Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Atentado contra la vida de Hitler del 20-7-1944 (3)

12:15 - El Sargento Mayor Vogel vio a Stauffenberg revisando un objeto envuelto en papel, que Vogel también vio en el corredor de la barraca del comedor.   Cuando Vogel le dijo que se apresurara, irritado Stauffenberg, mientras colocaba el paquete en su maletín con documentos, le respondió de mala manera que ya estaba saliendo.   Pero Vogel dejó la puerta abierta y se quedó observando hasta que salieron.   En ese momento John von Freyend los llamó desde la entrada. "¡Stauffenberg venga por favor!"
Stauffenberg tomó uno de los explosivos y con unas pinzas hechas especialmente para que el oficial pudiera romper, con sus únicos tres dedos de su única mano, la cápsula fusible de ácido para que detonara el explosivo plástico con el tiempo suficiente para que estalle antes que le toque el turno en la reunión.  La interrupción de Vogel impidió que Stauffenberg preparara las dos bombas, Haeften se quedó con el segundo paquete explosivo guardándolo en su propio maletín.

Hauptmann Ulrich Wilhelm Graf Schwerin von Schwanefeld

Hauptmann Ulrich Wilhelm Graf Schwerin von Schwanefeld

Generaloberst Erich Hoepner

Generaloberst Erich Hoepner (4º Grupo Panzer)

12:30 - Puntualmente, Hitler ingresa a la sala y da por comenzada la conferencia sobre la situación general del frente.   Mientras en Berlín, en el Bendlerbrücke, complejo de edificios en la calle Bendlerstraße (hoy Stauffenbergstraße) del Distrito Tiergarten, sede del Oberkommando der Wehrmacht (OKW) con el Oberkommando des Heeres (OKH) y la Abwehr, se reúnen los cabecillas del complot: el Hauptmann Ulrich Wilhelm Graf Schwerin von Schwanefeld, el Generaloberst Erich Hoepner, el Polizeivizepräsident Fritz Dietlof Graf von der Schulenburg, el Oberregierungsrat Peter Graf Yorck von Wartenburg, Eugen Karl Albrecht Gerstenmaier y Berthold Schenk Graf von Stauffenberg.

Polizeivizepräsident Fritz Dietlof Graf von der Schulenburg

Polizeivizepräsident Fritz Dietlof Graf von der Schulenburg

Oberregierungsrat Peter Graf Yorck von Wartenburg

Oberregierungsrat Peter Graf Yorck von Wartenburg

12:35 - En el Wolfsschanze, Buhle se dirige apresurado al lugar de la reunión junto con Stauffenberg, y éste se entera que ha comenzado la conferencia con los informes, pero no como de costumbre en el búnker de concreto, sino en una barraca de madera anexa al búnker.  John von Freyend se ofrece a llevar el maletín de Stauffenberg quien, acepta por tener un solo brazo, pidiéndole que coloque el maletín cerca de Hitler para tener los documentos a la mano en el momento de su exposición, pues quiere estar cerca al Führer debido a sus problemas auditivos.   Entra a la sala cuando el General Adolf Heusinger está exponiendo la situación en el frente.   El maletín con la bomba es colocado al lado de una de las patas de la maciza mesa de roble.  Keitel interrumpe brevemente la exposición de Heusinger para presentar a Stauffenberg a Hitler.   La exposición se reanuda.  Poco después Stauffenberg sale de la habitación, excusándose para atender una llamada telefónica que fue planeada por los conspiradores para que Stauffenberg pueda alejarse del lugar.   No llama la atención, pues es constante el ir y venir de oficiales durante las reuniones.

Eugen Gerstenmaier

Eugen Karl Albrecht Gerstenmaier (teólogo evangélico)

Berthold Schenk Graf von Stauffenberg

Berthold Alfred Maria Schenk Graf von Stauffenberg

12:40 - 12:50 - Poco después que Stauffenberg salió, el General Gunther Korten, Jefe de Estado Mayor de la Luftwaffe y el Mayor Herbert Buchs, oficial de Estado Mayor de la Luftwaffe adjunto a Operaciones de la OKW, quien llegó retrasado, se hicieron presentes en la sala de conferencias.  En ese momento, surgió una duda en la exposición de Heusinger que Stauffenberg debía absolver, como advirtió el General Buhle.  Pero Stauffenberg no estaba.  Buhle fue al corredor para buscarlo y no lo encontró.  Era embarazoso para él y Keitel que este reputado coronel no estuviera en el momento en que se le necesitaba.

