Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Bonos de Guerra de Estados Unidos

Cuando a fines de los años 30 soplaban los vientos de guerra en Europa, la situación económica de las familias estadounidenses no eran del todo buenas.   El promedio de ingresos familiares era de 2.000 dólares anuales y en las zonas rurales un elevado porcentaje de familias no tenían luz eléctrica y muchos carecían de agua potable y desagüe.

Sin embargo el gobierno de EE.UU. debía prepararse a reducir la inflación mientras recolectaba dinero de los contribuyentes.   El economista británico John Maynar Keynes era de la idea de aumentar los impuestos y promover el ahorro como una forma de reducir el circulante, pero el Secretario del Tesoro de EE.UU., Henry Morgenthau, prefería los préstamos voluntarios para obtener directamente el dinero al mismo tiempo que el circulante se retiraba de las calles.

Henry Morgenthau

Henry Morgenthau

Una vez que estalló la guerra en Europa el gobierno federal de Estados Unidos decidió seguir la recomendación de Morgenthau reduciendo la inflación sacando dinero de circulación mediante la emisión de Bonos de Defensa.   En el momento en que Japón atacó Pearl Harbor, los Bonos de Defensa cambiaron de nombre a Bonos de Guerra.   Estos títulos de deuda tenían el propósito de financiar la construcción de armas y daban un retorno de apenas 2,9% después de 10 años de plazo.

Promoviendo venta de Bonos

Pese al reducido salario familiar promedio se estima que el gobierno le pidió a unos 134 millones de estadounidenses que compraran Bonos de Guerra, además y de manera simultánea emitieron sellos de correos desde 10 centavos de dólar para posteriormente ser cambiados por Bonos de Guerra.

La primera serie "E" de bonos fue adquirida por el Presidente Roosevelt de manos del Secretario del Tesoro Henry Morgenthau.   Los bonos eran vendidos al 75% de su valor nominal en denominaciones desde US$25 hasta US$10.000.   Esos bonos eran un préstamo al gobierno para financiar el esfuerzo de guerra y podían ser redimidos en caso de necesidad después de 60 días, pero sólo ganaban intereses después de 12 meses.   Además, podían ser adquiridos mancomunadamente por dos personas y si el papel se perdía el gobierno entregaba una copia.

El Comité de Finanzas de Guerra fue el encargado de supervisar la venta de todos los bonos, y el Consejo Publicitario de Guerra promovió el cumplimiento voluntario con la compra de títulos.  El trabajo de esas dos organizaciones produjo el mayor volumen de publicidad en la historia de EE.UU.   En nombre de la defensa de la libertad de Estados Unidos y la democracia, y como refugio seguros para la inversión, se le instaba constantemente al público a adquirir bonos.

La ciudadanía fue bombardeados con el atractivo emocional que daba la publicidad, en la que participaron muchas figuras públicas, especialmente personajes del cine y el espectáculo, descontadas están por supuesto las personalidades políticas.  A pesar de que los bonos ofrecían una tasa de rendimiento por debajo del valor de mercado, representaban una participación moral, aunque con riesgo financiero, para el esfuerzo de guerra.

Los anuncios comenzaron por la radio y los periódicos, y más tarde se incorporaron las revistas para llegar a las masas.  La campaña de bonos fue única, puesto que tanto el gobierno, como las empresas privadas, participaron creando anuncios publicitarios.  Millones de avisos publicitarios, desde alimentos para bebés hasta fabricantes de aviones, contenían cuando menos una línea que rezaba: "Compre Bonos de Guerra" o "Apoye el esfuerzo de guerra comprando Bonos".

Los que contribuyeron con espacios publicitarios sintieron que estaban participando más allá del deber en favor de la guerra, y luego se sumaron organizaciones que hicieron sus propios anuncios de bonos de guerra a fin de reflejar su patriotismo.  El gobierno contrató las mejores agencias de publicidad de Nueva York, artistas famosos, e incluso a los creadores de "comics" que hicieron participar a sus ficticios personajes para responder al llamado de la patria.  En sus anuncios, la Bolsa de Nueva York instaba a los compradores a no redimir el dinero en efectivo de sus bonos.  Más de 250.000 millones de dólares de publicidad fueron donados durante los tres primeros años del Programa de Bonos de Defensa Nacional.

Promoviendo la venta de sellos

Cualquier cosa era buena para promover la venta de sellos.
(Foto de la Revista Life 1942)

Las campañas masivas de publicidad utilizando cualquiera de los medios de comunicación posibles, tuvieron un éxito sin precedentes.  La voz se corrió tan rápidamente, que las encuestas indicaron que el 90% de los que respondieron se habían enterado apenas un mes después de iniciada la campaña de los Bonos de Guerra.   Los Bonos se convirtieron en el medio ideal para que los ciudadanos comunes y corrientes contribuyeran con la defensa nacional.

