Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Asociación de Recreación y Diversión (RAA), Japón 1945

La "Recreation and Amusement Association" (RAA) o "Asociación de Recreación y Diversión" fue una organización oficial de prostitución regulada, creada por las autoridades japonesas para atender a las fuerzas de ocupación de Estados Unidos.

Geisha

Marineros estadounidenses en las puertas del burdel Yasu-ura en Yokosuka al sur de Tokio.

En 1945, la iniciativa provino del Ministro del Interior japonés para contener las urgencias sexuales de las tropas de ocupación estadounidenses, protegiendo así a la población contra las violaciones de sus mujeres.  Cuando la invasión fue inminente, los padres de familia japoneses enviaron a sus hijas al interior del país como medida de protección contra los invasores, pero sabían que eso no era suficiente para evitar los acosos y ataques sexuales.  Si esa causa parece justificada, hay que tener en cuenta que para la sociedad japonesa de esa época, la mujer no pasaba de ser casi una sirvienta al servicio de los hombres.

Teniendo como experiencia los beneficios que tuvo el Ejército Japonés con las "mujeres confort" (jugun-ianfu), la Ley del RAA fue sancionada el 28 de agosto de 1945 por el gobierno japonés, con el slogan "Por el país. Una barrera sexual para proteger a la mujer japonesa."   Sin embargo, la ley fue ratificada después por el Gobernador Militar estadounidense, más bien el "semidiós" General MacArthur, que consideró que la medida era muy conveniente para los intereses de las fuerzas de ocupación.   Obviamente se resolvía un problema inevitable con una solución japonesa, sin riesgos a que hubiera acusaciones en el futuro contra la gestión de su gobierno militar por violación de los derechos humanos.  Inmediatamente, la RAA comenzó a funcionar en Tokio y fue extendida a todo el país en el mes de setiembre.

Después, la creación de los prostíbulos fue alentada por la Gobernación Militar y comenzaron a proliferar en todas las zonas urbanas, en particular en las zonas más pobres, si se puede decir que en Japón hubo entonces zonas de pobres, cuando en realidad todos los habitantes estaban sumidos en la pobreza.

Es posible, que la gran mayoría de las primeras 1.360 prostitutas de Tokio fueran japonesas que voluntariamente fueron reclutadas para participar en la RAA.  De acuerdo a la mayoría de las fuentes, el reclutamiento de las mujeres se hacía por medio de avisos y mediante "gigolos", llamados eufemísticamente "agentes reclutadores". 

Pero hay testimonios de algunas mujeres que aseguraron que fueron obligadas a prestar el servicio después de contraer deudas que no podían pagar por los altos intereses o fueron inducidas para obtener ingresos extras en un momento en el que la pobreza, el caos, y la falta de trabajo azotaban a las familias en todo Japón y Okinawa.   Algunas fuentes japonesas aseguran que los centros de reclutamiento fueron instalados por Estados Unidos y que las mujeres trabajaban como esclavas sexuales en los prostíbulos organizados por militares estadounidenses.

Los siguientes casos de fuentes estadounidenses, son una muestra de lo que ocurría en esos tiempos. Por ejemplo, recién iniciada la ocupación, a comienzos de setiembre de 1945, una avanzada de 50 hombres pertenecientes al 44º Grupo Aéreo de la Marina de EEUU, fue enviada desde Okinawa para asegurar la Base Militar de Omura, al norte de Kyushu.  Fueron recibidos por un grupo de mujeres en kimonos, las que solícitamente invitaron a los soldados a una "Casa de Geishas" fuera de la base.  Los hombres pasaron las siguientes semanas en ese lugar, bebiendo cerveza, comiendo "hibashi" y gozando de días de juerga, entretenimientos que pagaban con yenes confiscados, en realidad robados, en los pueblos vecinos.  A fines del mes de setiembre, una patrulla naval encontró a un grupo de esos alegres "turistas" tomando sol en una playa cercana.  Estaban barbudos y con los uniformes recortados como shorts y camisas sin mangas.  El oficial al mando pensó que había encontrado un campo de prisioneros de guerra, hasta que descubrió lo que estaba ocurriendo.

De manera similar, las patrullas de reconocimiento que ingresaban a las grandes ciudades eran interceptadas por un camión lleno de prostitutas ataviadas adecuadamente.  El portavoz del grupo les manifestaba a los soldados que eran voluntarias para satisfacer los deseos de las fuerzas de ocupación y por tanto no tenían que iniciar una cacería de mujeres.

Las cosas progresaron rápidamente y en octubre la RAA abrió un enorme burdel en Funabashi, al este de Tokio, compuesto de grandes barracas divididas en cubículos con sábanas colgando del techo y con colchones en cada uno.  Fue llamado "International Palace" y era un modelo de organización.  El servicio comenzaba al estilo japonés con el soldado-cliente dejando los zapatos en la entrada y los recogía en la salida, totalmente limpios y brillantes, después de pasar unos cronometrados minutos con una "geisha".

Sin embargo, fuera del RAA, también se ejerció la prostitución clandestina.   Al oeste del Palacio Imperial un sector fue conocido como el "corredor de prostitutas" donde varios cientos de mujeres se paseaban ofreciendo sus servicios sexuales.  Quienes querían, podían ir al Hotel Nomura, pero muchos soldados de los rangos más bajos satisfacían sus necesidades sexuales en jeeps, en "quonsets" (especie de pequeña barraca de metal corrugado), debajo de cualquier escalera o al aire libre, sin preocuparles quienes miraban.  Las aguas del foso alrededor del Palacio Imperial quedaba tan lleno de condones usados, que semanalmente salía un grupo de trabajadores para hacer la limpieza con grades rastrillos de alambre.