12:42 - Stauffenberg salió encontrándose con John von Freyend a quien le pregunto cómo hacer la llamada al General Fellgiebel, llamada que no pudo atender cuando llegó a mediodía.   John von Freyend le pidió al Wachtmeister Arthur Adam, operador de teléfonos, hacer la llamada.  Stauffenberg tomó el receptor y John von Freyend regresó a la sala de conferencias.  Stauffenberg sin hablar simplemente colgó el receptor y salió rápidamente.  Buhle fue varias veces al corredor y le preguntó al sargento Adam por Stauffenberg, pero sólo constató que el coronel se había ido.   En segundos explota la bomba.

Sala de siruación

Estado en que quedó la Sala de Situación después de la explosión.

En el momento de la explosión, en la barraca de madera todas las ventanas estaban abiertas debido al calor del verano, por ello la presión de la explosión escapa del recinto.  La explosión habría sido mucho más violenta de haber ocurrido en el búnker de concreto.  En esos momentos eran 24 personas las que estaban en la barraca de madera.   Cuatro hombres caen mortalmente heridos, nueve más tienen heridas graves.  Hitler tiene sólo ligeras heridas.  Más tarde los expertos aseguran que nadie habría sobrevivido en el lugar, si también hubiera estallado la segunda bomba.

Los heridos de muerte fueron Berger, Brandt, Korten y Schmundt. Berger perdió ambas piernas — estaba exactamente frente a la bomba — y murió esa misma tarde.  Brandt y Korten murieron por las heridas en el hospital el 22 de julio; Brandt perdió una pierna y Korten tenía una gran astilla de madera clavada en el abdomen.  Schmundt estaba gravemente herido en el muslo con gran pérdida de sangre y murió en el hospital de Karlshof el 01 de octubre. 

Bodenschatz y Borgmann sufrieron heridas de consideración.  Scherff, Heusinger, Assmann, Puttkamer, Buhle, Waizenegger y Jodl sufrieron moderadas aunque considerables heridas.  La mayoría pasó un buen tiempo en el hospital.  Todos los demás, excepto Keitel y Hitler, sufrieron concusiones, además todos, excepto Keitel, tuvieron perforación de tímpanos.

Stauffenberg se dirige presuroso al edificio donde se encuentra el Teniente-Coronel Ludolf Gerhard Sander, oficial de Comunicaciones de la Wehrmacht, quien le gestionó la llamada de Fellgiebel.   Haeften, nervioso, solicita su automóvil.  Sander es el oficial que otorga los pases y los vehículos para los invitados al campo.  En último momento el automóvil asignado a Stauffenberg fue reasignado por el comandante del campo Teniente Coronel Gustav Streve.   Stauffenberg tiene una cita para almorzar con Streve, y en vista de sus múltiples heridas en combate, no puede caminar mucho.  Un oficial de Streve obtiene un vehículo para Stauffenberg recordando la cita que tiene para almorzar con el comandante.  Al ocurrir la explosión Fellgiebel muestra desasosiego, pero Sander le dice que no hay por qué preocuparse.  Siempre ocurren explosiones en los campos minados que rodean el complejo, debido a la acción de los animales del bosque.

12:45 - El coronel Stauffenberg procede a abandonar el lugar junto con su ayudante Haeften, advirtiendo que no regresará a la conferencia sino que irá directo a almorzar con Sander.  Haeften ocupa el asiento trasero del Horch de 8 cilindros, Stauffenberg al lado del Segundo Teniente Erich Kretz quien conducía el vehículo.   Kretz nota que Stauffenberg no tiene su gorra ni su correa y le dice que pueden ir a buscarlas, pero Stauffenberg le contesta que no es importante, que tiene ordenes del Führer de ir directo al aeropuerto.   En el puesto de guardia al sur del complejo, son detenidos brevemente para la identificación de rutina.   Al igual que otros, la guardia en ese lugar todavía no se ha enterado de la alarma que se ha activado y Stauffenberg es un coronel del Estado Mayor General.   Los oficiales son autorizados a proseguir.  Desde el automóvil, mientras se dirigen al aeropuerto, Haeften se deshace de la segunda bomba lanzándola fuera del camino, acción que vio Kretz por el espejo retrovisor.   Stauffenberg y Haeften están convencidos que Hitler ha muerto.   En el aeropuerto les espera un avión Heinkel He 111 que Stauffenberg gestionó el día anterior con el General Eduard Wagner, Subjefe de Estado Mayor del Ejército, para el regreso.

