Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Discurso del Emperador Hiroito anunciando
la rendición de Japón (15-08-2015)

El día 15 de agosto de 1945, el Emperador Hiroito de Japón anunció por radio la aceptación de los términos de la Declaración Conjunta de las potencias aliadas.  Para la población civil el mensaje les resultaba incomprensible, al extremo de que algunas personas entendieron que lo que pedía el Emperador era continuar la lucha sin importar las consecuencias.  Pero la realidad era otra.  El Emperador le pidió a la Nación aceptar los terminos de la Rendición Incondicional.

Emperador Hiroito Showa

Para las Fuerzas Armadas japonesas que luchaban en ultramar la orden que siguió al anuncio del Emperador fue devastadora, puesto que en muchos lugares se encontraban en condiciones de continuar presentando una fiera resistencia.  La Orden Imperial hizo que muchos jefes y soldados se sintieran que habían fracasado, que le habían fallado al Emperador y a la Nación y de acuerdo con la doctrina del Bushido pensaron que sólo les quedaba cometer suicidio.

Sobrevivientes del bombardeo incendiario de Tokio

La grabación del mensaje de cuatro minutos y medio, permaneció durante cerca de 70 años guardada celosamente por la Casa Imperial.   Ayer, 01 de agosto de 2015, la Agencia de la Casa Imperial hizo pública la grabación que fue cuidadosamente digitalizada para mejorar su legibilidad, puesto que el original guardado durante tantas décadas resultaba muy confuso e ilegible.

Los expertos consideran que es muy difícil que la juventud actual pueda entender el mensaje debido al lenguaje arcano utilizado por elEmperador.

La víspera del anuncio, el Emperador se reunió con el Gabinete de Gobierno en el búnker del complejo del Palacio Imperial donde discutieron los términos de la rendición.  Por el temor de que surgieran protestas entre oficiales de las Fuerzas Armadas no dispuestos a rendir las armas, la grabación fue hecha en secreto con personal escogido de la emisora de radio oficial NHK y el Emperador se presentó con su uniforme militar para grabar dos veces el mensaje, antes de ser propalado.

Un grupo de jóvenes oficiales se presentaron en la emisora de radio para intentar impedir que el mensaje fuera irradiado, pero fue bien protegido y mantenido a buen recaudo y propalado al día siguiente.

Esta foto proporcionada por la Agencia de la Casa Imperial de Japón el sábado, 01 de agosto de 2015, muestra una de las dos grabaciones originales del discurso del Emperador Hirohito del Japón en Tokio, anunciando el final de la guerra. El sonido original fue hecho público el sábado por la Agencia de la Casa Imperial en formato digital, antes del 70° aniversario del anuncio y el final de la guerra. (Agencia de la Casa Imperial de Japón a través de AP)

Discurso del Emperador Hiroito anunciando la rendición

(Nota: Traducción libre, no oficial.)

00:00
Después de meditar profundamente la situación general del mundo y de las condiciones reales en que se encuentra nuestro Imperio hoy en día, hemos decidido tomar una determinación de acuerdo con la situación actual recurriendo a una medida extraordinaria.

00:15
Hemos ordenado a nuestro Gobierno comunicar a los Gobiernos de los Estados Unidos, Gran Bretaña, China y la Unión Soviética, que nuestro Imperio acepta las disposiciones de la Declaración Conjunta.

00:29
Para alcanzar la prosperidad común y la felicidad de todas las Naciones, así como la seguridad y el bienestar de Nuestros súbditos que es la inquebrantable obligación transmitida por nuestros Antepasados Imperiales y que se encuentra arraigada en nuestro corazón.

00:43
Nosotros declaramos la guerra a los Estados Unidos y Gran Bretaña a pesar de Nuestro sincero deseo de preservar la integridad de Japón y la estabilización del Asia Oriental, estando lejos de Nuestro pensamiento el atentar contra la soberanía de otras naciones o de embarcarnos en una expansión territorial.

01:03
Pero la guerra ha durado casi cuatro años. A pesar de lo mejor que han hecho todos, con la valiente lucha de las fuerzas militares del ejército y navales, la diligencia y constancia de Nuestros servidores del Estado y el servicio dedicado de nuestros 100 millones de habitantes.

01:16
La situación de la guerra se ha desarrollado no necesariamente en favor de Japón y las tendencias generales del mundo se han revertido en contra de los intereses del Imperio.

01:34
Por otro lado, el enemigo ha comenzado a emplear una bomba nueva y muy cruel, cuyo poder para hacer daño es, en efecto, incalculable, inmolando a un enorme número de vidas inocentes.

01:45
Si continuáramos combatiendo, no sólo resultaría en el desplome definitivo y aniquilación de la Nación japonesa, sino que conduciría a la extinción total de la civilización humana.

02:06
De ser ese el caso, ¿cómo podríamos Nosotros salvar a los millones de nuestros súbditos, y consolarnos Nosotros mismos ante los sagrados espíritus de Nuestros Ancestros Imperiales?
Esa es la razón por la qué Nosotros hemos ordenado la aceptación de las disposiciones de la Declaración Conjunta de las Potencias.

02:16
No podemos menos que expresar el más profundo sentido de pesar a nuestras Naciones aliadas de Asia Oriental, que constantemente han colaborado con el Imperio por la emancipación de Asia Oriental.

02:36
El recuerdo de los oficiales y soldados, así como de otros que han caído en los campos de batalla, de aquellos que murieron en sus puestos de trabajo, o los que encontraron la muerte prematura y todas sus desconsoladas familias, día y noche, nos causan hondo pesar en nuestro corazón...

02:49
El bienestar de los heridos y las víctimas de la guerra y de aquellos que han perdido sus hogares y sus medios de subsistencia, son los motivos de nuestro profundo desvelo.
Las dificultades y los sufrimientos a los que nuestra nación deberá someterse después de esto, serán seguramente enormes.

03:03
Estamos conscientes de los sentimientos más íntimos de todos vosotros, Nuestros súbditos.
Sin embargo, es de acuerdo a los dictados de estos tiempos y del destino, que Nosotros hemos resuelto encontrar el camino para alcanzar una paz duradera para todas las generaciones venideras, soportando lo insoportable y sufriendo lo insufrible.

03:20
Siendo capaces de salvaguardar y sostener la estructura del Estado Imperial, Nosotros estaremos siempre con vosotros, Nuestros buenos y leales súbditos, confiando en la entereza e integridad de nuestra Nación.

03:35
Tened cuidado muy estrictamente de cualquier arrebato de emoción que pueda generar complicaciones innecesarias, o cualquier disputa fraternal o ataque que puede crear confusión, llevarnos por mal camino y hacer que el mundo pierda la confianza en la Nación japonesa.

04:05
Dejemos que de generación en generación, toda la Nación continúe unida como una sola familia, siempre firmes en nuestra fe en la imperturbabilidad de nuestra sagrada tierra y conscientes de la pesada carga de responsabilidad y del largo camino que se nos presenta.

04:30
Unidos con mucha fortaleza, dedíquense a la construcción del futuro. Cultiven los caminos de la rectitud, fomenten la nobleza del espíritu y del trabajo, háganlo con firme resolución - para poder engrandecer la gloria innata del Estado Imperial y mantenerlo al unísono con el progreso del mundo.


Publicado: 01 agosto/2015