Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Report No. 49: Traducido al castellano


ESTADOS UNIDOS
OFICINA DE INFORMACIÓN DE GUERRA

Equipo de Guerra Psicológica
Adjunto a:
Fuerzas Armadas de U.S.
Teatro India-Birmania
APO 689

Reporte No. 49.
Interrogatorio a
Prisioneros de Guerra
Japoneses

Lugar de interrogatorio: Empalizada Ledo
Fecha de interrogatorio: 20 Ago - 10 Sept 1944
Fecha de Reporte: 1 de Octubre de 1944
Por: T/3 Alex Yorichi

 

Prisioneros: 20 Chicas de confort coreanas
fecha de captura: 10 de Agosto de 1944
Fecha de llegada: 15 de Agosto de, 1944
a la empalizada

PREFACIO

Este reporte está basado en la información obtenida del interrogatorio de veinte "chicas de confort" coreanas y dos civiles japoneses capturados alrededor del diez de agosto de 1944 en la operación de limpieza después de la caída de Myitkyna en Birmania.  El reporte muestra cómo los japoneses reclutaban a esas "chicas confort" coreanas, las condiciones en que vivían y trabajaban, sus relaciones y reacciones con los soldados japoneses y su conocimiento de la situación militar.  Una "chica de confort" no es otra cosas que una prostituta o "soldadera profesional", adscrita al Ejército Japonés para beneficio de los soldados.  El nombre "chica de confort" (confort girl en inglés) es peculiar para los japoneses.  Otros reportes muestran que las "chicas confort" se han encontrado cada vez que el Ejército Japonés tenía que combatir.  Este reporte sin embargo, trata solamente de las "chicas confort" coreanas reclutadas por los japoneses y adscritas a su Ejército en Birmania.  Se ha reportado que los japoneses embarcaron unas 703 chicas a Birmania en 1942.

RECLUTAMIENTO;

Muy temprano, en mayo de 1942, agentes japoneses llegaron a Corea con el propósito de enlistar chicas coreanas para el "servicio de confort" en los nuevos territorios japoneses conquistados en el Sureste Asiático.   La naturaleza de este "servicio" no era especificado pero se presumía que sería un trabajo relacionado con la visita de heridos en los hospitales, poniendo vendajes y en general haciendo que los soldados se sintieran felices.   La inducción usada por estos agentes comprendía gran cantidad de dinero, una oportunidad para pagar las deudas familiares, trabajo fácil y el prospecto de una nueva vida en una nueva tierra, Singapur.  Sobre la base de esa falsa presentación muchas chicas se enlistaron para el trabajo en ultramar siendo premiadas con un adelanto de varios cientos de yenes. La mayoría de las chicas eran ignorantes y sin educación, aunque algunas estuvieron relacionadas antes con "la profesión más antigua de la tierra."  El contrato que firmaban las ligaba a los reglamentos del Ejército y a luchar por el "señor de la casa" por un período de seis meses a un año dependiendo de la deuda de la familia, por la cual habían recibido un adelanto...  Aproximadamente 800 de esas chicas fueron reclutadas de esa manera y desembarcaron con el "señor de la casa" en Rangún a medidos del 20 de agosto de 1942.  Llegaron en grupos de ocho a veintidós.  De ese lugar fueron distribuidas en varios lugares de Birmania, generalmente en pueblos de buen tamaño cerca a los campamentos del Ejército Japonés. 

Eventualmente cuatro de esas chicas llegaron a Myitkyina.  Ellas fueron Kyoei, Kinsui, Bakushinro, y Momoya. La casa Kyoei fue llamada "Maruyama Club", pero fue cambiado cuando las chicas llegaron a Myitkyina dado que el comandante de la defensa de Myitkyina Coronel Maruyama, objetó el nombre.

PERSONALIDAD;

El interrogatorio mostró que el promedios de las "chicas confort" es de aproximadamente veinticinco años, poco educada, aniñada, y egoísta.  No es atractiva ni para los estándares caucásicos ni para los japoneses.  Se inclina a ser egoísta y le gusta hablar de sí misma.  Su actitud en frente de extraños es de calma y modestia, pero conoce los trucos femeninos.  Manifiesta que le disgusta su "profesión" y prefiere no hablar de ello o de su familia.  Debido al trato amable que recibe como prisionera de los soldados estadounidenses en Myitkyina y Ledo, ella siente que son más emocionales que los soldados japoneses.  Le teme a las tropas chinas e indias.

