Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Degaussers británicos

Degaussers británicos

Algunos investigadores han concluido erróneamente que la palabra "degaussing" tiene alguna conexión con la posibilidad de hacer que un objeto se vuelva invisible.  No es así, el método de desmagnetización (degaussing) se utilizó durante la Segunda Guerra Mundial para evitar el estallido de las minas magnéticas, inventadas por los alemanes, al paso de los buques por aguas bajas.

Degaussers
Un primer embobinado de alambre rodea el casco del buque de proa a popa
Degaussers
Dos embobinados compensan los campos en proa y popa
Degaussers
Cuatro campos verticales, a proa, popa, babor y estribor, completan los circuitos para compensar el magnetismo remanente.

Durante la guerra, para contrarrestar el efecto que activaba los detonadores de las minas magnéticas, en Gran Bretaña el científico canadiense Sir Charles Frederick Goodeve desarrolló el "degausser" que era un magneto embobinado alrededor del casco del buque a ambos lados y de proa a popa.  El nombre fue derivado de gauss, la unidad del magnetismo, que fue usada por los alemanes en honor del científico alemán Carl Friedrich Gauss.

Por las espiras de alambre del gigantesco magneto enrollado alrededor del buque se pasaba una corriente eléctrica cuidadosamente calculada, en intensidad y polaridad, que producía un campo electromagnético que cancelaba el efecto producido por el casco del buque y el campo magnético terrestre.  Se empleaban fuentes de corriente de 220 VDC con intensidades de 10 a 50 Amperios, que se hacían circular por los embobinados de alambre, con la adecuada polaridad, para crear el campo electromagnético requerido neutralizando así el campo magnético del casco del buque.   Con el tiempo se añadieron otros degaussers para compensar otros campos menores que pudieran activar minas muy sensibles.

La polaridad de la corriente que circulaba por el embobinado tenía que ser cambiada cuando la nave cruzaba la línea ecuatorial de norte a sur y viceversa.

RMS Queen Mary

En esta fotografía del RMS Queen Mary, cuando operaba como transporte de tropas, se puede ver el embobinado a lo largo de la banda de estribor que pareciera ser un cintón de defensa, pero que no son usados en un buque de ese tamaño.

Mientras navegaban, cuando los buques pasaban del hemisferio norte al hemisferio sur, debían invertir la polaridad de la energía eléctrica.  El sistema se utilizó en cruceros, acorazados y transportes de tropas, naves que debido a su gran tamaño generaban un campo magnético de intensidad suficiente para activar el mecanismo explosivo de las minas magnéticas.  Obviamente era un sistema muy caro de implementar, pero más caro era perder un buque por causa de una mina magnética.

Popa del RMS Queen Mary

En la sección de popa se ve claramente el embobinado que rodea al RMS Queen Mary.

En medios científicos metafóricamente se decía que el buque se volvía "invisible" al detector magnético de la mina, pero esa nada tiene que ver con la invisibilidad, desde el punto de vista óptico o del radar o a los métodos de detección electroacústica empleando un sonar activo o pasivo, o cualquier detección por medio de dispositivos de escucha.

El principio en que se basa el sistema es el que un campo magnético puede ser cancelado por  otro campo magnético.  Hasta hace poco mientras se usaban televisores con tubos de rayos catódicos, fue necesario utilizar un dagausser para eliminar el magnetismo remanente que era causa de distorsiones, especialmente en el color de las imágenes.  De igual forma, para desmagnetizar un objeto, se lo hace pasar por el campo magnético pulsante de un alectroimán, alimentado con corriente alterna.

Sin embargo en los grandes buques no fue suficiente colocar un embobinado alredeor del casco y fueron añadidos embobinados adicionales en proa, popa y verticalmente en proa, popa y en ambas bandas.


Publicado: 19 diciembre/2004 - Actualizado: 19 agosto/2016