Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Fin de la guerra en Asia

Después del lanzamiento de la bomba atómica sobre Hiroshima, el Presidente Truman hizo una declaración advirtiendo a los japoneses que debían acatar los términos de rendición de los Aliados o "aceptar una lluvia de fuego desde el aire que los arruinaría."

Los japoneses no respondieron.   El día 8 de agosto de 1945 el Ministro de Asuntos Exteriores de la URSS, Vyacheslav M. Molotov, informó al embajador japonés en Moscú que entre ambos países existía un estado de guerra, es decir rompían el Acuerdo de Paz firmado entre ambos países, y se adherían a la Declaración de Postdam exigiendo a Japón la Rendición Incondicional.   Se iniciaba pues una carrera entre las dos potencias Aliadas, para ver quien llegaba primero a Tokio.

Hiroshima

Explosión atómica en Hiroshima

Al día siguiente, 9 de agosto de 1945 a las 11:02 de la mañana, EEUU lanzó su segunda bomba atómica en Nagasaki, ciudad portuaria en el extremo sur de la Isla de Kyushu, que era el centro de construcciones navales y de fabricación de torpedos.   La bomba de plutonio 239 era mucho más poderosa que la lanzada en Hiroshima.   En Tokio se realizó una Conferencia Imperial discutiendo durante muchas horas sobre lo que debían hacer.   El Emperador Hiroito dijo "Ha llegado el momento de soportar lo insoportable", significando que Japón debía rendirse.

Para entonces los ataques aéreos de EEUU habían destruido 602 centros industriales de material de guerra, detenido el transporte terrestre y destruido la mitad del área total de 66 ciudades japonesas, arrasando con el 92% de los objetivos atacados.

Apresurándose, con la intención de llegar a Japón, la URSS envió a Manchuria un enorme ejército que encontró escasa resistencia de parte de los japoneses.   Recapturaron la parte sur de las islas Shakalin y de las Kuriles y de otras cuatro islas que no habían poseído nunca: Habomais, Iturup, Kunashir y Shikotan.

Gabinete Japonés 1945

Sin embargo, el día 10 de agosto el Gabinete japonés se mantenía estancado sin poder resolver la crisis y por tanto acudieron al Emperador Hiroito en busca de consejo.   El Emperador escogió la rendición.   Entonces, cada uno de los miembros del Gabinete firmó una declaración aceptando los términos de la Declaración de Postdam, sin mencionar la rendición incondicional, pero "siempre y cuando fuera respetado el status del Emperador."   Estados Unidos aceptó esa estipulación, pero exigiendo la rendición incondicional, por ello la intervención del Emperador fue necesaria, forzando a los miembros del Gabinete a aceptarla.

Al día siguiente las fuerzas del Ejército Rojo invadían Corea desembarcando en el puerto de Rashin, al sur de Vladivostok.   Las tropas soviéticas enfrentaron una ligera resistencia de las fuerzas japonesas, mientras desmantelaban todas las fábricas que encontraban para enviarlas a la URSS como botín de guerra.

El día 14 de agosto, Japón aceptó formalmente los términos de la Rendición Incondicional y se rindió a los Aliados.   Ese día fue conocido en Japón como "Día de la Rendición", pero en la actualidad es llamado "Día del Cese al Fuego".  Fue nombrado Supremo Comandante de las Potencias Aliadas el General Douglas MacArthur.

Firma del Acta de Rendición

Cuando Japón se rindió dejó de existir el gobierno de Manchukuo (Manchuria) y el gobierno de los nacionalistas chinos regresó a Nanking.   Los diplomáticos estadounidenses trataron que las fuerzas japonesas se rindieran a los nacionalistas chinos y no a los comunistas para que Chinag Kai-Shek fuera el líder dominante en China.   Sin embargo en Manchuria, los soviéticos le entregaron a los comunistas todo el armamento japonés capturado.   Esa acción violó el tratado Chino-Soviético de 1945 y el Acuerdo de Yalta, que especificaba que en China solamente los nacionalistas podían recibir ayuda de los Aliados.   Todo ese armamento le permitió a los comunistas chinos derrotar a los nacionalistas y expulsarlos de Manchuria y eventualmente ganar la Guerra Civil, que recomenzó en 1946.   Ningún acuerdo fue posible entre los nacionalistas y los comunistas.

El 15 de agosto de 1945, el Emperador Hiroito grabó un discurso que fue transmitido por radio, mediante el cual se informó a la población, que Japón se había rendido a los Aliados.   El Emperador pidió a sus súbditos "soportar lo insoportable" y trabajar para la reconstrucción del país.   El Ministro de Guerra se suicidó.   El Príncipe Higashikuni, hijo político del Emperador Meiji, fue nombrado Primer Ministro, aprovechando de su prestigio para mantener el orden y recuperar la confianza de la población japonesa.

El 17 de agosto, mientras las fuerzas japonesas todavía controlaban Jakarta en la Isla de Java, la principal ciudad de la Indias Orientales Holandesas, Bung Sukarno declaró la independencia de Indonesia.   Los holandeses que ansiaban recuperar las Indias Orientales por la necesidad que tenían de sus enormes recursos naturales, rechazaron la república de Sukarno declarándola ser producto de un gobierno títere establecido por los japoneses.

Declaración de la Independencia de Indonesia

En China, el 18 de agosto, los soviéticos secuestraron al Henry Pu-Yi, el último Emperador de Manchukuo y lo llevaron a la URSS donde estuvo preso durante cinco años.   Durante ese período fue llevado a Japón para asistir como testigo en los Juicio de Tokio por crímenes de guerra.   El 01 de agosto de 1950, Pu-Yi fue entregado al gobierno comunista chino que lo encarceló y sometió a un proceso de reeducación para convertirlo en un ciudadano comunista, después de ser un "emperador imperialista".  

