Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Submarino U-Boot VII-C

Aunque este submarino, o más bien sumergible, no utilizaba tecnología avanzada, fue el mejor submarino construido al comenzar la guerra.  Prácticamente su diseño era de la Primera Guerra Mundial con algunas mejoras, pero su versatilidad, confiabilidad y el entrenamiento de sus tripulaciones hicieron que se convirtiera en el arma más letal de los primeros años de la guerra.

Sólo en 1942 fueron hundidos 1600 barcos aliados, la mayoría procedentes de Estados Unidos llevando los suministros que Inglaterra requería.   Sin embargo, esta nave no pudo enfrentarse al radar y al sonar, los dos desarrollos ingleses que fueron decisivos en la campaña marítima contra Alemania.

Al comenzar la guerra, la táctica de los submarinos era navegar en superficie mientras fuera posible.  Sumergirse al avistar al enemigo y rastrear su curso y velocidad.   Durante la noche ponerse a tiro y emerger para atacar desde la superficie.   Se podían hacer ataques con torpedos estando sumergidos y también se utilizaba el cañón 88 para hacerles las señales de advertencia a los mercantes para ser requisados y luego para ser hundidos.   Mientras estaban sumergidos podían detectar el sonar y los ruidos propios de los barcos mediante detectores acústicos pasivos que les daban orientación y distancia relativa a juicio del operador.

Contaban con un dispositivo "computador"  que era un aparato electromecánico para apuntar a la presa mediante unos binoculares.  El dispositivo transmitía a los torpedos diversos parámetros como la velocidad, dirección y distancia al blanco, antes de ser disparados.  El periscopio de ataque tenía un dispositivo similar para apuntar los torpedos bajo el agua.

computador
Donde se apoya la mano enguantada del oficial se instalaba el binocular, para apuntar los torpedos en la superficie.

Defensivamente no contaban con medios adecuados para hacer frente al sonar británico.  Lo único que podía hacer el comandante era sumergirse lo más rápidamente posible e intentar la evasión, aunque lo mejor en la mayoría de los casos era permanecer inmóvil en el fondo del mar, si las aguas eran poco profundas.  El entrenamiento del comandante, su sagacidad e inteligencia, eran la mejor arma para salir airosos en el combate. 

Cuando los barcos Aliados fueron equipados con sonar y radar y fueron apoyados por aviones cazasubmarinos, también equipados con radar, la eficacia de los VII-C se redujo paulatinamente hasta llegar a cero.  Los alemanes fabricaron dispositivos electrónicos para reflejar las señales del radar, como el "Aphrodite"  y otros como la "Cruz de Vizcaya", el "Borkum Gerät", el "Bali", el "Fliege", el "Athos" y finalmente el Wanze para detectar los impulsos del radar y sumergirse a tiempo, pero no fue suficiente.  

Los U-Boot tampoco podían navegar sumergidos por tiempo indefinido, pues la capacidad de las baterías no lo permitían y además la velocidad era muy escasa bajo el agua, apenas 8 nudos.  El schnorkel fue utilizado a fines de la guerra y solucionó en parte el problema de la detección por radar, pero no los había en cantidad suficiente y los submarinos antiguos como el VII-C, no los usaban.

De cualquier forma, este modelo de submarino fue el más numeroso y más eficaz de todos y el que llevó el peso de la guerra submarina por parte de Alemania.  En su tiempo fue la mejor nave de su tipo que surcaron los mares.


LIBROS

Kriegsmarine U-boats 1939-45 (1).

Weapons
Ver detalles en Amazon US/International

Kriegsmarine U-boats 1939-45 (2).

Weapons
Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 12 julio/2002