Exordio
La Segunda Guerra Mundial (1939-1945)

Historia del SS Normandie

En 1930, la empresa naviera francesa Cie. Génerale Transatlantique CGT, decidió construir un nuevo trasatlántico para reemplazar al Ile de France de 1926, encargándole la labor al diseñador Vladimir Yourkevitch.   Antes la empresa británica Cunard rechazó la propuesta de Yourkevitch para el casco No 534, que sería bautizado Queen Mary, al considerar que el diseño propuesto se alejaba demasiado de la tradición de las navieras británicas.  Sin embargo los franceses quedaron encantados con la moderna nave diseñada por Yourkevitch, que a la larga sería la más lujosa de su época.

SS Normandie

SS Normandie

En aquellos tiempos, el mayor anhelo de cualquier línea naviera era hacerse acreedora de la Banda Azul, que se otorgaba a aquel barco que quebrara el récord de velocidad en la travesía entre Nueva York y Europa.  La distancia se contaba entre el Faro Ambrose en Estados Unidos y la Roca del Obispo en Inglaterra, el premio era el codiciado "Blue Riband", un emblemático trofeo de supremacía y velocidad en el Atlántico.  Durante los últimos 100 años los europeos se adueñaron del trofeo, pues el último barco estadounidense en ganarlo fue el Collins en 1852, que cruzó el Atlántico en 9 días, 19 horas y 25 minutos.   Antes de comenzar la guerra, el récord lo tenía el RMS Queen Mary, que empleó 3 días, 20 horas y 42 minutos, después de la guerra se lo arrebató el United States, que terminó el viaje en 3 días, 10 horas y 40 minutos.

Yourkevitch empleó máquinas turbo-eléctricas y la para entonces innovadora proa en forma de bulbo que imprime la máxima velocidad a un buque.   Aparte de esas innovaciones técnicas, la nave excedería por primera vez en la historia los 300 metros de eslora.

La construcción del casco T6 se inició a comienzos de 1931 en los Talleres y Construcciones Penhoët en St. Nazaire.  La línea francesa pensó originalmente bautizar la nave con el nombre del recientemente asesinado Presidente de Francia, Paul Doumer, pero los deudos se opusieron y por tanto fue decidido llamarla Normandie.  Al igual que las demás líneas navieras, la depresión mundial afecto la economía de la Cie. Génerale Transatlantique y la construcción fue detenida poco después que el buque fuera botado al agua.  Superado el problema, finalmente la construcción se reanudó en la primavera de 1935.

Al finalizar la construcción, el Normandie era el buque más grande del mundo con 313.33 metros de eslora y un desplazamiento inicial de 79.280 toneladas.   Transportaba 848 pasajeros en primera clase, 670 en segunda y 54 en tercera con una tripulación de 1345 oficiales y tripulantes.  En mayo de 1935, el Normandie le arrebató la Banda Azul al buque italiano Rex.  Pero, en agosto de 1938, el RMS Queen Mary lo destronó, aunque la velocidad del buque británico apenas superó a la del barco francés.  En cuanto al número de pasajeros, no representó ningún récord, porque el buque no tenía mayor capacidad que el británico, por el contrario, los pasajeros disponían de mayor espacio, comodidad y lujo.

Un día antes de estallar la guerra, el barco zarpó rumbo a Estados Unidos y fue detenido en Nueva York por las autoridades aduaneras que lo revisaron para asegurarse que no transportaba armas o municiones.  Cuando los alemanes tomaron Francia, la suerte del buque quedó sellada.  El gobierno estadounidense envió a los Guardacostas para que confiscaran el barco en mayo de 1941.  Luego, la Marina tomó posesión del barco y lo rebautizó USS Lafayette.

El 9 de febrero de 1942, mientras el barco era modificado para convertirlo en transporte de tropas, el soplete de acetileno de un obrero ocasionó un incendio en el buque.  El lugar donde trabajaban estaba repleto de colchones y una chispa inició el incontrolable siniestro.  Pese a la gigantesca humareda, el fuego logró ser controlado, pero la cantidad de agua que se empleó para apagar el incendio fue tal que ocasionó que el barco escorara, volcando al lado del muelle.  Los Aliados, en especial Estados Unidos, se quedaron sin un magnífico buque para el transporte de tropas.  Poco después, el barco fue reflotado pero finalmente, terminada ya la guerra, el 3 de octubre de 1946 fue desguazado y convertido en chatarra en Port Newark, Nueva Jersey.  Así terminó la corta existencia del SS Normandie, un desgraciado final para un fabuloso buque, el más grande, veloz y lujoso en su época.


Publicado: 10 octubre/2003