Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

El hombre que nunca existió - [Ewen Montagu]

El título original, del libro del Teniente Comandante Ewing Montagu, y la película en inglés es "The Man Who Never Was".    Cuando los Aliados invadieron Sicilia el 8 de julio de 1943, no estaban del todo seguros en que medida la Operación Mincemeat había logrado engañar a los alemanes, aunque los informes de inteligencia indicaban que gran número de fuerzas habían sido trasladadas a Grecia y en especial que la isla quedaba desprotegida porque la mayor parte de las unidades navales alemanas fueron trasladadas a Cerdeña.

El hombre que nunca existio

Momento en que en la película aseguran el maletín al cadaver con unas esposas.

Años después de terminada la guerra, cuando los investigadores militares analizaban la documentación alemana, descubrieron los efectos que tuvo la Operación Mincemeat y constataron que el Alto Mando alemán había sido completamente engañado.

El Teniente Comandante Ewin Montagu, oficial de inteligencia, quien fue el artífice encargado de crear un oficial de marina usando el cadáver de un vagabundo muerto por envenenamiento, pudo escribir sus experiencias y develar el hasta entonces secreto del espionaje británico, quizás el más osado ardid empleado durante toda la guerra.

Con la ayuda de Nigel Balchin, Ewin Montagu escribió su libro "The man who never was" que la editorial Bantam Books puso en venta en 1956 y que se convirtió en uno de los clásicos de la literatura del espionaje.  

Montagu cuenta en su libro, no sólo lo que la documentación oficial conocía, sino todos los detalles que no fueron puestos en el informe, así como las experiencia personales que se forjaron alrededor de la operación, cuando recién se estaba planificando.    Montagu nos habla de las personas, las incidencias del caso, cómo fueron escritas las cartas por su amiga, la carta del banco, la idea de los boletos del teatro, las llaves, el duplicado de su documento de identidad, los "documentos oficiales", en fin todos los detalles que fueron necesarios para convertir al cadáver del vagabundo en un "verdadero" oficial de enlace de la Royal Navy.

Ewin Montagu logró asumir la idiosincrasia de los oficiales alemanes, para convencerlos que la documentación que el "oficial Martin" llevaba en su maletín, eran verdaderos y persuadirlos así para que movilizar sus fuerzas y atención hacia Grecia, distrayéndolos del verdadero objetivo aliado que era Sicilia.

A mediados de los años cincuenta, era secreto militar que los Aliados habían logrado descifrar el código alemán Enigma y que por tanto habían podido monitorear el progreso que el efecto que la Operación Mincemeat tuvo sobre el Alto Mando Alemán.  Durante semanas escucharon las comunicaciones alemanas, verificando que la OKW ordenaba el traslado de fuerzas de tierra desde Francia y del grueso de la fuerza naval alemana en Sicilia hacia Grecia.  También pudieron constatar, que el minado de las aguas de Sicilia no fue completado por el traslado de los barreminas a la isla de Cerdeña.  Pero en 1956, esos hechos no podían ser revelados y por tanto el impacto que el libro logró sobre la opinión pública, en especial la británica, fue espectacular.

Luego del éxito del libro -que dicho sea de paso, no es muy voluminoso, pues cuenta con menos de 160 páginas- en 1956 el tema se llevó al cine, con una película con el mismo nombre, dirigida por Ronald Neame.   El film de 103 minutos contó con un reparto entre los que se encontraban Clifton Webb encarnando al Teniente Comandante Ewen Montagu, Gloria Grahame como Lucy Sherwood, Robert Flemyng en el papel del Teniente George Acres, Stephen Boyd como Patrick O'Reilly y muchos otros más.  No confundirla con la película del mismo nombre, que trata sobre espías en Berlín Oriental durante la Guerra Fría.

Obviamente, que al igual que el libro, la película no cuenta nada sobre el asunto del código Enigma, pero sí es suficientemente convincente y veraz en el resto del argumento.  Aparte de este film, también existe un documental sobre el mismo tema que forma parte de la serie "Secretos de la Segunda Guerra Mundial" y que de vez en cuando se puede ver en el History Channel.

El Hombre que Nunca Existió, está basado en un hecho real que se ajusta a la verdad en líneas generales y por tanto la brecha que queda entre la ficción y la verdad es insignificante, en todo caso, sólo el aceptable para toda película, que al final de cuentas, está hechas para entretener, con su pequeño toque de propaganda y la licencia que se permiten los productores para deslizar algún error de tipo técnico.

En la película sólo los caracteres menos significativos son ficticios, los principales existieron en la vida real.  En el argumento, los hechos históricos son "aderezados" sólo lo suficiente como para mantener el suspenso y la tensión de la cinta.  Clifton Web lo hace bastante bien, Stephen Boyd como el agente alemán que investiga el hecho muestra el suficiente encanto y malevolencia tal como corresponde a "los malos" de la película.  Gloria Graham, bueno, no se puede esperar mucho de ella y hace lo que puede.  Es cierto que la película es muy "británica" pero tiene el toque típico de las películas de ese género filmadas en los años 50 y 60, que no eran tan al estilo de Hollywood, como las hay muchas en estos últimos años.  Vale la pena volverla a ver aunque sea en VHS porque no hay la película en DVD.


Publicado: 25 enero/2004 - Actualizado: 28 mayo/2013