Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

La sociedad japonesa hasta 1945

Hasta el fin de la Segunda Guerra Mundial, la estructura social en Japón estaba dividida en Nobles (Kazoku) y Plebeyos (Heimini).   Al Kazoku pertenecían la Familia Imperial y los Nobles.  La clase Heimini estaba dividida en tres clases principales: la Clase Media compuesta por los Capitalistas, los Grandes y Pequeños Comerciantes y los Profesionales e Intelectuales.  La Clase Baja, la componían los Campesinos, los Trabajadores y Obreros y por último, se encontraban los Desposeídos o marginados.

Clases sociales
Kazoku
(Nobles)
-Familia Imperial
-Nobleza
Clase Alta
Heimini
(Plebeyos)
-Zaibatzu (Capitalistas)
-Pequeños Comerciantes
-Profesionales e Intelectuales
Clase Media
-Agricultores
-Trabajadores
Clase Baja
-Burakumin (Desposeídos) Marginados

La tabla que sigue muestra de una forma simplificada el ciclo de vida de los miembros de la sociedad japonesa en las 10 etapas más importantes de su vida.

Clase social Nobleza Comerciantes Campesinos Obreros
Nacimiento Los nobles nacían en elegantes mansiones ubicadas en lugares privilegiados, muchas veces en colinas o rodeadas de agua. La clase comerciante, generalmente nacía en una casa occidentalizada con todas las comodidades de la época. Los campesinos nacían en una pequeña casa o choza con techo de paja. El niño de la clase obrera nacía en una casucha  de madera y papel en los barrios pobres de las ciudades
Infancia Durante su infancia los niños nobles estaban rodeados de sirvientes y criados que se ocupaban de las mínimas necesidades del niño. Cuando menos la familia comerciante podía afrontar los gastos de tener una sirvienta para ayudar en todos los quehaceres del hogar. En invierno todos los miembros de la familia se calentaban sentados alrededor de una hornilla colgada del techo El niño de la clase obrera pasaba la niñez en la restringida casa de un solo ambiente soportando el clima.
Educación primaria La educación primaria del niño noble era encomendada a un tutor, que lo educaba en la propia casa. Durante 6 años, el niño de los comerciantes asistía a la escuela primaria, vestido con uniforme. El niño campesino asistía a la escuela rural, sin uniforme, durante 6 años. Vestido con uniforme asistía durante 6 años a la escuela, junto con los campesinos
Educación superior La educación superior le era garantizada si el joven noble la deseaba, pero no la necesitaba para llevar una vida llena de comodidades. El joven hijo de los comerciantes, completaba su educación en una de las 45 universidades Después de los 6 años de estudios primarios el niño campesino iba a trabajar con sus padres en el campo. El joven hijo de los obreros, después de recibir la educación primaria asistía a una escuela vocacional para recibir entrenamiento.
Entrenamiento militar El joven noble recibía entrenamiento militar de oficial y podía continuar los estudios en la Academia Militar Imperial. El joven hijo de los comerciantes debía prestar servicio militar obligatorio durante 2 años. Los recios jóvenes campesinos se convertían en los mejores soldados de Japón. El joven hijo de los obreros prestaba servicio militar obligatorio durante dos años.
Trabajo Un noble podía realizar su vida profesional en el negocio familiar o como diplomático u oficial de las Fuerzas Armadas. Si el joven era un hijo especialmente listo e inteligente, podía convertirse en banquero. El joven campesino pasaba su vida como agricultor, al igual que sus padres. El hijo de la clase obrera, trabajaba también como obrero o podía especializarse como técnico.
Vida Social Su vida social tradicional incluía la asistencia a los teatros para espectar los dramas clásicos. Solía gustar de la música clásica, pero también era atraído por el tango. Contadores de historias tradicionales visitaban el circulo familiar para entretenerlos. Los obreros gustaban ir al cine hasta dos veces por semana.
Matrimonio Los matrimonios de los jóvenes nobles se celebraban en el templo sintoísta de la casa, asistían numerosos invitados, todos ataviados tradicionalmente. Los matrimonios entre parejas emprendedoras, solían ser realizadas al estilo occidental, rodeado de las amistades de su clase. Los matrimonios sintoístas se realizaban en la casa paterna y asistían todos ataviados con vestidos tradicionales Los matrimonios de la clase obrera se realizaban modestamente en la propia casa.
Hijos Los hijos de los nobles, mimados como bebés cuando niños, se volvían tímidos hasta la adolescencia. Los niños jugaban en los parques, adonde las madres acudían llevando a su bebé en la espalda. Desde muy pequeños los niños campesinos ayudaban a sus padres a cosechar el arroz. Los niños jugaban en la calle mientras los padres iban a su trabajo.
Destino La muerte lo llevaba a unirse con sus ancestros, y el hijo les rezaba en el santuario de la casa. Al morir, la familia oraba por él,  en el santuario local. Cuando moría, su hijo rezaba por él, en el altar de la casa. Cuando el trabajador moría, su familia oraba por él, en el santuario local.

