Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

La Prostitución para el personal militar de japón

Desde antes de la guerra la prostitución era una actividad legal en Asia y en el Japón.  Las "mujeres confort" (ianfu), eufemismo creado por los japoneses, existían desde la época de los samuráis como una medida para evitar las violaciones por los soldados durante las guerras y para satisfacer las necesidades de la tropa.  Por costumbre, las autoridades de una comarca que era vencida, organizaban los servicios sexuales con prostitutas (Karayuki-san), como medio para proteger a sus mujeres del acoso de los vencedores.  En China, tanto las karayuki-san como las Ah Ku (prostitutas chinas) trabajaron en prostíbulos militares donde las prostitutas, para servir a las tropas japonesas durante la ocupación, eran denominadas "jugun-ianfu".  

prostituta

Karayuki-san (prostituta japonesa en Singapur) antes de la guerra

Pero la historia del tráfico de mujeres en Asia data desde 1870 y se incrementó a partir de 1919, cuando el gobierno de Japón declaró ilegal el ejercicio de la prostitución.  Las mujeres japonesas y chinas eran reclutadas en los puertos de ambos países y luego eran transportadas en las bodegas de vapores mercantes británicos y holandeses o hasta en saipanes, para poblar los burdeles del sudeste asiático.   Eso ocurrió desde 1870 hasta 1940 y prestaban servicio a los soldados coloniales e inmigrantes de las potencias europeas, en condiciones muchas veces infrahumanas.   Sin embargo, muchas de ellas también lograban enviar dinero a sus hogares, aunque la mayoría jamás regresó a casa, pues eran esclavizadas, vendidas y entregadas en trueque para saldar deudas que muchas veces los mismos tratantes de blancas provocaban.  El libro "Ah Ku and Karayuki-san: A History of Prostitution in Singapore, 1880-1940", por James Francis Warren, relata la desgraciada vida de esas mujeres que muchas veces con engaños eran embarcadas al sudeste asiático.

geisha

El Ejército Imperial Japonés también reclutó mujeres en Corea para atender a las numerosas tropas japonesas en las islas del Pacífico, pero en ciudades como Singapur encontraron a las prostitutas chinas y japonesas que atendieron en prostíbulos a soldados británicos, antes de ser derrotados.  En los burdeles, las prostitutas (ianfu) que atendían a un promedio de 100 hombres diarios, a cada uno le dispensaban solamente 3 minutos, menos de la mitad del tiempo que se requiere para una cópula normal promedio.

Una opinión sobre las Mujeres de Confort en 1941

Las "chicas de confort", procedían de clases bajas de Corea.  La forma de vida y de trabajo de ellas, fue puesta en el tapete hace algunos años cuando movimientos feministas divulgaron la forma como funcionaban las "Casas de Confort" y la forma como esas mujeres fueron reclutadas.  Según esos movimientos feministas, las mujeres escogidas eran vírgenes para evitar que contagiaran a las tropas con enfermedades venéreas.  Eran transportadas a Japón con engaños y luego violadas a punta de pistola y esclavizadas.  Se les obligaba a trabajar sirviendo a 100 hombres diariamente sin, o con muy poca paga.  No tenían libertad, trabajaban en lugares inadecuados, antihigiénicos y con escasa atención médica.  Si trataban de escapar eran asesinadas.  Esas organizaciones feministas estiman, que entre 75 y 95% de esas mujeres fueron muertas durante la guerra.

Prostitutas en casa de confort

Recientemente, el gobierno japonés pidió disculpas a Corea por el trato que recibieron las mujeres.  Muchos piensan que esas disculpas fueron forzadas por la presión internacional e interna, más que porque el gobierno japonés tuviera la convicción que todos los horrores, que las organizaciones feministas presentaron como pruebas, fueran verdad.  De cualquier forma, el caso de las "chicas de confort" coreanas es todo un movimiento social que no parece terminar, a pesar de que las mujeres supervivientes que exigen reparaciones económicas, son muy pocas.