13:05 - Los oficiales navales presentes en la conferencia se encuentran en shock por la explosión, pero el Capitán Ulrich Meier, asistente del Contralmirante Voss, se dirige a la oficina de teléfonos del Área I.   Solicita informarle lo ocurrido al Almirante Dönitz.   El mensaje llegó a Koralle 15 minutos después.  Dönitz debía presentarse inmediatamente al Cuartel General del Führer.   En Berlín, el Ministro de Propaganda Joseph Goebbels recibe las noticias del atentado contra Hitler, pero sin obtener mayores detalles.   La situación es incierta.   Goebbels, al igual que Hitler, piensa que el atentado puede haber sido realizado por un trabajador de la Organización Todt, sospecha que poco después es descartada.

13:10 - El General Fellgiebel, ve a Hitler con vida minutos después de la explosión y personalmente llama por teléfono al General Fritz Thiele en el Bendlerbrücke en Berlín diciéndole: "Algo terrible ha sucedido.  ¡El Führer vive!".   Nada más.
Fellgiebel ordena bloquear las comunicaciones hacia el exterior, para evitar que las noticias lleguen a Berlín – sólo las SS, que son independientes, aún tienen líneas de comunicación abiertas.  En el Bendlerbrücke los oficiales están perplejos ante la noticia del atentado.   Sólo dos de los conspiradores conocen la noticia, Olbricht y Thiele, pero ante la noticia de que Hitler está vivo, deciden no actuar.  A nadie se le ocurrió pensar en esa posibilidad y no había un plan alternativo.
En vez de dar la orden para la ejecución del Plan "Valkyria" como se había acordado para movilizar al Ejército de Reemplazo y completar el Golpe de Estado, el General Olbricht, jefe de la operación, decidió esperar.   Ambos oficiales se dirigen al casino de oficiales para almorzar.  El Golpe de Estado se tambalea.

13:15 - Stauffenberg y Haeften suben al avión para regresar a Berlín.  Durante las dos horas de vuelo no pueden ser ubicados para responder las preguntas de sus cómplices, mientras en Berlín, Olbricht y Thiele comen tranquilamente y en silencio en el casino.

Antes de las 14:00 horas, en el Wolfsschanze, ante la indiferencia de Sander que casi no le prestó atención, el sargento Adam le comunicó al Mayor Josef Wolf, Kommandeur der Führer-Nachrichten-Abteilung (Comandante del Destacamento de Comunicaciones del Führer), que Stauffenberg salió muy apresurado dejando su maletín, gorra y correa y que su actitud era sospechosa, pues al pasarle la comunicación del General Fellgiebel, que él mismo solicitó, en vez de hablar simplemente colgó el receptor y salió rápidamente.   Wolf no le dio crédito y le respondió que si tenía algo que denunciar que lo hiciera por la vía regular.   Sander le recriminó a Adam por decir semejante cosa de un reputado oficial, pero Adam fue donde Martin Borman y le comunicó su sospecha.   Borman le contó la historia a Hitler.   La información de Adam resultó cierta y como recompensa recibió un ascenso, 20.000 marcos y una casa en Berlín.

Sargento Arthur Adam

El Sargento Arthur Adam es felicitado por Hitler.  Adam fue pieza clave al dscubrir que Stauffenberg fue quien puso la bomba.

Las subsecuentes investigaciones, después de las declaraciones de los oficiales y suboficiales que estuvieron en contacto con los asistentes a la conferencia y en especial de los suboficiales Vogel y del Teniente Kretz, apuntaron directamente al Coronel Stauffenberg y al Teniente Haeften, hecho que se confirmó fuera de toda duda cuando por la declaración de Kretz encuentran el explosivo plástico, lanzado por Haeften en el camino, junto con dos detonadores y un fusible de 30 minutos.   No se sabía con certeza dónde estaba Stauffenberg y por la orden de no pasar las comunicaciones, la orden de arresto llegó tarde a Berlín.