En el antiguo Japón, la casta era casi tan rígida como en la India.  Sin embargo, en el Japón moderno, desde el período Meiji que eliminó el sistema feudal y modernizó al Japón, fue abolido el sistema de castas.  En el Japón moderno, el gobierno no admitía la existencia de las clases sociales más allá de dos claramente definidas: los nobles o Kazoku (un escaso 1% de la población) y los plebeyos o Heimín.  Pero como los japoneses son un pueblo amante de la tradición, se aferraron con tenacidad a los usos y costumbres antiguas, existiendo de facto las cuatro clases sociales mencionadas. 

Calle de Edo

Calle de Edo (Tokio) a fines de los 30

Había una gran minoría sumergida de Burakumins que eran casi marginados y de manera despectiva les llamaban con el peyorativo término: Eta.  Esos Burakumin lamentable no podían casarse con nadie que estuviera un peldaño por encima de su rango social, incluso las mujeres no podían aspirar a elevarse por encima de la escala social de los hombres alistados en el ejército y la marina.   En ese desamparo muchas mujeres Burakumin se convertían en prostitutas.

Pero no todos los burakumin quedaban marginados de por vida.  Muchos lograban progresar con mucho esfuerzo, no pocas penalidades y gran imaginación.  Tal es el caso de Jiichiro Matsumoto.

Jiichiro Matsumoto nació en el distrito de Chikushi, prefectura de Fukuoka.  Sus padres fueron burakumin.  En 1900, después de terminar la escuela primaria ingresó a la secundaria Kasuya y después a la Kanjo, pero abandonó la escuela secundaria de Dalian.

En 1907 se ganaba la vida en las calles de Edo (Tokio) como curandero y adivinador.  En 1910 fue expulsado a Fukuoka por orden de las autoridades.

En 1911 fundó la Compañía Matsumoto de ingeniería civil y construcción.  La empresa fue destruida inmediatamente por los competidores miembros del clan Yakuza Kyushu.

En 1921, se organizó el grupo revolucionario Chikuzenkyo.  Ese mismo año Jiishiro se convirtió en dirigente de la organización de protesta "Fukuoka Daimyo Kuroda Nagamasa" contra la discriminación.

En 1923, ingresó al movimiento Suiheisha contra la marginación de los burakumin y en 1925 fue nombrado su presidente. 

Fue encarcelado varias veces durante su lucha contra la discriminación.

En 1936, se convirtió en miembro de la Cámara de Representantes y fue reelegido tres veces.

En 1942, debido a una maniobra política, sufrió el ostracismo político prohibiéndole ejercer ningún cargo público.

Después de la guerra, en 1946, se convirtió en presidente de la Liga de Liberación Buraku Kaiho Domei y desde 1947 fue miembro del Parlamento.  Ese mismo año fue elegido vice-presidente de la Cámara de Consejeros.  Era conocido entre la gente como un líder de izquierda, sin embargo él lo negaba con firmeza.

En 1948, siendo vice-presidente de la Cámara de Consejeros, rechazó una audiencia con el Emperador por diferencias políticas.   En 1953 Matsumoto se convirtió en presidente de la Asociación de la Amistad Japón-China.

Hasta su muerte en 1966, Matsumoto continuó su lucha por los derechos de los burakumin.

The Buraku Issue and Modern Japan: The Career of Matsumoto Jiichiro (The Nissan Institute/Routledge Japanese Studies Series)


Ver detalles en Amazon US/International

Pero en general, todos los japoneses pugnaban estoicamente por alcanzar el peldaño de la escala social justo encima de la de ellos.

