Regia Aeronautica (1939-1945)

A principios de los años 30, Italia era una gran productora de motores de combustión interna para aviación.   Contaba con máquinas excelentes y tenían los mejores pilotos acrobáticos del mundo.   Una vez que el fascismo tomó el poder, la expansión militar se constituyó en la prioridad del gobierno de Mussolini.  Italia fue en poco tiempo el líder constructor de aviones de caza.   Los éxitos de la Aviazione Legionaria durante la Guerra Civil Española, confirmó ese precedente.   A mediados de la década, Italia se convirtió en gran exportador de aviones y en centro de entrenamiento de pilotos.

Composición de las fuerzas

Las campañas de Etiopía y España, las exportaciones y la mala política del gobierno, afectaron a las fuerzas de la Regia Aeronautica, que el 10 de junio de 1940, cuando Mussolini declaró la guerra, disponía de 84 mil hombres, de los cuales 6340 eran pilotos.  Contaba con 1332 bombarderos, 1160 cazas e interceptores, 497 aviones de reconocimiento terrestre y 307 marítimos, sumando un total de 3296 aviones de guerra, de los cuales 1796 estaban listos para entrar en acción.   La aviación contaba además, con 87 aviones de transporte y 348 de varios tipos que se encontraban en las colonias africanas.

falco

Fiat C.R.42 Falco

Estado del equipo

Pronto, la guerra europea y la campaña del norte de África, demostró que las fuerzas armadas italianas no estaban al mismo nivel de los demás beligerantes, no como se dice porque los militares italianos no fueran capaces de combatir de igual a igual con el enemigo, sino porque el material, no se encontraban en el estado de operatividad que las circunstancias exigían.   Simultáneamente, la producción sufrió una merma tanto en la calidad como en la cantidad, debido a la debilidad de la industria italiana, que no estaba preparada para continuar funcionado normalmente en tiempos de guerra.  

Reggiane R.E.2005 Saggitario

Estado de la industria

Lo que más le afectó a la industria fue, la dispersión de las materias primas y su escasez que no permitían la construcción en serie de manera ininterrumpida.   Ni que decir de la actualización de los activos que permanecieron con la tecnología de los años 30.   La filosofía de la Regia Aeronautica, estaba encasillada en las premisas de la Primera Guerra Mundial, cuando la maniobrabilidad, estaba por encima de la potencia de fuego, el blindaje y la velocidad.   Esto dio como resultado que no existieran las condiciones para fabricar motores de más de 1000hp.   Cuando Italia entró en guerra, los cazas usaban el motor Fiat A.74 de 840hp, aunque Piaggio contaba con motores de 1700hp, pero ninguno había sido puesto en servicio operativo.

Macchi C. 202 Folgore

Las limitaciones de los cazas en 1940

Los cazas en 1940 databan de 1937.   El caza más numeroso era el biplano C.R.42 Falco, una maravilla como avión acrobático, pero que no podía establecer combate, de igual a igual, con un Hurricane o un Spitfire.   Los Fiat G.50 y Macchi C.200 eran monoplanos de metal, pero equipados con el mismo motor de 840hp.   En cuanto al armamento, apenas contaban con un sólo par de ametralladoras de 12,7mm.

Macchi C.200 Saetta

La ayuda alemana

En 1939, Macchi importó motores alemanes Daimler Benz DB 601 y pudo entonces el C.202 volar con ese motor.   La Fiat importó y adquirió la licencia de fabricación del motor DB 605A, fabricado como Fiat RA 1050 RC 58, el mismo motor del Me 109G y el cañón MG 151/20.   Sólo así pudo Italia contar con lo necesario para construir aviones de superioridad aérea, como el Fiat G.55, el Macchi C.205 y el Reggiane Re 2005.   Sin embargo para 1943, Italia había perdido la capacidad de producción y el deseo de seguir luchando.   En consecuencia dejaron de producirse los aviones más eficientes, cuando más falta hacían.

Fiat G.55

Bombarderos

Cuando Italia entró en la guerra en 1940, existían un gran número de bombarderos medianos Caproni Ca.133, un modelo de ala alta que se encontraba en estado operativo, aunque muy anticuado para las misiones de bombardeo.   El modelo Ca.135 de ala media, diseñado en 1934, voló por primera vez el 01 de abril de 1935, pero igualmente era muy anticuado en 1940.

