Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Directiva No. 40 de Hitler


Cuartel General del Führer
23 de marzo de 1942

El Führer y Supremo Comandante de la Wehrmacht

Máximo Secreto

25 Copias
Copia No. ...
OKW/WFSt/Op.Nr.: 001042 g.Kdos.
Directiva No. 40

Asunto: Organización del Comando de las Costas

I. Situación General

Durante los días que siguen, las costas de Europa estarán seriamente expuestas al peligro de desembarcos enemigos.

La selección del momento y el lugar para las operaciones de desembarco no estarán basados únicamente en consideraciones estratégicas.   Los reveses en otros teatros de operaciones, obligaciones para con sus aliados y motivos políticos, harán que el enemigo llegue a tomar decisiones que no será posible que dependan de las deliberaciones esencialmente militares.

Ni las operaciones de desembarco enemigas con objetivos limitados harán que —a pesar de que el enemigo se establezca en la costa— nuestros planes sean en ningún caso seriamente afectados.  El enemigo entorpecerá nuestro tráfico marítimo y comprometerá grandes fuerzas del Heeres y de la Luftwaffe, que no estarán disponibles para ser comprometidas en puntos críticos.  En particular se presentarán graves peligros si nuestros campos de aterrizaje son capturados por el enemigo, o si establecen bases aéreas en el territorio que ellos puedan capturar.

Además, nuestras instalaciones militares e industrias bélicas, que en muchos casos están ubicadas a lo largo o cerca de las costas, y que en parte tienen materiales valiosos, invitarán al ataque enemigo.

Se deberá prestar atención a las preparaciones en Gran Bretaña para el desembarco en las costas, porque ellos requerirán de numerosas naves de desembarco, apropiadas para el transporte de tropas, vehículos de combate y armamento pesado.  También se espera grandes operaciones con paracaidistas y planeadores.

II. Instrucciones Tácticas Generales para la Defensa de la Costa.

1. La defensa de la costa es trabajo de la Wehrmacht y requiere de la estrecha y completa colaboración de todos los servicios.

2. El reconocimiento a tiempo de los preparativos, ensamblaje y aproximación del enemigo para operaciones de desembarco debe ser el objetivo de los servicios de inteligencia así como del reconocimiento continuo por parte de la Kriegsmarine y de la Luftwaffe.
Operaciones de embarque o flotas transporte en el mar deben ser subsecuentemente el blanco, concentrando todas las fuerzas navales y aéreas necesarias, con el objeto de destruir al enemigo lo más lejos de nuestras costas como sea posible.

Sin embargo, como el enemigo puede emplear operaciones de engaño y tomar ventaja de condiciones de poca visibilidad, lo que podría tomarnos por sorpresa, todas las tropas que puedan estar expuestas a esa sorpresa deben estar en completo estado de preparación para tomas acciones defensivas.

Impidiendo la bien sabida tendencia de las tropas a relajarse de la alerta a medida que pasa el tiempo, será una de las principales funciones de los comandos.

3. Las recientes experiencias en combate nos han enseñado que la lucha por la toma de las playas -que incluye aguas costeras dentro del rango de la artillería mediana costera- debe ser encargada a un solo hombre.

Todas las fuerzas y equipo de los diferentes servicios, la organización y formación fuera de la Wehrmacht, así como de las agencias alemanas civiles en la zona de operaciones serán puestas bajo el mando del comandante responsable de la destrucción de los medios de transporte enemigos y de sus fuerzas de invasión.  Esa responsabilidad deberá llevar al colapso del ataque enemigo, si es posible, pero al menos después del desembarco.

Un contraataque inmediato deberá aniquilar las fuerzas enemigas que hayan tomado tierra, o rechazarlos al mar. Todos los equipos bélicos, independientemente del servicio, o de las formaciones fuera de la Wehrmacht a las cuales puedan pertenecer, deben ser comprometidas para lograr ese fin.   Sin embargo, las instalaciones de la Kriegsmarine no deben ser distraídas de sus funciones esenciales, ni las eficiencia de las organizaciones terrestres y de protección de campos aéreos por la artillería antiaérea de la Luftwaffe deberán menoscabarse, a menos que ellas estén directamente afectadas por las operaciones terrestres.