14:00 - Usando las líneas abiertas de las SS, el Reichsführer SS Heinrich Himmler llama al Reichskriminalpolizeidirektor Arthur Nebe en Berlín - uno de los conspiradores - desde el Wolfsschanze y le insta, como jefe de la policía, a iniciar las investigaciones sobre el atentado.  Himmler le ordena al jefe de la Gestapo Heinrich Müller, arrestar a Stauffenberg y Haeften.   La orden expresa de Hitler es que todos los conspiradores deben ser capturados vivos para ser juzgados.
Desde poco después de las 14:00 horas el Jefe del Estado Mayor de Olbricht, Teniente Coronel Albrecht Mertz von Quirnheim, trata de poner en marcha el plan.

14:15 - Según consta en documentos, el General Keitel le comunicó por radio al General Otto Schellert, comandante del Wehrkreis IX (Kassel) que Hitler estaba vivo y bien, que las órdenes de Fromm, Witzleben y Hoepner no debían ser obedecidas y que Himmler había sido nombrado Comandante en Jefe del Ejército de Reemplazo:   El mensaje fue franqueado a las 16:15 horas por el Mayor Wolf.

15:00 - Los generales Olbricht y Thiele regresan de almorzar juntos.   Thiele toma la iniciativa y ordena abrir las líneas a Wolfsschanze pero la confusión es grande y los oficiales de comunicaciones no saben a quien obedecer.   Por las líneas de comunicación se filtran algunos comunicados.   El Teniente Coronel von Quirnheim insta a su jefe a emitir órdenes escritas.   Pero Olbricht decide no tomar la iniciativa.

15:15 - El avión con Stauffenberg y Haeften puede haber aterrizado en Rangsdorf, Tempelhof o en Gatow (Luftkriegsschule II), aunque lo más probable es que lo hizo en Rangsdorf, a pesar que el chofer Schweizer dijo que no los encontró en ese aeropuerto.  En todo caso, apenas aterrizaron el Teniente Werner von Haeften inmediatamente corrió hacia el teléfono.  Exaltado, les aseguró a los conspiradores en Bendlerstrasse: "¡Hitler está muerto!".   Mientras tanto, al no encontrar a Schweizer, Stauffenberg obtuvo otro automóvil y se dirigió a Bendlerstrasse.

15:30 - Presionado por el Teniente Coronel von Quirnheim, el General Olbricht ordena enviarle al General Fromm las ordenes para que él las firme.   Por propia iniciativa, von Quirnheim llama a los oficiales superiores en la AHA diciéndoles que Hitler fue asesinado y que la Wehrmacht bajo las órdenes del Mariscal de Campo Witzleben ha tomado el mando para preservar el orden.   Que el Coronel General Beck ha asumido el liderazgo del Reich.   El Mayor Homack Jefe de Operaciones de la AHA recibió la orden de emitir la orden Walküre 2 a todos los distritos militares y a los cuarteles de entrenamiento y reemplazo en Berlín.   "Prepararse a conjurar el "Golpe de Estado".   "El Führer Adolf Hitler ha muerto", dice. "Un grupo de dirigentes del frente externo del partido quiere aprovecharse de la situación, para usurpar el poder". Ver Orden Walküre.

15:30 - Llega a París el mensaje comunicando la muerte de Hitler y la formación de un nuevo gobierno liderado por el político Carl Friedrich Goerdeler como Canciller y el General Ludwig Beck como Presidente.

16:00 - Todas las comunicaciones desde y hacia el Wolfsschanze son restablecidas.   El Mariscal Keitel ordena informar a todos los comandos militares de distrito sobre el fracaso del atentado.  Mussolini llega al Cuartel General del Führer.  Hitler le muestra la sala de situación destruida.   La exaltación entre los oficiales alemanes es tanta que discuten entre ellos, olvidándose que tienen invitados; eso turba a la comitiva italiana.

Mussolini vista la Sala de Conferencias destruida

Mussolini visita la Sala de Conferencias acompañado por Hitler.

16:00 - El General Olbricht y su Jefe de Estado Mayor se presentan en la oficina del Coronel General Friedrich Fromm, comandante del Ejército de Reemplazo - quien conocía los planes, pero no quiso participar - Olbricht le pide firmar las órdenes para poner en marcha la "Unternehmen Walküre".  Fromm vacila porque quiere tener la confirmación de la muerte del Führer y para ello se comunica con el Mariscal Keitel en el Wolfsschanze.  Keitel le informa que el atentado ha fracasado.  "El Führer sólo está con contusiones leves".  Ante la confirmación de Keitel, Fromm se niega a firmar las órdenes: "No hay ninguna razón para dictar medidas precipitadas".
Olbricht regresó a su oficina y dijo "Fromm no firmará las órdenes."

