Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Royal Army (1939)

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, el ejército británico había puesto en armas a un total de 5.399.600 hombres, sólo en el Frente del Oeste.  A estos había que sumar 3.576.400 efectivos en otros frentes de batalla.  Pero, durante los años 30, las fuerzas armadas británicas se encontraban en un estado calamitoso, compensado únicamente por la inobjetable valentía, el arrojo y la elevada moral del soldado británico.

Modernización

Es cierto que la tracción animal fue reemplazada durante los años 20 por vehículos motorizados, pero si consideramos la enormidad del Imperio Británico, era una fuerza incapaz de poder enfrentarse a una potencia como Alemania y menos aliada con Italia y Japón.  Durante esa década, la política británica fue la de no incrementar el poder militar, para no repetir la historia de 1914.  La fuerza militar británica apenas era suficiente para mantener el orden en sus colonias, pero no para defenderlas y ni siquiera para poder defender las islas británicas.

Fuerzas metropolitanas y coloniales

En 1939 Gran Bretaña contaba con un pequeño ejército profesional respaldado por el mal entrenado y peor equipado Ejército Territorial, que prestaba servicio en las colonias principalmente.  Podía contar también con las fuerzas nativas coloniales, en especial indios y gurkas, en un número que no era significativo.  El armamento utilizado eran los saldos de la Gran Guerra, apenas suficientes para librar escaramuzas y controlar policialmente cualquier problema que se pudiera suscitar en las colonias.

Una vez que la situación política europea alcanzó el clímax en 1939, el Primer Ministro Chamberlain aceptó enviar una fuerza militar a Francia en virtud de los acuerdos de ayuda mutua.  La llamada Fuerza Expedicionaria Británica se componía de 4 divisiones de infantería reforzadas con 50 tanques ligeros, unos 80 mil hombres, al mando del General John Gort.  Era un número reducido de fuerzas tomando en cuenta los tamaños del Ejército Francés y de la Werhmacht alemana.

Servicio Militar

Recién en mayo de 1940 el gobierno británico decidió restablecer el servicio militar obligatorio, llamando a filas a los reservistas y a los jóvenes en edad militar pudiendo así aumentar el tamaño del ejército a 50 divisiones.  Con ese incremento pudo enviarse a Francia 12 divisiones más, cuyos restos finalmente debieron ser evacuadas en Dunquerque cuando el ejército británico contaba con 1.650.000 efectivos.

Estudiantes voluntarios

Foto de estudiantes voluntarios en Londres,
que fue motivo de burla en los diarios alemanes.

Cuando Francia cayó, el gobierno británico envió tropas a Egipto, Singapur y Birmania, lugares donde regularmente recalaban los mercantes y buques de la Royal Navy.  En 1941 fueron enviadas tropas a Grecia, pero igual que en los demás frentes de guerra fueron derrotadas.

Armas personales

El fusil de reglamento era el Enfield 303, con el cual, de acuerdo al reglamento, los soldados en entrenamiento debían poner 5 balas en un círculo de 10 cm a 150 metros de distancia y con mira telescópica a 900 metros, bueno eso era lo que decía el manual, en la práctica las cosas no eran tan fáciles. 

Thompson

Subametralladora Thompson

A comienzos de los años 30 el Ejército Británico compró a los Estados Unidos, la subametralladora Thompson que era el arma preferida de los gángsteres de Chicago, Nueva York y Los Ángeles.  Era un arma cara e incómoda en combate, en especial en su modelo de cacerina tipo tambor, por lo que fue reemplazada por la subametralladora Sten, hecha por la fábrica de Enfield.   Pero, si la Thompson era incomoda en combate en especial en la jungla, la Sten era un dolor de cabeza, pues solía atascarse con facilidad. 

Sten

Subametralladora Sten

Sin embargo, la Sten era un arma barata y los británicos la distribuyeron entre los grupos de resistencia europeos debido a su poco peso, tamaño y la facilidad para armarla y desarmarla en pocas piezas.  Durante la guerra fueron fabricadas 4 millones de estas armas.

Ametralladoras

La ametralladora pesada clásica fue la Vickers 303 enfriada por agua y alimentada por medio de cinta de cartuchos.  Pesaba unos 18 kilos sin el trípode y disparaba la munición estándar .303 a un ritmo de 450 rondas por minuto.  Luego tuvieron que tomar como modelo la ametralladora checoslovaca ZB26 para fabricar la Bren que resultó una magnífica arma.  El nombre Bren fue derivado del nombre del fabricante checo Brno y de la británica Enfield.

Vickers 303

Vickers 303 enfriada con agua

Tanques

Después de Dunquerque, solo le quedaban a Gran Bretaña 100 tanques obsoletos.   La orden de construir tanques de manera acelerada dio como resultado el tanque Churchill que inicialmente estaba plagado de defectos.  Fue utilizado en Dieppe por las tropas canadienses con pésimos resultados.   Posteriormente fue mejorado y en África dio un resultado aceptable.   Pero fue necesaria la ayuda estadounidense que equipó al ejército de Montgomery en África con tanques Sherman y Grant.

Sherman

Tanque Sherman

Cañones

El cañón de campaña estándar del ejército era el de 6 lbs, cuyo diseño databa de 1918.  Fue reemplazado por el nuevo cañón de campaña de 5,5" que fue utilizado en todos los frentes. 

Bofors

Antiaéreo Bofors

El antiaéreo más utilizado y que fue una excelente arma fue el Bofors, un diseño sueco de 1929.  Debido a su potencia de fuego y facilidad de manejo, diez años después era usado por casi todos los países europeos, tanto en versión terrestre como naval.   Estados Unidos lo adoptó a partir de 1941.

5,5

Cañón de campaña de 5.5"

Efectivos

Para junio de 1945, el número total de efectivos de Gran Bretaña fue de 2.920.000 hombres.  En esos momentos, las unidades eran recompuestas, utilizando las unidades diezmadas para conformar otras nuevas.  Los cuadros eran modificados con la creación de nuevos rangos y nuevos servicios como el aerotransportado y de fuerzas especiales, que empleaban nuevas tácticas y nuevo armamento producto de la experiencia y las derrotas sufridas ante las fuerzas alemanas y japonesas.


Publicado: 13 marzo/2004