Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

La "Drôle de Guerre"

El 01 de setiembre de 1939 las fuerzas alemanas cruzaron la frontera polaca.   Ese ataque comprometió a Francia y Gran Bretaña que debían honrar el Pacto de Defensa Mutua firmada con Polonia o arriesgarse a perder credibilidad ante la opinión pública internacional.  

Inicialmente el gobierno de Londres vacila, pero finalmente toma la iniciativa, aunque no militar sino política.   El día 3 de setiembre a las 09:00 horas de la mañana, el Primer Ministro Chamberlain envía un ultimátum a Berlín en el que advierte que si a las 11:00 horas no recibe en el 10 de Downding Street las garantías definitivas sobre la retirada de las tropas alemanas en Polonia, Gran Bretaña declarará la guerra al Reich.  

Francia no puede quedarse atrás y envía también su ultimátum a Berlín, pero cautelosamente evita emplear la palabra "guerra" en el texto.   El Ministro de Asuntos Exteriores George Bonet, abiertamente opuesto a la declaración de guerra, comunica al Canciller Alemán: "El gobierno francés, se verá obligado a cumplir las obligaciones que Francia ha asumido en los acuerdos con Polonia, si Alemania no procura la inmediata retirada de las tropas..."

Los diarios de Londres
anuncian la declaracin de guerra

Ninguna de las notas es respondida por la Cancillería del Reich.   El ataque alemán a Polonia ha puesto a Francia e Inglaterra frente a responsabilidades muy bien definidas por acuerdos internacionales.   A las 11:00 el Primer Ministro Chamberlain está obligado a responder y utilizando las ondas de la BBC de Londres, desde el Parlamento anuncia el Estado de Guerra entre Gran Bretaña y Alemania.

Francia, que tiene frontera con Alemania tiene que tomar la iniciativa, pero lo hace tímidamente.  En los primeros días de septiembre de 1939, el ejército francés se concentró protegido por la Línea Maginot, y una pocas divisiones alemanas se desplegaron en la Línea Sigfrido. 

De acuerdo a los informes de inteligencia, estaban enfrentadas 70 divisiones francesas y 26 alemanas.   Pero las fuerzas alemanas en la Línea Sigfrido en realidad son muy reducidas en número, suficiente solamente para aparentar que defenderán la frontera.   Todas esas fuerzas están incompletas y desprovistas de suficiente número de carros de combate.  Por el convenio Franco-Polaco del 19 de mayo de 1939, los franceses debían atacar a los alemanes al comenzar el tercer día de la movilización, es decir, en este caso el 4 de septiembre, y desencadenar el quinceavo día una ofensiva general en todo el frente.   Pero, el General Maurice-Gustave Gamelin, comandante supremo francés, se limita a hacer avanzar el 6 de septiembre, algunas tropas mas allá de la frontera, en la región del Sarre, las cuales, muy cautelosas y procurando no entablar combate, ocupan los pequeños poblados alemanes de Gersheim, Medelsheim, Ihn, Niedergailbach, Bliesmengen, Ludweiler, Brenschelbach, Lauterbach, Niedaltdorf, Kleinblittersdorf, Auersmachery Hitlersdorf.  Luego se detienen el 12 de septiembre. 

Así llegó a su fin la "Ofensiva del Sarre", con una penetración de 11 divisiones francesas a lo largo de un frente de 32Km, con una profundidad de 8 kilómetros y la captura de dos docenas de poblados los cuales fueron previamente evacuados por los alemanes y quedaron abandonados como "tierra de nadie".   Sin embargo, la ofensiva en realidad se detuvo después de la captura del Bosque de Warndt, donde los franceses se encontraron con un sector fuertemente minado en territorio alemán.

Generales Gamelin y Gort

El General Gamelin y el General Gort

En esos días, los único que ocurrió fueron pequeñas escaramuzas aisladas, de ningún modo organizadas y que no inquietaron al Alto Mando alemán.   El 13 de setiembre el Ministro Bonet fue despedido del cargo y asumió la cartera Édouard Daladier.   A fines de septiembre, consumada la ocupación de Polonia, muchas divisiones alemanas llegan al Frente del Oeste, y el mando francés decide abandonar la breve faja de terreno ocupado y devolver las tropas a la protección de los fuertes de la Línea Maginot.

En realidad, ocurrió que cuando las fuerzas alemanas avanzaron el 16 de octubre, los franceses se retiraron evitando combatir.  El mando alemán, por su parte, señaló en un parte que ningún soldado alemán había pisado tierra francesa.  La "prudentísima" táctica del mando francés logra grandes elogios de los críticos militares ingleses y franceses, que la califican de "partida jugada con gran habilidad por el general Gamelin" y subrayan la casi total ausencia de pérdidas humanas. 