Ningún cuartel general, ni ninguna unidad deberán iniciar acciones de repliegue en esa situación.  Todo ciudadano alemán que esté comprometido, en o cerca de la costa, deberá estar debidamente entrenado para operaciones de combate.

Deberá evitarse que el enemigo se establezca en cualquier isla, que en sus manos constituya una amenaza a la tierra firme o al tráfico marítimo costero.

4. La disposición de las fuerzas y el mejoramiento de las fortificaciones deberán ser hechas de manera que el esfuerzo defensivo recaiga en las secciones costeras que sean los probables lugares de desembarco del enemigo (áreas fortificadas).

Los restantes sectores costeros vulnerables a los golpes de mano, aún por un número limitado de fuerzas, deberán ser protegidos por medios de defensa fortificados, utilizando si es posible baterías costeras de apoyo. Todas las instalaciones militares y de valor económico-militar deberán ser incluidas en ese sistema de fortificaciones.

La misma regla aplica para las islas.  Los sectores costeros que estén en menos peligro deberán ser patrullados.

5. Los diferentes servicios establecerán una definición uniforme de los sectores costeros, si es necesario en base a la decisión final de parte del comandante responsable mencionado en III.1, abajo.

6. Por medio de una distribución proporcional de las fuerzas, mejoramiento de las posiciones (perímetro de defensa), y almacenamiento de suministros, las áreas fortificadas y las fortificaciones deberán ser capaces de sostenerse aún contra fuerzas superiores por períodos prolongados.

Las áreas fortificadas y las fortificaciones deben sostenerse hasta las últimas consecuencias. NO deberán ser forzadas a rendirse debido a carencias de munición, raciones o agua.

7. El comandante responsable de acuerdo con III.1., abajo, emitirá órdenes para la seguridad costera, y asegurará una rápida evaluación, recolección y diseminación a los cuarteles generales y agencias civiles de inteligencia de todos los servicios.  Ante los primeros indicios de una inminente operación enemiga, el comandante está autorizado a emitir las necesarias ordenes para el reconocimiento unificado y complementario por mar y aire.

8. Todos los elementos estacionados en las cercanías de la costa, ya sean cuarteles generales, o unidades de la Wehrmacht, o unidades y formaciones externas a la Wehrmacht, prescindirán de los protocolos de tiempos de paz.  Sus cuarteles, medidas de seguridad, equipo estado de alerta y utilización de los recursos locales serán dispuestos solamente por las necesidades de contrarrestar todo ataque enemigo con el máximo de velocidad y fuerza.   Siempre que la situación militar lo demande, la población civil será evacuada de inmediato.

III. Comando

1. Las siguientes autoridades son responsables de la preparación y conducción de la defensa de las costas bajo control alemán:

a. En el Teatro de Operaciones del Frente del Este (excluyendo Finlandia), los comandantes del Heeres designados por el OKH.
b. En el sector costero del Ejército de Laponia, el Comandante en Jefe del Ejército de Laponia.
c. En Noruega, el Comandante en Jefe de la Wehrmacht en Noruega.
d. En Dinamarca, El Comandante en Jefe de las Tropas Alemanas en Dinamarca.
e. En el Oeste Ocupado (incluyendo Holanda), el Comandante en Jefe del Oeste.
f. En los Balcanes (incluyendo las islas ocupadas), El Comandante en Jefe del Sureste.
g. En el Báltico y Ucrania, El Comandante en jefe del Báltico y Ucrania
h. En la Zona del Interior, el comando de Almirantes.

2. Dentro del marco de las misiones de defensa costera, el Comandante designado en III.1., arriba, tendrá autoridad de mando sobre los cuarteles generales tácticos de los servicios, también sobre las autoridades civiles, así como sobre las organizaciones fuera de la Wehrmacht ubicadas dentro de las áreas respectivas.  En ejercicio de esa autoridad, los comandantes emitirán órdenes tácticas, organizacionales y de suministro para preparar sus fuerzas para la defensa costera asegurando su ejecución.   Además prepararán el entrenamiento que sea necesario para preparar a sus fuerzas para las operaciones terrestres.  Todo lo necesario deberá ser puesto a su disposición.