CONDICIONES DE VIDA Y TRABAJO;

En Myitkyina las chicas estaban alojadas en una gran casa de dos pisos (usualmente un edificio de escuela) con un cuarto separado para cada una.  Ahí cada chica vivía, dormía y hacía su negocio.  En Myitkyina la comida era comprada y preparada por el "señor de la casa" porque no recibían raciones regulares del Ejército Japonés.   Ellas vivían en Birmania casi con lujos, en comparación con otros lugares.  Esto fue particularmente cierto en su segundo año en Birmania.  Ellas vivían bien porque su comida artículos personales no estaban muy racionados y tenían bastante dinero con el cual comprar sus cosas.  Ellas podían comprar ropa, zapatos, cigarrillos y cosméticos para complementar los muchos regalos que les daban los soldados que recibían "paquetes de confort" desde su hogar.  Mientras estaban en Birmania ellas se divertían participando en eventos deportivos tanto con oficiales como soldados y participaban en días de campo, entretenimientos y cenas sociales.  Ellas tenían un fonógrafo y en los pueblos se les permitía salir de compras.

SISTEMA INTERNO;

Las condiciones bajo las cuales hacían sus transacciones de negocios eran reglamentadas por el Ejército y en áreas congestionadas los reglamentos eran estrictamente obligatorios.  En los sitios congestionados, el Ejército vio que era necesario establecer un sistema de precios, prioridades y horarios para las distintas unidades que operaban en áreas particulares.  De acuerdo con los interrogatorios, el término medio era como sigue:

1. Tropa

10AM a 5PM

1.50 yenes

20 a 30 min.

2. Suboficiales

5PM a 9PM

3.00 yenes

30 a 40 min.

3. Oficiales

9PM a12 PM

5.00 yenes

30 a 40 min.

Estos fueron precios promedio en Birmania Central.  A los oficiales se les permitía quedarse toda la noche por 20 yenes.  En Myitkyina el Coronel Maruyama redujo los precios a casi la mitad del promedio.

HORARIOS;

Los soldados generalmente protestaban sobre la congestión en las casas.  Muchas veces no eran atendidos y debían retirarse porque el Ejército era muy estricto y no permitía quedarse demasiado.   Para resolver este problema el Ejército destinó ciertos días a las unidades.  Normalmente se ponía una guardia en la puerta para que pudiera identificar a los miembros de su unidad.  Una patrulla de la Policía Militar también hacía rondas para mantener el orden.  El que sigue es el horario de atención de la casa "Kyoei" para las distintas unidades de la 18ª División mientras estuvo en Naymyo.

Domingo

Oficiales de Edo.Mayor de la 18 Div.

Lunes

Caballería

Martes

Ingenieros

Miércoles

Día libre para examen físico

Jueves

Médicos

Viernes

Artillería Montada

Sábado

Transportes

A los oficiales se les permitía acudir siete noches a la semana.   Las chicas reclamaban que la congestión aún con esos horarios era tan grande que no podían atender a todos los parroquianos, causando malestar en muchos de los soldados. Los soldados acudían a la casa , pagaban el precio y obtenían los tickets cuadrados de cartulina de 5 cm por lado con el precio en el lado izquierdo y el nombre de la casa en el otro lado.  La identidad del soldado o su rango establecía su ubicación en la cola.  A las chicas se les permitía la prerrogativa de rechazar a un cliente.  Eso sucedía generalmente si la persona estaba muy borracha.

CONDICIONES DE PAGO Y DE VIDA;

El "señor de la casa" recibía cincuenta a sesenta por ciento del ingreso bruto de las chicas dependiendo de monto de la deuda en que habían incurrido cuando firmaron el contrato.  Esto significaba que como promedio cada chica recibía alrededor de 1500 yenes de los cuales debía entregar unos 750 yenes al "señor de la casa."   Muchos "señores" le hacían la vida imposible a las chicas recargándoles los precios de la comida y otros artículos que les proporcionaban.  A fines de 1943 el Ejército emitió órdenes que ciertas chicas que habían pagado sus deudas podían regresar a casa.  Por tanto, algunas pudieron regresar a Corea. Los interrogatorios mostraron por último que la salud de esas chicas era buena.  Estaban suplidas con contraceptivos y generalmente los soldados llevaban los que les suministraba el Ejército.  Ellas estaban bien entrenadas en observar, para sí y para los clientes, las normas de higiene.  Un médico regular del Ejército Japonés visitaba las casas una vez por semana y cualquier chica a la que se le encontrara enferma se le daba tratamiento, se le recluía y eventualmente se le enviaba a un hospital.  Este mismo procedimiento se seguía con los miembros del Ejército, pero es interesante notar que los soldados no perdían la paga mientras estaban confinados.

RELACIONES CON LOS SOLDADOS JAPONESES;

En sus relaciones con los oficiales y soldados japoneses sólo surgieron dos nombres que tenían alguna relevancia.  Ellos eran el Coronel Maruyama comandante de la guarnición en Myitkyina y el Mayor General Mizukami, quien llevó refuerzos.  Los dos eran totalmente diferentes.  El primero era duro, egoísta y repulsivo, desconsiderado con sus hombres; el último era bueno, amable y soldado refinado, con una gran consideración para quienes estaban a su servicio.  El coronel era un habitué de de las casas mientras que el general nunca se supo que las hubiera visitado.  Con la caída de Myitkyina el Coronel Maruyama supuestamente desertó mientras que el General Mizukami se suicidó porque no pudo evacuar a sus hombres.

