Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Batallón de castigo - (March Battalion) - [Sven Hassel]

Batallon de Castigo

Batallón de Castigo
Autor: Sven Hassel

Cuenta Sven Hassel en su libro:

"-Fue la Guerra Civil española, dijo Barcelona Blom, escupiendo descuidadamente a través del panel lateral abierto del tanque ruso en el que viajábamos. -Comencé luchando para un lado y terminé luchando para el otro. Para comenzar, yo era un miliciano en los Servicios Especiales. Entonces los Nacionalistas confiaban en mí y me las arreglé para convencerlos de que yo era sólo un inocente alemán que había sido forzado al servicio por el General Miaja, me metieron en la 3ª Compañía del 2º Batallón. Y me hizo luchar por ellos. Como ustedes pueden imaginar, para mí no hubo ninguna diferencia entre los dos bandos, de cualquier forma... En los Especiales solíamos meter a todos los sospechosos de ser fascistas o Quinta columnistas. Solíamos alinearlos en contra de la pared del matadero. La arena allí estaba tan seca que la sangre solía filtrarse en cuestión de segundos. No había necesidad de molestarse con las operaciones de limpieza... Sobre todo preferíamos disparar de pie, pero algunos de los bichos quedaban acurrucados y no podían moverlos ni por amor ni por dinero. En el último momento ellos siempre solían gritar, "¡Que Viva España!" … Por supuesto, cuando fui atrapado por los nacionalistas fue igual cosa pero en sentido contrario. La única diferencia era que nos hacían disparar sentados, con ellos de espaldas. Pero sucedió lo mismo al final.

Ellos también gritaban "¡Que Viva España!" antes de morir.

-Lo curioso es, que todos pensaban que eran patriotas. Pero cuando pasó, sólo había una manera de demostrar que se estaba en el lado correcto. Había que denunciar a alguien. No importaba por qué, siempre y cuando se les denunciara. De todos modos ellos nunca tuvieron la oportunidad de hablar en su propia defensa. Siempre se les dijo: cállate, antes de que incluso hubieran abierto la boca...

-Al llegar el final de la guerra, tuvimos un problema en nuestras manos. Prácticamente había una lista de espera de cinco años de personas que debían ser exterminadas. Tuvimos que asumir el control de las plazas de toros. Meterlos en manada en la arena y barrerlos con ametralladoras pesadas. Tuvimos cuatro escuadrones de moros que nos dieron una mano. Eran unos villanos bastardos... Después de un tiempo, incluso la policía tenía ir. Todo el mundo quería estar en el acto... Y cuando llegó el momento, murieron del mismo modo. No hacía un átomo de diferencia de qué lado estuvieras.

No hubo un momento de pausa para la reflexión y luego Hermanito habló. En su habitual manera franca.

-Yo estoy podrido con la sangría de la Guerra Civil. Por amor a Dios ¿No tienen pájaros en España?

Barcelona se encogió de hombros y con el dorso de su mano se limpió los ojos, como para borrar los recuerdos de la matanza. Él empezó a hablar de otras cosas. De naranjales y viñedos y gente bailando en la calle. Poco a poco nos olvidamos de las nieves y heladas que queman en Rusia y al poco rato, sólo sentimos el sol y la arena de la lejana España de Barcelona. "


LIBRO

Batallón de castigo por Sven Hassel (castellano)


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 09 noviembre/2003 - Actualizado 01 julio/2016