3. Las órdenes y medidas para implementar esta Directiva darán prioridad a lo siguiente:

a. Inclusión dentro de las áreas fortificadas y las fortificaciones de todas las instalaciones de importancia militar o para la economía de guerra, particularmente aquellas de la Kriegsmarine (Bases U-Boot) y de la Luftwaffe.
b. Mando unificado de la exploración costera.
c. Infantería de defensa de de las áreas fortificadas y de las fortificaciones.
d. Infantería para la defensa de las instalaciones aisladas fuera de las áreas fortificadas y de las fortificaciones, tales como estaciones de patrulla costera y de alerta aérea.
e. Artillería para la defensa contra blancos terrestres (instalando nuevas baterías costeras y desplazando a aquellas que los requerimientos de guerra naval así lo requieran).
f. Preparación de la defensa de las fortificaciones, su mejoramiento estructural y el almacenamiento de suministros de reserva (incluyendo suministros con todas las armas necesarias para la defensa, minas, granadas de mano, lanzallamas, obstáculos y objetos similares.
g. Comunicaciones radiales.
h. Pruebas del estado de alerta así como entrenamiento de la infantería y artillería dentro del marco de las misiones defensivas.

4. los Comandantes de los cuarteles locales serán investidos de autoridad similar hasta alcanzar el comando del sector, en tanto sean responsables de la defensa de un sector costero.

Los comandantes enumerados en III.1., arriba, conferirán esa responsabilidad en los comandantes generales de divisiones de la Wehrmacht comprometidas en la defensa costera, y en Creta, en el Comandante de la Fortaleza Creta.

En sectores individuales y sub sectores, y particularmente en establecimientos que hayan sido definitivamente designados como bases navales o aéreas, los comandantes generales de la Kriegsmarine y de la Luftwaffe serán puestos a cargo de su defensa, en tanto que sus otras misiones les permitan asumir esas responsabilidades.

5. Las fuerzas navales y aéreas están sujetas al control de la Kriegsmarine y de la Luftwaffe, respectivamente.  Sin embargo, en caso de ataque enemigo sobre las costas, ellos estarán sujetos a cumplir las demandas de quien esté al comando comprendido dentro del marco de las operaciones defensivas.  Por lo mismo, ellos deberán estar incluidos en el intercambio de inteligencia militar, en preparación de cualquier empleo futuro de esas fuerzas.  Debe mantenerse un contacto estrecho entre los respectivos cuarteles generales.

IV. Misiones Especiales de los diferentes servicios dentro del marco de la defensa costera:

1. Kriegsmarine:

a. Organización y protección del tráfico marítimo.
b. Entrenamiento y compromiso de toda su artillería contra los blancos marítimos.
c. Compromiso de las fuerzas navales.

2. Luftwaffe:

a. Defensa aérea de las áreas costeras.
Esta misión no afectará el derecho de los comandantes de defensa local a dirigir el desplazamiento la artillería antiaérea necesaria para enfrentar a las fuerzas invasoras enemigas.
b. Mejoramiento de la organización terrestre de la Luftwaffe y su protección contra ataques por sorpresa, aéreos o terrestres, en campos aéreos que no han sido suficientemente protegidos por su inclusión en el sistema de defensa costera.
c. Compromiso de las fuerzas aéreas estratégicas.
El solapamiento de comandos resultante de esas operaciones especiales debe ser aceptado como inevitable.

V. Para el día 01 de abril de 1942, todas las instrucciones y órdenes que no estén en concordancia con la presente Directiva quedan derogadas. Nuevas Instrucciones de Combate serán emitidas por el comandante responsable, quien deberá enviarme la Directiva al OKW.

Firmado:
Adolf Hitler


Publicado: 29 marzo/2006