16:10 - Llega la Orden Walküre al Batallón de Guardia de Berlín.

16:15 - El jefe del Estado Mayor de Olbricht, Teniente Coronel von Quirnheim, sin la autorización de su superior, utiliza su propio teletipo para emitir la Orden Walküre a los comandos militares de Wehrkreise indicando que el gobierno ha impuesto el estado de emergencia.   El Ejército de Reemplazo debe arrestar al Ministro del Reich, al Gauleiter del NSDAP y tomar los puntos militares estratégicos.   Poco después fue enviado un segundo comunicado en nombre del General Fromm (sin su conocimiento) pero firmado por Stauffenberg.   Contenía instrucciones para implementar la primera orden, incluyendo la ocupación y aseguramiento de todos los locales de comunicaciones, el arresto de todos los Gauleiter, Reichsstatthalter, Ministros, Gobernadores Provinciales, presidentes de la Policía, oficiales superiores de las SS, oficiales superiores de la Gestapo, líderes Nacionalsocialistas distritales y oficiales de Propaganda.   Ocupación de los Campos de Concentración, arresto de sus comandantes, arresto de los comandantes de las Waffen-SS desleales y si es necesario desarme de las unidades, etc., etc.   En resumen el desmembramiento de todo el aparato estatal, lo que implicaba un Golpe de Estado y revolución, no una insurgencia a nombre del régimen en contra de sus opositores internos.

Otto Ernst Remer

Mayor Otto Erns Remer.
Sospechó que la Orden Walküre era falsa y asumió la responsabilidad de develar el intento de Golpe de Estado.

Al recibir la Orden Walküre las unidades del Batallón de Guardia "Grossdeutschland" que estaban en el sector de Moabit y que no estaban de guardia fueron alertadas.   Un pelotón de la Compañía Nº 4 estaba en servicio en Bendlerstrasse y los otros pelotones estaban en otros lugares de Berlín o de descanso.   El comandante del batallón, Mayor Otto Ernst Remer se dirigió a la oficina del Comandante en el Nº 1 del Boulevard Unter den Linden, y se reportó ante el Teniente General Paul von Hase.   Hase le informó que el ejército asumía plenos poderes y que la obligación del Batallón de Guardia era acordonar las oficinas de gobierno en Postdamer Plaza, Saarlandstrasse, Anhalter Strasse, Wilhelmstrasse, Kochstrasse, Friedrichstrasse, Dorotheen-strasse y Hermann-Göring-Strasse.   La policía tenía órdenes de prestarle asistencia.   El acceso quedaba restringido en la zona hasta que se cumplieran los arrestos.   El transporte público no podía pasar o hacerlo sin pasajeros.   Las primeras tres compañías debían emplearse para esta funciones y la cuarta sería mantenida en reserva en Lutsgarten, sin embargo esta unidad no estaba disponible por estar de guardia en otro lugar.

Remer aceptó la orden y regresó a Moabit con el Teniente Coronel Franz Wilhelm Wolter de la Sección de Suministros del Cuartel General de Abastecimientos, al cual estaba Remer asignado.   Remer reunió a sus oficiales y con un mapa distribuyó sus efectivos para acordonar el área.   Remer, Hagen y Schlee inmediatamente sospecharon que se trataba de un putsch.

