Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Conversaciones ABC-1

Las conversaciones secretas entre altos oficiales de Estados Unidos y Gran Bretaña fueron conocidas como “American-British Conversations” o ABC, algunas veces llamadas ABC-1 a ABC-14, por ser 14 los eventos realizados.

Esta serie de reuniones o encuentros se llevaron a cabo para hacer una planificación tentativa entre los estados mayores generales de Estados Unidos y Gran Bretaña con el objeto de presentar ideas sobre las estrategias que seguirían ambos países con sus aliados, para derrotar a Alemania y sus potencias aliadas, en el caso de que Estados Unidos entrara de manera efectiva en la guerra, cosa de que por sí se daba por descontada.  Las conferencias se llevaron a cabo en Washington entre los días 29 de enero y 27 de marzo de 1941.

Representantes de Estados Unidos

Mayor General S. D. Embick
Brigadier General Sherman Miles
Brigadier General L. T. Gerow
Coronel J. T. McNarney
Contralmirante R. L. Ghormley
Contralmirante R. K. Turner
Capitán A. G. Kirk
Captain DeWitt C. Ramsey
Teniente Coronel O. T. Pfeiffer

Representantes de Gran Bretaña

Contralmirante R. M. Bellairs
Contralmirante V. H. Danckwerts
Mayor General E. L. Morris
Vice Mariscal del Aire J. C. Slessor
Capitán A. W. Clarke

Asociados a la representación del Reino Unido, se encontraban representantes de Australia, Nueva Zelanda y Canadá, pero que no participaban en las reuniones conjuntas entre las dos potencias contratantes.

Los británicos se encontraban en estado de guerra con Alemania desde setiembre de 1939, por tanto acudieron muy bien preparados a las reuniones llevando propuestas concretas a sus pares de EEUU.   Los planificadores tenían bien en claro que los acuerdos tentativos eran necesarios para coordinar las estrategias militares, pero de ningún modo eran acuerdos políticos que comprometían a sus respectivos gobiernos.  

Para asegurar la vigencia de los acuerdos fue creada una misión especial estadounidense de observación, con sede en Londres, al mando del Mayor General James E. Chaney, que mantendría el flujo de información entre ambas partes.   De igual forma y con los mismos propósitos, se establecía una misión especial británica en Washington.   Ambas misiones comenzaron sus funciones apenas EEUU entró en guerra con las potencias del Eje.

Entre los acuerdos establecidos en el marco de trabajo acordado de derrotar a Alemania, fueron definidas las prioridades para contender a los alemanes con bloqueos navales, poder aéreo, incursiones, complots subversivos, estimular la insurrección y apoyar los movimientos de resistencia.   De vital importancia era la eliminación temprana de Italia como socia del Eje.   La elaboración de un plan para la invasión de Europa continental en fecha futura quedaba por determinarse.

Se establecía claramente que los intereses territoriales de EEUU se encontraban en el hemisferio occidental.   La seguridad de la Mancomunidad Británica debía preservarse bajo cualquier circunstancia incluyendo la retención de sus posiciones en el Lejano Oriente.   Se acordó que era esencial la seguridad de la comunicaciones marítimas entre las Potencias Aliadas.

Las áreas atlánticas y europeas eran los "teatros decisivos" y como tales debían ser las prioridades principales de los esfuerzos militares de EEUU, aunque quedaba claro la gran importancia que tenía el Lejano Oriente y África.

Por último, si Japón entraba en guerra, la estrategia militar en el Lejano Oriente sería defensiva.   Aunque ABC-1 no era una alianza militar, de todas formas significaba que Estados Unidos se estaba preparando para entrar en guerra al lado de las Potencias Aliadas, que EEUU haría todos los esfuerzos para mantener la seguridad de la Mancomunidad Británica y que los militares de EEUU estaban modificando los planes de guerra existentes (Planes Rainbow) para contemplar la integración y cooperación militar con otras naciones.

Todos estos acuerdos estaban sujetos a la confirmación por las autoridades militares de EEUU, esto es, El Jefe de Operaciones Navales, La Armada de EEUU, el Jefe de Estado Mayor General, el Ejército de EEUU y el Comité de Jefes de Estado Mayor del Gabinete de Guerra del Reino Unido.   Además, por supuesto, el Gobierno de EEUU y el Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido.

Los Jefes de Estado Mayor le pedirían al Gobierno de Su Majestad en el Reino Unido, obtener de ser necesario la concurrencia de los gobiernos de los Dominios, el Gobierno de India y los Gobiernos de las Potencias Aliadas.   El Jefe de Operaciones Navales y el Jefe de Estado Mayor de igual manera le pedirán a Gobierno de Estados Unidos obtener de ser necesario la concurrencia de los gobiernos de otras Potencias Americanas para que entren en guerra, asociados a Estados Unidos.


Publicado: 30 agosto/2008