Con razón la campaña de 1939 en Occidente es bautizada como la "drôle de guerre" o guerra extraña, al otro lado del canal los británicos la llamaron "phoney war" (Churchill la llamó "twilight war").  En Alemania la llamaron "Sitzkrieg" o "guerra de los sentados".   En todos los países del mundo se traduce el término empleando los apelativos más curiosos que se puedan encontrar en los diccionarios: "sitting war", "komischer krieg", "funny war", "guerra boba", "dziwna wojna", "bore war", "guerra de tontos" etc.

En octubre llegan a Francia las Fuerzas Expedicionarias Británicas al mando del General Gort, que se dispersan por la región de Lille y se dedican a trabajos de fortificación y excavación de trincheras al estilo de la Primera Guerra Mundial.   Los británicos buscando ser protagonistas lanzan un ataque aéreo "con panfletos".   Después del 16 de octubre no se vuelve a escuchar un sólo disparo en el frente.  Sólo se produjeron escaramuzas en el mes de septiembre y la primera mitad de octubre, pero los franceses han sufrido ya 2000 bajas.  Por su parte los británicos tendrán su primer muerto el día 9 de diciembre.

Para los alemanes, el ataque francés no significó distraer tropas de la ofensiva en Polonia.   El 12 de setiembre el Consejo Supremo de Guerra Anglo-Francés reunido en Abbeville decidió suspender la ofensiva.   Las divisiones francesas habían avanzado unos ocho kilómetros en un sector de 24 kilómetros en la frontera del Sarre.  Maurice Gamelin ordenó a sus tropas detenerse a no menos de 1 km de las tropas alemanas pero no le informó a los polacos lo que en realidad estaba sucediendo.   En cambio, Gamelin le comunicó al Mariscal Edward Rydz-Smigly "que estaba en contacto con fuerzas enemigas y que el avance Aliado había obligado al enemigo a retirar de Polonia a 6 divisiones alemanas".  

Al día siguiente el Jefe de la Misión Militar Francesa en Polonia, General Louis Faury le informó al Jefe del Estado Mayor Polaco General Waclaw Stachiewicz, que la ofensiva tenía que ser pospuesta del 17 de septiembre al 20 de septiembre.  Al mismo tiempo, le ordenaron a las divisiones francesas retroceder el frente detrás de la Línea Maginot.   En realidad la Ofensiva del Sarre había llegado a su fin.

Verdaderamente esta inútil ofensiva habría tenido sentido si Francia hubiese preparado su ejercito para el papel de custodio armado de los tratados diplomáticos, y hubiera dispuesto de un cuerpo acorazado de carros que pudiera caer sobre Alemania e invadirla.  Alemania se habría encontrado en un serio problema si eso hubiera ocurrido, porque en el oeste no contaba con un número suficiente de tropas bien entrenadas para contener una invasión.  

El General Gamelin, Comandante en Jefe del Ejército Francés, en esos momentos sabe mejor que nadie que se trata sólo de un simulacro de ofensiva, poco más que un gesto de solidaridad, a favor de una Polonia que en la práctica había desaparecido.

  Después del 9 de septiembre comunica al General Georges, su sustituto en el frente nordeste, la gravedad de las derrotas polacas, y subraya el hecho de que en esos momentos la opción defensiva tiene la prioridad.   Polonia durante meses antes de la guerra alardeó de su poderío, pues contaba con uno de los ejércitos más grandes del mundo y eso le dio ánimos a los polacos para desear que la guerra comenzara.   Pero, más realistas los franceses, no estaban tan seguros de poder sostener una ofensiva contra el bien entrenado y moderno ejército alemán.   Por tanto, la ofensiva francesa en favor de Polonia había llegado a su fin.

El día 17 Moscú hace oír su voz anunciando que el gobierno polaco no da ya señales de vida y que por tanto la República de Polonia había dejado de existir.  Por consiguiente, ese día anunció la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas que procederá a la ocupación de los territorios que se le han reconocido como zona de influencia en su acuerdo con el Tercer Reich.  Ese acuerdo sufriría una modificación el 28 de septiembre: a cambio del abandono de Lituania por parte de Alemania.  La nueva frontera germano-soviética fue trasladada hacia el Este, hasta el río Bug.

El Frente del Oeste, por el momento, se encontraba estabilizado, mientras los planes alemanes y británicos apuntaban a Noruega y por otro lado, los soviéticos se preparaban para la Guerra de Invierno (30 Noviembre 1939) contra Finlandia, no sin antes ocupar Letonia, Lituania y Estonia.


Publicado: 01 agosto/2008