Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

RFZ-7t/V-7 Flugkreisel

El 30 de marzo de 1950, la revista alemana Der Spiegel publicó un artículo, titulado "UNTERTASSEN / LUFTFAHRT" dedicado al misterio de los "platillos voladores" supuestamente creados durante la Segunda Guerra Mundial.  Demás está decir que el artículo provocó gran revuelo en Europa, que a la sazón ya estaba envuelta en la psicosis de la Guerra Fría.

Rudolph Schriever

El artículo, presentaba una entrevista con un tal Capitán Rudolph Schriever, quien aseguraba haber trabajado durante la guerra en 1942, en un diseño de algo como un Flugkreisel "avión giroscópico", pero que el proyecto no llegó a terminarse antes de que la guerra llegara a su fin.  El desarrollo habría sido capturado por los estadounidenses o los rusos, quienes supuestamente habrían continuado desarrollando el proyecto.  Der Spiegel se preguntaba, si se trataba solamente del orgullo alemán anhelando ser pioneros de un nuevo tipo de aparato volador o si se trataba de otra cosa, que valía la pena investigar.  Schriever presentó dibujos, borrosos diagramas y unos pocos detalles técnicos del extraño Flugkreisel.

 

Der Spiegel 30-3-1950

Der Spiegel 30-3-1950

OVNIS

Después del artículo de Der Spiegel, numerosos artistas hicieron sus representaciones del ya famoso avión giroscópico, que hizo las delicias de los fanáticos investigadores de los OVNIS, quienes a partir de 1947, a raíz del episodio de Roswell, se multiplicaron en todo el mundo.

Proyecto Flugkreisel

Según Der Spiegel, Schriever trabajaba en 1941 para la empresa Heinkel en la ciudad de Eger.  Para entonces, los proyectos más importantes eran los helicópteros, de los cuales existían varios prototipos desde 1936 y que se habían probado con gran éxito.  La forma vertiginosa en que aparecieron nuevos modelos de helicópteros, hizo que Schriever propusiera un modelo circular que fue llamado Flugkreisel.

Dibujo basado en el plano publicado por Der Spiegel

Dijo la prensa

Casi simultáneamente, el 6 de setiembre de 1952, apareció un artículo y entrevista a Schriever en el semanario italiano Tempo, escrito por el periodista Luigi Romersa, quien en 1947 escribió un artículo sobre una prueba atómica efectuada por los alemanes en el Báltico.  En Francia la revista La Marche du Monde, también publicó un artículo sobre el avión circular de Miethe, artículo que fue repetido por el semanario parisino C'est La Vie el 7 de agosto de 1952.  Más tarde, en 1957 fue publicado el libro "German Secret Weapons of the Second World War" por el Mayor Rudolf Lusar, posteriormente publicado en Londres y Nueva York, en 1959.

Alexander Lippisch y Richard Miethe

Los trabajos de desarrollo de la idea fueron encargados a la BMW asociada con Heinkel y la checoslovaca Skoda.  Dentro del equipo alemán de científicos, se hallaban Alexander Lippisch y Richard Miethe creador del vehículo Andrómeda, un prototipo de avión circular con propulsión jet.  La guerra impidió que se terminara el proyecto, pero Schriever aseguraba que el aparato estuvo listo en 1944, pero le declaró al diario Il Tempo que tuvo que ser destruido por la llegada de los rusos.  Sin embargo. a partir de 1947, numerosos testigos en todo el mundo aseguraron haber visto extrañas naves en forma de discos.

Viktor Schauberger

En Austria, durante la guerra, otro grupo también estuvo trabajando en la fábrica Kertl de Viena bajo el liderazgo del Dr. Viktor Schauberger, diseñando una nave que usaba métodos magnéticos para crear un efecto de vórtice, que producía levitación.  Dicen que se construyeron dos modelos de naves de Schauberger, hechos de cobre y que al menos una de ellas funcionó.  Después de la guerra, Schauberger fue llevado a EEUU, donde fue obligado a firmar un contrato en inglés, que él no entendía, dándole a una empresa del gobierno todos los derechos sobre sus inventos, conceptos y diseños.  Luego de permanecer un tiempo en la empresa, fue devuelto a Austria, donde extrañamente murió 5 días después.

Chance Vought v173/XF5U-1, fabricado en EE.UU.

Testigos

En el número de "International News Service" correspondiente al 11 de abril de 1950, se mencionan testigos que estuvieron en la fábrica donde se desarrollaba el proyecto, dijeron que estaba prohibido mirar por las ventanas donde se fabricaba el disco volador.  La nave estaba propulsada por motores de kerosén y hacía un extraño ruido debido a los motores que lo elevaban y a los que le daban impulso hacia adelante.  La nave podía volar a velocidades supersónicas.  Para entonces, los testigos vivían en Estados Unidos.