A través de la costumbre generalizada de la adopción, las familias de clase media-alta podían también aspirar a ser elevados a la nobleza.  Sin embargo, rara vez un japonés podía subir más de un escalón social en el lapso de una generación.  Una muy notable excepción a esta regla fue el matrimonio en 1928, de Setsuko, una hija de la familia Matsudaira de clase media alta con el príncipe Chichibu, hermano menor del emperador.  A pesar del consejo imperial, el príncipe insistió en casarse con la señorita Matsudaira que estaba dos escalones sociales por debajo del joven príncipe.  Setsuko nació en Inglaterra, hija del embajador japonés Tsudeo Matsudaira y no poseía ningún título nobiliario.   La situación fue resuelta por la adopción de Setsuko por su tío, el vizconde Norio Matsudaira, que por derecho pertenecía a la nobleza.  Algunos japoneses criticaron esa maniobra, insistiendo en que era obligación de la Señorita Setsuko Matsudaira el no permitir que el exaltado príncipe Chichibu se rebajará casándose con ella.

Debajo de la familia imperial, la nobleza y la clase alta, seguía la enorme clase media de Japón, que incluía las poderosas familias industriales, o Zaibatsu.  Había una clase media-alta, grupo integrado por empresarios e industriales menores que gustaban jugar golf y conducir automóviles llamativos, y una clase media-baja, que incluía a los pequeños comerciantes minoristas y trabajadores de cuello blanco.  De esta clase media-baja, provenía un gran número de profesionales —médicos, dentistas, jueces, abogados y profesores.   Luego, por debajo en la escala social venían los agricultores, seguidos por los obreros y trabajadores industriales, que conformaban un enorme grupo social de clase baja, muchos de cuyos miembros ascendían rápidamente a la vida de la clase media-baja.

A pesar de la costumbre japonesa de dividirse en castas y aunque no se las reconocía legalmente, el Japón de los años 30 y 40 era una unidad social sólida y coherente.  Eso ocurría principalmente porque el control gubernamental de la educación la hacía eficazmente universal y obligatoria.  Ningún otro país de Asia se acercaba a los enfoques de asistencia escolar y de alfabetización de Japón.  Toda la población en Japón debía asistir a la escuela primaria durante seis años, sin importar condición social o económica.

Para todos los niños, la escuela comenzaba a los 6 años de edad, después de haber sido llevado por sus padres a visitar el santuario sintoísta local.  En el santuario, el sacerdote le daba una charla sobre la pureza del espíritu japonés y la lealtad al emperador.  En la escuela, aprendía los 2.000 caracteres mínimos necesarios para leer y escribir el idioma japonés, los elementos de la geografía, historia, aritmética y algo de ciencia en general.  El programa también incluía generosas dosis de ejercicios patrocinados por el gobierno, atletismo, ética y canto.

La mayoría de los japoneses no iban más allá de la escuela primaria, pero había escuelas medias no obligatorias.  Había también escuelas agrícolas para los hijos de los agricultores prósperos y escuelas de formación profesional para los hijos de los empresarios de las ciudades pequeñas.  En esas escuelas medias, aparte de las materias clásicas eran obligatorios los ejercicios físicos y la enseñanza del idioma inglés.

La crema de los estudiantes japoneses iban a las 45 universidades públicas y privadas.  Un diploma de una de las ocho universidades imperiales era un requisito imperativo para aspirar a una carrera en el gobierno japonés.


LIBROS

Japanese Society: Tradition, Self, and the Social Order por Robert J. Smith


Ver detalles en Amazon US/International

Recreating Japanese Women, 1600-1945 (Paperback) por Gail Lee Bernstein.


Ver detalles en Amazon US/International

Isami's House: Three Centuries of a Japanese Family by Gail Lee Bernstein


Ver detalles en Amazon US/International

The economic aspects of the history of the civilization of Japan, Volumen 1-3 de Taylor & Francis por Yosaburo Takekoshi (2004).


Ver detalles en Amazon US/International

Daimyo of 1867: Samurai Warlords of Shogun Japan Paperback – March 24, 2010 por Tadashi Ehara


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 20 marzo/2010 - Actualizado: 27 setiembre/2016