Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Volkssturm

En setiembre de 1944, en Alemania mediante decreto del Führer se formó el Volkssturm para enrolar a todos los hombres entre los 16 y los 60 años capaces de manejar un arma en defensa del suelo patrio.  El Alto Mando alemán pretendía poner en armas a 6 millones de hombres con los cuales se formarían nuevas divisiones para defender el territorio alemán.

En todos los distritos (Gau) el Gauleiter —jefe del distrito, una especie de gobernador que estaba bajo las órdenes de Reichsleiter Martin Borman, el más alto oficial del partido, designado por Hitler, y responsable de la movilización laboral y la defensa civil— tenía a su cargo el reclutamiento de los Volkssturm quienes una vez inscritos se les identificaba visiblemente y se les daba categoría de soldados.

Afiche deol Volkssturm

El reclutamiento de los miembros del Volkssturm se estableció en tres clases:

a) Los hombres aptos para el combate nacidos entre 1884 y 1924, es decir que contaban entre los 20 y los 60 años, la mayoría de los cuales habían servido durante la Primera Guerra Mundial.

b) Los hombres nacidos entre 1884 y 1924 que por efectuar trabajos especializados no estuvieran prestando servicio militar.

c) Los hombres nacidos entre 1925 y 1928, que contaban con edades desde los 16 hasta los 19 años y que no estuvieran prestando servicio.

Los hombres que trabajaban en la industria de armamentos y que cumplían horarios de 72 horas semanales sólo asistirían a la instrucción los días domingos.  Si fuera posible la instrucción se llevaría a cabo en el mismo centro de trabajo.

Según los datos estadísticos, con estos reclutas se podía contar con una fuerza militar adicional de 5 millones de hombres

Volkssturmes

Entrenamiento con el Panzerfaust

A todos los reclutas se les otorgaba una cartilla militar que con el brazalete les daba categoría de soldados y tenían las mismas obligaciones y deberes que los soldados de la Wehrmacht.  De acuerdo con la Convención de la Haya de 1907 cumplían con los requisitos para ser considerados y tratados como soldados.  El entrenamiento militar quedó bajo la responsabilidad de Heinrich Himmler

Los volkssturm ostentaban armas y estaban encuadrados dentro de unidades militares similares a las de la Wehrmacht al mando de oficiales.  Fueron uniformados con el mismo uniforme del partido de color gris con un brazalete identificatorio de color rojo-negro-rojo donde se leía "Deutscher Volkssturm Wehrmacht" franqueado por dos águilas, distintivos que los miembros del Volkssturm portaban en el brazo izquierdo.  En la medida que se distribuían uniformes los hombres cambiaban la ropa de paisano con el uniforme militar.

Volkssturmes

El armamento para equipar al Volkssturm se obtuvo de las armas provenientes del desarme de los italianos, de armas capturadas en diferentes frentes, de armas de caza y deportivas y de la producción de fusiles y subametralladoras simples que fueron fabricadas por la fábrica de Carl Walther y por artesanos.   No podían destinarse ninguno de los fusiles reglamentarios 98k que de las fábricas servían para equipar a la Wehrmacht.  Todas las unidades recibieron miles de Panzerfaust, un lanza cohete similar al bazooka, pero que inicialmente no utilizaba un cohete como propulsor sino que se detonaba por percusión de manera similar a una bala que lanzaba el proyectil contra el blanco.  Para su equipamiento, también se necesitaban más de 180 mil morteros, 200 mil ametralladoras ligeras, 26 mil ametralladoras pesadas, 6.000 cañones antiaéreos y 40 mil lanzagranadas.  Mucho de ese armamento fue material reconstruido, que normalmente era desmantelado para seleccionar las piezas y pasar por un control de calidad para ser reutilizado o reciclado.

Volkssturmes

Algunos batallones Volkssturm fueron equipados con 13 mil fusiles modelo 96k, mil ametralladoras MG 42, 1.200 morteros y 100 mil lanzagranadas dados de baja por la Wehrmacht.  Los fusiles italianos eran entregados con 10 balas cada uno.  Los cañones antitanque capturados a los rusos, checos, polacos y franceses e italianos no contaban con suficiente munición.

Las fuerzas del Volkssturm fueron convocadas demasiado tarde y no pudieron ser, ni entrenadas, ni equipadas adecuadamente.  Por falta de tiempo, muchas unidades tuvieron que ser transportadas directamente al frente donde se les enseñaba a disparar.  En consecuencia, el valor militar de tales unidades era de escaso valor táctico.  En Alemania a diferencia de Inglaterra, el gobierno no tuvo la previsión de organizar a las reservas desde el comienzo del conflicto y cuando lo hizo, era demasiado tarde y la guerra estaba ya prácticamente perdida.

g

Voluntaria Volkssturm en entrenamiento con el Panzerfaust

La mayor parte de los Volkssturm resultaron sacrificados inútilmente o simplemente retrasaron la derrota en días, semanas y en algunos casos hasta en meses.  No fueron pocos los casos de heroísmo y de resistencia a ultranza, por parte de un grupo de niños y ancianos mal entrenados y peor equipados.   La defensa de la ciudad alemana de Breslau (hoy Wroclaw en Polonia) es típica de casos como ese.

Breslau

La artillería de los batallones del Volkssturm que defendían Breslau, desde el 12 de febrero de 1945, estaba compuesta por piezas francesas, soviéticas y checas capturadas, todas ellas con muy poca munición.  A fines de mes empezó el asalto de la ciudad, pero hasta después de la muerte de Hitler y de la capitulación de Berlín, Breslau siguió resistiendo.  El General Niehoff comandante de la plaza, no se rindió a los rusos hasta el 6 de mayo de 1945.  Los generales soviéticos no podían creer que unos niños y ancianos pudieran haber sido capaces de detener al Ejército Rojo y que se rindieron sólo cuando se quedaron sin municiones.

Las fuerzas del Volkssturm defendieron hasta el último cartucho el suelo alemán desde la Alta Silesia hasta el Báltico.  El Volkssturm de las Juventudes Hitlerianas se enfrentaron a los fogueados soldados soviéticos que en número inmensamente superior y con mejor armamento no pudieron doblegar a niños y jóvenes, que armados con los Panzerfaust destruyeron una enorme cantidad de tanques soviéticos.  Fueron sin duda sólo una fuerza de contención que si hubieran estado mejor entrenados y mejor armados habrían prolongado la guerra muchos meses más.


Publicado: 11 abril/2004