Proyecto Silverbug.
Documento desclasificado por la
Fuerza Aérea de EE.UU. en 1995.

Proyectos en EEUU

En el proyecto de la Fuerza Aérea de EEUU y en proyectos de la US Navy, como el Chance Vought v173/XF5U-1 que derivaron en nuevos diseños jet tipo "torta", aparece el Dr. Richard Miethe que trabajó con John C. Frost y H Moody en AV Roe en Canadá.  Miethe fue el cerebro que dirigió los proyectos VTOL tipo disco basado en el trabajo alemán del "motor de empuje radial" y también en el Proyecto Silverbug o Proyecto Y de 1955, que fueron los prototipos que llevaron a buen término un disco interceptor que fue el precursor del Lockheed YF-12, más conocido como Blackbird y, por qué no, del ahora famoso avión "invisible", el bombardero Stealth F-117.  El proyecto Silverbug iniciado en 1940, para desarrollar un avión de despegue vertical, tenía forma de disco y el diseño original, perteneció a un científico alemán, que después de la guerra fue llevado a EEUU.

RFZ-4

Stealth F-117

El disco de Roe

Muchos investigadores consideran que el disco de Roe no era otra cosa que un pasatiempo, aunque la empresa canadiense tuvo un proyecto "hovercraft" tipo disco que sí funcionó, pero se preguntan, si fue en eso en lo que verdaderamente estuvo trabajando Miethe, o más bien fue en algún otro proyecto secreto.

¿Podían los alemanes fabricar un disco volador?

Durante los años 30, la ciencia y la tecnología alemana era la más avanzada del mundo.  Tenían los automóviles más veloces, los aviones más rápidos y de más largo alcance, transmitieron los primeros programas regulares de televisión de larga duración con motivo de las Olimpiadas de 1936, hacían las mejores películas empleando las mejores técnicas de sonido y fotografía, los primeros jets y los primeros motores cohetes estaban en fase de desarrollo, la tecnología de radio y comunicaciones era la más avanzada del mundo.  Todo eso es conocido.  Pero no hay suficientes evidencias, ni pruebas, sobre el proyecto de un disco volador, diseñado por Miethe, denominado RFZ-7t y luego V-7, inicialmente propulsado con un motor derivado del Jumo que hizo posible al primer Jet de combate, el Me 262, haya llegado a la fase final de vuelo tripulado.

Hitler habló sobre armas milagrosas

En 1945, el Dr. Miethe informó a Hitler acerca de las investigaciones que estaban haciendo en motores de naves supersónicas y que volaban a alturas superiores a los 24 mil metros.  Es muy sabido que el propio Hitler en varias oportunidades mencionó en sus discursos de 1945, la pronta aparición de armas milagrosas.

¿Psicosis colectiva mundial?

Luego de la guerra, a partir de 1947, comenzaron a aparecer testigos, en Europa Oriental y EEUU, que manifestaban haber visto una especie de "discos voladores", o naves con forma de "cigarros" que también fueron prototipos alemanes y de los cuales hay pruebas.  No es posible pensar que eso podía ser discutido tras la Cortina de Hierro, pero la Fuerza Aérea de EEUU, fue ordenada a que investigara y durante más de 50 años no ha podido presentar pruebas contundentes que confirmen o nieguen la existencia de tales vehículos, aunque sí ha ocultado o destruido evidencias.

Hay quienes no creen en las armas milagrosas

Kevin McClure publicó un trabajo llamado 'Secrets or Lies - investigating the Nazi UFO legends' (Secretos o Mentiras - Investigando las leyendas del los OVNIS Nazis).  McClure, no sólo investigó las misteriosas naves de Miethe, Habermohl y Bellonzo, sino también las armas "Feuerball" y el "Kugelblitz" que según las publicaciones del escritor italiano Renato Vesco, fueron fabricadas y probadas durante la guerra y por último la nave de batalla y vehículo espacial "Vril" y "Haunebu" sobre los cuales han escrito Vladimir Terziski, Henry Stephens, Mike Schratt, Wendelle Stevens, Len Kasten, James Hurtak y muchos otros.

¿Seguirá el misterio?

Tal como muchos autores afirman, uno no puede sino especular, que si las bombas voladoras V-1 y los cohetes V-2 no hubieran llegado a estar en estado operativo en 1945, en el momento que los Aliados las hubieran encontraron, se las habrían llevado inmediatamente —como efectivamente ocurrió con cientos de ellas, incluyendo todos los científicos, ingenieros y técnicos que pudieron ubicar— pero de haber sido secretas todavía, habrían sido eliminadas todas las evidencias, como ocurrió en muchos otros casos comprobados.  Sea como haya sido, no hubo ningún disco volador, ni nave que se le parezca, registrado como unidad en estado operativo en la Luftwaffe, durante la guerra hasta 1945.


Publicado: 11 marzo/200213 - Actualizado: 09 octubre/2016