Caproni Ca.135 del Cuerpo Aéreo Peruano (1939)
XII Escuadrón de Bombardeo, Chiclayo, Perú.

Bombarderos bimotores

Fiat fabricó el BR.20 Cicogna que fue usado tanto en Etiopía como en la Guerra Civil Española.  Este avión fue el único bombardero italiano que fue usado en la Batalla de Inglaterra, operando desde bases en Bélgica y más tarde durante la invasión de Grecia.

Fiat BR.20 Cicogna

Bombarderos trimotores

El CRDA Cant Z 1007 bis Alcione entró en servicio en 1939, construido principalmente en madera, pero se comportó muy bien en las condiciones climáticas del norte de África, Rusia y en el Mediterráneo y Mar Egeo.

El CRDA Cant Z 1007 bis Alcione

SM.79 Sparviero

Entre los bombarderos trimotores destacó como el mejor de la Regia Aeronautica, el Savoia-Marchetti SM.79 Sparviero, considerado también uno de los mejores bombarderos basados en tierra durante la Segunda Guerra Mundial.   Construido básicamente de madera entró en servicio en 1937.   Fue diseñado como avión civil de pasajeros, durante los años 30 con líneas muy sobrias que desmejoraron, con la adición de una torreta de dos ametralladoras Breda 12,7mm encima de la cabina. Este avión fue utilizado en todos los frentes, algunos incluso como avión de transporte y entrenamiento.

Savoia Marchetti S.M.79 Sparviero,
reconocido mundialmente como
uno de los mejores bombarderos de la guerra

Zonas de operaciones y pérdidas

La aviación participó activamente en toda la campaña africana, el Mediterráneo, los Balcanes, la URSS y luego en el propio territorio italiano.   Las pérdidas humanas fueron 12045, de los cuales 1782 fueron pilotos.   Resultaron heridos unos 5000 efectivos y varios miles fueron hechos prisioneros.

Los últimos meses de guerra

Desde junio de 1940 hasta setiembre de 1943 se produjeron apenas 10388 aviones para compensar las pérdidas.   De eso se deriva que al momento del armisticio, la Regia Aeronautica sólo contaba con 1265 aviones de guerra de los cuales sólo 670 se encontraban en estado de plena eficiencia operativa.    A consecuencia del Armisticio con los Aliados, esa flota se tuvo que dividir entre el norte y el sur, continuando en operación hasta el total agotamiento, tanto de hombres como de máquinas.

Cuarto asalto con paracaidistas en la historia.

 

Delegación peruana de pilotos en Roma, 29 julio 1939,
para recibir el último entrenamiento de caza

Oficialmente el primer asalto paracaidista italiano ocurrió durante la conquista de la isla Cefalonia en Grecia, en abril de 1941 utilizando aviones de transporte Caproni CA 111.   Los alemanes habían realizado las dos primeras operaciones paracaidistas en Narvik en 1940 y Creta en mayo de 1941.

El 12 de agosto de 1941, durante el conflicto fronterizo entre Ecuador y Perú, el Ejército Peruano (EP) apoyado por unidades del Cuerpo Aéreo Peruano (CAP), inició una ofensiva al estilo Blitzkrieg, capturando 15 ciudades y poblados ecuatorianos.   La operación incluyó el bombardeo de Santa Rosa, Machala, y Pasajo en Ecuador, seguida por la cuarta operación militar paracaidista en el mundo, que se realizó durante el asalto de Puerto Bolívar, utilizando transportes Caproni CA.111.   Las operaciones aéreas con los CA.135, continuaron con el bombardeo de Tenguel, Pagua y la planta de la United Fruit, empresa estadounidense que ondeaba la bandera ecuatoriana.  A partir de 1942, los aviones Caproni CA 111 fueron quedando inoperativos debido a la falta de repuestos, como consecuencia del bloqueo de los países del Eje, en Europa.


Publicado: 31 mayo/2002






Principal




Para tu Smartphone

Libro de Visitas

Blog de Exordio

Búsqueda sólo en el Blog



Página protegida por Copyscape en contra de copia y violación de contenido