Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Preludio de la guerra

La primera declaración de guerra que llevó al mundo a la pesadilla de la Segunda Guerra Mundial, ocurrió el 3 de setiembre de 1939.  Tres días antes, Alemania había invadido Polonia y en cumplimiento al Tratado de Asistencia Mutua, firmado el 25 de agosto de ese año, el Primer Ministro Neville Chamberlain anunció por las ondas de la BBC de Londres el estado de guerra entre Gran Bretaña y Alemania.

Tropas alemanas franquean la frontera polaca

Tropas alemanas franquean la frontera polaca

La Segunda Guerra Mundial fue un conflicto que se vio venir desde la firma del Tratado de Versalles al finalizar la Gran Guerra en 1918, aquella guerra que todos pensaban que sería la última.  No fue la última, porque el propio tratado fue la semilla que ocasionó la segunda conflagración mundial.

Para el pueblo alemán las resoluciones, tomadas por los países vencedores fueron de una crueldad manifiesta que sumió al país en la miseria y el caos.  La convulsión política llegó a tales extremos, que en 1933 propiciaron la subida al poder de un hombre que enarbolaba la bandera de la autarquía y del nacionalismo a ultranza: Adolf Hitler.

En pocos años Hitler revertió la situación económica de una Alemania quebrada y sumida en la desesperación, convirtiéndola en el Tercer Reich (Tercer Imperio), la más grande potencia europea de la época.  En 1933, Hitler retiró a la representación alemana de la Liga de Naciones y dos años después anunció la reorganización de las Fuerzas Armadas (Wehrmacht) que hasta entonces se encontraban reducidas a su mínima expresión por mandato de la Liga de Naciones.

Renania

Una vez que la Wehrmacht tuvo el poder necesario, comprobado durante la Guerra Civil en España, Hitler reclamó Renania, importantísimo y riquísimo valle del Rin que estaba siendo explotado por Francia, también por decisión de la Liga de Naciones.  La recuperación de Renania fue un golpe magistral porque a pesar de que el poder militar alemán no había llegado a los niveles requeridos para enfrentarse a Francia con algún éxito, los franceses no se atrevieron a reaccionar dejando que la Wehrmacht asumiera el control de la zona.

El Anschluss

Dos años más tarde en 1938, Alemania era la primera potencia militar del mundo con un poderoso ejército profesional que innovó las tácticas militares mediante el uso de los vehículos blindados apoyados por la aviación.  Nació así la táctica de la Blitzkrieg o Guerra Relámpago. 

El 11 de marzo de 1938, fuerzas alemanas ingresan a Austria siendo recibidos con gran júbilo por la mayoría de la población.  Hitler convocó a un plebiscito en ambos países que sella el Anschluss (anexión) de Austria como la Ostmark del Tercer Reich.  Las raíces comunes de ambos pueblos fueron suficientes para garantizar la anexión con el 99% de los votos en los dos países.

Los Sudetes

En el mundo político no quedaban dudas que el siguiente paso de Hitler sería la recuperación de los Sudetes, cosa que ocurrió al romperse las negociaciones entre el Partido Nacionalsocialista de los Sudetes y el gobierno checo.  En una entrevista entre Hitler y Chamberlain, el Primer Ministro británico acepta la anexión de los Sudetes a Alemania.

El 01 de octubre de 1938, ingresaron las tropas alemanas a los Sudetes y las potencias occidentales observaron con impotencia que todos los dictámenes del Tratado de Versalles quedaban anulados por la firme voluntad de Hitler de recuperar todos los territorios escindidos de Alemania en 1918.  Cinco días después dimitió el presidente checoslovaco y Eslovaquia obtiene la autonomía.

Protectorado de Bohemia y Moravia

Los franceses y británicos aceptaron los hechos consumados, pero con estupor presenciaron en marzo de 1939 la disolución de Checoslovaquia, cuando Hitler anunciaba: "Checoslovaquia" ha dejado de existir y queda fundada la República de Eslovaquia y creado el Protectorado Alemán de Bohemia y Moravia.  Poco a poco las fronteras de Alemania fueron recuperando el estatus que tenían antes de la Primera Guerra Mundial.  El 22 de mayo de 1939, Alemania e Italia firman el Pacto de Acero y más tarde se conforma el Eje, Berlín, Roma, Tokio.

Polonia y Danzig

Lo peor estaba por ocurrir, pero que era previsible y ya inevitable, porque el Tratado de Versalles también dividió Prusia separándola con un corredor quedando unida a Alemania solo por una autopista construida por Hitler, que pasaba por la ciudad de Danzig de mayoría alemana declarada ciudad libre bajo el protectorado de la Liga de Naciones.  Ese corredor le daba a Polonia una salida al Mar Báltico. 

El 01 de setiembre de 1939, la Blitzkrieg se desata en la frontera polaca.  En tres semanas los alemanes ocupan Polonia y ante el estupor del mundo, la Unión Soviética participa en la invasión.  Los dos países se reparten Polonia de acuerdo a un pacto secreto firmado entre Hitler y Stalin.  Francia y Gran Bretaña honrando el Tratado de Asistencia Mutua con Polonia, no tienen otra alternativa que declararle la guerra a Alemania.

Pocas horas después que el primer Ministro Chamberlain anunciara por radio el estado de guerra, otros miembros de la Mancomunidad Británica, como Australia, Nueva Zelanda y Canadá, declaraban la guerra al Tercer Reich.  Estados Unidos, que no quiso involucrarse en los asuntos europeos, anunció su estado de neutralidad, pese a que políticamente y materialmente ayudaba a los Aliados.


Bibliografía

-Paul Dowswell, 20th Century Perspectives: the Causes of WWII.
-Sir Austen Chamberlain, Al borde de los años, Londres, 1936.
-G. Suárez, Briand, sa vie, son oeuvre. París, 1938-1952.
-H. Bernard, G.A. Chevallaz, R. Gheysens, J. de Launay, Enigmas de la -Historia del siglo XX, Grandes Enigmas, Ediciones Dimon.
-H. Bernard, G.A. Chevallaz, R. Gheysens, J. de Launay, Enigmas de la Segunda Guerra Mundial, Grandes Enigmas, Ediciones Dimon.
-E. M. House y Chs Seymour, Ce qui se passa réellement á París en 1918-19, París, 1923.
-P. Mantoux, Las deliberaciones del Consejo de Los Cuatro. París, 1955.
-T. A. Bailey, Wilson y los pacificadores, Nueva York, 1947.
-Mac-Callum, Opición pública y la última paz, Londres, 1944.
-Weill-Reynál, Las reparaciones alemanas y Francia. París, 1948.
-Hans Ronde, De Versalles a Lausana. Stuttgart, 1950.
-J. M. Keynes, Las consecuencias económicas de la paz. París, 1920.
-F. Debyser, El Senado de Estados Unidos en el Tratado de Versalles. París, 1932.
-G. Clemenceau, Grandezas y miserias de una victoria. París, 1930.


Publicado: 27 enero/2006 - Actualizado: 28 abril/2013