16:30 - Stauffenberg y Haeften llegan a Bendlerstrasse.   En su oficina se encuentran con Fritz-Dietlof von der Schulenburg, Berthold von Stauffenberg, el Coronel jäger, Kleist y Fritzche a quienes Stauffenberg les dice: "Hitler está muerto".   Se entera que Unternehmen Walküre no está en marcha.  Habla por teléfono con su primo el Teniente Coronel César von Hofacker que se encuentra en París a quien le asegura también que Hitler estaba muerto.  Stauffenberg y Haeften van a la oficina de Olbricht a quien le ratifican que Hitler murió en la explosión.   Olbricht le dice que Fromm no está convencido y que quiere arrestar a Mertz von Quirnheim por emitir órdenes sin su consentimiento.   Stauffenberg y el General Olbricht se dirigen a la oficina de Fromm insistiendo que Hitler está muerto.  Pero el comandante del Ejército de Reemplazo, basándose en el informe de Keitel increpa a Stauffenberg.  Sigue un violento intercambio de palabras: Stauffenberg asegura haber realizado el atentado con éxito, pero Fromm lo refuta basándose en lo que le dijo Keitel.   Fromm golpea la mesa con el puño y les dice que eso es insubordinación, revolución y traición.   "La pena es la muerte. ¿Quién emitió la orden?"  Olbricht dice "Mertz von Quirnheim".   Enfurecido Fromm les dice que los tres están arrestados.   Con toda calma, Stauffenberg le responde: "Quien está arrestado es usted, porque yo mismo puse la bomba y sé que mató a Hitler". Fromm replica que en ese caso, Stauffenberg debe darse un tiro porque el atentado falló.   Stauffenberg le replica fríamente y Fromm le salta encima golpeándole con el puño.   Los ayudantes Kleist y Haeften sacan sus armas y encañonan a Fromm. Stauffenberg le dice: "Coronel General tiene usted cinco minutos para pensar".   Los oficiales se retiran de la oficina de Fromm.   Cinco minutos después Olbricht regresa a la oficina de Fromm para preguntarle su decisión.   Fromm le dice "Ante las circunstancias, me niego rotundamente".   Fromm y su ayudante Bartram son encerrados en la oficina del subalterno.   Cuando guardias armados son apostados en la oficina de Bartram son casi las 17:00 horas.

Imperturbables Olbricht y Stauffenberg abandonan la oficina de Fromm y poco después envían la Orden Walküre firmada por Witzleben:

"Hitler está muerto... Para mantener la ley y el orden en esta grave situación de peligro, el Gobierno del Reich ha declarado la Ley Marcial y me ha transferido el poder ejecutivo junto con el comando supremo de la Wehrmacht... Cualquier resistencia en contra de las autoridades militares debe ser suprimida sin contemplaciones."

Desde las 16:30 Fromm no puede ser contactado y desde los Distritos Militares comienzan las indagaciones sobre el paradero del Comandante del Ejército de Reemplazo.   Goebbels informa que hay movimientos de tropas y con Keitel convienen que deben emitirse contra-órdenes inmediatamente.

16:48 - Con mucho retraso, porque los comunicados deben cifrarse con la máquina Enigma, la Orden Walküre es enviada a los Wehrkreise y a los comandos militares en los territorios ocupados.   Stauffenberg atiende las llamadas de los Wehrkreise insistiendo en que las órdenes deben ser cumplidas.   Beck, Hoepner, Schulenburg, Gisevius, John, Gerstenmaser, Yorck y otros conspiradores en Bendlerstrasse esperan la llegada de las tropas y la ocupación de las estaciones de radio y centrales de comunicaciones.

17:00 - Se toman medidas de emergencia en París.  Bajo la dirección del Comandante en Jefe, General Carl Heinrich von Stülpnagel, tomadas en el transcurso de la tarde, alrededor de 1.200 oficiales de las SS y de la Gestapo son puestos bajo custodia.   En Viena y Praga se toman medidas similares.
En Berlín el Mayor Remer y el Teniente Schlee estaban conscientes que corrían peligro.   Cumpliendo las órdenes condujeron las unidades al centro de la ciudad y acordonaron el sector gubernamental.   El acordonamiento se completó hacia las 18:30 horas.

17:30 - Las primeras unidades de la Wehrmacht ejecutan la orden "Valkyrie".  Una columna de tanques avanza cerca a la columna de la victoria.  Una unidad de la Wehrmacht en Döberitz ocupó la estación de radio en Masurenallee (hoy Eingangshalle Messegelände) en Masurenallee, Hammarskjöldplatz).  Sin embargo, la programación regular sigue normalmente.

18:00 - El plan original fue que Goebbels fuera arrestado por un pelotón del Batallón de Guardia.   Remer estuvo presente cuando discutieron el asunto von Hase y el Teniente Coronel Schone.   Siguieron discusiones sobre quién debía realizar el arresto, teniendo en cuenta que Goebbels era Coronel Honorario del Batallón de Guardia.   Todo esta discusión le pareció muy rara al Mayor Remer, quien no muy convencido, aceptó la orden.

Atentado del 20 de julio de 1944 (Parte 4)



Publicado: 31 agosto/2014