Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Luftwaffe, Aviones a propulsión cohete

Alemania

Messerschmitt Me 163 Komet

El Me 163 Komet, fue el primer avión interceptor en el mundo propulsado por un motor cohete.  Fue el único modelo operativo que constituido en escuadrilla entró en combate contra las fortalezas volantes que atacaban a Alemania.

Se eligió un motor cohete Walters HWK 509-A2 con dos cámaras de combustión, una principal y de despegue de 1700 Kgs de empuje y la otra de sólo 300 Kgs para el vuelo de crucero.  Se usaba doble combustible, peróxido de hidrógeno (T-stoff) e hidracina/metanol (C'-stoff).   Este avión tenía un fuselaje muy corto de apenas 5,69 m y una gran envergadura con alas en delta de 9.30 m. Su principal característica exterior fue que la cola carecía de planos horizontales.

Komet

Messerschmitt Me 163 Komet, primer caza a propulsión por cohete.

Fue sin duda un avión futurista que volaba a 960 km/h, ascendía a 5000 metros por minuto, con un techo de servicio de 16.500 metros.  El proyecto databa de 1920 cuando Lippisch comenzó a desarrollar el primer avión cohete impulsado por los motores de Hellmuth Walters.

El armamento consistía de dos cañones MK 108 de 30 mm, montados en el nacimiento de las alas.  Puede parecer insuficiente, pero este interceptor basaba sus posibilidades de éxito en su escaso tamaño, altísima velocidad y el poder de los cañones de 30 mm.  Con esas características, no era posible que el enemigo se percatarse del ataque y menos que reaccionara ante un atacante tan pequeño como veloz.  El uso de dos tipos de combustible propulsor que reaccionaban entre sí violentamente, resolvió el problema de ignición, pero aumentó el riesgo de accidentes.

El me 163 no tenía tren de aterrizaje. Despegaba mediante un "trolley" o carrito arrojadizo que era soltado al momento del despegue. El aterrizaje se hacía en un par de esquíes que se extendían al momento del aterrizaje. Una rueda trasera estabilizaba el aparato en tierra. El impacto del aterrizaje era tan violento que muchas veces ocasionaba la explosión de los combustibles residuales que se mezclaban accidentalmente.

El Me 163 que entró en servicio en mayo de 1944, surcaba los cielos de Alemania, interceptando los B-17 con bastante éxito.  Estuvieron en actividad 370 aviones que no sufrieron bajas por causa del enemigo, sino debido a los innumerables accidentes.

Como era necesario rediseñar un nuevo avión para resolver las innumerables fallas del Me 163, eso llevó al desarrollo de la nueva versión el me 263 , pero esa nave llegó demasiado tarde.

Messerschmitt Me 263

Sucedió al prototipo Me 163 que adolecía de varios defectos.  El proyecto fue también un trabajo conjunto de Lippisch y Messerschmitt que se realizó entre los años 1943 y 1944, con el propósito de desarrollar el sucesor sin defectos del Me 163.  Al igual que su predecesor estuvo listo para su entrada en servicio pero la falta de combustible y de partes postergó la construcción en serie y la habilitación en escuadrillas.   El proyecto contó con un motor BMW de 2500 Kgs de empuje, pero fue transferido a Junkers, debido a los problemas que Messerschmitt estaba encarando.   Finalmente, al final de la guerra, los aviones disponibles cayeron en manos de los rusos quienes transportaron todo el proyecto a la URSS.


Japón

Yokosuka MXY-7 Ohka

El Ohka (Cerezo en Flor) , no era propiamente un avión sino un misil para ataque al suelo tripulado por un piloto Kamikaze.  Fue un proyecto de Daí-Íchi Kaigun Koku Giyitsusho, construido por Daí-Íchi Kaigun Kokusho.   Una vez aceptado el principio del piloto Kamikaze, era lógico diseñar un misil especial para ese propósito en vez de utilizar los aviones convencionales, que eran más vulnerables y que estaban escasos en esos momentos de la guerra como cazas convencionales.

Ohka

Yokosuka MXY-7 Okha, caza propulsado por jet y cohete.

El fuselaje del Okha era principalmente de madera, transportado por un avión Betty, que lo soltaba a unos 75 kms del blanco.  El piloto iniciaba un descenso planeando a unos 466 Kms por hora y realizaba la ignición eléctrica durante los últimos 30 segundos del vuelo para lanzarse en una picada casi vertical contra el blanco a unos 900 kms/h.

El éxito fue relativo, pues por las dificultades de navegación a esa velocidad, rara vez los misiles daban en el blanco, pero cuando eso ocurría los destrozos que causaban eran de enorme magnitud.   Mantener el rumbo a 466Km/h era relativamente fácil, pero una vez activado el motor cohete, teniendo en cuenta la altísima velocidad, el menor error del piloto hacía que el misil se desviara lo suficiente como para errar el blanco.  Por esa razón, los marinos estadounidenses lo rebautizaron Baka, palabra japonesa que significa "tonto".

Utilizaba un motor jet con compresor a pistón de 200 Kgs de empuje y un motor cohete con 800 Kgs de empuje.  El misil medía 6.07 metros de largo y 5 metros de envergadura.  La cola era convencional con plano horizontal y dos planos verticales.  La cabeza explosiva contenía 1200 Kgs de tri-nitroaminol.   El diseño comenzó en 1944, la producción en serie se inició en setiembre de 1944 y en octubre de ese mismo año entró en servicio.

Se fabricó un modelo que debía ser lanzado desde un submarino y otros que despegarían mediante catapultas en tierra, pero no entraron en servicio, sin embargo, al finalizar la guerra se encontraron muchos de estos misiles y varios cientos de ellos en la isla de Okinawa.