REACCIONES DE LOS SOLDADOS;

De acuerdo a lo que dijo una chica, el promedio del soldado japonés se avergonzaba de ser visto en una "casa de confort"; —"cuando la casa estaba abarrotada se avergonzaba por tener que hacer cola para esperar su turno".  Sin embargo hubo numerosos casos de propuestas de matrimonio y en algunos casos ocurrieron matrimonios. Todas las chicas concordaron en que los peores oficiales y soldados que las visitaban eran los que iban borrachos y debían partir para el frente al día siguiente.  Pero todas concordaron también en que los soldados japoneses jamás discutieron temas militares o secretos con ellas.  A pesar de que las chicas a veces comenzaban una conversación sobre un tópico militar, el oficial o soldado no hablaba, en cambio "nos regañaban por hablar de temas impropios de una dama".  "Hasta el Coronel Muruyama cuando estaba borracho jamás hablaba sobre esas cosas".  Los soldados generalmente expresaban cuánto disfrutaban cuando recibían revistas, cartas y periódicos de casa.  Ellos también mencionaban que recibir "paquetes de bienestar" llenos de cosas enlatadas, revistas, jabón, pañuelos, cepillos de dientes, muñecos en miniatura, lápiz de labios, vestidos de algodón.  Los lápices de labios y la ropa eran femeninas y las chicas no podían entender por qué les enviaban esas cosas.   Ellas especulaban que esas cosas eran propiedad de quienes las enviaban. las "chicas nativas."

SITUACIÓN MILITAR;

"En el ataque inicial a Myitleyna y el aeródromo cerca de doscientos japoneses murieron en combate, quedando unos doscientos para defender el pueblo.  Las municiones eran muy escasas.  "El Coronel Muruyama dispersó sus hombres.  Durante los días que siguieron el enemigo estaba disparando peligrosamente por todos sitios.  Fue un desperdicio porque no parecía que le dieran a nada en particular.  A los soldados japoneses por su parte se les había ordenado disparar tiro por tiro y sólo cuando estuvieran seguros de dar en el blanco."

"Antes que el enemigo atacara el aeródromo occidental, los soldados estacionados en los alrededores de Myitkyina fueron despachados a otros sitios, para repeler el ataque Aliado en el norte y el oeste.  Como cuatrocientos hombres fueron dejados atrás , la mayoría del 114º Regimiento.  Evidentemente el Coronel Maruyama no esperaba que el pueblo sería atacado.  Más tarde el general Mizukami de la 56ª División llevó refuerzos de más de dos regimientos, pero fueron incapaces de retener el pueblo.  "El consenso general entre las chicas era que los bombardeos Aliados eran intensos y aterradores y debido a ellos tuvieron que pasar los últimos días en las trincheras. Una o dos incluso hicieron su trabajo allá.  Las "casas de confort" fueron bombardeadas y varias de las chicas fueron heridas y muertas.

RETIRADA Y CAPTURA;

La historia de la retirada y captura final de las "chicas de confort" es algo vaga y confusa en sus propios recuerdos.  De varios informes se deduce que parece que ocurrió lo siguiente: en la noche del 31 de enero un grupo de sesenta y tres personas incluyendo las "chicas de confort" de tres casas (Bakushiro fue juntada con Kinsui) familias y ayudantes se lanzaron al río Irrawaddy en pequeños botes.  Eventualmente desembarcaron en algún lugar cerca a Waingmaw.  Se quedaron allí hasta el 4 de agosto, pero nunca entraron a Waingmaw.  De ahí ellos siguieron a un grupo de soldados hasta el 7 de agosto cuando ocurrió una escaramuza con el enemigo y el grupo separados. Después de un intervalo de tres horas se ordenó a las chicas seguir a los soldados. Ellas trataron de hacerlo pero se encontraron en la ribera del río y no estaban los soldados ni había un medio para cruzar la corriente.  Se quedaron en una casa cercana hasta el día 10 cuando fueron capturadas por soldados Kaahin comandados por un oficial inglés.  Fueron llevadas a Myitleyina y luego a la empalizada de Ledo donde ocurrió el interrogatorio que sirve de base a este informe.

SOLICITUDES

Ninguna de las chicas parece haber escuchado los altoparlantes usados en Myitkyina, pero escucharon a los soldados mencionar una "emisión de radio".   "Ellas pidieron que los panfletos mencionando la captura de las "chicas de confort" no deberían usarse para no poner en peligro las vidas de otras chicas si el Ejército se enteraba.  Ellas pensaron que sería buena idea utilizar el hecho de la captura en asaltos planeados para Corea.


Bibliografía

Original de Oficina de Información de Guerra de Estados Unidos.
National Archives and Records Administration


Publicado: 9 noviembre/2001