Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Bombardero estratégico Boeing B-17

B-17

Cuando la Boeing concursó para desarrollar un bombardero cuatrimotor con suficiente capacidad de bombas y radio de acción capaz de ser utilizado en Europa o en el Pacífico, seguramente que no esperaban que el B-17 sería el mejor bombardero de toda la guerra.  Es obvio que luego vendrían el B-29 y en los años 50 el B-50 que lo destronarían y haciendo que el B-17 resultara obsoleto a finales de la guerra, pero sin duda que ningún otro avión de bombardeo fue construido en tal cantidad y voló tantas misiones arrojando un gran tonelaje de bombas y actuando en Europa y el Pacífico como lo hizo este cuatrimotor denominado Fortaleza Volante.

El B-17 utilizaba 4 motores Wright R-1820 de 1200 Hp cada uno, lo que le permitía volar a 462 Kms/hora llevando 5.8 toneladas de bombas a 2000 Kms de distancia y a una altura de 10500 metros.

La tripulación típica era de 10 hombres, piloto, copiloto, navegante, bombardero, radio operador y cinco artilleros: el de cola y el de la panza (que eran los dos puestos más peligrosos en el avión), más los dos artilleros laterales y el superior montado sobre el fuselaje detrás de la cabina del piloto y del compartimiento de bombas.  Todos ellos utilizaban ametralladoras calibre .50 dobles, excepto las de los dos artilleros laterales que usaban montajes simples totalmente manejadas a mano.

La versión más numerosa fue el B-17E y el más armado hacia el final de la guerra fue el B-17G.  Aunque el B-17 posado en tierra parecía más bien un pato sin ninguna gracia que lo adornara, en vuelo era un hermoso avión y quizá uno de los mejores cuatrimotores que volaron durante la guerra.

Durante la guerra se fabricaron 12737 unidades en total y fueron 7 modelos diferentes que incluyeron dos variantes de uno controlado por radio y capaz de transportar más de 12 toneladas de bombas y otro que fue utilizado como plataforma de artillería para proteger al grueso del grupo de bombarderos en una misión.

El B-17 fue empleado también por la Luftwaffe (al menos 40 aviones renombrados Dornier Do 200) y la Fuerza Aérea japonesa (al menos 3 aviones), que usaron aviones capturados en diversas circunstancias.  La mayoría de ellos fueron empleados para reconocimiento fotográfico, entrenamiento de los pilotos de caza y en algunos casos para infiltrarse en las escuadrillas con el objeto de reportar la posición y ruta.

Después de la guerra los B-17 fueron utilizados por varios países, de Europa, Asia y Sudamérica, tanto como avión militar como avión civil de transporte.


LIBRO

B-17: Flying Forts, Martin Caidin, (Military History (Ibooks)), 2001


Publicado: 12 julio/2002 - Actualizado: 9 agosto/2013

Te puede interesar: