Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

El Tercer Reich

A fines de la Primera Guerra Mundial, en Alemania, el 3 de noviembre de 1918, bajo la sombra de la derrota militar y la convulsión social, se inició el alzamiento de la marinería en Kiel al que se unieron los trabajadores.   Pronto la revuelta se extendió y llegó a Berlín. 

El Emperador Guillermo II, se vio obligado a abdicar y los Social Demócratas tomaron el control del Reichtag (Parlamento) y del gobierno, instaurando la República, el 9 de noviembre, e instalando una Asamblea Nacional.  En enero, un nuevo alzamiento organizado por la Liga Espartacus, de tendencia izquierdista, fue aplastado por el ejército.  En febrero la Asamblea eligió a Friedrich Ebert como presidente e instaló una Asamblea Constituyente.

III Reich

República de Weimar

La Constitución de Weimar de 1919, estableció la República Federal con nueve estados (Länder) y mediante elecciones fue elegido un presidente que a su vez nombró a un Canciller y de acuerdo a los porcentajes de votación, a su vez eligió al gabinete de ministros.   El presidente retuvo el poder de disolver el gabinete y el Reichstag y de vetar las leyes propuestas por el legislativo.  Además, podía convocar un plebiscito y asumir poderes dictatoriales sobre los gobiernos de los estatales, para resolver problemas que podían desembocar en desórdenes públicos.

La Gran Alemania

La República de Weimar recobró los principios conservadores unidos a elementos democráticos.  Fueron adoptados los colores patrios, negro, rojo y dorado que simbolizaban la Gran Alemania, que debía incluir a Austria, asunto que debió ser postergado porque el Tratado de Versalles lo prohibía explícitamente.

La principal preocupación de la República de Weimar fue el mantener a raya a los bolcheviques, mientras los Socialdemócratas se aliaban a los ex-militares veteranos de la Gran Guerra.  La votación de 38% a favor de la República de Weimar le daba suficiente legalidad y apoyo popular, pero pronto se vio radicalizada para poder controlar a los partidos de extrema derecha y extrema izquierda.

Kapp Putsch

A partir de 1920, la sociedad alemana se dividió por al impacto que tuvo el Tratado de Versalles sobre la vida nacional, en particular por la ocupación de la Renania y las reparaciones de guerra imposibles de cumplir.  Luego los trabajadores se sintieron defraudados al no realizarse las reformas sociales prometidas.  Finalmente, el intento de golpe ("putsch de Kapp") de marzo de 1920, liderado por oficiales de derecha, radicalizó las posiciones de derechistas e izquierdistas.  En las elecciones de junio, la Coalición Weimar perdió la mayoría, mientras el Partido Comunista subía sus niveles de aceptación popular.

La inflación llegó a niveles jamás alcanzados en ninguna parte del mundo, en toda la historia contemporánea, sumiendo a la población en una profunda miseria, mientras los Aliados exigían el pago de las reparaciones de guerra.  En enero de 1923, tropas francesas y belgas ocuparon la zona industrial del Rin y el gobierno de Weimar le pidió a la población paralizar la actividad industrial en represalia por la invasión.  A mediados de 1923 el Presidente Ebert, le pidió al Canciller la formación de un nuevo gabinete para resolver la crisis.

Partido Nacionalsocialista

Después de servir en la Gran Guerra alcanzando el grado de cabo, Adolf Hitler se une a Partido de los Trabajadores de Bavaria que en 1919 cambió de nombre a Partido Nacional Socialista de los Trabajadores Alemanes (National-Sozialistische Deutsche Arbeiterpartei) o NSDAP. En 1921, Hitler se convierte en líder del NSDAP y lo reorganiza siguiendo la línea del Partido Fascista Italiano, de Mussolini.  Hitler tuvo el apoyo de Ernst Röhm, Dietrich Eckart y Alfred Rosenberg con el soporte de una fuerza paramilitar, dirigida por Röhm, llamada Sturmabteilung, conocida por sus iniciales SA.  Fundó el diario Völkischer Beobachter, órgano oficial del partido. Rosenberg, el ideólogo del NSDAP, desarrolló los símbolos, la esvástica y el águila, los colores y el slogan del partido que serían sus emblemas.

El putsch de la cervecería de Bavaria

Hitler responsabilizó a la República de Weimar por haber firmado el Tratado de Versalles, tildándoles de criminales y acusándoles por el estado calamitoso de la economía alemana.  Con esas banderas, el partido congregó a 55 mil militantes en 1923, ex combatientes, campesinos, gente de clase media baja y trabajadores desempleados.  Tratando de derrocar al gobierno estatal bávaro, en noviembre de 1923 intentó un golpe de estado, en la cervecería de Bavaria propiedad del General Ludendorff.  El golpe falló y Hitler fue encarcelado.

Mein Kampf

Estando preso con su lugarteniente Rudolf Hess, Hitler escribió su libro "Mi Lucha" (Mein Kampf) libro donde plasmó la doctrina del Partido Nacionalsocialista.   Decidió que alcanzaría el poder, no por medio de un golpe de Estado, sino usando el poder del voto de la población.  A partir de ese momento, el NSDAP se extendió por toda Alemania con el concurso de los paramilitares del SA, encargados de repeler a los opositores comunistas e indoctrinando a los simpatizantes.  Se formaron las Juventudes Hitlerianas con estudiantes, los cuales unidos a los trabajadores constituyeron el núcleo del partido.  En 1928 el número de miembros del NSDAP subió a 100 mil.

La Gran Depresión

En 1929 la depresión mundial se sumó a las desgracias del pueblo alemán, que desesperanzado volvió su mirada a la única esperanza que tenía a la vista, el NSDAP, el partido de Hitler.  En 1932 a los más de 6 millones de desempleados se les sumó la clase media que no pudo recuperarse de la inflación.  El NSDAP usó la explosiva situación para acusar con más fuerza a la República de Weimar, al Tratado de Versalles y la voracidad de los vencedores, la invasión de Renania, la partición de Prusia, el Corredor de Danzig y de todas las calamidades que se desplomaron sobre Alemania.  A esos culpables Hitler añadió a los izquierdistas, la Internacional Comunista y al judaísmo internacional.  Esto le dio un enfoque racista a su movimiento que utilizó el arianismo, el concepto de la superioridad racial, para defenderse de la intrusión extranjera.  Pero, nada de eso era nuevo, porque estaba escrito en el libro de Hitler.

En 1930, el NSDAP tenía más del 19% de los votos y lo ponía como la segunda fuerza política de Alemania.  En julio de 1932, el NSDAP dobló su representación en el Reichtag y Hitler obtuvo el apoyo de conservadores, aristócratas monárquicos e industriales, que le brindaron apoyo financiero.

Crisis de Gabinete

En 1932 el viejo Presidente Hindenburg se hallaba en un callejón sin salida, el Canciller Franz von Papen trató que el NDSDAP le diera apoyo para formar mayoría, pero Hitler se lo negó.  El General Kurt von Schleicher forzó la renuncia de Papen y fue nombrado Canciller, pero incapaz de formar un gabinete y resolver la crisis, acudió donde Hitler ofreciéndole la vicecancillería, pero también la rechazó.   Hitler jugaba a todo o nada.

Hitler es nombrado Canciller

El 30 de enero de 1933, Hindenburg sin saber qué hacer, no le quedó otra alternativa que llamar a Hitler para ofrecerle el cargo de Canciller de la República.  Hitler aceptó, pero como en el Parlamento no había mayoría, Hindenburg lo disolvió y llamó a nuevas elecciones.   Una semana antes de las elecciones, el Reichtag fue incendiado, los nacionalsocialistas culparon a los comunistas y estos a los seguidores de Hitler.  En uso de las facultades que le daba la Constitución, Hindenburg firmó un decreto que permitió que Hitler tomara el poder absoluto.  Las SA arrestaron a los socialistas, comunistas y liberales y los gobiernos estatales fueron disueltos y subordinados al poder del gobierno central.

El Tercer Reich

Hitler transformó la República de Weimar en una dictadura totalitaria regida por los principios hegemónicos del Nacionalsocialismo.  Creó la Policía Secreta del Estado (Geheime Statspolizei) Gestapo y estableció los Tribunales Populares.  Disolvió los sindicatos de trabajadores y proscribió los partidos políticos.  Aprovechó también el momento para purgar a su propio partido, y en julio, Alemania se declaraba Nacionalsocialista y monopartidista.

III Reich

Muerte de Hindenburg

Hindenburg se encontraba en muy malas condiciones físicas como para gobernar.  Sufría de demencia senil, a tal punto que en una entrevista con Hitler lo llamó majestad, confundiéndolo con el Kaiser. 

El 2 de agosto de 1934, Hindenburg murió y Hitler firmó un decreto que integraba en un solo cargo el de presidente y el de canciller.  Como tal acción iba en contra de la Constitución, llamó a referéndum y fue aprobado por amplia mayoría.  Legalmente, Hitler se constituyó en Führer de Alemania.  Disolvió a los paramilitares de las SA y las reemplazó con una guardia privada y selecta (Schutzstaffel) más conocida como SS.  Las fuerzas armadas que por mandato de Versalles estaban reducidas a una fuerza de 100 mil hombres encuadradas dentro del Freikorps, juraron fidelidad al Führer.