Dibujo de Norman Rockwell

Grabado de Norman Rockwell

Se realizaron eventos para promover la venta de Bonos en todo el país con la asistencia de celebridades, generalmente estrellas de cine de Hollywood, para mejorar la eficacia de la publicidad.   Paralelamente se hicieron presentaciones de películas en cines a nivel nacional a las que se podía asistir con la compra de bonos como ticket de admisión.  Estrellas de Hollywood como Greer Garson, Hedy Lamarr, Bette Davis y Rita Hayworth realizaron siete giras en más de 300 ciudades y pueblos para promover la venta de Bonos de Guerra.  "Stars Over America" se titulaba la campaña de venta de bonos, en la que participaron 337 estrellas, quienes superando la cuota asignada a cada una de ellas lograron producir la enorme suma de US$838.540.000 por la venta de bonos.

1942: Greer Garson, Hedy Lamarr, Joan Leslie, Lynn Bari e Irene Dunne en gira para promover la venta de Bonos de Guerra.

En un ejemplo típico, un cartón de promoción tenía 75 espacios de $0.25 que sumaban 18,75 dólares.  Cuando se llenaba el cartón, se podía convertir en la oficina de correos por un Bono de 25 dólares redimible en 10 años.  Los clubes locales, organizaciones, cines y hoteles también idearon sus propios métodos de venta de bonos.

En 1941, una serie de ilustraciones creadas por Norman Rockwell se convirtieron en un elemento central de la publicidad de los bonos de guerra.  El semanario "Saturday Evening Post" los reprodujo y distribuyó con el agrado y aprobación del público.  Pero Rockwell no era el único artista en aportar su talento, Irving Berlin, famoso compositor, muy reconocido por su "God Bless America", escribió una canción titulada "Any Bonds Today?" que se convirtió en la canción bandera del Departamento del Tesoro para el programa de Bonos de Defensa.  Las famosas Andrew Sisters fueron, entre otros artistas, de las primeras en interpretar la canción.

Pormición de Bonos de Guerra

La empresa privada (General Tire) promovía la venta de Bonos

El 6 de junio de 1944, día de la invasión de Normandía llamado en EE.UU. "Civilian D-Day", miles de anuncios fueron lanzados desde el cielo de Chicago para captar la atención y la intención de los posibles contribuyentes.  Incluso las Girl Scouts se involucraron con la donación de un sello por cada scout.  Los sellos, a partir de 10 centavos cada uno, fueron luego traspasados a la organización a nivel nacional para la compra de bonos de guerra.

Como aporte al esfuerzo de guerra, la cadena Columbia Broadcasting System realizó una maratón de 16 horas de transmisión en la que se vendieron unos 40 millones de dólares en bonos.  En la maratón destacó la cantante Kate Smith, famosa por su interpretación de la mencionada "God Bless America" de Irving Berlin.

Los bomberos promoviendo Bonos

Bomberos promoviendo la venta de Bonos en las ventanas de las oficinas (Foto de la Revista Life 1942)

El mundo del deporte hizo su aporte también con la realización especial de encuentros de fútbol y de béisbol a los que se podía asistir gratis con la presentación de un Bono de Guerra.  Un juego de béisbol poco usual tuvo lugar en Nueva York con los Yankees de Nueva York, los New York Giants y los Dodgers de Brooklyn.  Cada uno de los equipos llegaron a batear seis veces en las nueve entradas del mismo juego.  La puntuación final fue de Dodgers 5, Yankees 1 y los Giants 0, y el Gobierno de los EE.UU. se apuntó US$56.500.000 con la venta de los bonos para asistir a los juegos.

A finales de la Segunda Guerra Mundial se realizó la última campaña, esta vez eran los "Bonos de la Victoria", producto de la cual, el 3 de enero de 1946, fueron depositados el producto de la última recolección, más de 85 millones de estadounidenses —la mitad de la población de entonces— adquirió bonos por un total de 185,7 mil millones dólares.  Estos resultados increíbles, debido a los esfuerzos de venta masiva para ayudar a financiar la guerra, nunca han sido igualados.

El bono de la serie "E" fue retirado el 30 de junio de 1980, cuando la Serie "EE" los sustituyó, y así el Bono de Guerra se convirtió en historia, pero no definitivamente.   Recientemente, 64 años después, los estados de Kentucky, Missouri, Montana, New Jersey, North Carolina y Oklahoma, han presentado una demanda al gobierno federal para que entregue a esas entidades, los equivalentes a los bonos no redimidos, que en la actualidad tienen un valor de más de 16.000 millones de dólares y adenás un gran porcentaje fueron olvidados, simplemente se perdieron, o fueron a parar al basurero.


LIBRO

Mobilizing the Home Front: War Bonds And Domestic Propaganda (Presidential Rhetoric Series) (Hardcover) por James J. Kimble


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 22 octubre/2009