por Arthur Coningham mostraban más de 100 emplazamientos de cañones, enterrados en la roca o bajo concreto, en la isla, aparte de los fortines existentes en los acantilados.

Lampione

Isla Lampione

Lampedusa, Linosa y Lampione

El asalto de Pantellería sería encomendado a la 1ª División de Infantería británica con apoyo naval.  Las islas adyacentes, Lampedusa, Linosa y Lampione debían ser arrasadas mediante bombardeos antes de ser ocupadas, obteniendo así el control aliado de todas las islas del Estrecho de Sicilia.

El mando para Doolittle

Entre los comandantes aliados destacan el General James Doolittle comandante de la Fuerzas Aéreas Estratégicas del Noroeste Africano, quien realizó el bombardeo de Tokio como respuesta al ataque a Pearl Harbor; el Mariscal del Aire Arthur Tedder jefe del Comando Aéreo del Mediterráneo y el Vice Mariscal del Aire Arthur Coningham.  Dentro de las muchas unidades de caza y bombardeo, figura el 99º Escuadrón de Caza, conocidos después como los Aviadores Tuskegee, todos ellos pilotos estadounidenses negros que tripulaban aviones P-40.  Doolittle fue el comandante responsable de las operaciones aéreas en Pantellería, las cuales las dirigía desde Túnez.

Las armas

Las fuerzas aéreas están compuestas por cuatro grupos de bombarderos B-17 (2º, 97º, 99º y 301º); dos grupos de bombarderos B-25 (310º, 321º); tres grupos de bombarderos B-26 (17º, 319º, 320º); tres grupos de cazas P-38 (1º, 14º, 82º); un grupo de cazas P-40 (325º); y varias alas de bombarderos ingleses Wellington.   También participaron aviones de otros tipos como los A-20, DB-7 y A-36


Publicado: 3 marzo/2004