Otra opinión

La forma como esos grupos feministas describen a las "casas de confort" y el trato que recibían las "chicas de confort" contrasta con un interrogatorio hecho en 1945, cuando las primeras "chicas de confort" fueron capturadas en Birmania por las tropas de Estados Unidos.  La sofisticada organización de ese servicio de las prostitutas fue conocido por el interrogatorio hecho al finalizar la guerra y aparece en los artículos con el original en inglés y la traducción al castellano mostrados en los enlaces al final de la página.

El caso del control de la prostitución en Japón después de la rendición, merece un artículo aparte mostrado en la página sobre la "Asociación de Recreación y Diversión (RAA)", que fue organizado por el gobierno japonés y después aprobado por el gobernador militar de Japón durante la ocupación, el general Douglas MacArthur.  Ver el artículo Asociación de Recreación y Diversión (RAA), Japón 1945, cuyo enlace se encuentra también la final de la página .

Por último, es bueno recalcar que en los últimos años, miles de centímetros de columnas de periódicos y revistas, más otros tantos títulos de libros e incontables horas de radio y televisión, se han empleado para tratar el asunto de las "Mujeres de Confort" coreanas, pero muy pocas personas parecen acordarse de las cientos, tal vez miles, de "Karayuki-san" japonesas y "Ah Ku" chinas, que fueron encontradas por las tropas japonesas en los burdeles de las ciudades del sudeste asiático que fueron conquistando.

Solución del problema en la posguerra

Japón emitió una declaración histórica de 1993 expresando "sinceras disculpas y arrepentimiento" a las mujeres "que sufrieron el dolor inconmensurable y los daños físicos y psicológicos sufridos  como mujeres de solaz".

Pero durante mucho tiempo se ha mantenido el conflicto que fue resuelto en un acuerdo de normalización de relaciones en 1965 con Corea del Sur, cuando Tokio hizo un pago total de $800 millones en subvenciones o préstamos a su antigua colonia.

El 28 de diciembre de 2015, después de años de enfrentamientos entre los gobiernos de Corea del Sur y de Japón, los ministros de Relaciones Exteriores de ambos países, Fumio Kishida de Japón y Yun Byung-se de Corea del Sur firmaron un segundo acuerdo mediante el cual Japón entregaba la suma de 1000 millones de yenes al gobierno de Corea del Sur para crear un fondo de ayuda a las mujeres que se vieron afectadas por el trato como mujeres de confort.  Ambos gobiernos se comprometieron a abstenerse en el futuro de criticar unos a otros sobre el tema de las mujeres de confort en las Naciones Unidas y otros foros internacionales.

Así aparentemente una vez más queda zanjado el asunto que sin duda es producto de la presión de Estados Unidos para que Japón ceda su posición sobre el tema para consolidar la alianza estratégica entre los tres países habida cuenta de la tensa situación que ese país vive frente a Rusia y China.  Queda ahora que Japón enfrente las demandas de Corea del Norte sobre el mismo tema, pero es evidente que en ese caso Estados Unidos no ejercerá ninguna presión para que se resuelva.


Bibliografía

— Chai, Alice Yun. "Asian-Pacific Feminist Coalition Politics: The Chongshindae/Jugunianfu ('Comfort Women') Movement." Korean Studies v.17, 1993: 67-91.
— Bailey, Beth and David Farber. "Hotel Street: Prostitution and the Politics of War." Radical History Review Winter, 1992: 54-77
— Insa Meinen (35), Studium der Diplom-Pädagogik und Sozialwissenschaften, Doktorandin im Fach Geschichte, Stipendiatin des DAAD, führte unter der Leitung von Prof. Dr. Werner Boldt und Prof. Dr. Ahlrich Meyer ein Forschungsprojekt zum Thema "Wehrmacht und Prostitution während des Zweiten Weltkriegs im besetzten Frankreich" durch, das von 1996 bis 1998 von der Volkswagen-Stiftung finanziell gefördert wurde.
— Japón se disculpa sobre el caso de sexo durante la Segunda Guerra Mundial,
Kiichi Miyazawa, The New York Times, 18 de Ene 1992, v141 ,p2(N) p2(L), col 1.


LIBRO

Ah Ku and Karayuki-san: A History of Prostitution in Singapore, 1870-1940, por James Francis Warren, Singapore: Oxford U.P., 1993.


Ver detalles en Amazon US/International


Publicado: 9 noviembre/2001 - Actualizado 28 diciembre/2015