En 1959 Pu-Yi fue amnistiado y liberado de la prisión junto a su hermano Pu-Chie.   Pu-Yi trabajó como jardinero y luego como bibliotecario, contándole su historia al escritor chino Li-Wenda.   Pu-Yi murió de cáncer a los 61 años de edad.  La película "El Último Emperador" (1967), del director Bernardo Bertoluci, cuenta su historia.

El 28 de agosto de 1945, los líderes chinos Mao Tse-Tung y Chou En-Lai se reunieron con el líder Nacionalista Chino Chiang Kai-Shek en Chunking, durante seis semanas, para negociar un acuerdo pacífico entre el Partido Comunista y el Kuomingtan, pero las conversaciones no llegaron a buen término.   Cuando Japón se rindió, el Partido Comunista tenía 1.200.000 miembros y 900.000 soldados controlando una zona que tenía una población de 90 millones de chinos.  Dos días después, el gobierno Nacionalista Chino proclamó la soberanía de la Isla de Formosa con el nombre de Taiwan y nombró como gobernador a Chen Yi.

Más al sur, en Malasia, los británicos regresaron para ocuparla y unificar a los 12 estados en la Unión Malaya, estableciendo el gobierno colonial británico en la ciudad de Kuala Lumpur.   Como parte del nuevo régimen, le retiraron el poder a los sultanes malayos.   Esto rebeló a la población malaya, forzando a los británicos a establecer una Federación Malaya restituyendo el poder en manos de los sultanes.

El asunto no estaba terminado, porque durante la Segunda Guerra Mundial, los británicos habían entrenado y equipado a muchos chinos malayos para combatir a los japoneses y esos guerrilleros se convirtieron en comunistas que esta vez trataron de destruir la economía de Malasia.   En julio de 1948, el gobierno declaró el estado de emergencia y los guerrilleros atacaron las minas de zinc y las plantaciones de caucho, ataques que continuaron hasta 1957.   Entonces fue creada Malasia que se unió a la Mancomunidad Británica.

El día 2 de setiembre de 1945 se llevó a cabo la ceremonia oficial de rendición en el acorazado USS Missouri con la presencia de la bandera que ondeó el Comodoro Matthew C. Perry cuando ingresó a Tokio en 1853.   El General Umezu Yoshijiro firmó el documento de rendición por parte japonesa y el General MacArthur en representación de EEUU.   También estuvo en la ceremonia el Ministro de Asuntos Extranjeros, Shigemitsu Mamoru.   Después de la ceremonia, el General MacArthur emitió la Orden General Número Uno que daba las pautas para la aceptación de la rendición japonesa por parte de las fuerzas Aliadas en el Este de Asia.   En ella se especificaba que en Corea, al norte del paralelo 38 las fuerzas japonesas debían rendirse a las fuerzas de la URSS y que las fuerzas japonesas al sur de ese paralelo, lo debían hacer a las fuerzas de Estados Unidos.   El mismo procedimiento se aplicó a Indochina, con las fuerzas Nacionalistas Chinas aceptando la rendición de los japoneses en el norte y los británicos en el sur.

En cumplimiento de la orden, el día 9 de setiembre de 1945, las fuerzas japonesas en el sur de Corea se rindieron al General Hodge.   En Nanking, China, las fuerzas del General Okamura Yasuji, Comandante Supremo de las Fuerzas Japonesas en China, se rindieron al Supremo Comandante de las Fuerzas Nacionalistas Chinas, General Ying-Ching.   En Taiwan fueron desarmados 230.000 soldados japoneses.   Como epílogo de ese episodio, en el mes de noviembre comenzó la repatriación de los soldados y civiles japoneses de China.   Para mayo de 1946 habían regresado más de 1.600.000 personas.

Rendicion japonesa en Corea

Rendición japonesa en Corea

En las Indias Orientales Holandesas (Indonesia), la agitación anti-colonial desembocó en la Batalla de Surabaya en la que tropas británicas tuvieron que luchar denodadamente durante tres semanas para controlar la ciudad.   Los holandeses rechazaron la negociación tanto con los nacionalistas indonesios como con los rebeldes comunistas, desatándose una lucha que duró cuatro años y que terminó en la definitiva retirada holandesa.   El 27 de diciembre de 1949, los holandeses transfirieron el control y devolvieron la soberanía de las islas orientales holandesas a la nueva federación, la República de los Estados Unidos de Indonesia.

En Corea no se avisoraban buenos tiempos.   En diciembre de 1945 el General Hodge observó que los soviéticos estaban construyendo fortificaciones a lo largo del paralelo 38 y concentrando tropas.   Una comisión mixta soviético estadounidense se reunió en Moscú.   El Presidente Truman designó al General Marshall como su embajador especial en China con la misión de persuadir a los comunistas y nacionalistas a conformar un gobierno de coalición, pero la misión fue un fracaso.

En Japón, el 15 de diciembre, la religión Shinto fue abolida por orden del General MacArthur y le fue despojado al Emperador Hiroito su condición de divinidad.   Terminaba así, el último año de la Segunda Guerra Mundial, pero la paz estaba muy lejos de alcanzarse. Los vientos de guerra soplaban muy fuertes, presagiando un futuro lleno de zozobra.

Técnicamente la ocupación comenzó con la rendición y terminó el 28 de abril de 1952 cuando Japón firmó el tratado de paz con 48 naciones en San Francisco.   


Publicado: 11 abril/2009