Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Desastre de West Loch, Honolulu

Dos años después que EEUU entró en la guerra, la Infantería de Marina de ese país saltaba de isla en isla a través del Pacífico con el objetivo final puesto en Japón.   Lejos del frente, en Pearl Harbor, en una zona llamada West Loch, al menos tres docenas de naves de desembarco atiborradas de municiones, combustible y otros equipos se encontraban acoderadas una al lado de la otra en preparación para la Operación Forrager.

West Loch

El 21 de mayo de 1944 una súbita y enorme explosión levantó por los aires a una de las embarcaciones.   En minutos otras explosiones sacudieron a otras naves, mientras enormes llamaradas envolvían a hombres y equipo.   Antes que el día llegara a su fin, 163 efectivos estaban muertos y 396 yacían heridos.   Nueve de las naves de desembarco estaban destruidas y otras muchas tenían diversos daños.

A comienzos de ese mes de mayo, la 29ª Compañía de Descontaminación Química, integrada por soldados de raza negra, que había llegado a las barracas Schofield en Hawai con la misión de descontaminar hombres y equipo después de un ataque químico.  Esos hombres también tenían a su cargo otras labores serviles como estibar carga, apagar incendios o fumigar las instalaciones con insecticidas cuando el dengue se extendía de manera incontrolable.   Por tanto, ese día 21 de mayo la unidad recibió la orden de descargar municiones de una embarcación LCT (Landing Craft Tank) o lanchón para desembarco de tanques, aún cuando los hombres no estuvieran específicamente entrenados para ese tipo de labores.   No había pues nada de anormal en la orden.

Una semana antes, unas pruebas de campo mostraron que los morteros no podían ser disparados acertadamente desde unidades de entrenamiento de fuego artillero usando lanchones LCT, por tanto el uso de esas lanchas como plataforma para morteros fue descartado.  En consecuencia debían retirar los morteros y las municiones de todas las embarcaciones LCT destinadas a ese fin.   Una de esas naves era la LCT 963 que estaba montada a bordo del LST 353 (Landing Ship Tank) o Nave de Desembarco de Tanques, una de los casi 40 LST's que debían zarpar para las Marianas y una de las 21 que estaban acoderadas en tres hileras a través del canal del Depósito de Municiones Navales en West Loch.

West Loch

Investigaciones posteriores revelaron, cómo era que cada espacio disponible en las LST estaba abarrotado con tambores de gasolina de 50 galones, cajas de granadas de mortero y cajas de otras municiones.   Un equipo de soldadores habían estado trabajando esa mañana en la naves y aunque estaba terminantemente prohibido fumar, los testimonios de los supervivientes demostraron que el cumplimiento de la orden se había relajado un tanto.

Fue en esas circunstancias en las que unos 100 hombres y un oficial de la 29ª Compañía estacionaron, en marcha atrás, pesados camiones contra la borda del LST 353.   Los subieron sobre un elevador y rodaron las cajas de municiones de mortero desde el LCT 963 hasta la plataforma de carga de los camiones.

Esa tarde, el técnico de 5ta James Caldwell de la 29ª Compañía se inclinó para tomar una caja de municiones para mortero y vio "una brillante llamarada amarilla" al tiempo que escuchaba un estridente sonido que provenía del elevador.   El soldado James R. Cleveland estaba dentro del LCT cuando ocurrió la primera explosión: "Volé por los aires junto con objetos metálicos", dijo.   Después de caer sobre la cubierta, "pude ver fuego en todo el rededor.   Sólo veía fuego y pensé que estaba muerto."

El técnico de 5ta, Clarence Henry Morgan, vio desde una embarcación menor en las cercanías, "una gran bola de fuego" que se elevaba del LST 353.   Minutos después ocurrió una explosión mucho mayor, recordando que "eso fue, cuando parecía que el barco completo volaba por los aires."

West Loch

Mientras las municiones y el combustible del LST 353 estallaban, saltaban grandes esquirlas incandescentes y las llamas alcanzaban a los otros barcos acoderados al lado del 353.   Algunos marineros trataban de apagar el fuego mientras otros se esforzaban por separar sus naves de las incendiadas.   Las embarcaciones que podían escapar y las que llegaban en ayuda, recogían a los marineros que habían saltado al agua.

Las explosiones lanzaron trozos de madera y metal a decenas de metros de distancia.   Algunos de los LST incluyendo el 353 quedaron en llamas y a la deriva.   Si otro barco no lo hubiera detenido a tiempo, uno de ellos, pudo haber embestido un barco cargado con municiones que se encontraba amarrado al muelle del depósito de municiones.   Entre las embarcaciones siniestradas se encontraban además el LST-39, LST-43, LST-69, LST-179, LST-353, LST-480, LCT-961, LCT-963, LCT-983, y el 17 del tipo LVT (Landing Vehicle Tracking).

West Loch

El LST 353 en llamas terminó detenido en la ribera opuesta del canal y permaneció encallado en ese lugar como un símbolo de la tragedia ocurrida ese día.   Durante 24 horas continuaron los incendios y un número de edificios aledaños sufrieron daños diversos por las explosiones.

Las investigaciones de la Marina determinaron que una granada de mortero explotó en el LST 353, pero no pudieron encontrar la causa de la explosión.   Sólo pudieron presumir que una colilla de cigarrillo o una chispa de los soldadores pudo encender los gases del combustible.   Sin embargo, nunca se sabría qué fue lo que pasó exactamente, porque los hombres que estuvieron cerca a la explosión inicial estaban muertos.   La comisión de investigación concluyó, que el aglutinamiento de tantas embarcaciones, atiborradas de combustible y municiones, fue "extremadamente peligroso"...  Un desastre de mayor magnitud pudo a duras penas evitarse.

West Loch 2009

La Operación Forrager se realizó como fue planificada, excepto por el retardo de un día en la partida, y las Marianas fueron ocupadas.   Pero, en Honolulu, más de un tercio del número total de efectivos de la 29ª Compañía de Descontaminación habían muerto por una imprevisión y durante 16 años el desastre de West Loch fue ocultado a la opinión pública.   Unos 44 restos de los cuerpos no identificados se encuentran en 36 tumbas en el National Memorial Cemetery en Honolulu y fueron marcadas como "Desconocido".   Hace algunos años, por solicitud del Congreso de EEUU, fue cambiada por "Desconocido del Desastre de West Loch, 21 de mayo de 1944".


LIBRO

The West Loch Story: Hawaii's Second Greatest Disaster in Terms of Casualties por William L.C. Johnson


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 18 junio/2009