Sin embargo el abuso del sistema RAA por parte de las fuerzas de ocupación de Estados Unidos fue un serio problema ignorado por el gobierno militar, que no se ocupó de resolver la mala situación de las prostitutas y por el contrario, explotó la organización RAA en beneficio de las fuerzas militares estadounidenses. haciendo caso omiso a los problemas que se fueron generando.  El número de casos de enfermedades venéreas aumentó tan rápidamente, que el Cuartel General de MacArthur decidió el 25 de marzo de 1946, mudar los burdeles, bares y casas de geishas, fuera de las zonas urbanas.  Pero por otro lado, los perpetradores de violaciones, incluso los organizados en gran escala, nunca fueron identificados y menos castigados.  Todos los días aparecían noticias en la prensa japonesa diciendo "Big Man, violó a joven japonesa".  Como las fuerzas de ocupación prohibieron publicar noticias mencionado "US Soldier", usaban "Big Man" (hombre grande) como sinónimo de soldado estadounidense.

En Okinawa, a diferencia del resto de Japón, el gobierno militar no era siquiera el remedo de democracia que existía en las islas metropolitanas de Japón, porque en esa isla el General MacArthur ejercía una dictadura militar directa e implacable. Estados Unidos peleó su peor batalla en Okinawa, después de un inmisericorde bombardeo con Napalm similar sólo al de Dresden o Hamburgo.   Después, la batalla dejó un saldo de 14.005 soldados estadounidenses muertos y la enorme suma de 234.000 soldados japoneses y civiles muertos.   MacArthur ordenó ocupar todas las tierras cultivables para construir bases militares y encerró en 40 campos de concentración a 250.000 okinawenses donde permanecieron durante años, después que les arrebataron sus tierras.  En 1946, aún había 130.000 personas sin vivienda y no había nadie que atendiera sus necesidades. 

Refiriéndose a Okinawa, el Brigadier General William Crist, primer jefe de la Sección de Gobierno encargado de "democratizar" a Japón, declaró a la prensa "No tenemos intención de jugar el papel de San Nicolás con los residentes de los territorios ocupados".  Sin embargo, prontamente fue organizado el sistema RAA donde todas las mujeres dispuestas a ejercer la prostitución, eran bien alimentadas y recibían atención médica, mientras estuvieran sanas, el resto de la población debía arreglárselas como pudiera.

En Filipinas, fue creada una organización similar con el nombre "Recreation and Amusement Association of the Philippines, Inc.", que tuvo el mismo propósito y el mismo tipo de organización.  Sin embargo no resolvió el problema de las violaciones por parte de efectivos militares de las fuerzas de ocupación, como tampoco ocurrió en Japón.  Como se puede recordar, en 1995 se hizo público el caso de una joven escolar de Okinawa que fue raptada y violada por tres soldados estadounidenses, caso que llevó a revisar y reducir el territorio ocupado en 21% y la reorganización operativa de los militares de EEUU, en esa isla japonesa.

Sin embargo, antes, en enero de 1946, la RAA fue reorganizada en Japón por decreto de la Gobernación Militar de Estados Unidos que ordenaba cesar todo tipo de "prostitución pública".  Se dijo que la "prohibición" fue un "acto humanitario" de la gestión hecha por Eleanor Roosevelt, pero fue más bien una medida obligada por la proliferación de enfermedades venéreas entre las tropas de ocupación.  Como consecuencia de esa orden, la RAA fue privatizada y continuó hasta 1949, cuando ya había 70.000 prostitutas sirviendo en los alrededores de las bases militares de Estados Unidos, que albergaban una fuerza de 430.000 efectivos.  Es decir, nada menos que una prostituta por cada 6 soldados.

En la actualidad las prostitutas japonesas sólo dispensan sus favores sexuales a clientes japoneses.  Muy rara vez una prostituta japonesa está dispuesta a atender a un extranjero, a menos que la paga sea extremadamente alta y esto ocurre en casos excepcionales.  Las prostitutas que en Japón atienden a extranjeros proceden de otros países asiáticos, de Europa y Latinoamérica. Obviamente que eso ocurre por la fuerte discriminación que existe en Japón hacia los extranjeros, en especial estadounidenses y europeos, pero puede muy bien tener sus raíces, en este caso en particular, en la RAA de la época de la ocupación estadounidense.

Cabe señalar, que los casos de violaciones y otros crímenes cometidos por los soldados estadounidenses en Okinawa continúan hasta el día de hoy y por esa razón existe gran presión pública y de las autoridades civiles de Okinawa exigiendo al gobierno central que retiren las bases militares de Estados Unidos que en algunos casos, como la base Futenma, se encuentra enclavada en el centro de la ciudad de Ginowan.

Blog de Exordio: Okinawa


LIBROS

Downer, Lesley Women of the Pleasure Quarters: The Secret History of the Geisha, Broadway.


Ver detalles en Amazon US/International

Molasky, Michael S. American Occupation of Japan and Okinawa, Routledge, 1999.


Ver detalles en Amazon US/International

Tanaka, Yuki Japan's Comfort Women: Sexual Slavery and Prostitution During World War II and the U.S. Occupation, London, Routledge: 2002.


Ver detalles en Amazon US/International

Yoshimi, Yoshiaki Comfort Women: Sexual Slavery in the Japanese Military During World War II, Columbia University Press, 2001.


Ver detalles en Amazon US/International

Dower, John W. Embracing Defeat. Japan in the Wake of World War II, New York, Norton: 1999.


Ver detalles en Amazon US/International

The First Strange Place: Race and Sex in World War II Hawaii, por Beth L. Bailey, David Farber.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 18 agosto/2006 - Actualizado: 28 julio/2013