El Plan de Cuatro Años

El Freikorps fue secretamente reorganizado con la creación de las Fuerzas Armadas (Wehrmacht), compuestas por el Ejército de Tierra (Heeres), la Marina de Guerra (Kriegsmarine) y la Aviación (Luftwaffe).  Fue creado el Ministerio de Propaganda poniendo al frente al Doctor Joseph Goebbels.  En 1936, Hitler adoptó el Plan de Cuatro Años, que enfrentó al Ministro sin Portafolio Hermann Göring, que defendía la autosuficiencia industrial (autarquía), contra la filosofía de Hjalmar Schacht, Ministro de Asuntos Económicos, que abogaba por la internacionalización de la industria.  Hitler decidió y Göring ganó, imponiendo su política de "cañones, en vez de mantequilla", como lo llamó la prensa británica.

Recuperación económica

El Tercer Reich inició un plan de armamentos y de lucha contra el desempleo mediante la construcción de obras públicas, como carreteras, autopistas y ferrocarriles e impulsó la construcción de obras de infraestructura, plantas hidroeléctricas, minería, química y refinación de petróleo.  Impulsó la construcción de buques y de aviones, disimulando las especificaciones que no se ajustaban a las limitaciones impuestas por el Tratado de Versalles.  La industria adquirió un auge inusitado y todos los inventos y descubrimientos que tuvieran alguna utilidad militar, eran clasificados como secretos de Estado.  Las tasas de desempleo bajaron, la inflación fue detenida y la economía creció.

Potencia Militar

Las fuerzas armadas alemanas pasaron a ser, de un contingente meramente policial, a una maquinaria bélica moderna, con equipos y técnicas nunca antes vistas y como no las tenía ninguna otra potencia en el mundo.   Los países aliados, Francia e Inglaterra, comenzaron a temer el poder de Alemania, que en pocos años se había transformado en una potencia militar y económica que no podía ser igualada.  Una vez conseguido eso, Hitler estaba listo para reivindicar los territorios perdidos por el Tratado de Versalles.

Reclamos territoriales

Primero, en 1933, Hitler retiró a Alemania de la Sociedad de Naciones.  Luego, cuando la Wehrmacht estaba ya transformada en una poderosa y eficiente maquinaria bélica, reocupó Renania desalojando a los franceses y belgas mediante un plebiscito.  Luego mediante otro plebiscito anexó Austria al Reich Alemán y finalmente reclamó los Sudetes, región de Bohemia y Moravia que la convirtió en Protectorado.  Francia e Inglaterra no tuvieron otra alternativa que aceptar el cambio, pues no estaban en condiciones de enfrentarse a la poderosa Alemania.  En marzo de 1939, Eslovaquia se independiza y lo que resta del país, pasa a ser el Protectorado Checo anexado al Tercer Reich.  Una semana después le reclama a Polonia la devolución de Danzig.

El Pacto de Acero

El 3 de abril de 1939, en Alemania se inician los preparativos para invadir a Polonia.  A fines de mes, Hitler denuncia el acuerdo naval anglo-germano que le imponía limitaciones en el tamaño de la flota de guerra y cancela el tratado de no-agresión firmado con Polonia.  El 22 de mayo Alemania e Italia firman el Pacto de Acero.

Invasión de Polonia

El 18 de agosto Hitler firma un Tratado comercial con Rusia y pocos días después un Pacto de No Agresión Germano-Soviético que incluye una cláusula secreta para repartir Polonia entre los dos países.  

El 30 de agosto Hitler le da un ultimátum a Polonia y el 01 de setiembre de 1939 la invade, comenzando oficialmente la Segunda Guerra Mundial.


Bibliografía

-P. Mantoux, Las deliberaciones del Consejo de Los Cuatro. París, 1955.
-Hans Ronde, De Versalles a Lausana. Stuttgart, 1950.
-Weill-Reynál, Las reparaciones alemanas y Francia. París, 1948.
-T. A. Bailey, Wilson y los pacificadores, Nueva York, 1947.
-Sir Austen Chamberlain, Al borde de los años, Londres, 1936.
-G. Suárez, Briand, sa vie, son oeuvre. París, 1938-1952.
-H. Bernard, G.A. Chevallaz, R. Gheysens, J. de Launay, Enigmas de la -Historia del siglo XX, Grandes Enigmas, Ediciones Dimon.
-H. Bernard, G.A. Chevallaz, R. Gheysens, J. de Launay, Enigmas de la Segunda Guerra Mundial, Grandes Enigmas, Ediciones Dimon.
-A. Demangeon, La declinación de Europa, 1920.
-A. Tardieu, La paz. 1921.
-Mac-Callum, Opición pública y la última paz, Londres, 1944.
-J. M. Keynes, Las consecuencias económicas de la paz. París, 1920.
-Harold W. Temperley, Una hiostorias de la Conferencia de paz de París. Londres, 1920-1924.
-F. Debyser, El Senado de Estados Unidos en el Tratado de Versalles. París, 1932.
-G. Clemenceau, Grandezas y miserias de una victoria. París, 1930.


Publicado: 14 setiembre/2004